26 de octubre de 1938: el periódico “Nuestro Diario” pone en duda que la obra “Semilla de Mostaza” haya sido escrita por Elisa Hall de Asturias

26octubre1938.jpg

Durante el gobierno del general Jorge Ubico, al igual que en el de los otros dictadores liberales que le precedieron, no había libertad de expresión ni de prensa.  Por ello, una discusión de temas políticos estaba totalmente prohibida y por eso, cuando la escritora Elisa Hall de Asturias presentó su obra “Semilla de Mostaza” ante los miembros de la Academia Guatemalteca de la Lengua, los periodistas de la época recibieron de buena gana que hubiera una discusión literaria al respecto.

Desafortunadamente para la autora, la discusión giró en torno a quien fue el verdadero autor de la novela.

La señora Hall de Asturias provenía de una de las familias más acaudaladas del país, descendiente de William Hall, el primer vice-cónsul de Inglaterra en Guatemala.  Además, estaba casada con José Luis Asturias Tejada, quien era hijo de los esposos Antonio Asturias Asturias y de Elisa Tejada Asturias de Asturias.  Entre sus familiares se encontraban:

  • Guillermo Francisco Hall Avilés, su padre: hijo del famoso poeta y concertista de piano Eduardo Hall. Hall Avilés fue miembro fundador de la Academia Guatemalteca de la Lengua.
  • Francisco Fernández Hall, su primo: era escritor y poeta.
  • Máximo Soto Hall, su primo: escritor, poeta e ideólogo del gobierno de licenciado Manuel Estrada Cabrera.  Era medio hermano de Marco Aurelio Soto, quien fue presidente de Honduras después de ser ministro de J. Rufino Barrios.

Durante el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera, Guillermo Hall Avilés era presidente del Banco Agrícola Hipotecario, cuando el presidente envió a su colaborador Antonio Macías del Real para pedirle que colaborara con un plan del gobierno para colocar a un gerente que pudiera manejar a su antojo Estrada Cabrera y así poder hacer emisiones ilimitadas de billetes y préstamos favorables al gobierno.  Como Hall Avilés se negó, fue perseguido y terminó preso en la Penitenciaría Central, mientras que su esposa fue enviada a la Casa de Recogidas.   Hall y su esposa entraron y salieron de prisión varias veces entre 1904 y 1906 y optaron por salir al exilio a El Salvador, llevándose con ellos a su hija Elisa.  Fue hasta después de la caída del presidente Estrada Cabrera en 1920 que la familia Hall retornó a Guatemala, ya cuando Elisa contaba 18 años de edad.

Poseedora de una gran inteligencia y educación, y teniendo acceso a la vasta bibioteca de su suegro, emprendió la tarea de escribir “Semilla de Mostaza“, empezando en 1937. Su padre su hermano la ayudaron a hacer la transcripción a máquina de la obra, y luego la llevaron a presentarla ante sus colegas de la Academia.  Todos quedaron gratamente sorprendidos por la calidad de la novela histórica, que relataba en primera persona las viscisitudes de la vida de Sancho Alvarez de Asturias, el primer miembro de la familia que emigró a América en 1666.

Como la novela estaba escrita en español antiguo, pronto surgió la duda de la autoría y hubo quienes la acusaron de plagio y de simplemente haber copiado un manuscrito original del propio Sancho. Además concluyeron que “no podía una autora, mujer y desconocida, haber escrito aquella obra monumental“.  Y es que en aquellos años, la educación de las damas estaba muy limitada y el machismo muy enraizado en la sociedad, que no podía aceptar que una mujer fuera tan inteligente, a pesar de provenir de una de las familias más privilegiadas del país.

Aunque la polémica pronto pasó de estar enfocada en la autoría de la novela a convertirse en simples ataques personales entre los eruditos que publicaban artículos a favor y en contra de la señora Hall de Asturias solamente para demostrar su propia competencia literaria, aquél fue un golpe muy duro para la escritora.  Aunque respondió a las críticas publicando “Mostaza” en octubre de 1939 a manera de demostrar sus cualidades literarias.

En “Mostaza” continúa de la narración de las memorias de don Sancho, y describe en forma magistral a quienes dudaron de su capacidad de escritora en innumerables aventuras acaecidas en Santiago de los Caballeros de Goathemala, cargadas de una picardía, de un humor y de un ingenio que contrastan con la seriedad y solemnidad de los capítulos dedicados a los funerales del santo Hermano Pedro, que fuera contemporáneo de don Sancho. Quienes la atacaban ya no dijeron que esta obra no era de ella, sino simplemente que era “de inferior calidad que la original“; sus defensores, por su parte, satisfechos de ver retratados a quienes conocían de los contrarios, fueron bajando la guardia; y así, el debate se fue diluyendo.

En 1977 el estudiante de Letras Orlando Falla Lacayo realizó un estudio de “Semilla de Mostaza” para demostrar la autoría del mismo, y no llegó a una conclusión definitiva al respecto.  Al enterarse Hall de Asturias de las conclusiones de Falla, se obsesionó con demostrar que ella era en realidad la autora de la novela, aunque había dejado de escribir a raíz de la polémica.  Aquella obsesión duró hasta su muerte, acaecida el 20 de mayo de 1982 en la Ciudad de Guatemala.


BIBLIOGRAFIA: