13 de noviembre de 1960: grupo de oficiales jóvenes del Ejército de Guatemala, algunos de ellos entrenados en la Escuela de Las Américas, se alzan en armas contra el gobierno del general Miguel Ydígoras Fuentes

bayofpigs1961
Diagrama de los lugares en donde se entrenaron las tropas cubanas en preparación para la fallida Invasión de la Bahía de Cochinos en 1961.  Nótese los lugares de entrenamiento o abastecimiento en Guatemala: Finca Helvetia, Retalhuleu y Ciudad de Guatemala.  Imagen tomada del National Archives and Records Administration del gobierno de los Estados Unidos.

En 1958, el político y militar Miguel Ydígoras Fuentes, un ferviente anticomunista y enemigo político de los gobiernos socialistas de Juan José Arévalo y Jacobo Árbenz Guzmán, llegaó al poder tras fundar el Partido Redención y contar con el apoyo de sectores derechistas del Ejército de Gutaemala. Durante su gobierno se inició con una política de reconciliación y apertura que condujo a que muchos exilados retornaran al país (incluso algunos miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo – PGT) y la reactivación del movimiento sindical. Pero la inestabilidad se mantuvo con complots, atentados o protestas sociales y estudiantiles.

En 1959 el panorama de América Latina cambió radicalmente con el triunfo de la revolución comunista en Cuba. Ydígoras Fuentes rompió relaciones diplomáticas con Fidel Castro, por ser líder marxista, y luego consintió con que el gobierno del presidente estadounidense John F. Kennedy utilizara secretamente una finca en Retalhuleu para entrenar a un grupo de cubanos exiliados para la invasión a Cuba. Cuando se supo esto, el descontento contra el régimen ydigorista se incrementó y en julio de 1960 un grupo armado intentó infructuosamente tomar por asalto la Base Militar de Cobán.

Entre el 11 y 12 de noviembre de 1960, un grupo de jóvenes oficiales, suboficiales y soldados del Ejército Nacional de Guatemala, algunos de ellos entrenados en operativos contrainsurgentes en la tristemente célebre Escuela de Las Américas que los Estados Unidos tenían en Panamá,  se concentraron en la Ciudad de Guatemala con el fin de derrocar al gobierno de Ydígoras Fuentes, aduciendo la difícil situación de las unidades militares y la corrupción y malos manejos del gobierno.​ Inspirados y alentados por el triunfo de la Revolución Cubana​, señalaron en un comunicado que había llegado el momento de actuar para “derrocar al gobierno (…) y formar un gobierno que sea respetuoso de los derechos humanos, que busque los remedios para los males de nuestro país y que tenga una política exterior seria y digna“.

Los alzados se rebelaron el 13 de noviembre pero por falta de coordinación y la traición de varios de los conjurados, la rebelión fracasó y los dirigentes tuvieron que huir hacia las bases militares de Zacapa y Puerto Barrios, donde creyeron que sus compañeros los ayudarían, pero fueron traicionados nuevamente. Los principales líderes, Marco Antonio Yon Sosa y Luis Turcios Lima se tuvieron que esconder y exilar de Guatemala.

Dos días después del levantamiento militar del 13 de noviembre, el presidente guatemalteco decidió ir a Puerto Barrios a perseguir a los rebeldes personalmente, y varios miembros de su Estado Mayor Presidencial lo siguieron en un avión AT-11 de la Fuerza Aérea. El avión iba piloteado por el teniente Carlos Morales Villatoro y cuando llevaban una hora se quedó sin luces y sin instrumentos, y solo lograron aterrizar cuando vieron las luces de otro avión que ya había aterrizado y lograron ejecutar una maniobra de aterrizaje de emergencia.

Ese incidente es considerado el inicio de la Guerra Civil de Guatemala, o Conflicto Armado Interno aunque no fue sino hasta el 7 de febrero de 1962 que se integró un pequeño grupo de jóvenes rebeldes dirigidos por Yon Sosa y Turcios Lima, junto con César Montes: Movimiento Revolucionario 13 de Noviembre (MR-13). Este pequeño grupo abrió un nuevo tipo de lucha política en el país con el fin de derrocar al gobierno por medio de las armas, iniciando la lucha armada que se extendió hasta 1996.

BIBLIOGRAFIA:

11 de noviembre de 1827: el general Francisco Morazán triunfa en la Batalla de la Trinidad y se convierte en el principal caudillo de la República Federal de Centro América

Plaza de Armas de la Ciudad de Guatemala en la década de 1830.  ASí lucía la ciudad cuando Francisco Morazán era el presidente de la República Federal de Centro América. Imagen tomada de Colonisation du district de Santo-Thomas de Guatemala par la Communauté de l’Union, fondée par la Compagnie Belge de Colonisation. Collection de renseignements publiés ou recueillis par la Compagnie …

Francisco Morazán fue sin lugar a dudas el principal caudillo centroamericano de la década de 1820 y 1830.  Tras su triunfo en la Batalla de la Trinidad impuso su genio militar y su habilidad política invadiendo o gobernando todos y cada uno de los Estados que conformaban la Repúbica Federal de Centro América, y llegó a presidente de la misma.  Junto con él, el partido anticlerical de los criollos liberales domino a la region, en detrimento de los hasta entonces poderosos criollos conservadores y miembros del clero, tanto secular como regular.

Siendo Presidente de la Federación Centroamericana el general salvadoreño Manuel José de Arce y Fagoaga, ordenó al Teniente general José Justo Milla Pineda, ex vicejefe de Estado de Honduras, que derrocara el gobierno hondureño que presidía el Licenciado Dionisio de Herrera y el 19 de enero de 1827, Milla marchó al mando del Segundo Batallón Federal, traspasó las fronteras hondureñas y tras varias victorias instaló su cuartel en San Esteban, al suroeste de la capital hondureña.

Pero luego de varias batallas, se produjo el combate definitivo en el Valle de la Trinidad en donde las tropas federales de Milla fueron aplastadas por los hombres al mando del general Francisco Morazán. Vencido, el general Milla y algunos de sus oficiales que sobrevivieron huyeron del campo de batalla, dejando documentos, baúles y otros pertrechos.

Tras esta victoria, Morazán marchó a Tegucigalpa a tomarla el 12 de noviembre y el 26 de ese mismo mes llega a la capital Comayagua donde hizo su entrada triunfal y ocupó la jefatura del Estado de Honduras la cual presidía interinamente el señor Miguel Eusebio Bustamante.  A partir de ese momento, todo fue en ascenso para el ambicioso y hábil general liberal. .

El ocaso de Morazán llegaría de la mano de un personaje que reunía todas las características que el caudillo liberal despreciaba: el general campesino y mestizo Rafael Carrera, quien era un guatemalteco analfabeta que había sido educado por los miembros del clero secular con una profundal fé católica y quien había alcanzado el poder combatiendo al frente de las hordas de campesinos indígenas.   Carrera derrotó categoricamente a Morazán en la Ciudad de Guatemala en 1840, dando por terminada la carrera del caudillo liberal e iniciando la suya propia, que se extendió hasta 1865.

Como dato adicional, es importante mencionar que el General José Justo Milla, fue el padre del escritor guatemalteco José Milla y Vidaurre y fue hecho prisionero en mayo de 1829, enjuiciado fue sentenciado al destierro de la República Federal de Centroamérica de por vida, por lo que fijó su última residencia en México.

BIBLIOGRAFIA:

 

10 de noviembre de 1878: nace en la Ciudad de Guatemala el general Jorge Ubico Castañeda, quien gobernó a Guatemala con mano de hierro de 1931 a 1944

Propaganda del general Ubico para las elecciones presidenciales de 1926 en las que perdió contra el general Lázaro Chacón. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El general Jorge Ubico es, sin duda, uno de los presidentes más recordados por la población guatemalteca. Es recordado por su don de mando, el bienestar económico de que gozó cierta parte de la población y las obras de infraestructura que construyó.  Tambien es recordado por la aplicación de la Ley Fuga en contra de sus enemigos politicos y por mantener a la población guatemalteca sumisa y tranquila.

Pero lo que se recuerda poco son las duras leyes de vialidad y de vagancia con las que mantuvo un constante suministro de mano de obra prácticamente gratuita para las grandes fincas cafetalera, ya que obligaba a las poblaciones indígenas a trabajar como jornaleros en las plantaciones y en las carreteras que las comunicaban a las principales vías de comunicación.  Tampoco se mencionan sus fuertes vínculos con la empresa multinacional estadounidense United Fruit Company (UFCO), a la que le entregó en concesión el área de Tiquisate, en el departamento de Escuintla y a quien le mantuvo los monopolios del transporte del ferrocarril y del uso de los Puerto Barrios por intermedio de la International Railways of Central America y de la Great White Fleet, ambas subsidiarias de la UFCO.

Ubico nació en el seno de una familia muy prestigiosa en los círculos de poder durante los gobiernos liberales.  Su padre, el licenciado Arturo Ubico Urruela fue diputado durante el gobierno del general J. Rufino Barrios y el propio presidente fue su padrino.  Luego, durante el largo gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera, Ubico Urruela fue el presidente de la Asamblea Legislativa y gracias a esto logró que la carrera militar y política de su hijo fuera meteórica.

El general Jorge Ubico ingresó a la Escuela Politécnica cuando ésta se encontraba en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala en las instalaciones del antiguo convento de la Iglesia de la Recolección, pero no terminó sus estudios debido a un desafortunado accidente que ocurrió durante su bautizo de estudiante de nuevo ingreso.  Esto, no obstante, no fue un impedimento para que su padre consiguiera que llegara a ser Jefe Político de Retalhuleu y de la Verapaz durante el gobierno de Estrada Cabrera, y hacia el final del gobierno cabrerista fue incluso Ministro de gobierno.

Tras el derrocamiento de Estrada Cabrera, el general Ubico participó en el golpe de estado patrocinado por la UFCO en contra el presidente Carlos Herrera y dirigido por el general José María Orellana.  A la muerte de Orellana en 1926, Ubico se presentó como candidato presidencial en contra del también general Lázaro Chacón, pero perdió y se retiró a la vida privada.   Pero tras la renuncia del general Chacón en diciembre de 1930 debido a un derrame cerebral que lo dejó incapacitado, se sucedieron una serie de golpes de estado y gobiernos efímeros que prepararon el terreno para que Ubico fuera electo presidente en febrero de 1931.

A partir de entonces, el gobierno ubiquista fue una réplica del gobierno de Estrada Cabrera, con la gran diferencia de que el bienestar económico de la población de la ciudad y de las principales cabeceras departamentales fue notorio, ya que Ubico era un administrador muy meticuloso y eficiente que estaba al tanto del más mínimo detalle de su administración y su plan para recuperar la economía del país tras la caída de las bolsa de valores de Nueva York en 1929 fue un éxito.

El general Ubico dejó grandes obras de infraestructura que se mantienen en pie: el Palacio Nacional, el Palacio de Correos, el Palacio de la Policía (hoy ministerio de Gobernación), la Aduana Central, la Casa Presidencial y los salones de la Feria de Noviembre (que se celebraba en honor al cumpleaños del presidente y que hoy son utilizados como Museos en la zona 13), entre otros.  Tambien fue muy cuidadoso de las finanzas públicas, al punto que el día de su renuncia, el 1 de julio de 1944, pagó la deuda inglesa que habían adquirido los gobiernos de Rafael Carrera, J. Rufino Barrios y José María Reina Barrios, pues no confiaba que sus sucesores lo hicieran.

Ubico renunció  y se retiró a su casa de la 14 calle de la zona 1, pero cuando ocurrió la Revolución de Octubre de 1944, se embarcó hacia Nueva Orleáns, Luisiana, en donde estaba la sede de la United Fruit Company y a donde iban todas las rutas de la Great White Fleet desde Puerto Barrios y allí vivió hasta su muerte en 1946.  Al despedirse en el Puerto dijo únicamente:  “Tengan cuidado con los Cachos y con los Comunistas“, refiriéndose a los criollos conservadores y al movimiento comunista que se estaba activando en el mundo.

BIBLIOGRAFIA:

 

 

 

 

 

9 de noviembre de 1812: las cortes españolas eximen a los indígenas de la prestación de servicios y raciones a los curas párrocos, y los obliga a pagar diezmo como el resto de pobladores coloniales

Ruinas de la Ermita del Espíritu Santo en la ciudad de Antigua Guatemala.  En dicha ciudad abundaban los templos católicos tanto regulares como seculars.  Imagen tomada por Juan José de Jesús Yas aproximadamente en 1910.

Si bien hubo in cambio en la orientación de la Iglesia Católica luego del Concilio Vaticano II en la década de 1960 cuando se puso mucho énfasis en el servicio social de los eclesiásticos, anteriormente sus miembros habían gozado de amplios privilegios.

Durante la época colonial, por ejemplo, el clero secular estaba obligado a tener bajo su cuidado las diferentes parroquias de poblados indígenas, a cambio de los cual recibía servicios y alimentos gratuitamente por parte de los pobladores.  Este beneficio era tan deseado por el clero, que las órdenes regulares que formaron las doctrinas originales en el siglo XVI, se resistieron a entregarlas a las parroquias seculares hasta la segunda mitad del siglo XVIII y solamente porque las relaciones entre la Corona y la Iglesia se resquebrajaron.

La época turbulenta que vivió España en la década de 1810 luego de la invasión napoleónica favoreció que se emitieran leyes que modificaran muchas de las prestaciones que tenían los eclesiásticos. Si bien muchos de los diputados a las Cortes eran miembros de la Iglesia, muchos de los cambios propuestos prosiguieron y llegaron a convertirse en leyes, entre ellos la eliminación del trabajo gratuito que los pobladores indígenas hacían para sus curas párrocos.

Cuando Fernando VII recuperó el trono derogó las leyes de las cortes, hizo prisioneros a los diputadores y restableció muchos de los privilegios de la Iglesia.  En Guatemala, tras la Independencia de Centroamérica los eclesiásticos mantuvieron su posición de élite hasta 1829, en que el partido conservador fue derrotado por los ejércitos liberales de Francisco Morazán quien expulsó a todos los frailes de Centroamérica y le quitó todos los privilegios al clero secular.

Tras la derrota de Morazán a manos de Rafael Carrera en la Ciudad de Guatemala en 1840, el gobierno conservador se restructuró en el Estado de Guatemala y debido a que la revolución era eminentemente católica, restableció todos los privilegios que la Iglesia había tenido hasta 1829.  Dichos beneficios se mantuvieron vigentes hasta el proceso de Reforma Liberal iniciado por J. Rufino Barrios en 1873.

BIBLIOGRAFIA:

 

 

8 de noviembre de 1912: se suicida en la Casa Presidencial Francisco Estrada Cabrera, hijo del presidente guatemalteco, el licenciado Manuel Estrada Cabrera

Esquela de Francisco Cabrera con una fotografía de Alberto G. Valdeavellano. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

La vida personal del presidente Manuel Estrada Cabrera estuvo plagada de sinsabores.   Sus únicos dos hijos legítimos con Desideria Ocampo, Diego y Francisco, se suicidaron por diferentes motivos cuando aún eran muy jóvenes.

Diego llevó una vida díscola que lo llevó a contraer enfermedades de transmisión sexual y tuberculosis mientras estudiaba en los Estados Unidos, y decidió terminar con su vida antes que las enfermedades lo hicieran en 1910.  Por su parte, Francisco que estudiaba en Paris, Francia, en donde estudiaba en una escuela de agricultura decidió terminar con su vida cuando se sintió acorralada por las deudas en que había incurrido por culpa de una mujer francesa.

Cuando se encontraba en Francia, la joven mujer se enteró que Francisco era hijo del presidente de la nación centroamericana e hizo todo para que el joven guatemalteco se fijara en ella.  El joven decidió huir de Europa y regresó a Guatemala, pero ella lo siguió y se mantuvo acosándolo.  Francisco cayó nuevamente en sus redes y le terminó comprando joyas por un valor total de cuatro mil dólares (una cifra astronómica para la época).

Cupo la mala suerte de Francisco que la factura fue enviada directamente al presidente guatemalteco aquel fatídico 8 de noviembre de 1912.  Al leerla, se contrarió mucho y la puso debajo del plato sopero de su hijo, esperando a ver su reacción. Cuando éste llegó a la hora de comer, vio la factura y palideció. Sin decir palabra, salió del comedor y momentos después se suicidó de un tiro en su habitación.

La bandera nacional fue izada a media asta, y los empleados civiles y militares llevaron luto por cinco días tras su fallecimiento, como se acostumbraba en esa época cuando fallecía alguno de los miembros de la familia Estrada Cabrera.

BIBLIOGRAFIA:

  • Arévalo Martínez, Rafael (1945). ¡Ecce Pericles!. Guatemala: Tipografía Nacional.
  • Vidaurre, Adrián (1921). Los últimos treinta años pasados de la vida política de Guatemala. La Habana, Cuba: Imprenta Sainz, Arca y Cía.

7 de noviembre de 1840: la Asamblea Constituyente del Estado de Guatemala establece la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad de San Carlos de Borromeo

Laboratorio de Anatomía en la Escuela Facultativa de Medicina y Farmacia en 1896.  Para entonces, la facultad contaba con casi 75 estudiantes en total, muchos de ellos del resto de Centroamérica y del sur de México.  Fotografía publica por “La Ilustración Guatemalteca“.

Tras la violenta revolución entre campesinos católicos y el ejército de los liberales, el gobierno del Estado de Guatemala pasó de nombre a Mariano Rivera Paz y de hecho al caudillo campesino Rafael Carrera.  A pesar de que en ese momento todavía era analfabeto, Carrera era ya un hábil militar y manejaba muy bien la política, al punto que supo aliarse con los criollos conservadores católicos y restableció las instituciones que existían durante la época colonial, entre ellas, la Pontificia Universidad.

Los liberales habían clausurado la casa de estudios superiores por ser de orientación católica y la habían sustituido por la institución laica que llamaron Academia de Ciencias y Estudios.  Originalmente su rector fue el doctor Pedro Molina, pero la guerra civil que se extendió de 1838 a 1840 hizo que la Academia quedara en el olvido.

Los conservadores restituyerón la antigua Pontificia Universidad tal y como estaba establecida originalmente, aunque ahora solamente con jurisdicción en el Estado de Guatemala y el 7 de noviembre de 1840 la Asamblea Constituyente estableció la Facultad de Medicina.  Hasta entonces, si bien había habido estudios de las Ciencias Médicas, Química y Farmacia en el Estado, estos habían estado a cargo del Protomedicato y de los muy escasos médicos que había en el país.

Fue hasta ese momento que se estableció formalmente la Facultad, la cual estaba directamente reglamentada por el gobierno conservador, aunque la Universidad quedaba encargada de los estudios teóricos y los exámenes de grado.

El decreto de creación de la facultad se transcribe a continuación:

“DECRETO DE LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE DE 7 DE NOVIEMBRE DE 1840, ESTABLECIENDO LA FACULTAD DE MEDICINA

  1. Se establecerá en el estado una sociedad compuesta de los doctores y licenciados médicos, cirujanos y farmaceutas, que se denominará Faculta de Medicina de Guatemala.
  2. Su objeto será el arreglo del ejercicio de la medicina, cirugía y farmacia, y el progreso y perfección de estos ramos.
  3. El gobierno informado por los doctores médicos, reglamentará la facultad médica, bajo las bases que expresan los proyectos presentados por la junta de doctores médicos en 19 de agosto ultimo; pero sin separar de la Universidad el estudio teórico de esta ciencia, ni privarla de la intervención que le da su estatuto en los exámenes de grados de bachilleres, licenciados y doctores.”

BIBLIOGRAFIA:

 

 

 

5 de noviembre de 1887: la Asamblea Constituyente convocada por el general presidente Manuel Lisandro Barillas modifica la Constitución de 1879 en beneficio del gobernante

asambleaguatemala1906d
Salón de Reuiones de la Asamblea Nacional a finales del siglo XIX.  Imagen tomada de La Locomotora, revista oficial del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.

Tras una rebelión que fue sofocada con “toda la severidad que la ley militar prescribe” a finales de octubre de 1887, el presidente de Guatemala, general Manuel Lisandro Barillas disolvió la Asamblea Legislativa y en su lugar convocó a una Asamblea Constituyente para que modificar la Constitución aprobada en 1879.

La Asamblea presentó las modificiones al Ejecutivo el 5 de noviembre de 1887, y éste las aprobó el 7 del mismo mes.

Los artículos que fueron modificados en esa oportunidad fueron:

  1. Artículo 5°.: se declararon como naturales de Guatemala todos aquellos nacidos en el país, cualquiera que fuera la nacionalidad del padre, con excepción de los hijos de los diplomáticos. Tambien fueron declarados como naturales los hijos de padre guatemalteco o los ilegítimos de madre guatemalteca nacidos en el extranjero.
  2. Artículo 6°.: se declararon como naturales de Guatemala a todos los nacidos en las otras Repúblicas de Centro América.
  3. Artículo 8°.: se declararon como ciudadanos todos los guatemaltecos varones mayores de 21 años que supieran leer y escribir o que tuviera renta, industria, oficio o profesión; todos los pertenecientes al ejército (incluyendo los soldados analfabetos) mayores de 18 años y aquellos indiviuos mayores de 18 años que hubieran obtenido un título en los establecimientos nacionales (es decir, los egresados del Instituto Nacional Central para Varones y de la Escuela Politécnica que llegaban apenas a 20 entre todos cada año).
  4. Artículo 17°.: todo poder reside en la Nación; los funcionarios no son dueños sino depositarios de la autoridad, sujetos y jamás superiores a la ley.
  5. Artículo 20°.: la industra es libre y el autor o inventor gozaba de la propiedad de su obra por quince años.  La propiedad literaria se declare perpetua.  El Ejecutivo podría otorgar concesiones por un término que no pase de diez años a los que introdujeran industrias nuevas en Guatemala.  (Este sería el principio de los concesiones a empresas extranjeras en el país).
  6. Artículo 42°.: la Asamblea Legislativa solamente puede sesionar cuando está presente la mayoría absoluta de representantes.
  7. Artículo 52°.: la Asamblea Legislativa quedaba encargada, entre otras cosas, de hacer el escrutionio de los votos populares para proclamar Presidente; en caso no hubiera mayoría, elegiría entre los tres candidatos con el mayor número de sufragios.  También podía nombrar a los designados a la presidencia cada fin de año y designer a la persona que podría cubrir al presidente cuando este se ausentara del territorio centoramericano con permiso de la Asamblea.
  8. Artículo 66°.: el período presidente sería de 6 años y el presidente en funciones no podia reelegirse a menos que pasara un período constitucional entre elecciones.  (Este artículo estaba de adorno, pues tanto Reina Barrios, como Estrada Cabrera y Ubico lograron extender su mandato constitucional más allá de los seis años que les correspondían).

Entre los diputados que modificaron la constitución estaban los siguientes personajes históricos:

  • José María Reina Barrios: diputado Izabal-Livingston, Segundo vice-presidente.  Llegó a ser presidente de la República en 1892.
  • Francisco Vela: diputado por Salamá.  Era ingeniero militar y entre sus principales obras está el Mapa en Relieve de la República y la Comisión de Límites con Honduras.
  • José María Reina Andrade: diputado por Salamá.  Ha sido el único ciudadano en la historia de Guatemala que ha sido presidente de los tres organismos del Estado, siendo presidente interino de la República en 1931, cuando traspasó el poder al general Jorge Ubico.
  • Ramón Salazar:  abogado, escritor y político que sería, además de historiador, uno de los principals editors de “La Ilustración Guatemalteca” y luego Ministro del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.

Entre los Ministros de Estado estaban:

  • Lorenzo Montúfar:  ideólogo e historiador del movimiento liberal guatemalteco entre 1871 y 1898.   Era el Ministro de Relaciones Exteriores y en su honor se le erigió un monumento que se encuentra en la intersección de la Calle Montúfar y la Avenida La Reforma en la zona 9 de la Ciudad de Guatemala en 1923.
  • Calixto Mendizábal: militar muy reconocido e influyente del ejército guatemalteco.  Era el Ministro de la Guerra y en 1897, fue el encargado de sofocar las rebeliones que se alzaron en contra el gobierno del general José . Reina Barrios cuando éste intentó extender su mandato constitucional.  Fue envenedado por Manuel Estrada Cabrera en 1898.

BIBLIOGRAFIA: