10 de diciembre de 1896: principia la crisis económica que afectó al gobierno de Reina Barrios

Se perciben los primeros efectos de la crisis económica que acabaría con el gobierno y la vida del general presidente José María Reina Barrios

10diciembre1896
Estación de ferrocarril de segunda clase, recién construida en 1896.  Imagen tomada de «La Ilustración Guatemalteca«.

En diciembre de 1896 en una pequeña nota en una esquina escondida en la página 144, el redactor español Antonio Macías del Real de la revista quincenal «La Ilustración Guatemalteca«, comentó que la situación económica que atravesaba el país era difícil:1

«Difícil es la situación económica porque atravesamos. Los bancos se niegan a hacer descuentos y a prolongar los plazos, por la proximidad del balance. Aun no ha llegado la plata acuñada que con tanta impaciencia se espera. Dos puntos más han subido los giros, en momentos que se suponía aconteciera lo contrario.
El interés del dinero se ha elevado. Se han convenido hipotecas, sobre fincas rústicas, bien garantizadas al dos por ciento mensual. A tanto obliga la necesidad de pagar sabatinas planillas. Las cotizaciones que figuran en la tabla, no son las más de las veces, el trasunto de las operaciones realizadas á cambio de numerario, sino por saldos de deudas, ó forma de pago por adquisición de propiedad1

Macías del Real, en la misma sección, deja entrever que hay problemas con la construcción del Ferrocarril Interoceánico, uno de los grandes proyectos de infraestructura que el gobierno del general presidente José María Reina Barrios había emprendido, junto con el acueducto de Acatán, que sería complementario para surtir de agua a dicha ciudad junto al acueducto de Pinula.2 Macías del Real, en con su particular estilo, dice así:

«La construcción de un tramo más del ferrocarril nacional, que ha de unir el Atlántico y el Pacífico, no puede ser asunto que deje de preocupar profundamente la atención pública. Ya no vivimos los años de los patriarcas bíblicos, ya no tenemos las fuerzas de los constructores de egipcias pirámides, ya no gozamos de la correcta belleza de los griegos, pero en cambio por ingeniosos mecanismos realizamos en un año lo que ellos necesitaban una década ; por medio de la dinamita, se ejecutan hazañas superiores a la de Hércules, y gracias a la imprenta, damos al ser, goces intelectuales trasmisibles, que hacen olvidar si el ángulo facial le falta algo para llegar a ser recto1

Para entonces, además de esas obras faraónicas, el gobierno había construido varios edificios suntuosos para sus oficinas y una nueva Casa Presidencial en uno de los patios del antiguo Palacio Colonial en el Centro Histórico.3 Y, por su no fuera poco, se había propuesto realizar una Exposición Centroamericana en 1897 al estilo de la exposición internacional de Paris, con la esperanza de que fuera el marco perfecto para inaugurar el Ferrocarril del Norte y comunicar asía Puerto Barrios con Puerto de San José y colocar a Guatemala a la vanguardia de las líneas comerciales mundiales en una época en que Cuba todavía era de España y no existía el Canal de Panamá.4 Por cierto, que en esa misma sección de «La Ilustración Guatemalteca«, Macías del Real relata que el presidente del Comité Organizador de la Exposición había fallecido: «El Presidente del Comité de la Exposición Centro-Americana Dr. Gustavo E. Guzmán, ha muerto. Por separado publicamos su biografía cuya extensión le hace salir de los limites de una crónica. Reciba su distinguida familia, el testimonio de nuestro sincero dolor1

Desafortunadamente para Reina Barrios y para todo el país, el fallecimiento del presidente del comité de la Exposición fue un pésimo augurio de la terrible crisis que se avecinaba.  Los problemas económicos para el gobierno de Reina Barrios se acumularon debido de una situación totalmente fuera de su control: hasta ese momento, la bonanza económica que vivía Guatemala se debía al alto precio de exportación del grano de café el cual se había disparado cuando Brasil dejó de producir debido a una revolución, pero en 1896 dicha revolución terminó y Brasil volvió a producir café en enormes cantidades, al punto que el precio del grano se desmoronó y el mismo Brasil tuvo que cortar su producción en las décadas siguientes porque la producción ya no era rentable.5

Los efectos de la producción brasileña se empezaron a sentir en Guatemala diciembre y desgraciadamente, y para agosto de 1897 la situación del país se había salido de control.  Para entonces el Ferrocarril del Norte quedó inconcluso por falta de financiamiento, la Exposición Centroamericana había fracasado rotundamente y el presidente había dado un autogolpe de estado disolviendo la asamblea legislativa y convocando a una Asamblea Constituyente que extendió su mandato presidencial hasta 1902.6 La reacción del pueblo fue violenta, y el presidente tuvo que reprimir dos fuerte revoluciones en su contra, hasta que, finalmente, murió asesinado el 8 de febrero de 1898 murió asesinado el presidente.7

Tras el colapso económico, todos acusaban a Reina Barrios de haber iniciado un ferrocarril que no terminó, de dejar un acueducto a medias y de organizar una Exposición que fue un rotundo fracaso, además de despilfarrar las escasas rentas del país en embellecimiento inútil de la ciudad y en operaciones poco transparentes que solamente lo beneficiaban a él; pero un análisis objetivo de la situación muestra que todo ello hubiera resultado en una gran inversión para Guatemala si tan solo Brasil hubiera salido de su crisis un año después.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Macías del Real, Antonio (1 de diciembre de 1896). «Resumen quincenal». La Ilustración Guatemalteca (Guatemala: Síguere, Guirola y Cía.) I (9). p. 144.
  2. La Ilustración Guatemalteca (15 de diciembre de 1896). «La Línea del Norte»La Ilustración Guatemalteca (Guatemala: Síguere, Guirola y Cía.) I (10). pp. 154-157
  3. — (1 de enero de 1897). «Sociedad Elegante»La Ilustración Guatemalteca (Guatemala: Síguere, Guirola y Cía.) I (11). p. 172.
  4. Gobierno de Guatemala (1896). Recopilación: Las Leyes de la República de Guatemala, 1895-96 XIV. Guatemala: Tipografía Nacional.  pp.: 186-189.
  5. de Sousa Destro, José Augusto (2006) Café e Pecuária em Juiz de Fora – 1896-1930 (en portugués) En: Revista de Historia Económica & Economía Aplicada. 1 (1). pp. 35-65.
  6. Luján Muñoz, J. (2003). Las Revoluciones de 1897, La Muerte de J. M. Reina Barrios y la Elección de M. Estrada Cabrera. Guatemala: Artemis y Edinter. ISBN 9788489766990.
  7. Fernández Ordóñez, Rodrigo (2008). «Disparos en la Obscuridad. El Asesinato del General José María Reina Barrios». Universidad Francisco Marroquín, Departamento de Educación (Guatemala).