7 de abril de 1910: el licenciado Manuel Estrada Cabrera eleva a la aldea “Los Alisos” a categoría de municipio con el nombre de “La Esperanza”

 

Toma_de_posesion_estrada_cabrera[1]
Licenciado Manuel Estrada Cabrera, president de Guatemala de 1898 a 1920 durante un acto oficial. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El municipio de La Esperanza era anteriormente la aldea llamada «Los Alisos» y formaba parte del municipio de Quetzaltenango.​ En 1894, el entonces alcalde auxiliar de Quetzaltenango, Francisco Escobar, compró terrenos para incrementar el territorio de la aldea. Posteriormente, el 25 de febrero de 1899, Escobar recibió terrenos adicionales de cien varas cuadradas que le donó el señor José María Barrios.

Gracias al gran crecimiento territorial y poblacional que había en la aldea, se convirtió en un lugar urbano, y el 7 de abril de 1910 fue declarada y fundada oficialmente como municipio del departamento de Quetzaltenango con el nombre de «La Esperanza» por el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.

Con el terremoto que se registró el seis de agosto de 1942 La Esperanza sufrió graves daños, y el 95% de la población quedo sin vivienda; por iniciativa de algunos vecinos, quienes aprovecharon que la cabecera municipal estaba aislada de la carretera asfaltada por derrumbes, se trasladaron las oficinaes municipales al cantón «El Progreso», o «Pila de Los Rodas» y sin autorización alguna le dieron el nombre de «La Victoria» el 12 de febrero de 1943. Debido a los conflictos que los pobladores tenían con el nuevo nombre, el 26 de septiembre de 1945 el municipio volvió a llamarse «La Esperanza».

La Mancomunidad Metrópoli de Los Altos se formó en el siglo XXI, cuenta con una extensión territorial de 871.06 km² y está compuesta por los municipios de San Andrés Xecul y Totonicapán en el departamento de Totonicapán y por los municipios de San Carlos Sija, Sibilia, La Esperanza, San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango, Zunil y Salcajá en el departamento de Quetzaltenango, los cuales se adhirieron a la entidad voluntariamente.

BIBLIOGRAFIA: