22 de agosto de 1927: el presidente Lázaro Chacón asiste a la inaguración de la planta eléctrica que suministra energía para el Ferrocarril de Los Altos

22agosto1927
El Ferrocarril de Los Altos.  Obsérvese que era un ferrocarril eléctrico.  Imagen tomada de Stero100.com.gt

Desde el gobierno del general J. Rufino Barrios se otorgaron concesiones a empresas extranjeras y guatemaltecas para la construcción, mantenimiento y usufructo de líneas férreas en las que el gobernante de turno se veía beneficiado con la adjudicación de acciones y dividendos de la compañía constructora.

Tras la crisis económica que acabó con el gobierno del general José María Reina Barrios en 1898, el gobierno de su sucesor, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, se alió con los Estados Unidos y otorgó generosos contratos a la compañía transnacional International Railways of Central Amercia (IRCA), subsidiaria de la poderosa United Fruit Company la cual tuvo el monopolio del transporte de pasajeros y carga en las principales vías férreas comerciales hasta la década de 1960.

Pero hubo dos ferrocarriles regionales que fueron producto de la iniciativa de la ciudadanía: el Ferrocarril Verapaz y el Ferrocarril de Los Altos.

El Ferrocarril de los Altos tenía la particularidad de que era un tren eléctrico y los trabajos para su construcción se iniciaron el 21 de noviembre de 1910 en la Labor del coronel J. Encarnación Juárez, en la ciudad de Quezaltenango, y el 15 de marzo de 1911 en la villa de San Felipe Retalhuleu.   Dado que el patrocinio era privado, y que el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera no apotó financiamiento, hubo tres Comités Pro-Construcción del Ferrocarril, integrados por ciudadanos quezaltecos, desde 1910 hasta 1926.

En 1921, el Comité para la Construcción del Ferrocarri de Los Altos consiguió que el gobierno del ciudadano Carlos Herrera emitiera un decreto estableciendo un impuesto sobre el aguardiante para financiar la construcción del tren.  Este decreto fue vital para el ferrocarril, cuyos trabajos continuaron, a pesar de que el presidente Herrera fuera derrocado por el general José María Orellana en diciembre de 1921.

En 1925, el presidente de facto José María Orellana visitó el proyecto de la planta eléctrica de Santa María de Jesús, la cual estaba a cargo de la compañía alemana AEG, que desde septiembre de 1924 había se había encargado de los trabajos del Ferrocarril y de la planta hidroeléctrica.  Esta planta fue inagurada por su sucesor, el general Lázaro Chacón el 22 de agosto de 1927, evento que coincidió con el ingreso de la primera locomotora a la estación de esa localidad, la cual provenía de San Felipe Retalhuleu.

En 1930, debido a la aguda crisis económica que se vivía tras la Gran Depresión de 1929, el gobierno del general Chacón y la municipalidad de Quetzaltenango se vieron en la obligación de suspender el servicio del ferrocarril, ya que la planta de Santa María de Jesús se utilizó para paliar la escacez de electricidad de la ciudad altense.  Posteriormente, en 1933, la planta eléctrica resultó dañada durante una tormenta y el presidente general Jorge Ubico, decidió que era mejor para las endebles finanzas del Estado desmantelar el ferrocarril en vez de repararlo.


BIBLIOGRAFIA: