25 de febrero de 1842: José Venancio López es nombrado presidente del Estado

El licenciado José Venancio López, regente de la Suprema Corte de Justicia y Consejero de Estado es nombrado presidente del Estado en sustitución de Mariano Rivera Paz.

25febrero1842
El templo de Santo Domingo en 1875 en una fotografía de Eadweard Muybridge. En el recuadro: el licenciado José Venancio López. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

En los primeros tiempos de la vida de la República Federal de Centro América y del Estado de Guatemala, los gobernantes no se aprovechaban del presupuesto de la nación.  Por ejemplo, el presidente federal Manuel José Arce y Fagoaga fue obligado a renunciar en 18281 y en 1829 todos sus bienes fueron embargados por Francisco Morazán, quien además lo expulsó del territorio centroamericano junto con los líderes aristócratas.2 Arce intentó regresar al poder, pero no lo consiguió y cuando murió en su natal El Salvador en 1847, estaba prácticamente en la miseria.3

Otro ejemplo se dió cuando el mariscal Vicente Cerna fue derrocado por la Revolución Liberal el 30 de junio de 1871.  Cerna salió huyendo para El Salvador con veinte reales prestados y cuando regresó al país el 2 de julio de 1877, el gobierno de Barrios tuvo que emitir este breve acuerdo para que Cerna no se muriera de hambre en sus últimos días: «habiendo ingresado a esta ciudad el general de división don Vicente Cerna, será alta, de orden del señor general presidente, en el presupuesto respectivo.»3

Incluso hubo casos, como el de  Bernardino Lemus, que no aceptó la presidencia del Estado de Guatemala en 1841, porque el sueldo de dos mil quinientos pesos anuales era muy bajo y no le servía para cubrir sus gastos.  Ante esta situación, el presidente del Estado, Mariano Rivera Paz, tuvo que continuar en el puesto, soportante la presión que tenía del general en Jefe del Ejército, Rafael Carrera.4  Sin embargo, cuando Carrera, quien también era Consejero de Estado, tuvo una fuerte discusión con el Ministro de Gobernación, presbítero Jorge de Viteri y Ungo en la que ninguno de los dos dió su brazo a torcer, Rivera Paz presentó su renuncia el 14 diciembre de 1841.4

En lugar de Rivera Paz debería haberse quedado Carrera, pero éste se encerró en su casa y no quiso saber nada del asunto, por lo que tomó el poder interinamente el licenciado José Venancio López, Regente de la Suprema Corte de Justicia y otro de los Consejeros de Estado.  El 14 de febrero de 1842 se reunió la Asamblea Constituyente para deliberar sobre el asunto, y el 25 de ese mismo mes acordaron lo siguiente:5

La Asamblea Constituyente del Estado de Guatemala: habiendo tomada en consideración, que admitida la renuncia que de la Presidencia del Estado, hizo el señor don Mariano Rivera Paz, debía proceder a elegir a la persona que debía entar al ejercicio del S.P.E. y habiéndolo verificado por aclamación, ha decretado: se nombra Presidente del Estado al señor licenciado José Venancio López, Regente de la Suprema Corte de Justicia.

Pase al Gobierno para su publicación y cumplimiento.

Dado en el salón de sesiones: Guatemala a 25 de febrero de 1842.

        • Alejandro Marure, presidente
        • A. Andreu, secretario
        • Marcos Dardón, secretario5

Por aquel entonces, López tenía aproximadamente cincuenta años de edad y era una persona huraña y austera a quien no se le había conocido ni un sólo amorío, ya que estaba completamente entregado a su profesión de abogado.  Además era de complexión endeble y enfermiza, lo que lo dejó en una posición sumamente delicada para gobernar, y eso sin contar que tenía que vérseles con Carrera y la familia Aycinena.5

Su gobierno, como era de esperarse, no duró mucho.  Carrera le exigía que le pagaran a sus soldados todos los sueldos atrasados, y el gobierno no tenía cómo cubrir los cuarentamil pesos exigidos.  Finalmente, cuando falleció el maestrescuela de la Catedra, Bernardo Martínez, dejó tal cantidad de bienes que el licenciado López dictó un acuerdo en que se mandaba tomar, como préstamo, los bienes de Martínez, y que se vendieran en subasta para cubrir el presupuesto de las fuerzas armadas.  La situación se complicó cuando los deudos de Martínez reclamaron sobre la herencia, pues para entonces, ya Carrera había subastado todo y le había pagado a sus soldados.  El licenciado López no quiso tener que vercon el asunto y renunció a puesto, devolviéndose a Rivera Paz el 13 de mayo de ese mismo año.6

Ya cuando llegó el general J. Rufino Barrios a la presidencia en 1873 la situación cambió dramáticamente, ya que el gobernante liberal tenía una férrea voluntad y se imponía en todo, por lo que no tuvo problema en utilizar los fondos públicos como si fueran de su propiedad7 y amasar una inmensa fortuna8 gracias a los contratos que otorgó a varias compañías, a las leyes agrarias9 y laborales10 que él mismo instituyó y que le permitieron producir con mano de obra indígena prácticamente gratuita8, además de a una serie de prebendas adicionales que tenía.11


BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América CentralII. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. p. 310.
  2. La Antorcha Centro-Americana (11 de septiembre de 1829).  Guatemala, septiembre 10. En: La Antorcha Centro-Americana. (7)  Guatemala: Imprenta Nueva. p. 28.
  3. Hernández de León, Federico (1963) [1926]. El Libro de las Efemérides, Capítulos de la Historia de la América Central V. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 323.
  4. Ibid, p. 324.
  5. Ibid, p. 325.
  6. Ibid, p. 326.
  7. Lainfiesta, Francisco (1975) [1886]. Apuntamientos para la Historia de Guatemala; Período de 20 años corridos del 14 de abril de 1865 al 6 de abril de 1885. Guatemala: Pineda e Ibarra. pp. 226,227.
  8. Tipografía El Renacimiento (3 de agosto de 1885). Memoria de las riquezas de la mortual del Señor General expresidente Don Justo Rufino Barrios, en su relación con los intereses de la Hacienda pública (2.ª edición aumentada). Guatemala: Tipografía de “El Renacimiento”. p. 3.
  9. Gobierno de Guatemala (1881). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1877-1881 II. Guatemala: Tipografía El Progreso. pp. 69-73.
  10. Gobierno de Guatemala (1881). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1871-1876 I. Guatemala: Tipografía El Progreso. pp. 304-306.
  11. Batres Jáuregui, Antonio (1944). La América Central Ante la Historia. 1821-1921. III. Guatemala. Tipografía Nacional. p. 413.