25 de mayo de 1993: el Serranazo

El autogolpe de estado del ingeniero Jorge Serrano Elías.

Palacio nacional de Guatemala, que era la sede del gobierno cuando Jorge Serrano perpetró el autogolpe de Estado. En el inserto: el Ing. Jorge Serrano durante su presidencia. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El último golpe de estado que alteró el orden constitucional en Guatemala ocurrió el 25 de mayo de 1993, cuando el entonces presidente, Ingeniero Jorge Serrano Elías, suspendió 46 artículos de la constitución de 1985, a través del decreto denominado «Normas Temporales de Gobierno«. Esto equivalía a suspender la vigencia de varios derechos individuales, como ya había ocurrido muchas veces en la historia del país, pero además incluía la disolución del Congreso de la República, la desintegración de la Corte Suprema de Justicia y la de la entonces novedosa Corte de Constitucionalidad, los cuales iban a ser integrados otros funcionarios nombrados directa o indirectamente por el presidente.1

Sin embargo ese mismo día por la tarde, la Corte de Constitucionalidad declaró la inconstitucionalidad del derecho de Serrano y ordenó la publicación de dicha resolución en el diario oficial así como su notificación.  Además, otras instituciones como el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala, la Procuraduría de los Derechos Humanos y la Corte Suprema de Justicia también se pronunciaron en contra.2

Según diría Serrano posteriormente, había establecido estas normas para «mejorar el camino de Guatemala y no hacer una Guatemala presa de la corrupción y del narcotráfico«. Pero intentó dar un golpe de estado saliéndose de las normas impuestas por el gobierno de los Estados Unidos para los países de América Latina y por eso no tuvo apoyo de éste.3

La debilidad de la figura presidencial guatemalteca quedó en evidencia, ya que el autogolpe fue atacado por muchos frentes, empezando por la novedosa figura de la Corte de Constitucionalidad, al contrario de lo que ocurría cuando los criollos liberales gobernaban con la constitución de 1879.  En esa época, dos de ellos dieron autogolpes de estado similares y se erigieron en dictadores;  tal fue el caso del general Manuel Lisandro Barillas en 1887 que logró modificar la constitución a su conveniencia,4 y del general José María Reina Barrios en 1897 que logró extender su mandato presidencial hasta 19025 —aunque posteriormente tuvo que contrarrestar dos revoluciones en su contra6 y finalmente fue asesinado en 18987.  Y antes de eso, el general conservador Rafael Carrera y el general liberal J. Rufino Barrios gobernaron sin constitución durante varios años cada uno, y cuando finalmente se escribió una constitución —la de 1851 para Carrera8 y la de 1879 para Barrios9—, la misma estabe hecha a la medida de sus deseos y les confería poderes prácticamente absolutos.

Luego de la caída del licenciado Manuel Estrada Cabrera en 1920, tras gobernar por 22 años, los miembros del Partido Unionista intentaron derogar la constitución de 1879 y redactar una nueva, en la que al presidente prácticamente no le quedaba poder.10  Sin embargo, a pesar de haber sido aprobada, esta nueva constitución nunca entró en vigor, ya que el presidente Carlos Herrera fue derrocado el 5 de diciembre de 1921 por un golpe de estado dirigido por el general José María Orellana y patrocinado por la International Railways of Central America (IRCA) y la United Fruit Company (UFCO).  De esa forma, se regresó a la constitución de 1879 y al sistema liberal cabrerista, pero ya sin Estrada Cabrera.11

Luego de la Revolución de Octubre de 1944 en contra del general Federico Ponce Vaides, por fin se derogó la constitución de 187912 y se escribió la de 1945, pero a partir de entonces empezaron los golpes de estado patrocinados o avalados por los Estados Unidos: 

  • 1954: contra la reforma agraria del teniente coronel Jacobo Arbenz Guzmán, derogando la constitución revolucionaria de 1945.13
  • 1963: contra el permiso que dió el general Miguel Ydígoras Fuentes de permitir que el Dr. Juan José Arévalo participara en las elecciones de ese año, derogando la constitución liberacionista de 1956.14
  • 1982: contra la corrupción de los gobiernos militares que se habían iniciado en 1966 amparados en la Constitución de ese año y derogando la constitución anticomunista de 1966.15
  • 1983: contra el fanatismo religioso del general Efraín Ríos Mont.16

En 1985 se decretó la más reciente constitución en Guatemala, siguiendo el patrón establecido por los Estados Unidos para América Latina luego de haber apoyado regímenes militares en ellos, y la misma descentralizó de tal modo el poder ejecutivo, que el presidente ahora es una figura fácilmente manipulable por diferentes grupos. Además, creó la figura de la Corte de Constitucional para limitar considerablemente los abusos de los organismos del estado, y fortaleció considerablemente al poder legislativo y al poder municipal, obligando al ejecutivo a establecer pactos políticos para poder desarrollar su agenda. Aquellos pactos políticos se han traducido en prebendas económicas o políticas, y Serrano comprendió que de esa forma no se podía gobernar, por lo que perpetró el autogolpe de 1993.

Sin embargo, la debilidad de la figura presidencial hizo que nadie le temiera, a diferencia de los golpes de estado anteriores.  Se hicieron movimientos populares organizados por los llamados «grupos de la sociedad civil» en su contra y de hecho hasta la prensa se envalentonó y lo criticó tratándolo de «aprendiz de dictador«.3

Finalmente, fue obligado a renunciar por lo que él ha llamado un complot de ciertos grupos de poder de extrema derecha, y el poder recayó en el licenciado Ramiro de León Carpio, entonces Procurador General de los Derechos Humanos, quien concluyó el período constitucional de Serrano y entregó el poder al nuevo presidente electo, Alvaro Arzú,3 descendiente de la familia Aycinena, que gobernó junto con Rafael Carrera de 1840 a 1871.


BIBLIOGRAFIA

  1. Mérida Barrios, Iliana Mirella (2004) La Censura impuesta a la prensa escrita durante el gobierno del Ing. Jorge Serrano Elías Guatemala: Tesis de la Escuela de Ciencias de la Comunicación; Universidad de San Carlos. p. 68.
  2. Ibid., p. 69.
  3. Ibid., p. 70.
  4. Guerra, Viviano (1886). Recopilación: Las Leyes emitidas por el Gobierno democrático de la República de Guatemala, 1883-85 IV. Guatemala: Tipografía de Pedro Arenales. pp. 721-725.
  5. El Progreso Nacional (1897). Telegrama del General Presidente y contestaciones de las autoridades de la República. En: Documentos importantes, Biblioteca de «El Progreso Nacional. Guatemala: Tipografía Nacional. p. i-ii.
  6. Nuestro Diario (12 de enero de 1926).  Retazos de nuestra historia: el movimiento revolucionario de Castillo.  Guatemala: Nuestro Diario. p. 1.
  7. Fernández Ordóñez, Rodrigo (2008). «Disparos en la Obscuridad. El Asesinato del General José María Reina Barrios»Universidad Francisco Marroquín, Departamento de Educación (Guatemala).
  8. Asamblea Constituyente de Guatemala (19 de octubre de 1851). Acta Constitutiva de la República de Guatemala, Guatemala.
  9. Asamblea Nacional Constituyente (1899). Ley constitutiva de la República de Guatemala decretada por la Asamblea Nacional Constituyente el 11 de diciembre de 1879 y reformada por el mismo Alto Cuerpo en 5 de noviembre de 1887 y 30 de agosto de 1897; para uso de las escuelas. Guatemala: Tipografía Nacional.
  10. Muñoz Paz, María del Carmen; Ovando Hernández, Oscar (2014). Carlos Herrera y el centenario de la Independencia. Política, economía y sociedad en Guatemala. 1920-1921. Guatemala: Universidad de San Carlos, Centro de Estudios Urbanos y Generales. p. 117.
  11. Montúfar, Rafael (1923). Caída de una TiraníaPáginas de la Historia de Centro América. Guatemala: Sánchez y de Guise. pp. 155-156.
  12. Méndez, Rosendo P. (1945). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1944-1945.LXIII. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 455-456.
  13. Azurdia Alfaro, Roberto (1960), Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1954-1955LXXIII. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. LXVII-LXVIII
  14. — (1966) Recopilación de las Leyes de Guatemala, 1963-1964LXXXII Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 14-15.
  15. Departamento de Recopilación de Leyes (1987) Recopilación de las Leyes de Guatemala, 1981-1982CI. (I). Guatemala: Tipografía Nacional: pp. 57-61.
  16. — (1987). Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1983-1984CIII. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 58-61.

Subir