9 de febrero de 1898: tras el asesinato del presidente José María Reina Barrios se inicia la larga presidencia del licenciado Manuel Estrada Cabrera

9febrero1898
El Palacio Colonial y Plaza Central de la Ciudad de Guatemala en 1898.  En los edificios circunsdantes (Comandancia de Armas y Guardia de Honor) ocurrió el levantamiento militar que por poco le cuesta el gobierno al licenciado Estrada Cabrera el 9 de febrero de 1898.  En el recuadro: el presidente Estrada Cabrera.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

La muerte sorprendió al general José María Reina Barrios a las 8 de la noche del 8 de febrero de 1898, cuando regresaba al Palacio Presidencial luego de visitar a una de sus amantes.  En el palacio había quedado Algerie Benton de Reina, su esposa, encinta de varios meses pero con quien ya no tenia intimidad al punto que la hija que esperaba la Primera Dama era del general Salvador Toledo.

El asesinato desencadenó una serie de violentos acontecimientos que causaron la zozobra de los habitantes de la Ciudad de Guatemala en los días siguientes. He aquí un resumen de los hechos:

Fecha Hora Evento
8 de febrero 8:00 p. m.
  • Edgar Zollinger disparó a quemarrora sobre el presidente Reina Barrios. La bala penetró por la boca del presidente y se albergó en su cerebro, causándole la muerte en el acto.
  • Zollinger intentó huir, pero los guardias del presidente le dieron muerte a garrotazos.
8:10 p. m. El coronel Manuel Corado, mayor de la guardia de Honor informó al coronel José Reyes, comandante de la misma, que había escuchado disparos a aproximadamente cien metros de distancia.​
8:15 p. m. Reyes envió a Corado y al capitán Pedro Loarca a averiguar lo que sucedió y recibe la noticia de la muerte de Reina Barrios.​
8:20 p. m. Reyes comunicó al general José Nájera, Comandante de Armas del Departamento de Guatemala, sobre lo acontecido. Nájera salió a cerciorarse sin dar órdenes para conservar el orden, por lo que Reyes aumentó la guardia presidencial en cuarenta hombres y en sesenta los que cuidaban el Palacio de Gobierno.​
8:30 p. m.
  • El comandante Francisco Perdomo, de licencia, arribó a la casa del licenciado Manuel Estrada Cabrera y lo puso al corriente de la situación.
  • Acaba de ser herido el Presidente” fue el primer rumor que circuló temerosamente en la ciudad.​
  • Se reunieron en el Palacio Presidencial que el mismo Reina Barrios había mandado a construir pocos años antes los miembros del gabinete para discutir quien sería el sucesor de Reina Barrios:
    • Mariano Cruz :ministro de Gobernación, Justicia e Instrucción Pública,
    • Antonio Batres Jáuregui: Ministro de Relaciones Exteriores y presidente del poder Judicial,
    • Francisco C. Castañeda: Ministero de Hacienda, y
    • Feliciano García: Ministro de Fomento
    • El ministro de la Guerra, general Gregorio Solares, estaba en Puerto San José y no estuvo presente en esa reunión.
8:45 p. m.
  • Cuando se intentaba declarar a Cruz como presidente provisional mediante un decreto del Consejo de Ministros que pasara por encima de los establecido en la Constitución, entró de improviso el licenciado Manuel Estrada Cabrera, ex ministro de Gobernación y Justicia, quien acompañado solamente por Perdomo y sin armas, dijo: “Señores: el Designado por la ley para sustituir al general Reina Barrios en la presidencia de la República, soy yo. Sírvanse ustedes firmar este decreto en que se me reconoce como a tal Designado en ejercicio de la Presidencia“.​ Estrada Cabrera llegó con su hijo Diego y con Perdomo, y entró al despacho luego de pasar a ver el cuerpo sin vida del presidente Reina Barrios.
  • Los ministros firmaron el decreto estupefactos por la aparición de Estrada Cabrera; ya en el poder, el nuevo presidente envió a su casa por un par de pistolas para defenderse en caso se atentara contra su persona.​
9:00 p. m.
  • Estrada Cabrera nombró al licenciado Domingo Morales como su secretario privado.
  • Los enemigos y adversarios del fallecido general Reina Barrios, al enterarse de quién era el nuevo presidente interino, se escondieron o emprendieron la huida seguros de que serían culpados del hecho.
9:30 p. m. Estrada Cabrera envió al coronel José Félix Flores y a Wenceslao Chacón a informar al gobernador del castillo de San José que ya era él el presidente interino.
10:00 p. m. La frase “¡Reina ha muerto!” circula por toda la ciudad, cuyas calles han quedado desiertas y silenciosas.
10:30 p. m. El Comandante de Armas, general José Nájera, al enterarse de que Estrada Cabrera estaba en el poder, manifestó que no estaba dispuesto a aceptar ese nombramiento y empezó a urdir un complot para eliminar a Estrada Cabrera.
9 de febrero 12:00 a. m. De la estación del Ferrocarril Central en la ciudad de Guatemala partieron dos trenes expresos con cartas de Nájera: en uno iba el general Joaquín Díaz Durán (Jefe Político de Guatemala) y el coronel Ramón Molina A., con información para el ministro de la guerra, general Solares, al Puerto San José. En el otro tren iba el licenciado Salvador Corleto hacia Pochuta, en donde estaba la finca del general Calixto Mendizábal (mayor general del Ejército y héroe de la reciente Revolución quetzalteca).
6:00 a. m.
  • Empieza a circular el decreto en que se daba a conocer al nuevo gobernante.​
  • El general Nájera pidió por telégrafo urgentemente al comandante de San José Pinula todas la tropa que pudiera enviar.​ Desde la noche anterior se habían entrevistado con Nájera en la Comandancia de Armas el mayor de Plaza, coronel Salvador Arévalo, Salvador y Julio Herrera, Marcial García Salas, León Bolaños, Abraham Montiel, y Joaquín Asturias Arroyave, entre otros.​
9:00 a. m. El general Solares regresó a la Ciudad de Guatemala y firmó el decreto en el que se reconocía a Estrada Cabrera como presidente interino.  De acuerdo a la opinión generalizada, no estaba de acuerdo con el presidente interino e iba a dimitir al cargo de Secretario de la Guerra en cualquier momento y apoyar el complot de Nájera.
12:00 p. m. Estrada Cabrera, ya sobre aviso de sus correligionarios y aduladores que se hallaban reunidos en el “Salón Bolívar“, sustituyó al general Nájera como jefe de la Comandancia de Armas del Departamento de Guatemala, y lo sustituyó por el general Daniel Marroquín (jefe liberal y líder del Partido Prosperista).
1:00 p. m. El presidente interino lo mandó a llamar para que se hiciera presente lo antes posible en la Comandancia de Armas a notificarle al general Nájera su sustitución pero no lo podían ubicar y los liberales lo buscaron por toda la ciudad.​  Pero algunos militares no estuvieron de acuerdo en dar un golpe de estado y le avisaron al presidente interino de las intenciones de Nájera.
5:00 p. m. La tropa de San José Pinula arribó a la Plaza de Armas en medio de gritos de “viva el batallón pinulteco”.  Eran leales a Nájera, quien tenía posesiones en la región.  Al mismo tiempo, llegó un mensajero de Estrada Cabrera a la Comandacia de Armas a pedirle una escolta al general Nájera, quien se negó diciendo:  “a la presidencia no se puede llegar así no más; es preciso que cueste“.
7:00 p. m. El general Marroquín finalmente fue encontrado y fue con una escolta a notificar a todos los comandantes de la ciudad de su nuevo puesto como Comandante de Armas.  Al salir del Castillo de San José, lo vió Nájera, quien estaba escondido en las cercanías del lugar y cuando fue a preguntar por la visita, le informaron que Marroquín era el nuevo Comandante en sustitución de él. Nájera se dió cuenta que todas las posibilidades del triunfo del complot se habían esfumado.
9:00 p. m.
  • El general Marroquín llegó a la Comandancia de Armas junto con su acompañamiento, y al rato llegó el ministro de la Guerra, el general Solares, quien entró solamente un momento. Y poco después llegaron el comandante Manuel Barillas y el capitán Toribio Morales que iban a llamar a Marroquín de orden del presidente interino.
  • El general Nájera y el coronel Arévalo, Mayor de Plaza, recibieron amablemente a Marroquín y lo llevaron a la oficina de la Comandancia, en tanto que a sus acompañantes los llevaron a la Secretaría; al poco rato, Nájera dejó solo a Marroquín y el coronel Arévalo atacó al nuevo comandante con un grupo de soldados que lo maniataron y sacaron al patio. Allí fue muerto a bayonetazos por los soldados, y su cadáver llevado a los calabozos, en donde ya estaban muertos los miembros de su escolta.
  • Un único sobreviviente huyó para relatar los hechos, y otro soldado sobrevivió porque salió de la Comandancia cuando vio salir a Solares poco antes.
11:00 p. m.
  • Nájera y Arévalo partieron junto con sus tropas leales hacia la Guardia de Honor (localizada en ese entonces a la par del Palacio Presidencial) para tratar de conseguir aliados, pero fueron rechazados a tiros por las fuerzas leales al gobierno y tras el tiroreo huyeron de la ciudad por el Guarda del Incienso.
  • Durante la refriega el presidente interino se dió cuenta de que el general Solares no le era leal pues lo encontraron hablando con Nájera y por todo respuesta mandó a decir que no se preocupara porque se trataba “solamente de una borrachera de las tropa de la Guardia de Honor“.  Estrada Cabrera ordenó que lo apresaran de inmediato.
  • El mayor general Calixto Mendizábal llegó a la ciudad y se bajó en una estación antes de la Central para evitar ser capturado por cuarenta policías montados que lo estaban esperando; llegó al Palacio de gobierno en donde lo entretuvieron sin aprehenderlo, pues estaba ajeno al supuesto complot.
11:30 p. m. Varios de los militares complotistas se asilaron en la legación de México.
10 de febrero
8:00 a. m. Con el asunto resuelto, se consolida Estrada Cabrera en el poder.
12:00 p. m. El cadáver del general Reina Barrios es trasladado a las catacumbas de la Catedral Metropolitana, y el del general Marroquín al cementerio general.

BIBLIOGRAFIA: