20 de diciembre de 1908: la Corte de Justicia Centroamericana exonera al gobierno de Guatemala de los cargos de haber incitado revoluciones en El Salvador y Honduras

20diciembre1908
Niñas guatemaltecas representando las cinco naciones centroamericanas durante las fiestas de Minerva en 1908.  Imagen tomada de La Locomotora.

Durante la primera década del siglo XX el gobierno del general Porfirio Díaz en México miraba con preocupación cómo la influencia de los Estados Unidos se iba haciendo cada vez más fuerte en la región centroamericana.  De esta cuenta, quiso contrarrestar el avance de los estadounidenses en Panamá apoyando a los gobiernos de Nicaragua, Honduras y El Salvador, pero se encontró con que el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera en Guatemala era un férreo aliado de los Estados Unidos.

Estrada Cabrera estrechó su alianza con el gigante norteamericano por cuestiones logísticas: tras el asesinato del general José María Reina Barrios el 8 de febrero de 1898, el gobierno de Guatemala recayó en sus manos, pero la situacion estaba muy lejos de ser estable.  Su principal amenaza era la enorme deuda que Reina Barrios había contraído para sufragar los gastos de la construcción del Ferrocarril del Norte, del Puerto de Iztapa y de la Exposición Centroamericana luego del colapso del precio internacional del café en 1897.  Así que para evitar una posible invasion inglesa similar a la que ya había ocurrido en México cuando los franceses invadieron para cobrar las deudas que les tenían, decidió que lo mejor era establecer una alianza con los Estados Unidos, luego de que éstos demostraron su poder tras vencer fácilmente a la armada Española en Cuba en 1898.

Díaz enardeció los ánimos entre los “porfiritos” (apodo con que llamaban despectivamente a los dictadores centroamericanos) al punto que estalló la llamada “Guerra del Totoposte” que se decidió fortuitamente en favor en Guatemala.  Se celebró un tratado de paz luego de la guerra, pero los rencores se mantuvieron vigentes y hubo intentos de revoluciones en El Salvador y de invasiones en Honduras, los cuales fueron atribuidos a agentes guatemaltecos infiltrados en aquellos países, lo que provocó que Honduras levantara una formal queja en contra del gobierno guatemalteco ante la Corte de Justicia Centroamericana.

Pero los representantes de los países centroamericanos votaron en contra de la petición hondureña y el 20 de diciembre de 1908 el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera se vió más reforzado que nunca:  tenia el apoyo de los Estados Unidos y el favor de la mayoría de sus vecinos, muy a pesar del general Porfirio Díaz.  Estrada Cabrera acababa de sobrevivir dos atentados de magnicidio en 1907 y 1908 de los cuales se escapó milagrosamente y los acontecimientos internacionales lo ayudaron, pues poco después, el gobierno mexicano de Díaz tuvo que combatir a una prolongara revolución que terminó derrocándolo en 1911.


BIBLIOGRAFIA:


 

19 de diciembre de 1871: el gobierno de facto del presidente provisorio Miguel García Granados reduce la mayoría de edad para los efectos civiles de veinticinco a veintiún años

19diciembre1871
Jóvenes parejas en una fotografía de principios del siglo XX tomada por el fotógrafo japonés Juan José de Jesús Yas.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El gobierno liberal de Miguel García Granados inició una serie de modificaciones sociales y civiles tendientes a eliminar las costumbres y leyes coloniales que se habían mantenido en la sociedad guatemalteca de los regímenes conservadores hasta 1871.   Hasta entonces, el gobierno dirigía los destinos del país estrechamente con los autoridades eclesiásticas y hasta había un Ministro de Asuntos Eclesiásticos en el gabinete del presidente.  Es más, las autoridades del clero secular eran parte del Consejo de Estado.

Pero los liberales promovían la separación de la Iglesia y del Estado y por ello modificaron numerosas leyes que los prelados habían perpetuado.  Una de ellas era la de la mayoría de edad, que hasta entonces era de veinticinco años;  además, los padres tenían patria potestad sobre los bienes y vida de sus hijos indefinidamente y éstos no podían contraer matrimonio sin el consentimiento de sus progenitores.

El 19 de diciembre de 1871 esto cambió en Guatemala; el régimen liberal decretó que la mayoría de edad para ambos sexos sería de veintiún años y que a partir de ese momento los hijos pasaban automáticamente a hacerse cargo de sus bienes y podían casarse sin necesidad de contar con el consentimiento de sus padres.  Por supuesto, el cambio no fue inmediato y tomó varias décadas para hacerse totalmente efectivo, pero puede decirse que ese fue el momento en el que las leyes civiles empezaron a imponerse ante las antiguas leyes romanas perpetuadas por los clérigos y conservadores.


BIBLIOGRAFIA: