Menú Cerrar

30 de mayo de 1838: Federación autoriza a sus estados constituirse como les convenga

Edificio que ocupó la Real y Pontifica Univerisdad de San Carlos en la ciudad de Antigua Guatemala. Imagen tomada de Mizner Scrapbook Central America.

A principios de 1838 el gobierno federal del general liberal Francisco Morazán estaba combatiendo a los alzados guatemaltecos en Mita y Mataquescuintla, liderados por el general campesino Rafael Carrera, y la situación de la región se le empezó a ir de las manos al presidente federal. El Dr. Mariano Gálvez había sido derrocado y los criollos liberales guatemaltecos se habían refugiado en el recién fundado Estado de Los Altos, el cual formaron con todos los departamentos del occidente guatemalteco, con el beneplácito del Congreso Federal.1

Pero el 30 abril de ese año Nicaragua se declaró como Estado libre, soberano e independiente, sin más restricciones que las que tuviese a bien imponerse en el nuevo pacto que celebrara con los otros Estados de Centro América.2 Esto debilitó considerablemente la Federación, y para contrarrestar el impacto negativo, el congreso federal autorizó a todos sus estados miembros que se constituyeran como mejor les conviniese, siempre y cuando conservaran el gobierno republicano representativo. Todos los estados que aun eran miembros estuvieron de acuerdo con el cambio y lo aceptaron.3

La legislatura del Estado de Guatemala aceptó el decreto federal de la siguiente forma:4

La Asamblea legislativa del estado de Guatemala, considerando:

Que el decreto del congreso de 30 de mayo último que deja en libertad a los estados para reconstituirse libremente sin las restricciones del título 12°. de la constitución federal, y su aclaratoria de 9 de junio que deja vigentes las partes 2a. y 3a. del artículo 178 del mismo título, relativas a las contribuciones y fuerzas permanentes que corresponden a la federación, envuelven una reforma conveniente y necesaria; que los estados deben recobrar el poder que les corresponde en su capacidad política; y ha llegado el momento de que se constituyan por sí mismos segun sus aptitudes; y que este paso clásico de la libertad, no debe darse, por el interés mismo de la paz pública, relajando el lazo que uno los estados a la federación y anulando indirectamente el poder nacional, mientras éste se forma y se establece más en armonía con los principios de los gobiernos populares; ha tenido a bien decretar y decreta:

Admítese por el estado de Guatemala el decreto del congreso de 30 de mayo del corriente año, que reforma el título 12°. de la constitución federal, con las explicaciones hechas por el mismo congreso en su resolución de 9 de julio último.4

De todos modos, estos cambios ya no le servirían de mucho a los criollos liberales de Los Altos, porque en Guatemala se había consolidado ya una fuerza que no podrían contrarrestar: el catolicismo conservador del general Rafael Carrera, quien contaba entre sus aliados a los miembros del entonces muy debilitado partido de los criollos conservadores, a los curas párrocos y a los indígenas y campesinos de oriente.5 Por otra parte, el Estado de Honduras se declaró libre e independiente el 5 de noviembre y el 14 de noviembre lo hace Costa Rica, dejando a la debilitada República Fedecal conformada únicamente por Los Altos, Guatemala y El Salvador.6

Al cabo de dos años, la Federación era solamente un recuerdo, y era Carrera el que imponía su voluntad en Guatemala, tras reincorporar al Estado de Los Altos a la misma,7 expulsar a los criollos liberales a El Salvador y derrotar de forma aplastante a Morazán, quien no solamente perdió la presidencia federal y la de El Salvador, sino que toda su carrera política, teniendo que huir a Perú.8 De allí quiso regresar a Centroamérica, instalándose en Costa Rica, en donde fue fusilado el 15 de septiembre de 1842 tras intentar hacerse del poder por la fuerza.9


BIBLIOGRAFIA:

  1. Marure, Alejandro. (1844). Efemérides de los hechos notables acaecidos en la república de Centro América, desde el año de 1821 hasta el de 1842. Guatemala: Imprenta La Paz. p. 101.
  2. Ibid., p. 103.
  3. Ibid., p. 104.
  4. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuestsa y arreglada en virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 44-45.
  5. Marure, Efemérides de los hechos notables acaecidos…, p. 105.
  6. Ibid., p. 110.
  7. Taracena, Arturo (1999). Invención criolla, sueño ladino, pesadilla indígena, Los Altos de Guatemala: de región a Estado, 1740-1871. Guatemala: CIRMA. Archivado desde el original el 9 de enero de 2016.
  8. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.
  9. Morazán, Francisco (1942) [1842]. Testamento y memorias. Honduras: Talleres tipográficos nacionales. p. 60. «Testamento y memorias del general Francisco Morazán: discursos y artículos relativos al héroe. Publicación conmemorativa del primer centenario de su muerte».