20 de julio de 1872: se aprueba un pequeño presupuesto para construir escuelas en varios poblados del departamento de Escuintla

20julio1872
Plaza central de Palín, en Escuintla a principios del siglo XX.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Tras la derogación del Concordato que el gobierno conservador había establecido con la Santa Sede en 1852, de la expulsión de las órdenes religiosas, y de la creación de primaria laica obligatoria, el gobierno de facto provisorio de Miguel García Granados hizo una evaluación de la infraestructura escolar en el país pidiendo a sus Jefes Políticos que le enviaran un informe sobre las escuelas de sus respectivos departamentos. El decreto del 20 de julio de 1872, sobre la situación en Escuintla refleja la situación escolar en el país en ese entonces:

Palacio de Gobierno, 22 de julio de 1872.

Con presencia de la exposición dirígida por el Jefe político de Escuintla. en que manifiesta la necesidad de fundar escuelas de uno y otro sexo en varios pueblos de aquel Departamento, que carecen de ellas, licita para este fin. se asigne alguna suma mensual como se ha hecho en otros departamentos; el Presidente provisorio, en el deseo de que se difunda la instrucción, y mientra asignan á los municipios, los fondos necesarios para fomentar las escuelas primarias, tiene a bien acordar: que la Administración de Rentas de Escuintla cubra mensualmente al Jefe político la suma de cien pesos, que dicho funcionario invertirá precisamente en la fundación de los establecimientos de que se ha hecho mérito, en los pueblos que más los necesiten y destinando el sobrante, si lo hubiere, a mejorar los existentes.— Comuniqúese.

  • Rubricado por el señor Presidente provisorio.
  • Soto.

Veinte años después, el arqueólogo británico Alfred Percival Maudslay y su esposa Anne visitaron Guatemala y describieron así como se encontraba la educación guatemalteca en su libro “A glimpse at Guatemala”:

“El maestro ladino nos relató que las clases consistían en que los niños indígenas [de San Antonio Palopó, departamento de Sololá] llegaran a clase y luego de pasar lista estuvieran con la cara cubierta por sus libros de trabajo durante tres horas; luego nos confesó que era el mejor método, ya que ni él sabía la lengua de los niños, ni ellos sabían nada de idioma español. A pesar de los esfuerzos hechos por el gobierno guatemalteco, esta era una situación común en el país; incluso supimos de un caso en el que el Jefe Político descubrió que el maestro de una localidad era analfabeto y amenazó con destituirlo en el acto, pero los padres de los niños le rogaron que no lo hiciera, porque así los niños estaban ocupados y tranquilos por las mañanas, mientras sus madres podían dedicarse tranquilamente a hacer las tortillas para las comidas.


BIBLIOGRAFIA: