El ejército guatemalteco vence a alzados de la Montaña en Santa Rosa

15 de junio de 1837

El ejército del Estado de Guatemala, al mando del general Carlos Salazar, derrota a los alzados de la Montaña en Santa Rosa.

Laguna azufrada en el departamento de Santa Rosa. Las fuentes de agua fueron la manzana de la discordia tras el brote de cólera morbus. En el recuadro: el general Carlos Salazar, quien combatió a los alzados en Santa Rosa.
Laguna azufrada en el departamento de Santa Rosa. Las fuentes de agua fueron la manzana de la discordia tras el brote de cólera morbus. En el recuadro: el general Carlos Salazar, quien combatió a los alzados en Santa Rosa. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Problemas con los Códigos de Livingston:

Véase también: Códigos de Livingston, Mariano Gálvez

La implementación de los Códigos de Livingston el 1 de enero de 1837 fue el inicio del fin del gobierno liberal del Dr. Mariano Gálvez, ya que la naturaleza laica de los mismos iba en contra de la arraigada religión católica de los mestizos guatemaltecos y del sincretismo religioso de los indígenas. De hecho la población rural ya estaba molesta por el cobro de capitación —que era un impuesto individual abusivo que se les cobraba— y los códigos solamene llegaron a exacerbar el malestar.1

Para empeorar la situación, a mediados de abril se desató una epidemia de cólera morbus que causó estragos entre la población del país. Aunque Gálvez visitó en persona los hospitalidad y dictó medidas sanitarias acertadas, los curas párrocos corrieron el rumor de que el gobierno era el que estaba envenenando las aguas de los ríos lo que enardeció los ánimos de tal modo, que cuando los soldados intentaron evitar que los pobladores se acercaran a sus fuentes de agua como medida de prevención, éstos se pusieron furiosos. De esta cuenta, en Mataquescuintla hubo una revuelta el 6 de mayo de ese año.2

Revuelta en Santa Rosa:

Véase también: Santa Rosa

Mapa del departamento de Guatemala-Escuintla en 1832.
Mapa del departamento de Guatemala-Escuintla, al que pertenecía Santa Rosa en 1832.

Varios poblados estaban inconformes, y en Santa Rosa se realizó el primer alzamiento armado contra el gobierno el 9 de junio, el cual estuvo muy desorganizado y mal apertrechado, por lo que fue sofocado fácilmente por el general Carlos Salazar,Nota quien envió el siguiente parte militar tras su victoria del 15 de junio:3

En este momento, que son las doce del día, he ocupado este pueblo.

Los rebeldes se habían fortificado en un barranco de las inmediaciones de esta población, habiendo cortado también el camino por una zanja: a pesar de esto, a la primera carga de las guerrillas de vanguardia, se pusieron en fuga, después de hacer muy poca resistencia. Por est emotivo, son los muertos de tres a cuatro; y un herido que en este momento se acaba de encontrar.

Han sido perseguidos en todas direcciones. De todo lo demás que ocurra daré a Ud. aviso para que se sirva ponerlo en conocimiento del jefe Supremo del Estado.

El ciudadano Pedro José Campos, Juez del circuito de Mita, y el Gobernador de Jumay estaban presos en poder de los facciosos y fueron asesinados por ellos, en el momento de su fuga.

La división, digna de pelear con un enemigo que hubiera sido menos cobarde, ha llenado sus deeres, manifestando la mejor disciplina y decisión.

El puebo está abandonado por todos sus criminales habitantes, y a excepción del de la casa del padre cura; ningún auxilio se ha encontrado para la tropa.

Voy a proceder contra los principales facciones, y a dar otras providencias para que se asegure el orden, esperando que el supremo Gobierno se sirva decirma lo que deba hacer respecto de todo.

Informaré personalmente de los ocurrido, haciendo regresar la división de mi mando, mañana mismo, pues juzgo que para castigar a los facciosos y restablecer el orden en el distrito, bastan cincuenta o sesenta hombres, lo que dejaré al mando de un Jefe.

Admita Ud. las consideraciones del aprecio con que soy su atento servidor.

D.U.L. Santa Rosa, junio 15 de 1837.

(f.) Carlos Salazar3

Al día siguiente, Salazar envió esta aclaración:

En mi parte de ayer, puesto en el acto de la ocupación de este pueblo, dije a Ud., que sólo había de tres a cuatro muertos; pero reconocido posteriormente el campo, se encontró que exceden de veinte.

Sigo dictando activas providencias para lograr la captura de los facciosos, y se ha comenzado ya el proceso para juzgarlos con arreglo al decreto de 12 del corriente.

Marcharé mañana de regreso a esa Corte, dejando en este punto los cuerpos permanentes, y de todo informaré personalmente al supremo Gobierno, como lo ofrezco en mi anterior comunicación.4

Represión contra los sobrevivientes:

Desafortunadamente para el gobierno, lo que Salazar no le reportó a Gálvez fueron los atropellos y abusos que cometieron sus tropas y que hicieron que los pobladores de Santa Rosa se enardecieran y salieran hacia Mataquescuintla a pedir ayuda para su causa.4 He aquí lo que relata el entonces criador de cerdos Rafael Carrera en sus memorias: «el 20 de junio fueron dos comisionados de Santa Rosa a Mataquescuintla a invitar a aquella Municipalidad para que los auxiliase. Los comisionados tuvieron una larga conferencia con la Municipalidad y sus habitantes: fue llamado Carrera inmediatamente al Cabildo en donde conferenciaron largamente con los comisionados y el vecindario: reprobó la sublevación manifestando que aquellos pueblos iban a comprometerse: que el Gobierno tenía demasiados elementos para castigarlos y que ellos no contaban con ningunos para su defensa. Entonces manifestaron que no variarían de propósito: que no podían sufrir las contribuciones, el Código y todos los gravámenes que pesaban sobre ellos.»5

Rafael Carrera acepta comandar a los alzados:

Véase también: Rafael Carrera

Cuando le ofrecieron el puesto de Capitán de una división, Carrera declinó diciendo que no podía ir contra Guatemala, y que lo pensaría, pero ellos le replicaron que la situación era urgente y que nuevos comisionados de Santa Rosa habían llegado a solicitar el auxilio. Además le dijeron: «Señor, no nos sabemos explicar, queremos a los guatemaltecos, no vamos contra ellos, sino contra la mala administración que nos carga de contribuciones y nos quieren destruir; queremos que Ud. nos mande, pues de Ud. esperamos nuestra felicidad6

Carrera entonces consultó con su cura párroco y éste le dijo: «no vaciles en aceptar porque esto puede tomar crecimiento, y sólo tú contendrás con tu opinión a un pueblo amotinado: puedes hacer mucho bien si quieres; evitarás mucha sangre además de los robos y asesinatos: no hagas el mal, la causa que vas a defender es justa, si te sabes conducir; trata luego de ponerte en relaciones con el Gobierno, que yo hablaré por ti7

Ante esta respuesta del párroco, Carrera aceptó dirigir la división de Mataquescuintla que se le ofrecía, y fue entonces cuando verdaderamente se inició la rebelión de la Montaña que eventualmente derrocaría al gobierno de Gálvez.


Notas:

  • Tras el derrocamiento de Gálvez el 2 de febrero de 1838, el país entraría en anarquía y Salazar llegaría a ser jefe de Estado por disposición del presidente federal Francisco Morazán en enero de 1839.

Bibliografía:

  1. Solís, Ignacio (1906) Memorias del General Carrera, 1837 a 1840. En: Colección de Datos Históricos y Biográficos. 1. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. pp. 15-16.
  2. Ibid., p. 17.
  3. Hernández de León, Federico (1963) [1926]. El libro de las Efemérides: capítulos de la Historia de la América Central. VI. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 478-479.
  4. Ibid., p. 480.
  5. Solís, Memorias del General Carrera, pp. 21-22.
  6. Ibid., p. 23
  7. Ibid., p. 24

2 comentarios en «El ejército guatemalteco vence a alzados de la Montaña en Santa Rosa»

Los comentarios están cerrados.