4 de septiembre de 1939: tras la invasión de Alemania a Polonia, el presidente Jorge Ubico se adhiere a la neutralidad declarada por Colombia ante el conflicto

4septiembre1939
Mapa de Polonia y Alemania en donde se muestra el corredor polaco y la ciudad libre de Danzig en 1937, territorios arrebatados a Alemania después de la Primera Guerra Mundial. Fue por esta región que Alemania invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939, con ayuda de la Unión Soviética. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

La Segunda Guerra Mundial se inició cuando Alemania invadió a Polonia luego de que ésta nación, cuyo territorio fue formado por una parte de la Prusia Alemana después de la Primera Guerra Mundial, se negó a retornar la región del llamado “corredor polaco” (Danzig en alemán)  al gobierno de Adolfo Hitler por la vía diplomática, apoyada por Francia e Inglaterra.    Este corredor mantenía separada a Prusia del resto de Alemania y por eso era que lo exigía Hitler y buscó la colaboración de la Unión Soviética para conseguirlo.1

Dado que el grado del rearme alemán era impresionante, y violaba lo estipulado en el tratado de Versalles, firmado al final de la Primera Guerra Mundial y que era humillante para Alemania, los gobiernos de Inglaterra y Francia declararon la guerra contra los alemanes. Al enterarse de esto, en el continente americano el presidente colombiano, Eduardo Santos, dirigió un mensaje a los Jefes de Estado de América, indicando que los principios de solidaridad proclamados en las Conferencias Panamericanas eran necesarios para enfrentar unidos el grave conflicto que se iniciaba.2 Y es que el problema de América era que había numerosas compañías e intereses ingleses, franceses, italianos y alemanes en el continente y no le convenía tomar partido cuando todavía no se sabía en favor de quien se iba a producir la victoria.  En Guatemala, por ejemplo, estaban las familias alemanas poseedoras de grandes fincas cafetaleras en la región de Alta Verapaz, las de italianos con propiedades en la región sur del país y de varios negocios, y las de banqueros de descendencia inglesa.

El mensaje del presidente Santos fue el siguiente:

Ante la gravedad máxima de los sucesos que se desarrollan en Europa, quiero reiteraros la firma resolución del Gobierno de Colombia, unánimemente respaldado por su pueblo, de proceder en estrecho acuerdo con los Gobiernos de América y sobre la base de los principios de solidaridad proclamados en las Conferencias Panamericanas, en la defensa de los bienes esenciales que nos son comunes: la plenitud de nuestra independencia y soberanía, la normalidad de nuestro desarrollo económico, la esencia de nuestros regímenes democráticos, la paz, a cuya sombra fecunda quieren los pueblos de este hemisferio realizar sus destinos. Para mi Gobierno será grato y honroso proceder en constante acuerdo con el Gobierno de Vuestra Excelencia y cooperar por cuantos medios estén a su alcance para que la solidaridad americana sea efectiva y produzca todos los bienes que de ella tenemos derecho y esperar, y pra que en estas horas amarguísimas de la humanidad, la acción solidaria de América se ejerza en el sentido de los ideales que la animan y pueda servir para evitar, atenuar o remediar la catástrofe que se avecina.”2

Nótese que se menciona a “nuestro regímenes democráticos“, en una época en que los gobiernos militares de línea dura eran comunes en el área, y cuando ya la hegemonía dictatorial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) estaba consolidada en México. Por ejemplo, en Centroamérica gobernaban con mano de hierro los generales Jorge Ubico en Guatemala, Maximiliano Hernández Martínez en El Salvador, Tirurcio Carías Andino en Honduras y Anastasio Somoza García en Nicaragua.3  También menciona  la “independencia y soberanía” cuando había muchos intereses europeos en la región, además de intereses estadounidenses, ya que los Estados Unidos estaban emergiendo como uno de las principales potencias mundiales, aunque Francia e Inglaterra eran las principales potenciales coloniales del momento.

La respuesta del general Jorge Ubico, enviada el 4 de septiembre, dice así:

Me es grato estar de acuerdo con ideología y sentimientos que se sirve manifestarme en su atento mensaje, sobre las probables repercusiones del conflicto europeo en nuestro Continenete, y la necesidad de una estrecha cooperación americana en estas horas de tanta gravedad par ael mundo por su esencia democrática y sus solemnes compromisos contraídos en las Conferencias Panamericanas, así como por los imperativos de una indispensable solidaridad con sus hermanas de América.  Guatemala y su gobierno están dispuestos a mantener los principios de cooperación que garanticen y defiendan nuestra independencia económica y política y los principios esenciales que nos son comunes, así como para hacer cuanto sea posible para contribuir al alivio o atenuación de la catástrofe mundial.  Espero que, como se sirve decírmelo, tendré el agrado de mantener en contacto con el Gobierno de Vuestra Excelencia sobre estos objetivos trascendentales.”3

Los países americanos declararon la neutralidad ante el conflicto, y así se mantuvieron hasta que Japón atacó la base estadounidense de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, por lo que los Estados Unidos le declararon la guerra a Alemania, Italia y Japón, y forzaron a los estados americanos a hacer lo mismo.  En Guatemala, esto significó que los intereses alemanes fueron confiscados y los ciudadanos de ese país expulsados, y la propaganda oficial acusaba de nacionalsocialistas a todos los enemigos del gobierno, debido a que los comunistas de la Unión Soviética eran aliados de Estados Unidos, Francia e Inglaterra en la guerra contra el Eje.4-6

En cuanto al corredor polaco, cuando terminó la guerra, la ciudad de Dánzig, la región de Pomerania y la parte meridional de Prusia Oriental se integraron como territorio de Polonia de modo definitivo, conforme a los Acuerdos de Potsdam entre las potencias vencedoras; de acuerdo con ello se expulsó a la población alemana de estas regiones y el corredor dejó de existir para todo efecto.1


BIBLIOGRAFIA:

  1. Richard Blanke (1993). Orphans of Versailles: The Germans in Western Poland 1918–1939, University of Kentucky Press,  ISBN 0-8131-1803-4.
  2. Santos, Eduardo (1 de septiembre de 1939).  Mensaje dirigido por el Presidente de Colombia a los Jefes de Estado de las Repúblicas Americanas, y respuestas de dichos mandatarios. LXXV (24163). Colombia: Diario Oficial. p. 721.
  3. Ibid., pp. 723-724.
  4. Palma, Claudia (15 de junio de 2015). «Jorge Ubico, el excéntrico “señor 25″»Prensa Libre. Archivado desde el original el 9 de junio de 2015.
  5. Chávez, Carlos (25 de enero de 2009). «La cara alemana de Guatemala»La Prensa Gráfica (San Salvador). Archivado desde el original el 30 de junio de 2015
  6. Prensa Libre (7 de noviembre de 2007). «Fascismo en Guatemala»Prensa Libre (Guatemala). Archivado desde el original el 22 de enero de 2015.