7 de julio de 1954: Castillo Armas asume control de triunvirato militar tras derrocamiento de Arbenz

El coronel Carlos A. Castillo Armas asume el control de un triunvirato militar tras el derrocamiento del coronel Jacobo Arbenz

8julio1954.jpg
Retrato del coronel Castillo Armas cuando era presidente de Guatemala.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En medio de la Guerra Fría y cuando el McCartismo estaba en su apogeo en el gobierno del general Dwight Eisenhower persiguiendo a todos los que consideraban comunistas, el gobierno socialista del coronel Jacobo Arbenz Guzmán empredió varios proyectos de infraestructura y tenencia de tierra que afectaban directamente los intereses de los enclaves bananeros de la United Fruit Company en Izabal y Escuintla, así como los de otros poderosos monopolios estadounidense en el país.1

Varios de los más importantes miembros de gabinete de Eisenhower eran accionistas de la United Fruit Company y no les pareció para nada que el gobierno guatemalteco pretendiera expropiar las tierras ociosas que tenían en este país centroamericano.  Entre los personeros del gobierno de Eisenhower estaba John Foster Dulles, Secretario de Estado, y su hermano Allen Dulles, el jefe de la Administración Central de Inteligencia (CIA).  Ambos iniciaron una ofensiva contra el gobierno arbencista, utilizando para ellos las operaciones PBFORTUNE y PBSUCCESS acusando a Guatemala de comunista, al punto de lograr que en la X Conferencia de Cancilleres de la OEA en Caracas se aprobara una sanción política contra Guatemala.2

La operación PBSUCCESS incluyó una invasión desde Honduras dirigida por el ex-coronel Carlos Castillo Armas – antiguo colaborador del fallecido coronel Francisco Javier Arana3 -, al mando de un grupo de mercenarios y de exiliados guatemaltecos que se hicieron llamar el Movimiento de Liberación Nacional.  Esta invasión no logró ninguna victoria contundente, y más bien habría sido derrotada fácilmente si el Ejército de Guatemala hubiera permanecido fiel al presidente Arbenz.  Pero el Ejército estaba muy preocupado por la inestabilidad que se había generado entre el campesionado por la Reforma Agraria y el cambio radical en la tenencia de tierra y prefería regresar a un sistema como el que había existido durante los gobiernos liberales del licenciado Manuel Estrada Cabrera y del general Jorge Ubico, en el que había tranquilidad en el área rural a fuerza del Reglamento de Jornaleros o de las leyes de Vialidad y de Vagancia que obligaban a los campesinos indígenas a trabajar en las fincas cafetaleras y le otorgaban a los propietarios un poder prácticamente absoluto sobre los jornaleros.2

Arbenz había emprendido reformas sociales asesorado por un reducido grupo de miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo, el partido comunista de Guatemala, de entre los que se destacaba José Manuel Fortuny, miembro de la Internacional Comunista.  Esto fue aprovechado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, quienes llevaron a Guatemala como embajador al diplomático anticomunista John Puerifoy quien consiguió la súbita renuncia de Arbenz, a pesar de que la invasión liberacionista de la Operación PBSUCCESS no constituyó nunca una amenaza real a su gobierno.4  Es más, el 2 de agosto de 1954 los cadetes de la Escuela Politécnica atacaron a los soldados liberacionistas atrincherados en el recién construido Hospital Roosevelt y los vencioneron fácilmente; pero el embajador estadounidense John Puerifoy los obligó a deponer las armas y a reconocer el triunfo liberacionista amenazándolos con una invasión de Marines norteamericanos.5

Luego de la salida de Arbenz, Castillo Armas llegó al poder gracias al fuerte apoyo estadounidense mediante el siguiente decreto:6

Decreto Número 12:

La Junta de Gobierno, 

Considerando: que de conformidad con el punto sexto del «Pacto de San Salvador», suscrito en la ciudad de San Salvador, República de El Salvador, el día dos de julio en curso, que trajo la paz a la Nación, la Junta de Gobierno debe designar entre sus miembros a la persona que presidirá en definitiva en tanto que el país retorna a la constitucionalidad; y que, como consta en el Acta levantada con motivo de la reunión celebrada hoy, fue electo por unanimidad de votos de todos sus compañeros el Teniente Coronel Carlos Castillo Armas, como Presidente de la Junta de Gobierno; y,

Considerando: que en la misma reunión los tenientes coroneles José Luis Cruz Salazar y J. Mauricio Dubois, presentaron su renuncia con carácter de irrevocable por cuya razón les fue aceptada;

Por tando, decreta:

Artículo 1°. La Junta de Gobierno de la República de Guatemala queda integrada así: Presidente, Teniente Coronel Carlos Castillo Armas; vocales: Coronel Elfego H. Monzón y Mayor Enrique T. Oliva.  La reducción de los miembros de esta Junta, no afecta la continuidad del actual Gobierno.

Artículo 2°. Se otorga un voto de reconocimiento a los Tenientes Coroneles José Luis Cruz Salazar y J. Mauricio Dubois, por su patriótica gestión como miembros que fueron de esta Junta.

Artículo 3°. Este decreto entrará en vigor inmediatamente.

Dado en el Palacio Nacional: en la ciudad de Guatemala, a los siete días del mes de julio de mil novecientos cincuenta y cuatro.

Publíquese y cúmplase.

        • Teniente Coronel Carlos Castillo Armas, Presidente
        • Coronel Elfego H. Monzón, Vocal
        • Mayor Enrique T. Oliva, Vocal
        • El Ministro de Gobernación, Jorge Adán Serrano6

Como era de esperarse, el primer acto focial del gobierno del coronel Carlos Castillo Armas fue eliminar la Reforma Agraria y con ello la United Fruit Company recuperó sus tierras ociosas y el poder absoluto sobre los gobiernos en Guatemala.  Pero la empresa empezó a tener problemas económicos derivados de sus prácticas monopolistas en América Latina (en donde se conocía como «Mamita Yunai» o «El Pulpo») y fue investigada por los gobiernos estadounidenses que siguieron al de  Eisenhower, al punto que tuvo que declarase en bancarrota en 1970.7


BIBLIOGRAFIA:

  1. Rabe, Stephen G. (s.f.). Eisenhower and Latin America: The Foreign Policy of Anticommunism (en inglés). Chapel Hill: University of North Carolina Press.
  2. Cullather, Nicholas (2006). Secret History: The CIA’s Classified Account of its Operations in Guatemala 1952-54 (en inglés) (2ª edición). Stanford University Press. ISBN 9780804754682.
  3. Gleijeses, Piero (s.f.). «The Death of Francisco Arana: a turning point in the Guatemalan Revolution». Journal of Latin American Studies (en inglés) (Inglaterra) 22: 527-552.
  4. Immerman, Richard H. (1983). The CIA in Guatemala: The Foreign Policy of Intervention (en inglés). Estados Unidos: University of Texas Press. ISBN 9780292710832.
  5. Ward, Matthew. «Washington Unmakes Guatemala, 1954 Appendix A: Timeline of Events». Council on Hemispheric Affairs. Archivado desde el original el 11 de febrero de 2009.
  6. Azurdia Alfaro, Roberto (1960). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1954-1955. LXXIII. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 59.
  7. Stanley, Diane (1994). For the Record: United Fruit Company’s Sixty-Six Years in Guatemala. Guatemala: Centro Impresor Piedra Santa. p. 179.