20 de mayo de 1879: muere Marcelo Molina

Fachada de la catedral colonial de la ciudad de Quetzaltenango, destruida por el terremoto de San Perfecto y la erupción del volcán Santa María en 1902. En el recuadro: el jefe de Estado de Los Altos, Marcelo Molina. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

En la historia del efímero Estado de Los Altos hay dos nombres que se distinguen sobre los demás: el del general Agustín Guzmán, quien fuera vice-Jefe de Estado y comandante general de armas, y el del licenciado Marcelo Molina, quien fuera el Jefe de Estado de 1838 a 1840.  Ambos lucharon por la independencia de la región altense, y ambos se estrellaron contra un rival que les resultó imposible derrotar: el general Rafael Carrera.

Molina llegó a la jefatura de Estado el 28 de diciembre de 1838, cuando tenía 38 años de edad, y siendo bachiller en Filosfía y abogado de los Tribunales, ya había servido como juez en Quetzaltenango, Suchitepéquez y San Marcos, por lo que los criollos liberales altenses confiaron en su persona para dirigirlos.  El 2 de febrero de ese año la región se había separado de Guatemala, luego de la estrepitosa caída del régimen liberal del Dr. Mariano Gálvez a manos de las huestes de Mita dirigidas por el comandante campesino Rafael Carrera.1

Tras la separación de Los Altos, el Estado de Guatemala quedó reducido a los departamentos de Verapaz, Chiquimula, Guatemala y Escuintla, y con solamente el 25% de su capacidad productiva.2 El Estado de Guatemala estaba controlado a medias por Mariano Rivera Paz, y el presidente federal, general Francisco Morazán, tuvo que intervenir para reducir a las fuerzas de Carrera a la región de Mita, y luego sustituyó a Rivera Paz por el salvadoreño Carlos Salazar en la jefatura del Estado el 30 de enero de 1839.3

Sabiendo que la autoridad de Morazán se tambaleaba, a pesar de su triunfo en la batalla del Espíritu Santo sobre las fuerzas de Honduras y Nicaragua, Carrera perpetró un golpe de estado contra Salazar el 13 de abril de 1839, restituyendo a Rivera Paz y a sus asesores aristócratas y de inmediato empezó a pensar en recuperar el territorio del Estado de Los Altos, ya que este comprendía el 75% de la capacidad productiva de Guatemala y tenía la importante frontera con México, aparte de salida al mar en Champerico.4 A partir de ese momento, Guatemala intentó negociar con los altenses, enviando como comisionados a Luis Batres Juarros y a Manuel Piñol, a quienes recibió Molina con toda cortesía, pero sin doblegarse a sus peticiones.  Para entonces, el Estado de Los Altos tenía un serio problema: las revueltas indígenas en contra de la capitación, que era un impuesto individual abusivo que dejaba a los campesinos sin poder cubrir con sus necesidades básicas.  El 1 de octubre de 1839, tras una revuelta indígena en Santa Catarina Ixtahuacán, los indígenas acudieron a Carrera para quejarse de la masacre perpetrada en su contra por el ejército de Los Altos, y esta fue la chispa que desató la guerra entre ambos estados.5

A pesar de la habilidad militar de Agustín Guzmán, sus fuerzas fueron derrotadas por Carrera en Sololá, y él mismo fue desnudado, engrilletado, y colocado sobre una mula con una manta antes de entrarlo a la ciudad de Quetzaltenango como trofeo de guerra. Al saber esto, Molina no quiso huir y se dispuso a entregar la vida por sus ideales liberales.  He aquí cómo relató lo ocurrido:

Aproximándose a la capital del Estado [de Los Altos], se pidió por mi gobierno al comandante Carrera que admitiese comisionados y ajustase con ellos un convenio, en el cual no se le exigía otra cosa que el reconocimiento de la independencia, liberal y soberanía del Estado y las autoridades constituidas y la garantía de las vidas y propiedades.6

Los presos y presidiarios se escaparon de la cárcel, y apoderándose de las armas, amenazaron al vecindario; y no hallándose por conveniente aumentar la fuerza compuesta de los pocos vecinos que se habían reunido  para conservar el orden, a tiempo que se aproximaba la de Carrera, de acuerdo con la corporación municipal, le escribí significándole la situación de la capital exigía que apresurase sus marchas.7

Su entrada a Quetzaltenango la hizo el 29 de enero, conduciendo en triunfo al comandante general [Agustín Guzmán], atravesado en el aparejo de una mula, con dos pares de enormes grillos, y cubierto con una frazada de jerga, pues se l había despojado hasta del sombrero.  Veía y no creía esta conducta bárbara del agresor, porque no me había asegurado que venía guardando otra muy diferente; pero a pesar de esto, y de la manera incivil y desatenta con que recibió a los comisionados, a quienes ni aún ni audiencia dio, yo me decidí a permanecer en el puesto para que no se tomase por motivo de la destrucción del Estado [de Los Altos] el desaparecimiento del gobierno, y porque había ofrecido solemnemente en mis proclamas, perecer antes que abandonar la silla del gobierno en los momentos de peligro. 

En mi casa me encontró el ayudante de Carrera que fué a llamarme de su orden, y en cuya presencia, en la del párroco y en la de varios individuos que me acompañaron, temerosos del objeto de aquel llamamiento, me recibió en el cuartel de la plaza en medio de su tropa, y su saludo fue llamarme a gritos pícaro y orgulloso, diciéndome que: ¿por qué no me lo había presentado, teniéndome bajo la suela de su zapato?  Me amenazó enseguida de que me haría fusilar dentro de tres horas, y luego en ademán de llevarme a que viese al general Guzmán, a quien tenía con grillos e incomunicado en una de las piezas del cuartel, medijo que me iba a mandar conducir mancornado con él para fusilarnos juntos.  Me cubrió de todo género de injurias y amenzas manifestándome sumamente resentido de que no hubiese salido a encontrarlo, ni me lo hubiese presentado en el momento de su llegada, y concluyó despidiéndome.

En Guatemala, sin embargo, se publicó por la prensa que «yo libre ya del influjo de los facciosos, había salido a la cabeza de la municipalidad y vecindario a recibir al general Carrera».

Aunque éste había comenzado de hecho a gobernar mudando a los jefes políticos, el principal objeto de aquel indigno e inaudito tratamiento, era el de amedrentarme para que huyese.  Yo no dudaba que al fin sería sacrificado; pero mi sacrificio a la independencia del Estado, fue una resolución en que no titubeé en la prolongada ansiedad del peligro. Permanecí en mi puesto, y todavía el jefe [Mariano] Rivera Paz, para justificar la usurpación, dice en su referido mensaje: «Toda autoridad había desaparecido», y luego sin pudor añade a pocas líneas contradiciéndose torpemente: «El encargado del gobierno había quedado solo».8

Carrera le perdonó la vida a Molina quien salió al exilio a México junto su familia, en donde junto con el ex-jefe de Estado de Guatemala Mariano Gálvez abrieron un prestigioso bufete de abogados.8

Cuando ya Carrera era presidente vitalicio, Molina regresó a Guatemala, y el presidente lo llamó para que desempeñara importantes puestos en el Organismo Judicial, ya dejando las rivalidades de antaño por un lado.9

Molina vivió hasta la edad de 79 años de edad, muriendo el 20 d emayo de 1879 en la ciudad de Quetzaltengo, su tierra natal.9


BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1963) [1924] El libro de las Efemérides: capítulos de las Historia de la América Central. VI. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 313.
  2. García Elgueta, Manuel (1897). Un pueblo de los Altos: apuntes para su historia. Exposición Centroamericana. Quetzaltenango, Guatemala: Popular. pp. 91-93.
  3. Hernández de León, Federico (1963) [1926]. El Libro de las Efemérides, Capítulos de la Historia de la América Central V. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 172.
  4. — (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América CentralII. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. pp. 75-81.
  5. Elgueta, Un pueblo de Los Altos: Apuntamientos para su historia (Totonicapán),  p. 100.
  6. Hernández de León, El libro de las Efemérides, VI. p. 314.
  7. Ibid., p. 315.
  8. Ibid., p. 316.
  9. Ibid., p. 317.

Subir