8 de marzo de 1955: decretan que la Ceiba Pentandra sea el Árbol Nacional

El presidente Carlos Castillo Armas decreta que la ceiba Pentranda sea tenida como el Arbol Nacional de Guatemala.

8marzo1955
La ceiba de Palín aproximadamente en 1900 en una fotografía de Juan José de Jesús Yas. En el recuadro: una ceiba a la orilla de una carretera en Guatemala (obsérvese su tamaño comparado con el de los vehículos). Fotografía de Aprende Guatemala.

El 8 de marzo de 1955 el teniente coronel Carlos Castillo Armas, —quien había quedado como Presidente de la República tras la disolución de la Junta de Gobierno el 1 de septiembre de 19541— decidió establecer que la ceiba pentandra se tuviera como Árbol Nacional por medio del siguiente decreto:2

Palacio Nacional: Guatemala, 8 de marzo de 1955.

Considerando: que es aceptable la iniciativa presentada por el botánico guatemalteco Ulises Rojas, sobre que, entre las especies forestales que hay en el país, se designe una de ellas como «Árbol Nacional», y que tal denominación recaiga en la ceiba, científicamente clasificada con el nombre de ceiba (Pentandra) (L.) Gaertn;

Considerando: que, según se desprende de la tradición indígena del país, la ceiba tenía especial importancia, pues desde tiempos precolombinos bajo su follaje acostumbraban los nativos celebrar sus ritos, considerándola árbol sagrado, y en el transcurso de los siglos no sólo se encuentra en las selvas, sino también sigue figurando en las plazas públicas y otros paseos, siendo del aprecio general;

Por tanto, el Presidente de la República, acuerda:

Que la ceiba (Pentandra) se tenga como exponente del Árbol Nacional, debiendo dignificársele en la celebración anual del Día del Árbol.

Comuníquese,

        • Castillo Armas
        • El Ministro de Agricultura, Lázaro Chacón Pazos
        • El Ministro de Gobernación, Guillermo Vides Castañeda2

BIBLIOGRAFIA:

  1. Azurdia Alfaro, Roberto (1960). Recopilación de la Leyes de la República de Guatemala, 1954-1955. LXXIII. Guatemala: Tipografía Nacional. p. LXXV
  2. Ibid., p. 573.