Menú Cerrar

7 de marzo de 1604: descubren ensenada de Santo Tomás de Castilla

7marzo1604
Ensenada del Puerto de Santo Tomás de Castilla tal y como aparece en el reporte de la Compañía Belga de Colonización de 1840.

El Puerto de Santo Tomás de Castilla, ubicado en una ensenada no muy distante de la boca del río del Golfo Dulce, fue llamado así porque fue descubierto por el capitán Francisco de Navarro el día de Santo Tomás de Aquino, cuando Alonso Criado de Castilla era el presidente de la Real Audiencia del Reino de Guatemala.1Tras el descubrimiento, Navarro se comunicó con el Ayuntamiento criollo de Santiago de los Caballeros, pidiendo que la rada fuera protegida para evitar incursiones de piratas.1

Tal como había predicho Navarro, las incursiones de piratas eran frecuentes. De hecho en 16062 y en 1616 el Ayuntamiento elevó solicitudes al rey de Espana para que ordenara la fortificación del puerto.3

Las fortificaciones se construyeron y , durante un tiempo, el Puerto de Santo Tomás fue preferido al de la Caldera de la punta de Castilla y Puerto Caballos para el desembarco de las naves que llegaban a la costa de Honduras, debido a los frecuentes robos que hacían los piratas en los otros dos puertos.  Pero la situación del puerte era débil, como lo demuestra el hecho de que en agosto de 1684 el ayuntamiento de Santiago de los Caballeros enviara un informe al rey sobre las deficiencias defensas del puerto de Santo Tomás e informándole que el castillo de San Felipe del Golfo estaba destruido.4

El rey ordenó a la Real Audiencia que pidiera al Ayuntamiento criollo formar una nómina de vecinos que pudieran contribuir a sufragar los gastos de fortificación del puerto y de reconstrucción del castillo de San Felipe. Durante ese cabildo abierto el capitán José de Aguilar y Revolledo dijo que no era justo ni conveniente que los vecinos sufragaran dichos gastos, ya que habían entregado más de diez mil pesos anuales durante los último treinta anos por el impuesto de alcabala de Barlovento, que todos los habitantes de las colonias tenían que pagar para sostener la flota de Barlovento y sin que dicha flota los hubiera ayudado a proteger el puerto.  Sin embargo, a pesar de las protestas justificadas de Revolledo, los vecinos son forzados a hacer una colecta de mil pesos para las obras.5

A pesar de estos esfuerzos, tras un tiempo tuvieron que abandonar el Puerto porque las tierras eran demasiado inhóspitas y las bestias que eran usadas para el transporte de mercaderías perecían muy rápido. El puerto quedó abandonado y así se mantuvo ya que después de la Independencia, de la Guerra Civil Centroamericana de 1826-1829 y de la revolución católico-campesina que derrocó a Mariano Gálvez el gobierno del Estado de Guatemala utilizaba todos sus recursos en armamento y avituallamiento de tropas.

Fue hasta el 14 de octubre de 1843, que el gobierno conservador de Mariano Rivera Paz, aconsejado por el Obispo Juan José de Aycinena y Piñol -marqués de Aycinena y Consejero de Estado- le dio en concesión a perpetuidad a la Compañía Belga de Colonización la región sur de Izabal a cambio de lo siguiente:

  1. La compañía pagaría dieciséis mil pesos cada año al gobierno de Guatemala.
  2. Los colonos se convertirían al catolicismo y adoptarían la ciudadanía guatemalteca.
  3. La compañía daría al gobierno guatemalteco dos mil fusiles.
  4. Los belgas construirían un puente de metal sobre el río Motagua; y
  5. Construirían un puerto en la bahía de Amatique, en la localidad de Santo Tomás de Castilla, el cual gozaría de considerables concesiones y privilegios.6

Sin embargo, lo inhóspito de la región no permitió que la colonia belga se desarrollara y su concesión fue retirada en 1853.7

El desarrollo del puerto se intentó nuevamente durante el gobierno del coronel Jacobo Árbenz Guzmán, quien inició la construcción de la Carretera al Atlántico y del Puerto de Santo Tomás para competir con el ferrocarril de la Internacional Railways of Central America y Puerto Barrios, que era controlado por la Great White Fleet. Ambas empresas eran subsidiarias de la poderosa empresa transnacional United Fruit Company, la cual había obtenido generosas concesiones en el departamento de Izabal durante el gobierno del lienciado Manuel Estrada Cabrera.8

El derrocamiento del coronel Arbenz en 1954 dejó el proyecto truncado, aunque la primera fase fue finalizada por el gobierno del coronel Carlos Castillo Armas.  Cuando el general Miguel Ydígoras Fuentes llegó al poder, renombró las instalaciones como «Empresa Portuaria Matías de Galvez«, en honor del Capitán General que estuvo a cargo de la construcción inicial de la Nueva Guatemala de la Asunción, y que fue un militar de gran categoría de los Reales Ejércitos de España que combatió arduamente a los ingleses. En esa época Ydígoras Fuentes estaba haciendo mucha propaganda para invadir Belice y utilize los nombres de figuras históricas en los poblados cercanos a la frontera con ese territorio.9

El Proyecto fue finalizado durante el gobierno del licenciado Julio César Méndez Montenegro en 1969, recuperando su nombre de «Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla«, y desde entonces se convirtió en el principal puerto comercial de Guatemala.9


BIBLIOGRAFIA:

  1. Pardo, J. Joaquín (1944). Efemérides de la Antigua Guatemala, 1541-1779. Guatemala: Unión Tipográfica. p. 27.
  2. Ibid. p. 31.
  3. Ibid. p. 35.
  4. Ibid. p. 76.
  5. Ibid. p. 77.
  6. Compagnie Belge de Colonisation (1844). «Colonisation du district de Santo-Thomas de Guatemala par la Communauté de l’Union». Collection de renseignements publiés ou recueillis par la Compagnie (en francés) (Propiedad de la British Library): 31-44.
  7. Pineda Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada a virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República. I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Real Palacio. pp. 838-839.
  8. Galich, Manuel (2013) [1954]. «El tren amarillo, drama del Caribe en tres actos». Tres obras de teatro, edición conmemorativa del centenario de su nacimiento. Guatemala: Cultura; Ministerio de Cultura y Deportes. ISBN 978-9929-559-44-8. pp. 101-105.
  9. Empresa Portuaria Nacional (2018). Historia. Guatemala.

Subir