10 de julio de 1796: nace la poetisa, periodista e influyente política María Josefa Garcia Granados y Zavala en Cádiz, España

 

10julio1796
Grabado del siglo XIX que representaría a María Josefa García Granados. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

María María Josefa García Granados y Zavala, conocida como “Pepa” o “Pepita” por sus amigos, fue una literata, periodista y poetisa guatemalteca, de origen español, considerada como una de las mayores exponentes intelectuales de la época en que se independizó Guatemala. Puede decirse que fue una feminista adelantada a su tiempo ya que con su carácter fuerte y dominante se impuso en la sociedad guatemalteca de la época. Era la hermana mayor del general Miguel García Granados y de Adelaida García Granados, esposa de Luis Batres Juarros y quien fue tutora de Petrona Álvarez, esposa del general Rafael Carrera, presidente conservador vitalicio de Guatemala. 1  En sus memorias, Miguel García Granados la describe como “mujer de genio independiente, despreocupada, de mucho ingenio y travesura; con gran facilidad para versificar, y mucho chiste en sus sátiras; era lo que puede llamarse un ente original, y de trato peligroso.”2

Se casó con Ramón Saborío de la Villa en 1818 y durante la Guerra Civil Centroamericana y el posterior triunfo de Francisco Morazán en 1829, la familia García Granados corrió la misma suerte que los miembros del Clan Aycinena: le fue confiscada la tercera parte de todos sus bienes.  En esa época, con su esposo en el exilio, Pepita se tuvo que ir a vivir  a la casa de sus padres y empezó a escribir poemas de sátira sangrienta con los que atacaba a los jefes liberales, a sus esposas y familias; en especial atacó al general Francisco Morazán.2 Por esos ataques fue perseguida y tuvo que huir a Chiapas a refugiarse junto con una amiga en Ciudad Real.  (Nota de HoyHistoriaGT: para entonces, Chiapas ya se había desligado de la República Federal de Centro América y se había anexado a México).3

Ya establecida en Chiapas, empezó nuevamente a escribir contra los criollos liberales y sus esposas.  He aquí un ejemplo de un verso dirigo al doctor Pedro Molina, jefe de estado de Guatemala:3

Pues que es tiempo
de que hablemos
empecemos
Por el Jefe del Estado;
Este verso no es usado,
Pero lo entiende la gente,
Y le llama vulgamente,
pie quebrado.3

En 1830 su hermano llegó a vivir con ella a Chiapas y se dió cuenta de que Pepita padecía de ataques de histeria y de que el clima frío y húmedo de la región le había provocado una grave enfermedad respiratoria. Decidieron retornar a Guatemala, y tuvieron que hacerlo a pie y bajo la lluvia en caminos en estado calamitoso, que no contribuyeron a que Pepita se recuperara.  Finalmente llegaron a Guatemala, en donde fue atendida por el doctor liberal Pedro Molina, a quien no le importaron las duras críticas que ella le hiciera.  Desafornamente, la poetisa perdió un pulmón debido a estas penosas condiciones.4

Como data curioso, su hermano Miguel también fue su yerno, pues era la costumbre entre las familias aristocráticas de la época los matrimonios endogámicos, y Miguel se casó con Cristina, hija de María Josefa. (De esta forma, Pepita era abuela y tía al mismo tiempo de María García Granados y Saborío, la famosa “Niña de Guatemala“).

En su época las mujeres eran relegadas a las labores de su hogar, pero Pepita no se adaptó a este molde en lo absoluto.  Utilizando el seudónimo “Juan de las Viñas” fundó dos periódicos y varios boletines en los que daba muestra de su gran ingenio crítico y satírico. Además participaba de las tertulias de las principales figuras políticas del país, sin importar el partido al que pertenecían: así pues, frecuentaba la residencia tanto de Mariano Rivera y Paz como la del general Rafael Carrera.  Fue también una gran amiga y colaboradora del poeta José Batres Montúfar.5,6

Su obra más conocida en su época fue el “Sermón para José María Castilla“, escrito en verso junto con Batres Montúfar y dedicado al canónigo José María Castilla, el cual era un duro ataque a los excesos del clero secular y de la Iglesia Católica, derivado de las ideas anticlericales de la primera mitad del siglo XIX.  El “Sermón” ataca con fiereza las costumbres y los vicios de la iglesia de su época, en especial el celibato, y está escrito en forma burlona, con lenguaje erótico y a veces vulgar, remedando a los sermones ofrecidos por los religiosos en las misas.7

También junto con Batres Montúfar escribieron el periódico conservador “Cien veces una” que rebatía las ideas del periódico liberal “Diez veces diez“.  Cuenta una leyenda que Pepita dejó de escribir porque los dos poetas pactaron que el primero que se muriera regresaría a contarle al otro si existía el infierno; así que cuando Batres murió en 1844, regresó y le dijo “¡Sí hay infierno, Pepa!6

Pepita murió en 1848, y fue sepultada en el cementerio de San Juan de Dios, que se encontraba donde en el siglo XIX se encuentran estacionamientos al sur del Hospital General; cuando se construyó el Cementerio General en 1883, este pasó a conocerse como “el cementerio viejo”. Desafortunadamente, la tumba de la célebre poetisa fue destruida por los terremotos de 1917-18 y sus restos se perdieron para siempre8, aunque su recuerdo pesiste y ha sido presentada en obras de teatro escritas por José Arzú y Manuel Galich.9


BIBLIOGRAFIA:

  1. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.
  2. García Granados, Miguel (1894). Memorias del general Don Miguel García Granados. Tomo 2. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 18
  3. Ibid., p. 19.
  4. Ibid., pp. 22-23.
  5. Toledo, Aída (Abril 2002). Josefa García Granados y el arte de sobrevivir a pesar de todo. En: La Cuerda. 5, (44). 
  6. Escobedo Mendoza, Juan Carlos (2006). Página de la Literatura Guatemalteca.  Guatemala.
  7. Móbil J. (2011). Personajes Históricos de Guatemala. Guatemala: Serviprensa, S.A.
  8. Batres Jáuregui, Antonio (1949). La América Central ante la Historia. Memorias de un siglo 1821-1921 III. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 375.
  9. Villacorta C., Jorge Luis (1971). María Jose García Granados: su vida, su obra, su correspondencia, sus papeles, en la leyenda, en el teatro.  Guatemala: José de Pineda e Ibarra.