Menú Cerrar

3 de octubre de 1792: nace Francisco Morazán

3octubre1792
Barracas de Tegucigalpa, ciudad natal de Francisco Morazán, a finales del siglo XIX.  En el recuadro:  retrato a lápiz de Morazán. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Uno de los personajes más importantes en la historia de Centroamérica es indudablemente el general liberal Francisco Morazán, quien tuvo la distinción de ser presidente de la República Federal de Centro América, y Jefe de Estado de cada uno de los estados que la conformaban.  Por su gran importancia para los criollos liberales centroamericanos, la figura de este caudillo fue elevada a la categoría de un héroe benemérito por los historiadores de ese partido —entre ellos Ramón Rosa1, Lorenzo Montúfar y Ramón Salazar2—.  Y por esta razón, tras la Reforma Liberal que se inició en 1871, hubo un parque «Morazán» en la Ciudad de Guatemala y se estableció el municipio «Morazán» del departamento de El Progreso —poblado que antiguamente se llamaba Tocoy Tzima y era estratégico en el transporte de carga por el río Motagua hacia y desde el Atlántico—.3

Pero, ¿cuál fue el verdadero papel que jugó Morazán en Guatemala específicamente y por qué aquí se le conoce con el apodo de «Chico Ganzúa«?

Morazán puede considerarse como el principal enemigo los criollos aristócratas conservadores que vivían en Guatemala, en especial la familia Aycinena, ya que lideró el ejército «defensor de la ley» que derrotó a las fuerzas federales y a las estatales de Mariano de Aycinena en 1829 tras el golpe de estado que derrocó al jefe de estado Juan Barrundia en Guatemala en 1826 y tras el brutal ataque de las fuerzas guatemaltecas sobre Tegucigalpa.4 Una vez consiguió que Aycinena se rindiera incondicionalmente, redujo a prisión a todos los criollos conservadores, les confiscó sus bienes y los expulsó de Centroamérica.  Entre los exiliados no solamente había politicos y militares sino que también miembros de las órdenes de frailes, pues muchos de ellos eran descendientes de criollos aristócratas y la Iglesia era uno de los principales enemigos políticos de los liberales.5

Una vez derrotados los conservadores, Morazán se consolidó como líder en Centroamérica, al mando de los liberales, quienes se apropiaron de las haciendas y posesiones de los exiliados y de los tesoros de los templos y monasterios católicos. Con esta nueva fortuna, hicieron negocios con los ingleses del asentamiento de Belice y manejaron la República Federal de Centro América.  Pero los conservadores, quienes apodaron a Morazán «Chico Ganzúa» por su afinidad a afiansarse de lo ajeno, no se quedaron de brazos cruzados y esperaron pacientemente para poder retornar a la región.6

En Guatemala, el clero secular hizo labor de hormiga, instigando a los campesinos rurales en contra del gobierno liberal diciéndoles que las leyes laicas contravenían lo ordenado por la Iglesia, que los liberales eran herejes por negociar con los ingleses, y que no era justo que se hubiese expulsado al arzobispo Ramón Casaus y Torres.7  Finalmente, encontraron a un caudillo en el joven campesino Rafael Carrera a quien ungieron como el designado por Santa María para rescatar a Guatemala de las garras de los «herejes«.8

Las rebeliones de Carrera derrocaron al gobierno liberal del Dr. Mariano Gálvez el 2 de febrero de 1838, y ese mismo día se separaron los departamentos occidentales de Guatemala y eventualmente formaron su propio estado, Los Altos.9  Debido a que el nuevo estado se había llevado el 50% del territorio de Guatemala y el 75% de su capacidad productiva, era solamente cuestión de tiempo para que hubiera una guerra entre ambos Estados.

Al mismo tiempo, los otros estados de Centro América se separaron de la Unión cuando Morazán no quiso convocar a elecciones presidenciales para elegir a quien lo debería suceder el 1 de marzo de 1839, dando por terminado el Pacto Federal.10

Así pues, a Morazán únicamente le quedaban una Guatemala sumida en la anarquía, el nuevo Estado de Los Altos, y el Estado de El Salvador, en donde había sido nombrado Jefe de Estado.  Para calmar la situación en Guatemala, nuevamente invadió desde El Salvador, implementando una política de tierra arrasada a su paso por el oriente guatemalteco pues allí era en donde tenían sus aliados el ejército campesino. Tras esto, Morazán cambió al jefe de Estado mariano Rivera Paz por el salvadoreño Carlos Salazar, y logró reducir a Carrera a las serranías de Mita, pero aquello solamente fue temporal.11

Carrera regresó al poder en Gutaemala tras dar un golpe de estado a Salazar y reinstalar a Rivera Paz el 13 de abril de 1839, lo que eventualmente llevó a la guerra entre Los Altos y Guatemala, resultando en la completa derrota de los primeros en enero de 1840.12  Ante esto, Morazán invadió Guatemala una vez más, pero esta vez, tras una hábil estratagema, Carrera derrotó a las fuerzas de Morazán en el centro de la Ciudad de Guatemala el 19 de marzo de 1840, y con ello dio fin a la carrera política de Morazán ya que éste tuvo que salir huyendo con sus allegados y no paró sino hasta llegar a Perú.13

Estando en Perú fue llamado por los criollos liberales costarricenses para que se hiciera cargo de la situación, y pronto llegó a ocupar la Jefatura del Estado, pero por sus errores hubo una rebelión en su contra,14 al fin de la cual fue fusilado sumariamente el 15 de septiembre de 1842, en la Plaza de Armas de San José.15

Carrera nunca perdonó a Morazán por las atrocidades que cometió cuando invadió a Guatemala en 1839 y 1840, y cuando el caudillo guatemalteco invadió a El Salvador en 1863 y derrocó al general liberal Gerardo Barrios, ordenó cañonear el mausoleo de Morazán hasta que no quedaran vestigio de sus restos.16


BIBLIOGRAFIA:

  1. Rosa, Ramón (1974). Historia del Benemérito Gral. Don Francisco Morazán, expresidente de la República de Centroamérica. Tegucigalpa: Ministerio de Educación Pública, Ediciones Técnicas Centroamericana.
  2. Montúfar, Lorenzo; Salazar, Ramón A. (1892). El centenario del general Francisco Morazán. Guatemala: Tipografía Nacional.
  3. Caballeros, Adrián F. (1887). Recopilación: Las Leyes de la República de Guatemala, 1887 VI. Guatemala: Tipografía La Unión. p. 365.
  4. Marure, Alejandro (1844). Efemérides de los hechos notables acaecidos en la república de Centro América, desde el año de 1821 hasta el de 1842. Guatemala: Imprenta La Paz. pp. 34-36.
  5. La Antorcha Centro-Americana (11 de septiembre de 1829).  Guatemala, septiembre 10. En: La Antorcha Centro-Americana. (7) Guatemala: Imprenta Nueva. p. 28.
  6. Gómez Carrillo, Agustín (1900). Elementos de la historia de Centroamérica. Madrid, España: Imprenta de Hernando y Compañía.
  7. Hernández de León, Federico (6 de marzo de 1926) El Capítulo de las Efemérides, 6 de marzo de 1837, Levantamiento en San Juan Ostuncalco. Guatemala: Nuestro Diario, Talleres SELCA.
  8. Solís, Ignacio (1906) Memorias del General Carrera, 1837 a 1840. En: Colección de Documentos Históricos y Biográficos. 1. Guatemala: Tipografía de Sánchez y de Guise.  pp. 17-50.
  9. García Elgueta, Manuel (1897). Un pueblo de los Altos: apuntes para su historia. Exposición Centroamericana. Quetzaltenango, Guatemala: Popular. pp. 91-92
  10. Coronado Aguilar, Manuel (1975). Apuntamientos para la Historia de GuatemalaI Guatemala: Editorial del Ejército. pp. 157, 235, 246, 272 y 304.
  11. Hernández de León, Federico (1963) [1926]. El Libro de las Efemérides, Capítulos de la Historia de la América Central V. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 172-175.
  12. — (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América CentralII. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. pp. 75-81.
  13. Solís, Memorias del General Carrera, p. 90.
  14. El Heraldo (12 de septiembre de 2016). Francisco Morazán llega a Costa Rica para atender llamado de auxilio. Honduras: El Heraldo.
  15. El Heraldo (12 de septiembre de 2016). Aquí entregaron y fusilaron al general Francisco Morazán. Honduras: El Heraldo.
  16. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.

Subir