Menú Cerrar

17 de abril de 1839: Guatemala se separa de la República Federal

El Estado de Guatemala se separa definitivamente de la República Federal de Centro América, tras la ruptura del Pacto Federal en 1838.

17abril1839
La región del río Chixoy en Verapaz en 1884. Guatemala estaba reducida únicamente a los departamentos del centro y oriente cuando se separó de la República Federal. En el recuadro: el jefe de Estado Mariano Rivera Paz. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Guerra Civil Centroamericana:

Véase también: República Federal de Centro América, Guerra Civil Centroamericana

El gobierno de la República Federal de Centro América pasó de hecho a las manos del general Francisco Morazán cuando derrotó a Mariano de Aycinena tras invadir Guatemala el 14 de abril de 1829.1 A partir de allí, el destino de la República estuvo en sus manos, y puede decirse que él fue el responsable de que se formaran las cinco pequeñas y débiles repúblicas que ahora existen en la región centroamericana. Es más, en 1839, cuando Guatemala se separó de la federación eran seis pequeños estados, pues el Estado de Los Altos se había formado con todos los departamentos del occidente Guatemala.2

Rompimiento de la República Federal:

Véase también: Francisco Morazán, Estado de Los Altos

El papel que tuvo Morazán —quien era un excelente militar, aunque no así estadista— en la desintegración de la República Federal parece ser el único punto en el que los historiadores criollos tanto conservadores como liberales se ponen de acuerdo. Dicen los conservadores: «Cuando [Francisco] Morazán subió al poder, encontró una sola patria, envuelta en revoluciones, pero llena de juventud y esperanza. Cuando bajó del solio presidencial, dejó el país envuelto en la más espantosa anarquía, convertido en cinco microscópicas repúblicas«. Por su parte, un autor liberal concedió en 1839 que: «El general Morazán ha invadido dos veces el Estado de El Salvador, en los años de 32 y 35; dos veces anuló sus autoridades; dos veces las aprisionó; y ahora, en 1839, acaba de arrancar de su silla al legítimo gobernante de Guatemala, para colocar en su lugar a un general sin misión. Después que el triunfo lo elevó a la silla de la presidencia, el señor Morazán que había sostenido la causa de los estados, contra las pretensiones que se atribuyeron al primer presidente de Centro América [Manuel José Arce y Fagoaga], adoptó las mismas miras y conducta que tanto se ha censurado en su predecesor; el mismo o mayor empeño por concentrar todo el poder en el jefe de la federación, los mismo y aún más violentos, par amantener sojuzgadas las autoridades de los estados. En Centro América, lo que ha existido con el nombre de federación, no ha sido más que un centralismo disfrazado, bajo las formas de un pacto eminentemente defectuoso3

Salida de Guatemala de la Federación:

Véase también: golpe de estado de 1839, Mariano Rivera Paz

Por esta razón, uno de los primeros actos oficiales del restituido Jefe de Estado Mariano Rivera Paz tras el golpe de estado del teniente coronel campesino Rafael Carrera del 13 de abril de 1839, fue separarse de la República Federal mediante el siguiente decreto:4

El consejero Jefe de Estado:

Considerando

      1. Que los Estados de Costa Rica, Honduras y Nicaragua se han separado solemnemente del pacto federal, desconociendo al gobierno que existe en la ciudad de San Salvador, con título de nacional.
      2. Que los mismos Estados han reasumido la administración de todas sus rentas: se han dado nuevas constituciones y celebrado tratados, con el objeto de sostener sus pronunciamientos, el libre ejercicio de sus derechos y soberanía, y la libertad de los demás Estados.
      3. Que no habiéndose hecho elecciones para renovar los funcionarios llamados federales, no hay ni puede existir Congreso ni Senado, sin cuyos cuerpos el Ejecutivo que pretende ejercer por la fuerza el vice-Presidente, y a su nombre el general Morazán, es una verdadera usurpación, contraria a los principios de libertad y a los intereses de los pueblos.
      4. Siendo expresa y general la opinión de los habitantes del Estado, de secundar aquellos pronunciamientos, y un deber del Gobierno el proveer al bienestar y seguridad de los pueblos, así como también el cuidar de que el producto de sus contribuciones no se malverse.
      5. Que las rentas federales se hallan hipotecadas a la deuda contraída por el Estado en el año anterior; y no es justo ni legal el que con estas mismas rentas se cubran de preferencia créditos posteriores a aquella deuda, con perjuicio de los prestamistas, que en circunstancias tan difíciles acudieron con sus caudales al llamamiento del Gobierno.
      6. Estando dispuesto por el decreto constitucional del estado de 27 de enero de 1838, que siempre que algunos de los otros Estados desconociesen o se separasen del pacto federal, el de Guatemala se considera constituido como preexistente al pacto.
      7. En cumplimiento del referido decreto, y atendiendo a las circunstancias presentes:

Ha tenido a bien declarar:

Artículo 1°.— El Estado de Guatemala, compuesto de los departamentos de Guatemala, Sacatepéquez, Verapaz y Chiquimula, es libre, soberano e independiente.Nota a

Artículo 2°.— Celebrará un nuevo pacto con los demás de Centro América, por medio de la convención decretada por el último Congreso federal.Nota b

Artículo 3°.— Sus relaciones con los demás Estados continuarán sin alteración; y lo mismo se entiende en cuanto al reconocimiento de la deuda extranjera y demás disposiciones que toca al exterior.Nota c

Artículo 4°.— Las rentas llamadas federales, entrarán a la administración del Estado, no reconociendo otros compromisos que los contraídos hasta la fecha.

Artículo 5°.— Con el presente decreto se dará cuenta a la Asamblea constituyente, tan luego como esté reunida; y desde ahora se pondrá en ejecución, publicándose con toda solemnidad.Nota d

Dado en Guatemala, a 17 de abril de 1839.

        • Mariano Rivera Paz4

Derrota definitiva de Morazán en Guatemala:

Véase también: Batalla de la Ciudad de Guatemala

Morazán, por supuesto, no aceptó esta declaración. Así pues, cuando Carrera —quien había sido ascendio a general de Brigada en abril de 18395— invadió y tomó al Estado de Los Altos por la fuerza a principios de 1840, el ex-presidente federal invadió nuevamente a Guatemala para reunirla a la Federación a la fuerza, pero lo único que encontró fue una contundente derrota a manos de Carrera y el final de su carrera militar y política.6


Notas:

  • a: Obsérvese Guatemala solamente contaba con la mitad del territorio con que cuenta actualmente ya que el resto se lo había llevado el Estado de Los Altos.
  • b: los intereses de las grandes potentias mundiales, primero, y de las grandes corporaciones multinacionales, después, han evitado que esto se materialice, dado que es más fácil manejar cinco débiles estados que una nación fuerte.
  • c: debido a las constantes guerras en la región esa deuda en lugar de pagarse fue aumento exponencialmente, hasta que finalmente fue pagada en 1944 por el general Jorge Ubico, el último día de su presidencia.
  • d: esta Asamblea constituyente se reunió y disolvió varias veces y no logró decretar la nueva constitución de Guatemala sino hasta en 1851 debido a las constantes guerras, invasiones y revueltas que hubo en el país.

Bibliografía:

  1. Raoul, Nicolás (1829) Partes a los gobiernos aliados protectores de la ley sobre la restauración de Guatemala. Guatemala: La Unión.
  2. García Elgueta, Manuel (1897). Un pueblo de los Altos: apuntes para su historia. Exposición Centroamericana. Quetzaltenango, Guatemala: Popular. pp. 91-92
  3. Hernández de León, Federico (17 de abril de 1926) El Capítulo de las Efemérides. 10 de marzo de 1839: Guatemala se segrega del pacto federal. Guatemala: Nuestro Diario. p. 1.
  4. Pineda de Mont, Manuel (1869). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada en virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República I. Guatemala: Imprenta de la Paz en el Palacio. pp. 46-48.
  5. Coronado Aguilar, Manuel (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala. I Guatemala: Editorial del Ejército. p. 544.
  6. Solís, ignacio (1906). Memorias del General Carrera. 1838-1840. En: Colección de Datos Históricos y Biográficos. (1) Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 90.

Subir