26 de abril de 1844: en medio de un rompimiento entre el general Rafael Carrera y el clero guatemalteco, el Jefe de Estado Mariano Rivera Paz forma un nuevo gabinete de gobierno

26abril1844
 Ruinas de una Iglesia Catolica en Chiquimula en la década de 1840.  La region oriental del pais tuvo ina marcada influencia durante el gobierno de Mariano Rivera Paz. Imagen tomada del libro Incidents of travel in Central America, Chiapas, and Yucatan de John Lloyd Stevens publicado en 1854.

Después de que se hiciera evidente el distanciamiento entre Rafael Carrera y el clero guatemalteco a principios de 1844 y de que retornara al país el arzobispo coadjudtor Francisco de Paulo García y Peláez, hubo un alzamiento de unos dos mil campesinos que se agruparon en Pinula y Aceituno, cerca de la Ciudad de Guatemala, y declararon estar en contra del gobierno conservador de Mariano Rivera Paz. Después de una breve escaramuza el 11 de marzo de 1844 se firmó un rápido acuerdo de paz en la Villa de Guadalupe, el cual fue conocido como “El Convenio de Guadalupe”, el cual establecía un nuevo balance en el gobierno, dándole mucha mayor influencia a los criollos liberales; entre las principales conseciones que hizo el general Carrera estuvo de la de acceder a que no hubiera miembros del clero en el gabinete de gobierno y que se estableciera el fuero militar, lo que hace sospechar que fue Carrera el que planificó todo el asunto para sacar a los clérigos de los puestos de poder.

Los jefes militares que ratificaron el convenio protestaron que después de cinco años de estar establecida, la Asamblea Constituyente no había sido capaz de redactor una nueva constitución, no había satisfecho las necesidades de Mita y de otros departamentos y que los diputados cobraban sumas exhorbitantes sin hacer nada. De hecho, dijeron que la seguridad del país se lograba únicamente gracias al Comandante en Jefe del Ejército, que era Carrera, y que era necesario que un Consejo Constiuyente supervisara lo que estaba haciendo la Asamblea.

El convenio de Guadalupe, aunque fue inicialmene rechazado por la Asamblea constituyente, muestra que ninguna de las facciones criollas, tanto conservadora como liberal, representaba a las masas rurales, y que más bien, ambas estaban completamente alienadas de los campesinos.

El 26 de abril de 1844, el Jefe del Estado de Guatemala, Mariano Rivera Paz formó un nuevo gabinete, conformado por moderados encabezados por José Mariano Rodríguez como ministro de Gobernación y Relaciones Exteriores. Miguel Rivera Maestre se rehusó a aceptar el Ministerio de Hacienda, y en su lugar fue nombrado José Antonio Azmitia. Este nuevo gobierno se mudó el 2 de mayo a unas elegantes oficinas que habían sido remodeladas en el Palacio Colonial, después de haber estado sesionando en el edificio que estaba en la esquina opuesta a la Iglesia de Santa Rosa en la Ciudad de Guatemala.

Este giro en los acontecimientos era parte de un patrón generalizado en Centroamérica en el que el influyo conservador fue detenido temporalmente. A mediados de la década de 1840, los ex-morazanista ganaron bastante terreno en los estados del centro al mismo tiempo que las fuerzas liberales ganaban terreno en Costa Rica, mientras que la presencia de la Armada Británica y el bloqueo marítimo de ésta, en especial contra Nicaragua, fomentaba un sentimiento anti-británico en todo el istmo, lo que restaba mucho empuje a la hasta entonces creciente influencia del embajador Frederick Chatfield y sus maquinaciones pro-conservadoras.

Pero esto no duró poco, y para finales de 1844, luego de un intento de invasión del presidente salvadoreño Francisco Malespín y el convenio de paz firmado en la hacienda de Quesada el 5 de agosto de 1844, el gobierno guatemalteco se quedó sin dinero para pagar a la tropa, la cual provocó una revuelta para exigir su pago.  Aunque Rafael Carrera en persona disolvió la revuelta e hizo ejecutar a los seis cabecillas, esto aceleró la caída del Jefe de Estado Rivera Paz, quien fue sustituido en el poder por el propio Carrera.


BIBLIOGRAFIA: