13 de mayo de 1963: el gobierno de facto del coronel Peralta Azurdia militariza las instituciones nacionales de segunda enseñanza

13mayo1966
El Instituto Nacional Central para Varones antes de ser destruido por los terremotos de 1917-18.  En esa época era una institución de prestigio al que asistían solamente los miembros de las élites económicas guatemaltecas.  En el recuadro: el coronel Enrique Peralta Azurdia durante una cena en la residencia del embajador de Israel en Guatemala en 1964.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

En Guatemala, se produjo un movimiento muy particular tras la caída del gobierno del general Jorge Ubico, ya que la clase media urbana llegó al poder e intentó modificar el esquema político que hasta entonces favorecía a los intereses de las élites cafetaleras y azucareras y a las transnacionales, como la United Fruit Company.  El gobierno del Dr. Juan José Arévalo fue un inicio de esta transición política, pero fue durante el gobierno del coronel Jacobo Arbenz Guzmán que se produjo un ataque frontal contra el sistema que habían impuesto los gobiernos liberales desde la época de J. Rufino Barrios. Como este cambio afectó directamente los intereses de la poderosa frutera estadounidense, principal propietario de tierras ociosas en el país, los personeros de esa compañía cabildearon ante el Congreso de los Estados Unidos y acusaron al gobierno arbencista de ser “un satélite soviético que quería atacar el capitalismo“.  La compañía era tan poderosa que varios de sus accionistas eran también miembros del gabinete del presidente estadounidense Dwight Eisenhower, incluyendo al mismo Secretario de Estado, John Foster Dulles y su hermano y jefe de la CIA, Allen Dulles, por lo que lograron establecer operaciones muy bien planificadas para derrocar al gobierno guatemalteco, que incluyeron desprestigio internacional, cooperación de aliados regionales como la República Dominicana, Honduras y Nicaragua y la ayuda de las élites guatemaltecas que no querían perder los privilegios de que habían gozado hasta entonces.1

Tras el triunfo de la Operación PBSUCCESS con el derrocamiento del coronel Jacobo Arbenz Guzmán en 1954, se fundaron varios colegios privados y una universidad católicos, los cuales surgieron cuando la Constitución de 1956 garantizó la educación religiosa como pago al arzobispo Mariano Rossell y Arellano por su activa participación contra el “comunismo ateo” del gobierno arbencista.2,3  Aquellas instituciones fueron de inmediato dirigidas a las élites tradicionales y la clase media, que poco a poco abandonaron en los institutos laicos tradicionales, como el Instituto Nacional Central para Varones, y la Universidad de San Carlos, los cuales abrazaron una marcada ideología izquierdista.  Estos últimos participaron activamente en las jornadas estudiantiles de marzo y abril de 1962, que fueron similares a las jornadas que terminaron con el gobierno del general Jorge Ubico en 1944, pero no consiguieron derrocar al gobierno del general Miguel Ydígoras Fuentes, que llegó al poder en 1958 como una continuación del sistema político pro-estadounidense instaurado tras el derrocamiento del coronel Arbenz.4

El 31 de marzo de 1963, la línea radical anticomunista del Ejército de Guatemala encabezada por los coroneles Peralta Azurdia y Ponciano Samayoa perpetró un golpe de estado, colocando en la presidencia al coronel Peralta Azurdia, intentando resolver dos problemas que enfrentaba el gobierno en ese momento. El principal era la cuestión electoral con la candidatura del Dr. Juan José Arévalo, que era vista como el más grave riesgo de trastrocamiento del régimen político creado en 1954, pues la popularidad de Arévalo era tal que su triunfo electoral era casi seguro. Un triunfo arevalista hubiera equivalido a que las elites económicas volvieran a enfrentar un proceso de reformas que las hubieran obligado a ceder en muchos aspectos de orden social. El otro problema era la grave inestabilidad política en la que estaba sumido desde hacía ya mucho tiempo el gobierno del general Ydígoras,y que amenzaba el orden político vigente desde 1954. El fracasado alzamiento militar del 13 de noviembre de 1960 y los movimientos estudiantiles de marzo y abril de 1962 habían revelado la considerable recuperación de los sectores políticos de izquierda y los movimientos sociales, en particular del movimiento sindical, que igualmente habían logrado una iniciativa e influencia políticas de cierta importancia. Se hizo entonces necesario el control completo de Ejército sobre el aparato estatal podría garantizar una lucha más eficaz contra la insurgencia guerrillera que se avizoraba ya cercana.4

Con el golpe de Estado también se desarrollaron procesos de concientización ideológica entre las fuerzas armadas basados en el anticomunismo más radical, identificando como comunista a todo aquel que simpatizara con la Revolución de Octubre, alos que llamaban también “filocomunistas”, “procomunistas”, “compañeros de viaje de los comunistas”, y luego de la caída del gobierno arbencista, “arbenzo comunista”; “arévalo arbencista”, etc. De esta forma, se al incultar la ideología anticomunista entre los miembros del ejército se catalogó a todos los que pensaran diferente como “comunista” y todos fueron considerados como el enemigo a “erradicar”.5

Como el jefe de facto del gobierno se tomó las atribuciones legislativas y ejecutivas, el Gobierno rigió por decretos leyes. De esa manera, el 10 de abril emitió el Decreto Ley 8 que creaba el Estatuto Fundamental de Gobierno que supliría en parte a la Constitución de la República, la cual estaba prácticamente derogada. Luego, Peralta Azurdia reestructuró la Corte Suprema de Justica con el nombramiento de su Presidente y de los magistrados, y, finalmente, para destruir el movimiento estudiantil de secundaria, que había participado activamente en las jornadas de marzo y abril de 1962, emitió el 13 de mayo el Decreto Ley 27 que decía escuetamente:5

13 de mayo de 1963

Decreto-Ley No. 27.

Los establecimientos nacionales de segunda enseñanza que persistieren en actividades ajenas a sus propias finalidades, una vez clausurados, serán
reorganizados y funcionarán como centros cívico-militares por el tiempo que fuere necesario.6

Esto equivalía militarizar nuevamente aquellos institutos, tal y como lo habían hecho anteriormente los gobiernos del licenciado Manuel Estrada Cabrera y Jorge Ubico. Y así se mantuvieron hasta que llegó al poder el licenciado Julio César Méndez Montenegro en 1966.


BIBLIOGRAFIA:

  1. García Ferreira, Roberto (2008). «The CIA and Jacobo Arbenz: The story of a disinformation campaign»Journal of Third World Studies (en inglés) (Estados Unidos) XXV (2): 59.
  2. Asamblea Constituyente (1956). Constitución de la República de Guatemala. Guatemala: Asamblea Nacional Constituyente.
  3. Universidad Rafael Landívar (2017) Historia. Guatemala: Universidad Rafael Landívar
  4. Aguilera Peralta, et. al. (2013) Guatemala: Historia Reciente (1954-1966) I. Proceso Político y Antagonismo Social. Guatemala: FLACSO, Editorial de Ciencias Sociales. p. 142.
  5. Ibid, p. 143.
  6. Gobierno de Guatemala (1964). Recopilación de Leyes de Guatemala. LXXXII Guatemala: Tipografía Nacional. p. 41.