15 de febrero de 1838: Guatemala delega al Congreso Federal decidir la creación de Los Altos

La Asamblea del Estado de Guatemala decide que sea el Congreso Federal de Centro América el que resuelva aceptar o no la creación del Estado de Los Altos

15febrero1838
Vista general de la ciudad de Quetzaltenango a mediados de la década de 1880.  En el recuadro: Escudo del Estado de Los Altos, tallado en Piedra en una de las tumbas de los Héroes Altenses en el Cementerio de Quetzaltenango.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El 2 de febrero de 1838, luego del colapso del gobierno del Dr. Mariano Gálvez,1 los criollos liberales se reunieron en la ciudad de Quetzaltenango y se declararon independientes del Estado de Guatemala, debido al inminente retorno de los criollos conservadores y autoridades eclesiásticas al poder.2 Los liberales altenses se autodenominaron «Estado de Los Altos» y contaban con un territorio nada despreciable:  ocupaban Soconusco —actualmente en México— y los departamentos de Quetzaltenango, Totonicapán y Sololá, que en esa época eran enormes y comprendían a los modernos departamentos de Huehuetenango, Quiché, Suchitepéquez, San Marcos y Retalhuleu, además de los ya mencionados.   Además, con la creación de este estado, los liberales se levaban el 75% de la capacidad productiva de Guatemala y contaban con salida al Océano Pacífico en las costas de San Marcos, Retalhuleu y Suchitepéquez para poder exportar sus productos.3

El 15 de febrero de ese año, el gobierno del Estado de Guatemala conoció el asunto y lo trasladó al ya muy debilitado Congreso Federal de Centro América en San Salvador (donde estaba el Distrito Federal de Centroamérica desde 18354) para que éste resolviera. He aquí la orden la asamblea legislativa:

El jefe del Estado de Guatemala: 

por cuanto la Asamblea Legislativa se ha servido emitir y el consejo representativo sancionar la orden que sigue:

En la ciudad de Quezaltenango el día 2 del presente, se reunió el pueblo, y se declaró independiente del supremo gobierno del estado de Guatemala, con el objeto de formar un nuevo estado en la Federación Centro-Americana, reuniéndose al efecto los departamentos de Solóla y Totonicapam, con el referido de Quezaltenango. Se erigió un gobierno provisional, quien dió cuenta de estas ocurrencias al supremo del estado, que pasó todos los documentos del caso al cuerpo legislativo.

Sobre tan importante y grave ocurrencia oyó la asamblea a su comisión de gobernación, y de conformidad con lo que ella le propuso, se sirvió acordar:

1°. — Que la resolución de este negocio se reserve al Congreso Federal, a quien corresponde con arreglo a la constitución.
2°. — Que mientras aquel alto cuerpo determine sobre las pretensiones de Los Altos, el gobierno de Guatemala observe con ellos una conducta amistosa y pacífica, que fomente la mutua confianza de estos con aquellos pueblos.5

El gobierno federal todavía era presidido por Francisco Morazán, y el Congreso Congreso legitimó al nuevo Estado el 5 de junio de ese mismo año.6 Sin embargo, la República Federal se estaba desmoronando, debido a que Morazán no había querido convocar a elecciones presidenciales, y los estados empezaron a desmembrarse; el 30 de abril se separó Nicaragua,7 el 5 de noviembre lo hizo Honduras, y el 14 de noviembre, Costa Rica.8 Así pues, quedaban solamente El Salvador —donde Morazán era Jefe de Estado—, Los Altos y Guatemala en la Federación.  Además, a pesar de la autorización federal y del apoyo de Morazán, las relaciones entre Guatemala y Los Altos nunca fueron cordiales y ambos estados se armaron hasta los dientes con la ayuda del cónsul británico Frederick Chatfield, quien había abandonado la capital federal y se había mudado a la Ciudad de Guatemala por sus desaveniencias con el presidente Morazán.  Chatfield no estaba de acuerdo con la formación de un estado fuerte e Centroamérica e hizo cuanto pudo para que se desmembrara en los pequeños estados que actualmente ocupan la región, para que así Inglaterra pudiera controlarlos más fácilmente.9


BIBLIOGRAFIA:

  1. Solís, Ignacio (1906) Memorias del General Carrera, 1837 a 1840. En: Colección de Datos Históricos y Biográficos. (1) Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise.  pp. 15-19.
  2. García Elgueta, Manuel (1897). Un pueblo de los Altos: apuntes para su historia. Exposición Centroamericana. Quetzaltenango, Guatemala: Popular. pp. 91-92
  3. Taracena, Arturo (1997). Invención criolla, sueño ladino, pesadilla indígena, Los Altos de Guatemala: de región a Estado, 1740-1871. Guatemala: CIRMA. 
  4. Marure, Alejandro (1844). Efemérides de los hechos notables acaecidos en la república de Centro América, desde el año de 1821 hasta el de 1842. Guatemala: Imprenta La Paz. p.86.
  5. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada a virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. p. 43.
  6. Marure, Efemérides de los hechos notables acaecidos en la república de Centro-América, pp. 101-102.
  7. Ibid, p. 103.
  8. Ibid, p. 110.
  9. Woodward, Ralph Lee, Jr. (2002). «Rafael Carrera y la creación de la República de Guatemala, 1821–1871». Serie monográfica (CIRMA y Plumsock Mesoamerican Studies) (12). ISBN 0-910443-19-X.