15 de enero de 1922: Guatemala se retira del Pacto de Unión Centroamericana

Luego del golpe de estado del 6 de diciembre de 1921, patrocinado por la United Fruit Company, los liberales cabreristas recuperaron del poder y se salieron del pacto centroamericano firmado por Carlos Herrera.

15enero1922
Edificios de la United Fruit Company en Izabal. A la izquierda: la residencia del gerente, al centro (arriba): la residencia de uno de los superintendentes; a la derecha: residencia de un superintendente agrícola. Todos ellos eran estadounidenses. En el recuadro (centro, abajo): el general José María Orellana, en su época de Jefe del Estado Mayor del licenciado Manuel Estrada Cabrera. Imágenes tomadas del Libro Azul de Guatemala.

Debido al golpe de estado del 5 de diciembre de 1921, perpetrado contra el gobierno de Carlos Herrera, el resto de países centroamericanos tomó animadversión hacia Guatemala, dado que entendieron que el país estaba retornardo al sistema dictatorial que había utilizado el licenciado Manuel Estrada Cabrera.  Por esta razón, no atendieron a los delegados del gobierno de facto de Orellana, obligando a la Asamblea Legislativa a retirarse del Pacto de Unión que se había firmado el 19 de enero de 1921 en San José, Costa Rica.

Este fue el primer decreto emitido por la Asamblea convocada por el gobierno de facto del general José María Orellana, y que fue prácticamente la misma que había sido disuelta por Herrera en 1920, cuando se convocó a una Asamblea Constituyente que redactara una constitución federalista.  Esta Asamblea constituyente, a su vez, fue sustituida por una Asamblea de Estado cuando Guatemala firmó el Pacto de Unión Centroamericana en 1921.  Por ello, tras el golpe de estado, la Asamblea Legislativa retomó el número en donde la Asamblea de 1921 se había quedado y que fue emitido el 30 de septiembre de 1920.1

El decreto 1162, emitido el 15 de enero de 1922, es el siguiente:2

Decreto número 1162

La Asamblea Legislativa de la República de Guatemala,

Considerando: que como consecuencia del movimiento popular realizado en el país el 5 de diciembre de 1921 para restablecer el orden Constitucional interrumpido por la disolución de esta Asamblea, acordada el 30 de septiembre de 1920 contra la prescripción expresa del artículo 99 de la Carta Fundamental de la República, este Alto Cuerpo fue convocado a sesiones extraordinarias, entre otros objetos, para conocer de los arreglos llevados a cabo para la Unión de los Estados de Guatemala, El Salvador y Honduras.a

Considerando: que como uno de los primeros actos la Asamblea emitió el Decreto N° 13, segunda serie, por el cual ratificó el Pacto de Unión suscrito en San José de Costa Rica el 19 de enero de 1921 y revalidó la elección hecha en los Diputados que concurrieron a formular la Constitución Federal, demostrando de esta manera su sincero deseo de llevar adelante la Unión de Centro-América;

Que con el mismo patriótico y elevado propósito, emitió el Decreto N°. 15, segunda serie, por el cual se designaba a la persona que debía desempeñar el cargo de Delegado por Guatemala al Congreso Federal Provisional, en sustitución de la persona que ilegalmente venía desempeñando el cargo.

Que no obstante no ser aceptables las elecciones de Diputados Federales practicadas el 30 de octubre en adleante contra el tenor expreso del artículo 203 de la Constitución Federal, la Asamblea, animada por el ferviente deseo de cooperar a la organización de los Poderes Federales y de reparar la omisión en que incurrió el anterior Gobierno de Guatemala, dejando sin oportuno cumplimiento lo dispuesto por la Constitución acerca del nombramiento de Senadores, procedió a nombrarlos, emitiendo al efecto el Decreto número 22, segunda serie;2

Considerando: que no obstante todas esas manifestaciones de sincero y leal centroamericanismo y de las declaraciones amplias y categóricas del Poder Ejecutivo acerca de su firme propósito de seguir desarrollando el Plan de Unión de Centro-América, propósito ratificado por el Partido Liberal Federalista, consecuente con su programa que responde a las aspriaciones de la gran mayoría del Pueblo guatemalteco, el Consejo Federal Provisional, ha manifestado una actitud de ofensiva reserva hacia Guatemala con motivo del movimiento constitucionalista reivindicador de sus derechos y libertades, negándose a dar respuesta a las comunicaciones de la Asamblea y del Ejecutivo y burlando las atribuciones jurisdiccionales de los Poderes establecidos, infiriendo en cada oportunidad, una nueva ofensa a la dignidad de la Nación;3, Nota b

Considerando: que como corolario de su injustificada hostilidad hacia Guatemala, el Consejo Federal Provisional ha meitido el Decreto N°. 12 de 9 de enero en curso, por el cual extralimitándose en sus facultades, interviene en asuntos internos, privativos del Estado de Guatemala, desconoce la legalidad de la Asamblea Legislativa legítima y repudia a los Senadores electos por este  Cuerpo,3, Nota c

Considerando: que en la parte resolutiva de dicho decreto, el Consejo Federal Provisional, pretende que la Asamblea Legislativa que funcionaba ilegalmente antes del seis de diciembre próximo pasado, proceda a la elección de Senadores, acto que entraña una imposición y un atentado que, de llevarse a sus últimas consecuencia, daría margen a profundas alteraciones de la paz y del orden, violando los principios fundamentales de fraternidad y concordia sobre que descansa la aspiración de los pueblos de la Unión,3, Nota d

Considerando: que a pesar de los esfuerzos reiterados de los Poderes Públicos de Guatemala y de su sinceridad y buena fe, demostradas plenamente al aceptar, sin modificación alguna, los convenios de Unión de los tres Estados, el Consejo Federal Provisional ha demostrado el decidido propósito de separar a Guatemala de la Unión, exlcuyendo a su pueblo y a su Gobierno, no obstante los sacrificios materiales y morales que éstos se han impuesto, y obligándolos por su propia dignidad y para salvar los altos y sagrados intereses nacionales, a buscar dentro de su Constitución, como entidad independiente, los medios necesarios para asegurar la paz interior, la estabilidad de sus instituciones y la realización del ideal centroamericano que confían ha de conseguirse sobre las bases que establece nuestra Ley Fundamental, con el concurso de los cinco Estados y la simpatía de nuestros hermanos del Continente y de los demás pueblos civilizados de la tierra.3, Nota e

Por tanto, decreta:

Artículo 1°. Cesan en sus efectos los decretos número 1088, 1093, 1122, 1129 y 1130 y el Decreto número 13, segunda serie, que ratificó los anteriormente enunciados, por los cuales se aprobó el Pacto de Unión suscrito en San José de Costa Rica el 19 de enero de 1921 y se nombrado Diputados a la Asamblea Federal Constituyente, así como los números 15 y 22, segunda serie, relativos a los nombramientos de Delegados al Consejo Provisional y Senadores a la Cámara Federal; y en consecuencia, Guatemala reasume la plenitud de su Soberanía, de conformidad con la Constitución de la República, decretada el 11 de diciembre de 1897 y sus reformas vigentes en el año de 1920.4

Artículo 2°. Se excita al Poder Ejecutivo para que haga las gestiones necesarias a fin de realizar la Unión sobre las bases que fija el artículo 2°. de la Constitución de Guatemala y con el concurso de los cinco Estados de Centro-América.

Pase al Ejecutivo para su publicación y cumplimiento.

Dado en el Salón de Sesiones de la Asamblea Legislativa, en Guatemala el quince de enero de mil novecientos veintidós.

        • J. A. Mandujano, presidenteNota f
        • Adrián Recinos, secretarioNota g
        • León de León Flores, secretarioNota h
        • Ricardo C. Castañeda, secretarioNota i

Palacio del Poder Ejecutivo: Guatemala, quince de enero de mil novecientos veintidós.  

        • Cúmplase.
        • J. M. OrellanaNota j
        • El Secretario de Estado en el Despacho de Fomento, Alberto MencosNotak
        • El Secretario de Estado en el Despacho de Hacienda y Crédito Público, R. Felipe SolaresNota l
        • El Secretario de Estado en el Despacho de Instrucción Pública, M. Y. Arriola
        • El Secretario de Estado en el Despacho de Agricultura, David Pivaral B.
        • El Secretario de Estado en el Despacho de la Guerra, Jorge UbicoNota m
        • El Secretario de Estado en el Despacho de Gobernación y Justicia, B. Alvarado T.
        • El Subsecretario de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores, encargado de la Cartera, Rob. Löwenthal4

NOTAS:

  • a. No hubo tal movimiento popular.  Se trató de un golpe de estado militar patrocionado por la United Fruit Company (UFCO).  Con respecto a la Carta Fundamental, la misma fue derogada luego de la caída del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera, para limitar el poder del ejecutivo.
  • b. El “movimiento constitucionalista reivindicaor de los derechos y libertades” es el golpe de estado patrocinado por la UFCO, y la “ofensa a la dignidad de la Nación” es, en realidad, la ofensa a los criollos liberales cabreristas al ser ignorados por el Consejo Federal Provisional.
  • c. El Congreso Federal Provisional estaba en lo correcto: la Asamblea Legislativa en Guatemala era ilegítima porque había sido producto del retorno al poder de los cabreristas luego de un golpe de estado.
  • d. En otras palabras: el Congreso Federal Provisional reconocía la autoridad de la Asamblea del Estado que fue disuelta tras el golpe del 5 de diciembre.  Dicha Asamblea estaba conformada por varios criollos conservadores del Partido Unionista, rivales acérrimos de los criollos liberales.
  • e. En realidad, a la UFCO no le convenía una nación centroamericana fuerte que pudiera oponerse a su poder político y económico.  Y es que para la empresa transnacional, era muy fácil poner y quitar gobiernos en las pequeñas y débiles naciones independientes cuando éstos no se plegaran a sus demandas, como acababa de ocurrir en Guatemala.
  • f.José Antonio Mandujano fue abogado y notario público del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.  También fue juez de la Corte Suprema de San Marcos, Magistrado de la Corte de Apelaciones, Jefe Político del departamento de Guatemala, y Ministro de Instrucción Pública durante ese período.5
  • g. Adrián Recinos fue diputado a la Asamblea y secretario de la misma durante el gobierno de Estrada Cabrera. De hecho, era secretario de la Asamblea cuando esta traicionó a Estrada Cabrera y lo declaró mentalmente incapacitado para gobernar el 8 de abril de 1920.6
  • h. León de León Flores fue diputado a la Asamblea durante el gobierno de Estrada Cabrera, y también fue Juez de Primera Instancia y Magistrado de la Corte de Apelaciones.7 También era secretario de la Asamblea cuando ésta traicionó a Estrada Cabrera el 8 de abril de 1920. Aunque no firmó el acta donde declaraban mentalmente incapaz al presidente, sí retornó a sus funciones como secretario después de esa reunión.6
  • i. Ricardo Castañeda también era secretario de la Asamblea cuando ésta traicionó a Estrada Cabrera el 8 de abril de 1920. Al igual que Recinos, aunque no firmó el acta donde declaraban mentalmente incapaz al presidente, sí retornó a sus funciones como secretario después de esa reunión.6
  • j. El general José María Orellana fue Jefe Político de Sacatepéquez y Alta Verapaz, Director del Instituto Nacional Central para Varones y Jefe del Estado mayor de Estrada Cabrera, además de haber desempeñado varias comisiones para éste.8
  • k. Alberto Mencos era abogado y notario y había sido diputado a la Asamblea Legislativa y Magistrado de la Corte de Justicia durante el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.9 Fue uno de los firmantes del acta en donde separaron al presidente del cargo el 8 de abril de 1920.6
  • l. R. Felipe Solares era socio propietario de Unión Farmacéutica Lanquetín, empresa muy reconocida durante el gobierno cabrerista.10
  • m. El general Jorge Ubico era hijo de Arturo Ubico Urruela, quien fue el presidente de la Asamblea Legislativa durante todo el gobierno del licenciado Estrada Cabrera, además fue Jefe Político de Alta Verapaz en 1907 y de Retalhuleu de 1912 en 1914, ya en su calidad de Coronel de Estado Mayor.11

BIBLIOGRAFIA:

  1. Méndez, Rosendo P. (1926) Recopilación de la Leyes de la República de Guatemala, 1921-1922. XL. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 144.
  2. Ibid., p. 177.
  3. Ibid., p. 178.
  4. Ibid., p. 179.
  5. Soto Hall, Máximo (1915). El Libro Azul de Guatemala. Bascom Jones, J. y Scoullar, William T., eds. Guatemala. p. 231
  6. Méndez, Rosendo P. (1926) Recopilación de la Leyes de la República de Guatemala, 1920-1921. XXXIX. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 4-5.
  7. Soto Hall, El Libro Azul de Guatemala, p. 357.
  8. Ibid., p. 202.
  9. Ibid., p. 173.
  10. Ibid., p. 213.
  11. Ibid., p. 298.