17 de octubre de 1873: exoneran a los estudiantes universitarios de prestar el servicio militar, mientras que se endurece el reclutamiento de indígenas

17octubre1873
Captura de un colaborador del licenciado Manuel Estrada Cabrera en 1920.  Obsérvese a la tropa descalza y mal uniformada.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En 1873, debido a la inestabilidad política, el gobierno del general J. Rufino Barrios estableció estrictos lineamientos para cumplir con el servicio militar obligatorio.  Para entonces la reforma agraria introducida por ls Revolución Liberal estaba en marcha, y ya se habían formado grandes fincas con los terrenos expropiados a las órdenes religiosas y a las comunidades indígenas.  En esas fincas ya estaban trabajando mozos colonos pues el cultivo del café requería de grandes cantidades de mano de obra.  Por otra parte, la Nacional y Pontifica Universidad de San Carlos había sido clausurada y había sido sustituida por varias Escuelas Facultativas en las que estudiaban aproximadamente ciento cincuenta universitarios en total.  En esa época solamente los hijos varones de las clases altas estudiaban en las facultades, las cuales tenían una orientación laica y práctica, en vez de la orientación católica que tenía la Pontificia Universidad.

El reclutamiento para el servicio militar no era el mismo para los indígenas que trabajaban en las fincas que para los estudiantes universitarios, como lo demuestran los siguientes dos decretos emitidos el 16 y 17 de octubre de 1873:

Palacio del Gobierno: Guatemala, octubre 16 de 1873.

En el deseo de protejer debidamente el ramo de la agricultura, conciliando las prevenciones de la ley sobre servicio militar: el General Presidente de la República, tiene a bien disponer que en lo sucesivo, los individuos empleados en fincas, que vivan en ellas y estén obligados a las listas militares del Cuerpo a que pertenezcan, pasen lista a fin de cada semana en la propia finca, ante el dueño ó administrador de ella, quien al siguiente dia entregará una copia de dicha lista al Comandante del lugar más próximo, para constancia; que el primer domingo de cada mes, los trabajadores concurran personalmente á pasar lista ante el Comandante local que haya recibido las listas parciales de cada semana; y por último, que los respectivos Comandantes, cuando necesiten cubrir el servicio militar, lo verifiquen pidiendo a cada finca, por conducto del dueño ó administrador, el número de hombres que corresponda, debiendo abstenerse de enviar patrullas a tomarlos, mientras no observen que sus disposiciones no han sido obedecidas.

Comuníquese.

  • Rubricado por el señor Jeneral Presidente.
  • Samayoa.

En resumen: este decreto dejaba a los campesinos prácticamente obligados a prestar servicio militar hasta que dicho requisito se eliminara.

Por otra parte, he aquí el decreto relativo a los estudiantes universitarios:

Palacio del Gobierno: Guatemala, octubre 17 de 1873.

Traída a la vista la exposición que han elevado al Gobierno los pasantes de derecho, contraída a pedir se les exonere del servicio militar míentras llegan al término de su carrera literaria, fundándose en que los pocos recursos con que cuentan, no permiten excepcionarse pagando la contribución establecida.

Considerando justa la mencionada solicitud, y deseando el Gobierno allanar todo embarazo de la instrucción de la juventud, tiene a bien acordar el General Presidente de la República: que tanto 1os pasantes de derecho, como los de medicina y cursantes de la Universidad, los cuales se hallan en el mismo caso que los que han solicitado esta gracia, queden exceptuados del servicio de 1as armas, por el tiempo que deban concurrir clases para terminar sus respectivas carreras. El Jefe Político del Departamento, estenderá los boletos del caso por un período de seis meses, con vista de certificación de los catedráticos en que conste la regular asistencia del solicitante a las clases; y estos boletos deberán renovarse cada seis meses, presentándose igual certificación.

Comuníquese.

  • Rubricado por el señor General Presidente.
  • Samayoa

Por supuesto, al terminar la carrera universitaria tenían fondos suficientes para excepcionarse del servicio militar, quedando así libres de prestar servicio militar alguno.


BIBLIOGRAFIA: