12 de mayo de 1605: informan al rey del descubrimiento del puerto de Santo Tomás

Los encomenderos guatemaltecos piden al rey de España mejores condiciones para sus encomiendas y le informan del descubrimiento del puerto de la bahía de Amatique.

Playa de la bahía de Amatique. En el recuadro: el rey Felipe III de España, a quien los encomenderos guatemaltecos enviaron la noticia del descubrimiento del puerto de Santo Tomás. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Reproducimos a continuación la comunicación oficial que hizo el Cabilo de la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala al rey Felipe III de España, luego del descubrimiento del puerto de Santo Tomás de Castilla en la bahía de Amatique, ya que en dicha comunicación aprovecharon para quejarse de las condiciones en que se encontraban las encomiendas del Reino de Guatemala:

Señor: en todas las ocasiones que se ofrecen, damos cuenta a V.M. de lo que conviene a su real servicio, conservación y aumento destas provincias, las cuales están con mucha necesidad por no tener minas, y el dinero que a ellas viene ser del Perú y Nueva España, para sacar la tinta añil y cacao, como por las bajas que se hacen en las tasaciones que hacen de las encomiendas, no guardando en las tasas la orden que V.M. tiene dada por sus reales cédulas, introduciendo por fines particulares un capítulo once, que se ordenó en esta Real Audiencia en perjuicio de los reales tributos y de los particulares y daño de los naturales, porque gastan el tiempo en pleitos y venir a esta Audiencia, lo cual se evita con guardar lo que V.M. tiene ordenado y mandado por sus reales cédulas.1

En el proveer de las encomiendas, se ha introducido repartir la encomienda que poseía un vecino entre muchos, que en gran daño y menoscabo de la nobleza y población desta Ciudad y provincia.  Porque con lo poco que se da ahora a un encomendero no se puede sustentar, ni cumplir con las obligaciones que tiene; y aunque se aumentan encomenderos, se aumenta mucha necesidad y pobreza de ello. Lo cual cesaría, y esta ciudad recibiría mucha merced, en que V.M. se sirva mandar que las encomiendas se provean, como se solían encomendar en las personas beneméritas y que lo merecen, sin desembarcarse.Nota a Porque desto resultaría aumentarse la nobleza y población desta Ciudad y provincia, y excusar a los naturales della las vejaciones y molestias que reciben, por tener un pueblo muchos encomenderos, que la experiencia desde daño se ve en el tiempo que ha que se reparten las encomiendas entre muchos encomenderos.Nota b Demas quel Presidente da la propiedad a uno de la encomienda, para que por muerte le herede al otro encomendero, y así es daño para los demás beneméritos, que desean hayan vacantes para entrar en ellas. Porque esperan que pasen dos vidas para pedir las encomiendas, y heredando a quien se da la propiedad de las encomiendas, si Dios le da vida o es mozo hereda a todos los demás, y viene a quedar con mucha renta, y otros están pobres aguardando vacantes.Nota c

El corregimiento del Valle, se va introduciendo de manera que ya se le ha dado traiga vara desde Ciudad, y va adquiriendo la jurisdicción que los alcaldes ordinarios tienen en ella. Y es ansí que reciben agravio en encuentros de jurisdicción y visitas, aunque V.M. tiene libradas cédulas para que no haya Corregidor del Valle y que se quite, y que los alcaldes ordinarios hagan el oficio de Corregidor y repartidor, con que se excusarán los inconvenientes que hay, y de que V.M. le dé de su real caja trescientos y cincuenta pesos de minas de salario, y las vejaciones de indios por acudir al llamado del Corregidor, y de los alcaldes, y todo se remediaría con que V.M. mandáse se cumpla su real cédula sobre este caso.2

Por otra tiene suplicado esta Ciudad a V.M., atento a tener pocos propios, de que por otros diez años prorrogáse la merced de la mitad de las encomiendas, que se encomendaren del primer año en los diez años; y de lo que valió la merded de los diez años pasados, tiene enviada esta ciudad razón, y en que ha gastado lo demás para que V.M. lo vea. Y de lo que le había quedado sirvió a V.M. con enviar su alcalde ordinario Don Estevan de Alvarado al puerto nuevo de Amatique, donde estuvo nueve meses; y mediante su solicitud y gastos se consiguió la entrada deste puerto, al cual se va por tierra desde Ciudad, y las recuas han comenzado a entrar en él.  Y pues la puesta y ayuda que pudo dijo esta Ciudad, suplica a V.M. se sirva de declarar le compete la jurisdicción, como la tenía en el Golfo dulce; pues con el nuevo camino se evitará el acudir de los barcos al Golfo, y los mantenimientos han de salir de sta Ciudad en las recuas para el puerto nuevo, que de todo hará avisor informará a V.M. el Presidente desta real audiencia.3

El año pasado dimos cuenta a V.M. del gobierno y buen proceder del Doctor Alonso Criado de Castilla, presidente de V.M. en esta real Audiencia y del principio que había dado al descubrimiento del nuevo puerto de Amatique, en el cual ha puesto tanta diligencia y cuidado, que ha pasado a él la población que había en Puerto de Caballos, y los navíos que este año vinieron a esta provincia, entraron en el nuevo puerto, donde han recibido la carga.  Y desde la dicha población a esta ciudad hizo así mismo abrir camino por tierra, muy bueno para llevar y traer las mercaderías, con que cesaran las dificultades y gran trabajo, que había en llevarlas por el golfo a Puerto de Caballos, de que se espera resultará muy gran bien a estas provincias, siendo V.M. servido de favorecer negocio de tanta importancia a su real servicio, y que ha muchos años que procura y desea.  Y con buenos sucesos se junta otro de no menos consideración, que es la reducción de los indios tequeguas, comarcanos al dicho puerto, donde están reducidos poblados.  Hase conseguido todo esto con los buenos medios, cuidado y solicitud, que para las muchas dificultades que se han ofrecido en ello, ha puesto el Presidente desta real Audiencia, el cual dará larga cuenta y relación con los recaudos que de los hecho envía a V.M., a quien suplicamos que teniendo consideración a sus buenas partes méritos y servicios, y al que esto ha hecho a V.M., se tenga dél por muy bien servido, que la merced que V.M. le hiciere la merece muy bien, y la recibirá esta ciudad por muy grande.4

Guarde nuestro Señor a V.M. muchos y felices años, como esta ciudad desea. De Guatemala de los Caballeros y de Mayo 12 de 1605 años.4


NOTAS: 

  • a: las encomiendas consistían en grandes terrenos que le eran otorgados a un conquistador o a sus descendientes, junto con un número determinado de indígenas, que le eran «encomendados» para que los cuidara.  En la práctica, la explotacióm de los indígenas era considerable.
  • b: en otras palabras, los indígenas tenían que trabajar para varios encomenderos prácticamente como esclavos.
  • c: los criollos se quejan aquí de su pobreza por tener pocoas posibilidades de obtener una encomienda.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1963) [1925]. El libro de las Efemérides: capítulos de la Historia de la América Central. VI. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 268.
  2. Ibid., p. 269.
  3. Ibid., p. 270.
  4. Ibid., p. 271.

Subir