6 de junio de 1906: el cronista guatemalteco Enrique Gómez Carrillo contrae matrimonio con la escritora peruana Aurora Cáceres en París

 

6junio1906
Una escena de la ciudad francesa de Paris en 1906, cuando contrajeron matrimonio Enrique Gómez Carrillo y Aurora Cáceres.  En el recuadro: la familia de Aurora cuando su padre, el general Andrés Avelino Cáceres, era presidente del Perú.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

La escritora y periodista peruana Zoila Aurora Cáceres conoció al cronista guatemalteco Enrique Gómez Carrillo en 1902, cuando éste ya era el escritor latinoamericano de mayor visibilidad en París y una de las figuras centrales del Modernismo, ya que sus ensayos, novelas, cuentos y crónicas eran ampliamente difundidos en América Latina, España y Francia, inclusive en traducciones al francés. Asimismo, Gómez Carrillo se destacaba en la escena internacional como agente cultural, bajo sus funciones de cónsul en Europa para Argentina y el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera, de Guatemala, y como colaborador de numerosos periódicos como “La Nación” de Buenos Aires y “El Liberal” de Madrid.1

Aurora Cáceres, por su parte era hija del general Andrés Avelino Cáceres, quien había sido un líder del ejército peruano durante la Guerra del Pacífico y llegó a ser presidente en dos períodos. Pero tras el segundo, fue derrocaro en 1895, y la familia se exilia en Buenos Aires. Allí, Aurora Cáceres comenzó a participar de la escena intelectual escribiendo artículos para diversos periódicos fundados por damas peruanas también exiladas. Tras cinco años en Buenos Aires, se fue a Europa, donde ya había pasado algún tiempo mientras su padre era embajador del Perú. Estudió alemán en Berlín y en 1902, se graduó de la Escuela de Altos Estudios de la Sorbona en París con la tesis “Feminismo en Berlín.” Llevando su interés teórico por el feminismo a la práctica, en 1905 fundó el Centro Social de Señoras en Lima con el fin de promover la educación femenina y la asistencia social para niños. Para el inicio de su relación con Gómez Carrillo, ya era, además, colaboradora de varios medios europeos como los españoles “ABC” o “Blanco y Negro” y su perfil literario crecía promisoriamente.1

Gómez Carrillo y Aurora Cáceres se conocieron en 1902 por medio de intercambio de alguna cartas por el trabajo que ambos tenían en diferentes ciudades europeas para el periódico “El Liberal“. Pero inicialmente no congeniaron, porque mientras Aurora era una joven de buena posición, educada y católica, que se debía preocupar por “el qué dirán,” Gómez Carrillo era un clásico representante de la bohemia latinoamericana en Europa, que desdeñaba la opinión de terceros y hasta se regodea en los rumores de la prensa sobre su conducta. Cuatro años después finalmente se conocieron en persona, y ambos se declaran admiradores del trabajo literario del otro. Cáceres ve entonces a Gómez Carillo como un compañero capaz de reconocer y apoyar su labor intelectual, ya que como bohemio y sin prejuicios, no advertiría sobre los peligros de la lectura entre las mujeres ni la juzgaría por su supuesta falta de talento y creatividad.1

Se casaron el 6 de junio de 1906, en París, tres meses después de haberse conocido personalmente. El poeta nicaragüense Rubén Darío y el novelista francés Víctor Margueritte son dos de los testigos de la boda. Darío, quien había sido director de Gómez Carrillo cuando ambos trabajaron en “El Correo de la Tarde en Guatemala en 1891,2 describió el matrimonio en una crónica titulada “Carrillo, casado“, la cual gira completamente sobre el cronista guatemalteco y apenas menciona a la esposa. De hecho, solo se refiere a Cáceres como la hija del ex-presidente peruano y que es “graciosa y voluptuosa” y “es también literata”.1

Durante los primeros meses de casados, y a pesar de los frecuentes desaires de su marido, Cáceres se convirtió en una colaboradora constante de éste, corrigiendo y repasando las crónicas que éste envíaba a diferentes periódicos, lo que le quitaba tiempo para su escritura personal. Para entonces, ella ya había advertido el “alma envenenada” de su marido por los efectos de la combinación “París-café-boulevard” en la vida bohemia y sin prejuicios que éste llevaba. Y además, advirtió que Gómez Carrillo quería acaparar la actividad literaria de su esposa pidiéndole que se volviera una especie de “escriba” de su obra. Cáceres, pues, se dió cuenta de que la “hermandad literaria” que le propuso el escritor guatemalteco durante su noviazgo había sido un ardid para luego dejarla en segundo plano. Cáceres entonces, quiere salir de París para alejar a Gómez Carrillo del ambiente nocivo de la capital francesa, y en el que ella se siente solamente como un accesorio y no como una colaboradora de su esposo.1

La situación del matrimino emperoró cuando Gómez Carrillo se empecinó en que ella su esposa no saliera de la casa. Esto enfureció a Cáceres, quien le dijo: “Si no quieres que salga, tú tampoco debes salir”; y como Gómez Carrillo continuó con si vida bohemia, un día Aurora le pidió a su hermana que la acompañara al teatro, lo que significó el final del matrimonio, en abril de 1907.1

En 1926, Gómez Carrillo y Aurora se reencontraron en Niza. Para entonces, el escritor guatemalteco ya se había casado por tercera vez, esta vez con la salvadoreña Consuelo Suncín, y estaba ya muy mal de salud, como resultado de su vida despreocupada.3 Pero a pesar de que habían pasado ya casi veinte años, él todavía le recriminó su ex-esposa aquella salida al teatro con su hermana, recordándole que éste fue el detonante de la ruptura de su matrinoio.1

Tras la muerte del escritor en 1927, Aurora publicó su diario del breve matrimonio en su obra “Mi vida con Enrique Gómez Carrillo“.1,3


BIBLIOGRAFIA

  1. Miseres, Vanesa (marzo de 2016). Modernismo puertas adentro: Género, escritura y experiencia urbana en “Mi vida con Enrique Gómez Carrillo” de Aurora Cáceres. 131 (2) En Hispanic Issue. Estados Unidos: Johns Hopkins University Press.
  2. Hemeróteca PL (18 de enero de 2017).  El paso de Rubén Darío por Guatemala.  Guatemala: Prensa Libre.
  3. Mendoza, Juan Manuel (1946). Enrique Gómez Carrillo; estudio crítico-biográfico: su vida, su obra y su época (2a. edición). Guatemala: Tipografía Nacional.