1 de abril de 1854: se manda a imprimir y publicar el concordato suscrito el 7 de octubre de 1852 entre la Santa Sede y la República de Guatemala

1abril1854
Grabado de la ciudad de Guatemala en 1890, de H. D. Rose, publicado en The Illustrated London News.  La ciudad tenía un aspecto muy similar en 1854, excepto que la catedral no tenía campanarios.  En el recuadro: la porta del Concordato suscrito con la Santa Sede.

Durante la existencia de la República de Guatemala los gobiernos se han ido de un extremo a otro. Tras la independencia se mantuvo la estructura colonial, pero esta fue debilitada luego de la fallida anexión al Primer Imperio Mexicano.  Las autoridades de las Provincias Unidas del Centro de América, primero, y de la República Federal de Centro América, después, emitieron una serie de decretos que afectaban directamente a los intereses del poderoso clero, y a los criollos aristócratas, llevando a que éstos dieran un golpe de estado en Guatemala contra las autoridades liberales encabezadas por Juan Barrundia en 1826.

El derrocamiento de Barrundia dió origen a la Guerra Civil Centroamericana, la cual terminó el 14 de abril de 1829 tras la invasion de los liberales comandados por Francisco Morazán a la Ciudad de Guatemala (entonces capital de la República Federal), quien expulsó a los frailes de las órdenes regulares más importantes y a los aristócratas de la familia Aycinena, todos ellos los principals miembros del partido conservador.

El gobierno liberal impuesto por Morazán fue de corte anticlerical y se esforzó por separar a la Iglesia del Estado y de imponer leyes laicas. Pero Morazán no expulsó a los curas párrocos del clero secular, quienes se encargaron de azuzar a los católicos campesinos de Guatemala contra el régimen liberal del Dr. Mariano Gálvez.  Sufriendo con un impuesto personal para los indígenas, los malogrados Códigos de Livingston, las leyes laicas, bastó con que se trataran de implementar medidas sanitarias contra una epidemia de cólera en 1837, para que los campesinos se alzaran en armas, derrocando al gobierno liberal y llevando al poder a su líder, el general mestizo Rafael Carrera.

Si bien Carrera no era el jefe de Estado, sí era el que verdaderamente gobernaba, y su gobierno fue decididamente católico, uniendo nuevamente al Estado con la Iglesia. Cuando Carrera llegó finalmente al poder como presidente de la República y fue nombrado presidente vitalicio en 1854, uno de sus primeros actos oficiales fue aprobar el el Concordato con la Santa Sede que se firmó el 7 de octubre de 1852 por medio del cual se entregaba a la Iglesia la educación de la población guatemalteca, se le otorgaba un fuero especial a los clérigos y el estado se comprometía a respetar las propiedades de los eclesiásticos, todo a cambio de las indulgencies otorgadas a los soldados guatemaltecos que mataran a soldados liberales heréticos.

El decreto había sido ratificado “el veinticuatro de diciembre del año de nuestro Señor mil ochocientos cincuenta y dos, trigésimo segundo de la independencia y Quinto de la creación de Guatemala en República soberana” y fue publicado el 1 de abril de 1854

El documento dice textualmente así:

Palacio de Gobierno, Guatemala, abril 1 de 1854.

Habiéndose recibido en la secretaría del gobierno las letras apostólicas expedidas en roma el 3 de Agosto de 1853, conforimando el concordato celebrado con la Santa Sede y ratificado por ambas partes; siendo ya una ley de la República, el presidente tiene a bien acordar se imprima y publique en la forma acostumbrada, para su fiel y puntual observancia; y mediante a que debe tambien hacerse una publicación en la santa Iglesia Catedral, el ministro de gobernación y negocios eclesiásticos, poniéndose de acuerdo con el muy reverendo arzobispo metropolitano, dispondrá lo conveniente para que tenga efecto este acto con la solemnidad que corresponde a su importancia. Comuníquense copias impresas del concordato al muy reverendo arzobispo, así como el contenido de esta disposición.

El asunto del fuero eclesiástico fue muy importante, ya que estableció que la autoridad eclesiástica era la única que continuaría conociendo las causas de los curas en material civil y criminal.


BIBLIOGRAFIA:


Un comentario en “1 de abril de 1854: se manda a imprimir y publicar el concordato suscrito el 7 de octubre de 1852 entre la Santa Sede y la República de Guatemala”

Los comentarios están cerrados.