27 de junio de 1954: el coronel Jacobo Árbenz Guzmán presenta su renuncia a la presidencia de Guatemala

27junio1954
El coronel Jacobo Árbenz Guzmán visitando comunidades en el interior de la República.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

De todos es sabido la polarización que existe en Guatemala alrededor la controversial figura del coronel Jacobo Árbenz Guzmán, quien fuera uno de los líderes de la Revolución de Octubre de 1944 que derrocó al general Federico Ponce Vaides, luego Ministro de la Defensa durante el gobierno del Dr. Juan José Arévalo Bermejo y, finalmente, presidente de la República de 1951 a 1954.

Árbenz Guzmán renunció el 27 de junio 1954 tras la exitosa operación PBSUCCESS de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) patrocinada por la United Fruit Company (companía estadounidense que había controlado el país desde el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera y que fue la principal afectada por la Reforma Agraria establecida por el gobierno arbencista para hacer productivas las grandes cantidades de tierras ociosas que habia en el pais) ya que consideraban que la influencia de los elementos comunistas en el gobierno guatemalteco estaba decantando el poder en favor de sindicatos y obreros en detrimento de sus intereses, tal y como quedó confirmado cuando en 2003 el Departamento de Estado del gobierno de los Estados Unidos desclasificó una gran cantidad de documentos relacionados con del derrocamiento de Árbenz. En uno de dichos escritos se presenta el reporte que la CIA hizo del gobierno guatemalteco en marzo de 1952, el cual consideramos es el análisis más objetivo de la situación que se vivía en Guatemala poco antes de que se emitiera el Decreto 900 de Reforma Agraria:

En primer lugar, en el reporte se menciona que en 1952 la United Fruit Company, con sede en Nueva Orleans, Luisiana, contaba con grandes operaciones en nueve países de América Latina y dominaba en ese momento la producción bananera y el ferrocarril de Guatemala. Ademas, mediante su flota mercante, tenía un virtual monopolio del transporte marítimo de las exportaciones guatemaltecas. Poseía o rentaba grandes terrenos en Guatemala y era el segundo empleador del país, sólo detrás del gobierno. Por estas razones, la presencia de la empresa era una espina para los nacionalistas guatemaltecos, a pesar de que pagaba los mejores salarios en el país. De acuerdo a los agentes estadounidenses, cuando la Revolución de 1944 liberó a Guatemala del gobierno liberal del general Ponce Vaides, tenía en mente librarse del colonialismo económico de la UFCO y para 1952 el gobierno confiaba en el apoyo nacionalista en contra de la frutera.

Pero en ese momento la frutera estaba en crisis por la destrucción de sus principales plantaciones por tormentas tropicales en septiembre de 1951 y por una serie de problemas laborales que obligaron a la compañía a solicitar al gobierno que le asegurara que no habría futuros incrementos en el costo de mano de obra antes de comenzar la recuperación de sus plantaciones. Cuando el gobierno gobierno guatemalteco se negó a no incrementar salarios, la UFCO suspendió a cuatro mil de sus siete mil trabajadores, a lo que el gobierno contraatacó apoyando al sindicato (dirigido por miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo) que demandó que los trabajadores fueran reinstalados en sus puestos con el pago correspondiente a los meses que no trabajaron. El tribunal laboral falló en favor del sindicato, pero la compañía se negó a cumplir con la decisión del mismo y como consecuencia de su desafío, el gobierno le decomisó parte de sus terrenos para pagarle a los empleados obligando a la UFCO a resolver la situación fuera de los tribunales poco tiempo después.

Con respecto a la situación en el país en general, la CIA reportó lo siguiente:

  1. Los comunistas del Partido Guatemalteco del Trabajo ya tenían una fuerte influencia en Guatemala, mucho mayor que lo que podría esperarse por su pequeño número de afiliados. Esta situación política en Guatemala afectaba a los intereses norteamericanos en el país y constituía una potencial amenaza al territorio de los Estados Unidos.
  2. Los comunistas habían sido exitosos políticamente porque se habían identificado con los principios de la Revolución de 1944; de esta forman habían podido infiltrase en los partidos políticos y tomar el control de los sindicatos, de los que el gobierno dependía cada vez más.
  3. La alianza política entre el gobierno y sus asesores comunistas era muy fuerte, y los agentes estadounidenses no percibían que hubiera una oposición efectiva. (Nota de hoyhistoriagt: El principal asesor de Arbenz era el reconocido comunista José Manuel Fortuny).
  4. Los sucesos de los próximos años en Guatemala iban a depender directamente de cómo se resolviera el conflicto entre el gobierno y la United Fruit Company, consecuencia natural de la Revolución de 1944 y que los comunistas habían exagerado para sus propios fines.
  5. Si la UFCO cediera a las demandas del gobierno arbencista, este se hubiera visto reforzado enormente. Incluso, se habría podido llegar a una situación en que el gobierno y los sindicatos, bajo influencia comunista y apoyados por un sentimiento nacionalista, empezarían a presionar a otras compañías estadounidense, todas ellas afiliadas a la UFCO. (Nota de hoyhistoriagt: Entre estas la principal era la International Railways of Central America (IRCA), que manejaba el ferrocarril y era afiliada de la UFCO).
  6. Si la UFCO se hubiese retirado de Guatemala, la situación económica del país habría empeorado. Ahora bien, los agentes estadounidenses consideraban que esto no hubiese bastado para que hubiera inestabilidad política en 1952, a menos que también se hubiera dado una caída en los precios del mercado del café.
  7. Cualquier debilitamiento en la economía o situación política del país hubiese servido para incrementar la dependencia del gobierno de los sindicatos, con el consecuente aumento de la influencia comunista. Sin embargo, se consideraba poco probable que los comunistas tomaran el poder en 1952, incluso en el caso de que el presidente Árbenz no hubiera podido continuar en el gobierno, su sucesor, Julio Estrada de la Hoz (presidente del Congreso de Guatemala) era favorable a los comunistas.
  8. El ejército era leal al presidente guatemalteco, aunque estaba cada vez más molesto por la influencia comunista. Si los comunistas hubieran querido tomar el poder del país, el ejército lo hubiera impedido.

El mismo informe reportó que los principales bastiones anticomunistas en Guatemala eran:

  • La jerarquía católica: implacable anticomunista. Aunque su influencia era considerable, la iglesia estaba maniatada por la escasa presencia de sacerdotes desde 1873 y la falta de un programa social adecuado.
  • Los terratenientes y propietarios de grandes negocios, quienes estaban disfrutando un período de prosperidad en ese momento, aunque estaban molestos por el aumento de impuestos y del costo de la mano de obra. Sin embargo, hasta la fecha del informe (antes del Decreto 900) sus intereses no habían sido objeto de ningún ataque directo.
  • El fuerte sindicato de trabajadores ferrocarrileros, el cual no se quiso unir a la federación obrera dirigida por comunistas.
  • Un número considerable de estudiantes universitarios y miembros del magisterio guatemalteco.
  • El ejército.

BIBLIOGRAFIA:


Un comentario en “27 de junio de 1954: el coronel Jacobo Árbenz Guzmán presenta su renuncia a la presidencia de Guatemala”

Los comentarios están cerrados.