7 de agosto de 1830: ley de responsabilidad de los servidores públicos

El Congreso de la República Federal de Centro América decreta la ley de responsabilidad de los servidores públicos

Mapa de Centroamérica y México en 1830. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Desde el surgimiento de la República Federal de Centro América, los gobernantes de la región intentaron poner en orden los asuntos internos por medio de leyes que tipificaran los delitos incurridos por los empleados públicos.  El 7 de agosto de 1830, cuando la Guerra Civil Centroamericana había terminado y los criollos conservadores y eclesiásticos regulares habían sido expulsados de la región,1 el congreso liberal dispuso emitir la ley de responsabilidad de los empleados públicos.

Dicha ley dice textualmente sobre el presidente, ministros y senadores:2

El congreso federal de la República de Centro-América, teniendo en consideración: que para asegurar la fiel observancia y cumplimiento del artículo 142 de la constitución, es necesario establecer las reglas convenientes sobre el modo de exigir la responsabilidad a todos los funcionarios públicos y determinar las penas con que ha de hacerse efectiva; atendiendo a lo que en uno y otro punto dispone la mimsa ley fundamental, y a que no se llenarán los fines de ésta en materia tan importante, si al propio tiempo que se consulta el interés de la causa pública, no se procurase garantizar el honor y seguridad de los que se hallan empleados en su servicio, como corresponde al decoro de su ministerio ya libre ejercicio de su autoridad; decreta: 

Artículo 1.°: Todo empleado público es responsable por las faltas y abusos que cometa en el ejercicio de sus funciones.[…]

Artículo 6.°: El presidente y vicepresidente de la república; los senadores; ministros de la suprema corte de justicia y jefes militares y de rentas serán habidos y tratados como prevaricadores, siempre que se les compruebe cohecho o soborno en la provisión o presentación para los empleos, aun cuando la propuesta haya tenido efecto en los aspirantes y aun cuando no hubiersen recibido por si mismos, sino por medio de otro, alguna dádiva de estos, o en nombre suyo.  La aceptación de la promesa es por si sola motivo bastante para incurrir en la pena de privación del empleo.[…]

Artículo 11. Siempre que el congreso o el senado se hallaren en el caso de hacer efectiva la responsabilidad de algun funcionario, ya sea por constar oficialmente de su delito, ya por queja fundada o acusación formalmente interpuesta, ya, en fin, a virtud de moción de invididuos del cuerpo que deba declarar si ha lugar a la formación de causa: el mismo cuerpo nombrará una comisión que forme expediente instructivo, a fin de apurar si los cargos aparecen suficientes; y apareciendo tales, declarará, oídos la comisión y el acusado: «que ha lugar a la formación de causa:» quedará suspenso en el mismo hecho el acusado, y se remitirán todos los documentos al tribunal respectivo, para que se le juzgue con arreglo a las leyes.2

En la práctica, esta situación no se pudo manejar de la mejor manera, empezando por el presidente federal, general Francisco Morazán, quien no quiso convocar a elecciones para su sucesor, lo que produjo que se separaran los estados de Honduras, Nicaragua y Costa Rica en 1838.3 De esta forma, en la República Federal ya solamente quedaron los estados de El Salvador -donde gobernaba Morazán como Jefe de Estado- , Guatemala – en donde una revuelta católico campesina había arrebatado el poder a Mariano Gálvez4– y Los Altos –recién formado por los criollos liberales guatemaltecos5-. De hecho, se considera que el 1 de febrero de 1839 -día en que Morazán finalizó su segundo período presidencial- fue el día en que se rompió definitivamente el Pacto Federal.6

Finalmente, el 19 de marzo 1840 Morazán fue categóricamente derrotado por Rafael Carrera en la Ciudad de Guatemala cuando intentaba mantener por la fuerza lo poco que quedaba de la Federación, dando por finalizada de hecho la República Federal de Centro América.7


BIBLIOGRAFIA:

  1. La Antorcha Centro-Americana (11 de septiembre de 1829).  Guatemala, septiembre 10. En: La Antorcha Centro-Americana. (7)  Guatemala: Imprenta Nueva. p. 28.
  2. Pineda de Mont, Manuel (1871). Recopilación de las leyes de Guatemala II. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 227-231.
  3. Marure, Alejandro (1895) [1845]. Efemérides de los Hechos Notables acaecidos en la República de Centro América desde el ano de 1821 hasta el de 1842. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 110.
  4. Solís, Ignacio (1906). Memorias del General Carrera. 1838-1840. En: Colección de Datos Históricos y Biográficos. (1) Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 15-40.
  5. Taracena, Arturo (1999). Invención criolla, sueño ladino, pesadilla indígena, Los Altos de Guatemala: de región a Estado, 1740-1871. Guatemala: CIRMA.
  6. Marure, Efemérides de los Hechos Notables…, p. 112.
  7. Solís, Memorias del General Carrera, p. 90.