Menú Cerrar

6 de febrero de 1825: se instala el primer Congreso Federal

En la ciudad de la Nueva Guatemala de la Asunción se instala el primer Congreso de la República Federal de Centro América.

6febrero1825
Grabado al lápiz de la Ciudad de Guatemala en el siglo XIX. En el recuadro: el doctor Mariano Gálvez, presidente del primer Congreso Federal. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Provincias Unidas del Centro de América:

Véase también: Primer Imperio Mexicano, Provincias Unidas del Centro de América

Tras la desastrosa anexión a México, Centroamérica proclamó su independencia de cualquier potencia extranjera el 1 de julio de 1823, mismo día en que se constituyó en las Provincias Unidas del Centro de América. Luego, el 6 de septiembre de 1824 convocó al primer Congreso Federal, el cual se reunió el 6 de febrero de 1825 en un edificio abarrotado por curiosos que querían saber más de lo que eran las garantías, el sufragio y, sobre todo, la libertad de que tanto hablaban los oradores y los periódicos de la época.1

Se instala el primer Congreso Federal:

Véase también: Mariano Gálvez

La presidencia de aquel primer Congreso recayó en el doctor Mariano Gálvez, célebre político guatemalteco que fuera protagonista de los primeros 20 anos de vida independiente de la región. En una época en que todavía todo era armonía entre los criollos centroamericanos, entre los secretarios de aquel Congreso estuvo el salvadoreño Doroteo Vasconcelos, quien veinticino anos más tarde intentaría invadir a Guatemala para expulsar a los conservadores.2

Al momento de iniciar la sesión, Gálvez pronunció la frase «el Congreso Federal de la República se halla legítimamente constituido e instalado» a la que los presentes respondieron con grandes aplausos y gritos de «viva la patria«, viva la libertad» y «vivan los diputados«. Luego, algunos diputados solicitaron una colecta para agradecer a las tropas que prestaban sus servicios a la nación, tras lo cual todos se preparaban para abandonar el salón de sesiones, cuando llegó un oficio de parte del Gobierno Federal.3

Notifican del triunfo definitivo del ejército de Sucre:

Aquel oficio había llegado desde América del Sur hasta el puerto de Acajutlan en El Salvador, desde donde fue enviado a Sonsonate y desde allí fue enviado a la capital por correo expreso. José Francisco Córdova, uno de los secretarios del Congreso Federal, leyó la siguiente nota:4

Lima, diciembre 18 de 1824.

El ejército libertador, al mando del general Sucre, ha derrotado completamente el ejército espanol, el 9 del presente mes en los campos de Guamanguilla. El general La Cerna que lo mandaba, ha sido herido y se halla prisionero con los generales de Calandras Valdés, Carratalá y demás jefes, oficiales y tropa. Por consiguiente, todos los bagajes del enemigo, su armento y pertrechos, se hallan también en nuestro poder. El teniente coronel Medina, ayudante de S. E., El Libertador, conducía los partes oficiales de la acción, y es de lamentar la desgracia que tuvo de ser asesinado en Guando, por los rebeldes de aquel pueblo. Más todas las autoridades de los lugares inmediatos al sitio de la batalla, avisan oficialmente el triunfo de nuestras armas, anadiendo que el general Canderac, que quedó mandando el campo, después de haber sido herido el general La Cerna, capituló con el general Sucre, estipulando expresamente que la fortaleza del Callao se entregará al ejército libertador.4

Aquella nota significaba que América había conseguido finalmente su independencia definitiva de España, por lo que cuando Córdova terminó de leerla, el público presente olvidó la compostura y ovacionaron al ejército de Sucre y de Bolívar.4

Se reinician las rencillas entre criollos:

Véase también: Guerra Civil Centroamericana

Pero cuando la euforia pasó, empezaron los problemas. Al Congreso recién instalado le correspondía sancionar la Constitución Federal que le había remitido la Asamblea Nacional Constituyente, pero dentro del Congreso surgieron dos partidos. Por un lado, estaban los que favorecían un sistema centralista y dilataban la aprobación de la Constitución Federal, a pesar de que ésta ya estaba aceptada y jurada por los Estados y algunos hasta ya habían promulgado sus Constituciones políticas. Por el otro, estaba el grupo federalista que insistía en que Centro América tenía que ser una federación. Finalmente, los centralistas votaron la aprobación de la Constitución Federal porque una Comisión Especial del Congreso, integrada por cinco miembros, uno por cada Estado les explicó que de no sancionarse la Constitución se discutiría y votaría en el Congreso Legislativo, esta vez con el Senado, que estaba conformados únicamente por federalistas.5

Las rencillas que empezaron desde la aprobación de la Constitución se fueron acentuando entre los criollos aristócratas y los criollos liberales, al punto que apenas año y medio después, el 5 de septiembre de 1826, se producía el intento de golpe de estado contra el presidente Manuel José Arce, quien en represalia hizo prisioner al jefe de Estado de Guatemala, el liberal Juan Barrundia, lo que desencadenó la Guerra Civil Centroamericana e inició un período convulso y violento para este Estado que se prolongó hasta 1851.6


Bibliografía:

  1. Hernández de León, Federico (1963) [1925]. El Libro de las Efemérides; capítulos de la Historia de la América Central. V. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 212.
  2. Ibid., p. 213.
  3. Ibid., p. 214.
  4. Ibid., p. 215.
  5. Chamorro, Pedro Joaquín (1951) Historia de la Federación de la América Central, 1823-1840. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica. p. 97.
  6. Mencos Franco, Agustín (1893). Rasgos biográficos de Francisco Morazán: apuntes para la historia de Centro América. Guatemala: Tipografía El Comercio. pp. 32-35.

Subir