11 de febrero de 1934: disponen que la «Monja Blanca» sea la flor nacional

Por recomendación de la Sra. Leticia M. Southerland, presidenta del prestigioso Miami Beach Garden Club, el general Jorge Ubico declara a la Monja Blanca como flor nacional de Guatemala.

11febrero1934
La Lycaste skinneri alba, conocida como «Monja Blanca», declarada flor Nacional de Guatemala el 11 de febrero de 1934. Imagen tomada de Wikimedia Commons. En el recuadro: la señora Leticia M. Southerland, presidenta del prestiogoso Miami Beach Garden Club, quien recomendó a Ubico que declara a la orquídea como flor nacional. Imagen tomada de «The Viceroyalti of Miami: Colonial Nostalgia and the Making of an Imperior City«.

A principios del siglo XX, la alta sociedad estadounidense que se mudaba a la ciudad de Miami en el estado de Florida, durante el invierno era llamada «el Comité de los 100», y se reunía en varios grupos sociales que tuvieron mucho que ver en promover a la ciudad y que ésta se convirtiera en el centro comercial más importante del continente americano.  Uno de esos grupos era el Miami Beach Garden Club, cuya presidente, la señora Leticia M. Sutherland, organizó varias expediciones a América Latina en busca de finos especímenes de orquídeas para mostar en el Show Anual de Flores Tropicales durante los años 30.1

A principio de la década de 1930, la alta sociedad decoraba sus residencias con palmeras, orquídeas y bouganvileas, todas plantas tropicales de América Latina, y el Show de Flores Tropicales organizado por la señora Southerland era el evento principal de la temporada invernal.2 Este evento mostraba orquídeas y otras flores tropical que eran llevadas desde todos los países de América Latina,  ya viajaba por la región estableciendo contactos con los gobernantes y creando interés internacional por el evento.  La señora Southerland era esposa del juez J. Julien Southerland de Miami Beach, quien junto con sus colaboradores llamaba aquellos viajes de su esposa la «diplomacia de las flores«.3

El trabajo de la Sociedad era cada vez más recocido en los círculos gubernamentales, científicos e industrial del continente, y se vió beneficiado por la diplomacia del «Buen Vecino» que inició el gobierno de los Estados Unidos.  De hecho, incluso el Secretario de Agricultura, Arthur M. Hyde, dejaba sin efecto la prohibición de importar flores cada año para que la Sra. Southerland pudiera hacer traer las orquídeas para su evento.4

Por ello, cuando la Sra. Southerland envió una diplomática carga al presidente de Guatemala, el general Jorge Ubico, agradeciéndole por haber enviado ejemplares de la «Monja Blanca» para la exhición y recomendándole que la decretara como «Flor Nacional» porque Guatemala carecía de una, el presidente Ubico rápidamente  emitió el siguiente decreto:5

Casa del Gobierno: Guatemala, 11 de febrero de 1934.

El Presidente de la República,

Considerando: que es digna de tomarse en consideración, la iniciativa que doña Leticia M. Southerland, Presidente de la Exposición Internacional de Flores, en Miami Beach, Florida, Estados Unidos de América, ha enviado a la Secretaría de Agricultura para que se designe entre los ejemplares de flores que hay en el país, una con la denominación de «flor nacional»;

Considernado: que según la opinión de peritos en la materia, la flor que por su rareza y hermosura, se hace merecedora de dicha designación, es la conocida «Monja Blanca» (Lycaste Skinnery Alba), que se da en los bosque de la región de Verapaz;

Acuerda: que el cita ejemplar de «Monja Blanca» (Lycaste Skinnery Alba), se tenga como representativo de la flor nacional, haciéndosele saber esta disposición a la señora Southerland.

Comuníquese.

        • Ubico.
        • El Secretario de Estado en el Despacho de Agricultura, Guillermo Cruz.5

BIBLIOGRAFIA:

  1. Babb, John K. The Viceroyalty of Miami: Colonial Nostalgia and the Making of an Imperial City. (en inglés) Florida International University. p. 8.
  2. Ibid., p. 56.
  3. Ibid., p. 94.
  4. Ibid., p. 95.
  5. Méndez, Rosendo P. (1936)  Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1933-1934. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 655.