29 de diciembre de 1930: Chacón renuncia definitivamente

El embajador de los Estados Unidos Sheldon Whitehouse se reúne con el presidente golpista Manuel María Orellana y le ordena convocar a elecciones de presidente interino luego de la renuncia del presidente Chacón.

29diciembre1930
Parque Centenario de la ciudad de Guatemala en 1930, año en que el presidente Lázaro Chacón tuvo que renunciar a la presidencia tras sufrir un derramen cerebral. En el recuadro: el presidente de los Estados Unidos Herbert Hoover, cuyo gobierno no reconoció al gobierno golpista que se impuso en Guatemala tras la enfermedad de Chacón. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Luego de su derrame cerebral el 12 de diciembre de 1930, el general Lázaro Chacón quedó imposibilitado para seguir al frente de la presidencia de Guatemala y fue sustituido por el segundo designado, -el licenciado Baudilio Palma-, porque el primer designado -el general Mauro de León- ya había sido nombrado Ministro de la Guerra el 30 de octubre de ese año. Los militares del cuartel de Matamoros, ya descontentos con el presidente Chacón, aprovecharon el nombramiento de Palma para alzarse en armas el 17 de diciembre y obligar a renunciar a éste, aduciendo que no creían en la enfermedad de Chacón.  De acuerdo a los informes enviados por la embajada de los Estados Unidos al Departamento de Estado, aquella era solamente una excusa pues solamente habían estado esperando una excusa para asaltar el poder.1

De esta forma, el general Manuel María Orellana, comandante del cuartel de Matamoros, se hizo con el poder, tras obligar a Palma a renunciar a la presidencia interina.1 Como los Estados Unidos no aceptaron el nuevo gobierno, pues violaba el Tratado General de Paz y Amistad de 1923, firmado en Washington, D.C.,2 el cuerpo diplomático buscó una salida constitucional al asunto.1

Gracias a los oficios del cuerpo diplomático, y en especial de la embajada de los Estados Unidos, se acordó que la mejor forma para regresar al régimen constitucional en Guatemala era que renunciara el general Chacón, pues Orellana se había atribuido la presidencia interina y el control de facto del estado mientras la enfermedad de Chacón continuaba.  Los diplomáticos decidieron que con la renuncia del presidente, la Asamblea Legislativa retomaría sus poderes y podría convocar a un presidente interino sin la injerencia de Orellana.

A continuación reproducimos los documentos enviados entre el embajador estadounidense y el Departamento de Estado a este respecto, los cuales dejan en claro quién estaba manejando la situación del país en ese momento:

Guatemala, 23 de diciembre de 1930 – 2:00 pm

Todos con quienes he hablado concuerdan con que hay una forma para regresar al régimen constitucional, y esta es, que el general Chacón renuncie a la presidencia y que luego el general Orellana le retorne a la Asamblea los poderes de que se ha investido, que iban a durar mientras existe la incapacidad del Presidente. La renuncia del Presidente terminaría con la incapacidad, y dejaría vacante la Presidencia. Dado que todos los vicepresidentes han muerto o han renunciado, la Asamblea tendría que elegir a otros y el primero de ellos se convertiría en el nuevo presidente interino que llamaría a elecciones.  Existe, no obstante, una inconstitucionalidad en este procedimiento, y es que la Asamblea solamente está facultada para elegir vicepresidentes durante sus sesiones ordinarias, y esta tendría que ser una extraordinaria.  No parece haber otra salida práctica, sin embargo, y nadie le va a objetar esto.

El general Chacón está… sumanente listo para renuncia, y como ya hay indicios de ruptura entre los gobernantes actuales creo que Orellana va a estar de acuerdo con hacerse a un lado eventualmente. La dificultad real será que los diferentes partidos estén de acuerdo en elegir a un presidente interino ya que éste será un factor decisivo en las próximas elecciones.  Hay dos candidatos que se mencionan para las elecciones regulares, Recinos y el general Ubico.

      • Whitehouse.3

Al día siguiente, Whitehouse reportó esto:

Guatemala, 24 de diciembre de 1930 6:00 pm

Dado que tenía razones para creer que su decisión de no reconocer al gobierno de Orellana o no había sido comunidada a Orellana, o había sido grandemente suavizada en su transmisión, arreglé una cita con el general para esta tarde en la casa del presidente de la Asamblea.  El general empezó con su ya acostumbrado discurso de que ha estado restaurando el régimen constitucional, lo maravilloso que esto ha sido recibido por el país, cómo iba a reformar todos los abusos, que no tenían ambicón personal y que estaría encantado de regresar el poder a Chacón cuando éste se recuperara.  Yo le respondí brevemente que su decisión era definitiva y que no iban a reconocer a su gobierno y no quise entrar en una discusión que sería inútil. Sin embargo, dado que había dicho que no tenía ambición personal, parecía que estaría de acuerdo en retornar al régimen constitucional mediante el método indicado en mi nota del 23 de diciembre a las 2:00 pm. Pero rápidamente se opuso, diciendo que convocaría a la Asamblea para elegir a un vicepresidente y que seguiría estrictamente la constitución.  Yo le indiqué que si quería permanecer en el poder la Asamblea no podía elegir constitucionalmente a un vicepresidente sino hasta en las sesiones de marzo.  Su elección podría solamente estar justificada por la ausencia del Presidente y de tres vicepresidentes. Y agregué que si tenía ilusiones de que otros países iban a reconocer a su gobierno yo estaba completamente seguro de que estaba equivocado y sinceramente esperaba que se dedicaría a encontrar una solución a la situación actual que los Estados Unidos pudieran aceptar. Cuando empezó a tomar la conversación otra vez por lo que había hablado, yo cambié el tema y hablé sobre el deseo del general Chacón de abandonar el país y le pregunté que si tenía alguna objeción al respecto. Me respondió que no en absoluto, y que convocaría a la Asamblea para que el permiso necesario fuera concedido.

      • Whitehouse4

Ante esta situación a Orellana no le quedó más que plegarse a las directrices del embajador estadounidense, envió al general Rodríguez Beteta y a su propio hijo a reunirse con el embajador, y a informale que necesitaba cuatro días para seguir con el plan de la renuncia del presidente Chacón.  La renuncia del presidente qeudó prevista para el 27 de diciembre, pero no se pudo hacer porque no estaba el presidente de la Corte de Justicia, y Chacón quería que éste estuviera presente.  Los candidatos que se mencionaban en ese momento para presidentes interinos eran el general Reyes, el licenciado José María Reina Andrade, que era diputado en ese momento, y el general Arisa, quien era el candidato de los rivales del general Ubico.  Los Estados Unidos se reservaron el derecho de reconocer al nuevo presidente interino hasta que hubiera convocado a elecciones.5

El 28 de diciembre se reunió Orellana nuevamente con el embajador Whitehouse, quien le ordenó que ninguno de los golpistas estuviera en el gobierno interino, además de que las elecciones deberían convocarse lo antes posible y que el presidente interino no pudiera participar en ellas.   Sorprendido, Orellana preguntó se los Estados Unidos querían elecciones libres, a lo que el embajador le dijo terminantemente que sí.  Whitehouse no tenía intenciones de reconocer al candidato que presentara Orellana y tampoco iba a permitir que lo nombraran Ministro de la Guerra del gobierno interino.6

Finalmente, el general Chacón presentó su renuncia el 29 de diciembre, según lo relata Whitehouse:

Guatemala, 29 de diciembre de 1930 – 12:00 pm

El Presidente Chacón acaba de renunciar en presencia del presidente de la Asamblea y del Presidente de la Suprema Corte.  Yo estaba en la habitación en ese momento.  El documento quedó en manos del presidente de la Asamblea.

[Opinión personal]. La mayoría de la Asamblea es claramente hostil al general Orellana y a menos que el general haga un despliegue impresionante de fuerza es incierto lo que ocurra con ella. Si las cosas salen mal, estarán realmente mal, y, como supongo que no hay ningún buque de guerra más próximo que en Panamá, recomiendo que se mande uno de inmediato para San José.  Si la cosas se resuelven pacíficamente, el presidente interino puede resultar fortalecido si el capitán del buque y unos cuantos oficiales pueden venir a la Ciudad de Guatemala y presentarle sus respetos. Si se decide otra cosa, la sola presencia del buque de guerra en San José puede prevenir mayores desórdenes. [Fin de opinión personal].

      • Whitehouse7

Esta injerencia de los Estados Unidos sobre los acontecimientos de diciembre de 1930 en Guatemala se desprendió en donde las naciones centroamericanas, con el fuerte patrocinio de los Estados Unidos, se comprometieron a no reconocer gobiernos golpistas en la región.2 Los estadounidenses estaban intentando con esto proteger sus fuertes intereses en Guatemala, especialmente los de la United Fruit Company, la Pan American, y la Shenandoah Oil.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Department of State(1930) Guatemala. Revolution in Guatemala. (en inglés) En Foreign Relations III. Estados Unidos: Department of State. pp. 172-179.
  2. Asamblea Nacional de la República de Nicaragua (3 de marzo de 1923). Las Convenciones de Washington – Tratado de Paz y Amistad. Nicaragua.
  3. Departament of State, Guatemala. Revolution in Guatemala. p. 186.
  4. Ibid., pp. 186-187.
  5. Ibid., p. 188.
  6. Ibid., pp. 189-190.
  7. Ibid., p. 190.

28 de diciembre de 1929: inauguran ferrocarril El Salvador-Guatemala

Se inaugura el tramo que comunica a Guatemala con El Salvador, permitiendo a este último tener salida al Atlántico. El tramo fue construido por la International Railways of Central America, subsidiaria de la UFCO.

28diciembre1929
Mapa de la línea férrea entre El Salvador y Guatemala que muestra el tramo entre Zacapa y Ahuachapán, inaugurado en 1929. En el recuadro: estampilla postal conmemorativa del evento emitida por el gobierno de El Salvador. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons y Filatelia de El Salvador.

El 28 de diciembre de 1929, se dió por concluido el tramo para que el territorio salvadoreño quedase unido con Guatemala y tuviera así salida al Atlántico.  Aquella construcción había sido otorgada a la International Railways of Central America, una afiliada de la United Fruit Company, que era una poderosa empresa transnacional estadounidense que tenía presencia en Guatemala desde 1904.  De esta forma, el cargamento y los pasajeros guatemaltecos y salvadoreños eran transportados a Puerto Barrios, que era un puerto también controlado por la United Fruit Company mediante su flota mercante Great White Fleet con el aval del gobierno guatemalteco.

Este importante evento fue reportado mediante el siguiente comunidado oficial:1

El sábado 28 de [diciembre], a las once horas, fue inaugurado el ferrocarril entre El Salvador y Guatemala. El acto resultó imponente y en él quedó constatado el espíritu de cordialidad que felizmente existe entre salvadoreños y guatemaltecos. Los Excelentísimos señores Presidentes de ambos países, Dr. Pío Romero Bosque y General Lázaro Chacón, acompañados de sus respectivos Gabinetes y de personas de alta valía, estuvieron presentes en la inauguración del ferrocarril, acto que se realizó en la frontera que la línea férrea atraviesa […]. El Ferrocarril que acaba de inaugurarse, fue iniciado en sus trabajos el 15 de abril de 1910, en Cutuco. La subvención del Gobierno de El Salvador, dada a la International Railways of Central America (IRCA), para la obra, incluyendo los ramales, asciende a la suma de 9,160,191.20 colones (…). El Gobierno se complace vivamente en notificar a la colectividad, que sus esfuerzos han culminado en el más grande de los éxitos y que desde el 28 de este mes queda colmados los deseos del pueblo salvadoreño sobre la construcción de una línea férrea que nos uniera a nuestra hermana Guatemala y nos dé salida al Atlántico”.1

Otra notificación oficial fue el siguiente telegrama:2

Campamento San Jerónimo, 28 de diciembre de 1929.

A Nicolás S. Villafuerte, Director Imprenta Nacional.

Hoy inauguróse ferrocarril El Salvador-Guatemala, a las diez horas; asistiendo Presidentes ambos Estados, funcionarios, gran número personas particulares y sociedades salvadoreña y guatemalteca. A nombre empresa constructora ferrocarril, tomó palabra Gerente Gral. Cruzándose acto continuo discursos Ministros Fomento Dr. Mendoza y Hernández Figueroa. Dr. Romero Bosque, Presidente nuestro, cerró acto brillante discurso.2

Por la importancia de contar con salida al Atlántico, la República de El Salvador ordenó emitir 350,000 estampillas postales con los retratos de ambos presidentes, para conmemorar dicha inauguración.  He aquí el decreto correspondiente:3

San Salvador, 26 de diciembre de 1929.

Habiéndose señalado el 28 del corriente mes para la inauguración del Ferrocarirl Internacional entre El Salvador y Guatemala, acontecimiento de suma trascendencia para el progreso nacional, el Poder Ejecutivo, a iniciativa del Director General de Correos, acuerda:

Poner a la circulación a partir de la fecha indicada hasta el 31 de enero de 1930, tresciento cincuenta mil (350,000) sellos postales conmemorativos, que ostendan en el fondo los retratros de los señores Presidentes de ambas Repúblicas, general Lázaro Chacón y doctor Pío Romero Bosque, conforme al detalle siguiente [sigue el detalle de las estampillas].

Trescinto cincuenta mil sellos postales con valor total de catorce mil colones.

Comuníquese.

      • El Ministro de Gobernación3

De esta forma, concluía la línea férrea en El Salvador y quedaba bajo el control monopólico de la IRCA, que era una subsidiaria de la United Fruit Company


BIBLIOGRAFIA:

  1. El Ferrocarril en El Salvador (1872-1929): conjunto ferroviario Sitio del Niño, San Juan Opico, La Libertad. Un estudio desde la perspectiva de la arqueología industrial. El Salvador: Universidad Tecnológica de El Salvador. pp. 93-94.
  2. Documentos Oficiales. El Salvador: Diario Oficial.
  3. Trescientos cincuental mis sellos postales con un valor de catorce mil colones. El Salvador: Diario Oficial.

17 de diciembre de 1693: agradecen al rey la restitución del Capitán General

El Ayuntamiento criollo acuerda elevar un memorial al Rey para agradecer la restitución del capitán general Jacinto Barrios Leal

17diciembre1693
Castillo de San Felipe de Lara en Izabal, Guatemala. Este fue reforzado por el presidente Jacinto de Barrios Leal luego de haber sido atacado por piratas en su camino a tomar posesión como Capitán General de Guatemala. En el recuadro: la firma del capitán general Barrios Leal. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons. y de «Gobernantes de Guatemala del siglo XVII«.

El capitán general Jacinto Barrios y Leal había tomado posesión el 26 de enero de 1688, luego de haber tenido problemas con piratas en su camino hacia Guatemala.1  

Ya durante su gestión tuvo que enfrentarse a varias crisis. La primera se inició el 28 de mayo de 1688, el Juez Superintendente de la Real Aduana, el Oidor Pedro Enríquez de Selva, un individuo cruel que maltrataba hasta a su esposa, sufrió en la puerta de su casa un atentado criminal, cuando le dispararon un carabinazo porque intentaba exigir pago de los impuestos de la alcabala y almojarifazgo a todos los comerciantes que entraban y salían de Santiago de los Caballeros. Esto era el resultado de que Enríquez de Selva estaba intentanto hacer cumplir la ley de cobro de impuestos, a lo que se oponían los grandes comerciantes criollos. Los ánimos de la ciudad se exaltaron entre las autoridades peninsulares y los criollos, hasta que el 31 de agosto de 1689, el rey Carlos II tuvo que intervenir, admitiendo la renuncia de Enríquez de Selva —a quien ordenó expulsar de Guatemala— y desaprobando la innovación decretada en los aforos de las mercaderías, y la violación de la costumbre de permitir su salida sin pagar de contado los derechos.2

Al problema con Erníquez de Selva le siguió el de la corrupción entre los oidores Antonio María Bolaños, Francisco Valenzuela Venegas y Manuel Baltodano, quienes se coligaron con Antonio de Navia y Bolaños, e incurrieron repetidamente en el delito de cohecho al momento de resolver causas judiciales.  Por ejemplo, en una ocasión, el Minero de Corpus Juan de Bustamante, le dió oro a Navia y a Valenzuela para que resolvieran a su favor un pleito de minas; en otra oportunidad, cuando los vecinos de San Vicente de Austria pidieron la remoción del Alcalde Mayor Joseph de Arria, éste distribuyó 7,000 pesos entre los oidores para que la causa no prosperara. Estos oidores se encontraron con la oposición de los otros oidores, Joseph de Scals y Bartolomé de Amézquita, ya que éstos no aceptaron participar en tales ilícitos, iniciando así una división entre los miembros de la Real Audiencia que se agravaría en los años siguientes.3 

Por otra parte, Barrios Leal tuvo que enfrentarse a los destrozos provocados por el terremoto del 12 de febrero de 1689, el cual destruyó el Real Palacio, las Casas Consistoriales y varios templos católicos.4 Y por si esto fuera poco, en forma ilícita, comerciantes peruanos vendían varios productos al Reino de Guatemala.

Toda esta situación hizo que el licenciado Fernando López de Ursiño fuera nombrado juez pesquisidor el 13 de marzo de 1690 para que “secreta y extrajudicialmente” verificara si Barrios Leal estuvo involucrado en el contrabando entre Guatemala y el Perú, además de la agresión sufrida por el supertindente y el acoso que decía sufrir el oidor Francisco Valenzuela Venegas.5

El licenciado Fernando López de Ursino y Orbaneja llegó el 1 de febrero de 1691 a Santiago de los Caballeros, para encargarse de la comisión de juez de residencia del presidente y capitán general de caballería Jacinto Barrios Leal.5 El Juez Pesquisidor retiró a Barrios Leal y lo envió a reclusión, primero a Patulul y luego a Santa Ana. A pesar de esto, la población seguía en contacto con él, lo que obligó a  López de Ursino y al presidente interino a celebrar un cabildo abierto el 1 de octubre de ese año para notificar a los alcaldes, capitulares y vecinos, que tenían que cesar toda comunicación con Barrios Leal, porque éste estaba «sometido a juicio de Su Majestad«.6 Al cabo de un tiempo, el Juez Pesquisidor presentó serias acusasiones contra el Presidente, las cuales fueron refutadas por éste.5

Uno de los asuntos más importantes que tuvo que resolver López de Ursino fue la elección del rector de la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Borromeo, la cual se realizaba el 5 de noviembre de cada año, pero como desde 1689 existía un litigio por la compatibilidad del maestrescuela de la Catedral, doctor Lorezno Pérez Dardón para ocupar el cargo, el claustro le expuso al presidente interino la necesidad de celebrar una junta para elegir al nuevo rector. El Juez Pesquisidor se excusó de conocer el asunto, aduciendo que había que esperar la resolución del rey.6

Los ánimos políticos de la ciudad estaban muy caldeados con fuertes bandos contra el presidente y las autoridades peninsulares debido a la corrupción de varios de sus oidores.  Por ello, el 10 de junio de 1692, para estar mejor preparado y más seguro ante el descontendo de la población, junto con la la Real Audiencia que presidía López de Ursino prohibió que hubiera armas de fuego en las casas particulares, y ordenó que fueran depositadas en la Sala Real de Armas del Palacio.6 Aunque esto ayudó un tanto, la exaltación se mantenía, pues exactamente un año después, la Real Audiencia prohibió que los indígenas hicieran «juntas o mitotes» en sus festividades y que «usaran armas, sino que solamente usaran fuegos de cohetes, bombas y ruedas de pólvora«.7

Mientras esperaban la resolución real sobre el juicio de residencia, los miembros del ayuntamiento recibieron una carta del nuevo presidente, Gabriel Sánchez de Berrope el 21 de julio de 1693, anunciado que iba a llegar próximamente a la ciudad.  Y, finalmente, el 23 de noviembre de 1693, en real acuerdo extraordinario de justicia, el juez de residencia y presidente interino, junto con los oidores y fiscal de la Real Audiencia acordaron obedecer la Real Cédula por la cual el general Barrios Leal fue restituido en su puesto de presidente.8

El 17 de diciembre de ese año, el Ayuntamiento celebró un cabildo extraordinario para despedir al licenciado López de Ursino y Orbaneja, al terminar su comisión, y el mismo día dispusieron que despidieron al juez de residencia, acordaron elevar un memorial al rey para agradecerle que hubiera restituido al capitán general a su antiguo puesto.9


BIBLIOGRAFIA:

  1. Cabezas Carcache, Horacio (2017) Gobernantes de Guatemala en el siglo XVII. Guatemala. p. 128.
  2. Ibid., p. 136.
  3. Ibid., p. 143.
  4. Ibid., p. 135.
  5. Ibid., p. 137.
  6. Pardo, J. Joaquín (1944). Efemérides de la Antigua Guatemala, 1541-1779. Guatemala: Unión Tipográfica, p. 86.
  7. Ibid., p. 87.
  8. Ibid., p. 88.
  9. Ibid., p. 89.

16 de diciembre de 1930: revuelta militar contra Palma

Una revuelta militar del cuartel de Matamoros contra el presidente interino Baudilio Palma lo obliga a refugiarse en la embajada de Alemania

16diciembre1930
El general Manuel María Orellana, comandante del Fuerte de Matamoros, que se rebeló en contra del presidente interino, licenciado Baudilio Palma. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Luego del derrame cerebral del general Lázaro Chacón y de proporcionar al general Jorge Ubico asilo en la Legación Estadounidense el 12 de diciembre de 1930, el encargado de la embajada, McCafferty había informado al Departamento de Estado el 13 de diciembre que parecía que el gobierno del presidente interino, licenciado Baudilio Palma, había recuperado el control de la situación tras cierta inestabilidad inicial.1

Sin embargo, el 16 de diciembre por la tarde la situación cambió radicalmente, como los muestran los siguientes telegramas:2

Guatemala, 16 de diciembre, 1930 – 5:00 pm. [Recibido a las 8:44 pm]

Aparentemente una revolución se inició a las 4:00 pm de hoy.  Hay disparos en varias partes de la ciudad.  Todavía no he podido obtener ninguna información, pero creo que es una revuelta del Ejército en contra del Gobierno.

      • McCafferty2

Guatemala, 16 de diciembre, 1930 – 8:00 pm. [Recibido a las 11:20 pm]

La situación se ve muy seria dado que parece que el Ejército está dividido. Creo que el baño de sangre puede evitarse si buques de guerra fueran enviados a San José de Guatemala o tanto a San José de Guatemala como  Puerto Barrios.  San José de Guatemala está mucho más cerca de la Capital que Puerto Barrios.  La situación es de máxima urgencia.

      • McCafferty2

Posteriormente, McCafferty se dió cuenta de que no era necesario enviar los buques de guerra, y el 17 de diciembre, envió un detallado resumen de lo que estaba sucediendo:3

«Tarde en la noche del 15 de diciembre escuché persistentes rumores de que los fuertes de Matamoros y de San José, que vigilan la Capital, se rebelarían en contra del gobierno de Baudilio Palma a la medianoche.  Aparentemente el Gobierno se enteró de dicho complot ya que el Presidente Provisional pasó la noche en el cuartel de la Guardia de Honor.  Sin embargo, nada ocurrió esa noche, sino que fue a las 4 pm del 16 de diciembre que súbitamente iniciaron los disparos en la ciudad. Después se supo que el Fuerte de Matamoros, al mando del general Manuel Orellana se había rebelado contra el Gobierno y había avanzado hacia la ciudad.  Llegaron a la Plaza Central y atacaron la Guardia de Honor y el Palacio Presidencial.  La policía, leal al gobierno, no pudo repeler el ataque y las fuerzas revolucionares tuvieron éxito.  El Ministro de la Guerra murió y se estima que el total de muertos asciendo a 50.  Había un serio peligro de que los dos fuertes bombardearan la ciudad, el caos reinaba y empezaron los desórdenes y saqueos. El Presidente escapó de la Guardia de Honor y posteriormente buscó refugio en la Legación Alemana que era la embajada extranjera más cercana.  A las 8 de la noche fui llamado a la Legación Alemana, y cuando llegué allí, luego de que mi carro fuera detenido varias veces por los soldados, encontré al Presidente Provisional con todo su Gabinete, un delegado de las fuerzas revolucionaris junto con el embajador de México y los Ministros de Alemania, Chile, España y Colombia, que eran los únicos jefes de misiones extranjeras con los que pudieron comunicarse. Ambos bandos requirieron de nuestros buenos oficios para ayudar a llegar a un acuerdo que podría prevenir más derramamiento de sangre y accedimos, dejando claro que lo hacíamos de forma extraoficial por razones humanitarias.3 El Presidente Provisional había recibido una carta del General Orellana indicando que el único propósito del movimiento armado era restaurar a Chacón en la presidencia de la que había sido removido ilegalmente.  Dos delegados fueron nombrados por ambos bandos y en nuestra presencia acordaron las condiciones siguientes:4

      1. Se declaraba un cese al fuego hasta las 12:00 pm del 17 de diciembre, pero esto podía extenderse de acuerdo a ambas partes si era necesario más tiempo para alcanzar una solución.
      2. Ambos bamdos estuvieron de acuerdo en nombrar a un médico y que éstos nombraran a un tercero que examinaría a Chacón a las 8:00 pm y decidiría si estaba en condiciones de continuar en el ejercicio de la Presidencia.  Si ellos determinaban afirmativamente, Chacón retomaría el cargo  inmediatamente; y si la decisión era contraria, ambos bandos llegarían a un acuerdo mutuo sobre el mejor curso a seguir en beneficio del país.  La opinión de los doctores iba a presentarse a las 10 am a todos los involucrados presentes en la Embajada de México.
      3. Orellana estuvo de acuerdo a patrullar la ciudad y prevenir desórdenes durante el cese al fuego, al final del cual las tropas regresarían a sus cuarteles originales.4

La reunión terminó a las 4:30 am.4


BIBLIOGRAFIA:

  1. Department of State(1930) Guatemala. Revolution in Guatemala. (en inglés) En Foreign Relations III. Estados Unidos: Department of State. pp. 172-175.
  2. Ibid., p. 176
  3. Ibid., p. 178
  4. Ibid., p. 179

13 de diciembre de 1930: EEUU monitorea inestabilidad en Guatemala

La embajada de Estados Unidos informa al Departamento de Estado del gobierno de Hoover sobre la inestabilidad en Guatemala

13diciembre1930
Hotel «Rex» en la ciudad de Guatemala en 1930. En el recuadro: el presidente interino, licenciado Baudilio Palma. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Tras el derrame cerebral que sufrió el presidente Lázaro Chacón el 12 de diciembre de 1930 y la designación del licenciado Baudilio Palma como presidente interino, la comunicación entre el encargado de la embajada de los Estados Unidos en Guatemala y el Departamento de Estado del presidente Herbert Hoover fue constante.1 Ya el mismo 12 habían puesto al corriente de la situación al gobierno estadounidense, informando además que el general Jorge Ubico había sido perseguido y que le habían otorgado asilo en la embajada.1 Al día siguiente, continuaron los informes detallados, como se muestra en los siguientes telegramas enviados al Departamento de Estado:2

Guatemala, 13 de diciembre de 1930 – 9 am [Recibido 3:43 pm]

Con referencia a mi mensaje 95 del 12 de diciembre a las 3 pm.  Fuentes confiables me han informado que el Ministro de la Guerra, general de León, quien era el Primer Designado antes de que aceptara ese cargo en el Gabinete, ha estado incomunicado desde la seria enfermedad del presidente Chacón.  Esto queda confirmado por el hecho de que Herlindo Solórzano, el Director General de la Policía, ha tenido completo control y que el Ministro de la Guerra ha permanecido en la residencia de Chacón… La Ciudad de Guatemala está siendo patrullada por la policía y da la impresión de que el nuevo gobierno duda de la lealtad del Ejército.

McCafferty2

Guatemala, 13 de diciembre de 1930 – 1 pm

En referencia a mi telegrama del 12 de diciembre, 6 [5] pm, después de que el Presidente Provisional me asegurara personalmente a mí y al general Jorge Ubico que se le proporcionaría protección absoluta, Ubico dejó la Legación y se fue a su casa al mediodía de hoy.

[Opinión personal] Creo que mi acto de permitir que el General Ubico se quedara en la Legación ha surtido un efecto excelente en prevenir que se persigua a las personas sospechosas de no simpatizar con el presente Gobierno. [Fin de opinión personal].

McCafferty2

Ante estos mensajes, y el enviado el 12 de diciembre, el Departamento de Estado contestó así:3

Guatemala, 13 de diciembre de 1930 – 4 pm

En vista de su afirmación de que está convencido de que la vida de Ubico está en grave peligro y que ha hablado del asunto con otros que tienen la misma opinión, Ud. puede mantener a Ubico en la Legación mientras habla del asunto con el Presidente Interino, el Ministro de Relaciones Exteriores, y el Jefe de la Policía, y obtiene la seguridad satisfactoria de su seguridad.

El Departamento desea llamarle la atención, no obstante, a la política consistente del Departamento con respecto a la doctrina del asilo y el hecho de que no parece que hay dificultades civiles en la Ciudad de Guatemala por el momento.  El Departamento, por lo tanto, no desea que usted permita la estadía de Ubico más allá de lo que dure la emergencia.

Stimson.3

Finalmente, a la caída de la tarde, cuando todo parecía haberse tranquilizado en la ciudad, el encargado de la embajada envió los siguientes telegramas al Departamento de Estado:

Guatemala 13 de diciembre de 1930 – 4 pm [Recibido 6:26 pm]

Me acaban de notificar oficialmente por la Oficina de Relaciones Exteriores que ayer la Asamblea Legislativa nombró a Baudilio Palma para hacer cargo de la Presidencia de la República mientras dure la enfermedad del presidente constitucional Lázaro Chacón y que él asumió ayer por la tarde.

McCafferty3

Guatemala, 13 de diciembre de 1930 – 5 pm [Recibido 8:40 pm]

La situación política ha mejorado considerablemente ahora y el nuevo gobierno parecer tener completo control de la situación.  Al presente parece que no hay peligro de ninguna revuelta o disturbios en el futuro inmediato.

McCafferty3

Ese mismo día, el Secretario del presidente Hoover, Lawrence Richey, envió el siguiente informe al Secretario de Estado, con el mensaje que el presidente guatemalteco había enviado al presidente estadounidense:4

Washington, 13 de diciembre de 1930

Mi Estimado Sr. Secretario.  Por instrucciones del Presdiente le estoy enviado para la adecuada atención del Departamento el mensaje adjunto de Baudilio Palma, Guatemala.

Quedo de Ud., sinceramente, Lawrency Richey

Adjunto: Guatemala, 12 de diciembre de 1930.  Excelencia: dado que el general Lázaro Chacón ya no puede ser en el ejercicio de sus funciones debido a una severa enfermedad, he sido llamado por el Consejo de Ministros, de acuerdo con la Constitución, para asumir el cargo de Presidente de la República y tengo el honor de comunicarlo a su Excelencia.

      • Baudilio Palma4

BIBLIOGRAFIA:

  1. Secretary of State(1930) Guatemala. Revolution in Guatemala. (en inglés) En Foreign Relations III. pp. 172-173
  2. Ibid., p. 173
  3. Ibid., p. 174
  4. Ibid., p. 175

20 de octubre de 1941: muere Natalia Górriz vda. de Morales

Fallece a los 75 años de edad la reconocida educadora Natalia Górriz vda. de Morales, viuda del exministro y revolucionario Próspero Morales

20octubre1941
Las alumnas del Colegio Internacional para Señoritas, propiedad de Natalia Górriz vda. de Morales, en 1915. En el recuadro: la eminente profesora, historiadora y escritora guatemalteca. Imágenes tomadas de «El Libro Azul de Guatemala«.

Una de las principales educadoras guatemaltecas, que lastimosamente ha caído en el olvido, es la profesora Natalia Górriz vda. de Morales, originaria de Chimaltenango, y quien tuvo una vida por demás interesante.

Desde joven se dedicó a la enseñanza y alcanzó grandes logros, aunque los mismos quedaron truncados cuando contrajo matrimonio con el entonces ministro de Estado, Próspero Morales, como se acostumbraba en esa época.  A pesar de ello, sus méritos eran tales, que la revista «La Ilustración Guatemalteca» le dedicó un artículo en 1896, destacando todo lo que había logrado antes de contraer matrimonio.1

Tras la muerte de su esposo en 1898, la educadora siempre se firmó como «Natalia Górriz vda. de Morales», en honor a la memoria del fallecido quien había luchado infructuosamente hasta el final de sus días contra el establecimiento de las dictaduras del general José María Reina Barrios en 1897 y del licenciado Manuel Estrada Cabrera en 1898;2 y fue a partir de ese momento que su contribución con la educación guatemalteca fue considerable.

Pero no fue sencillo. Debido a que su esposo había sido el líder de dos revoluciones contra el gobierno, su vida y la de su única hija fue prácticamente en modo de sobrevivencia durante el primer período del gobierno de Estrada Cabrera (1898-1904). Sin embargo, logró salir adelante, trabajando en el periódico «La República» en donde escribió bajo el pseudónimo «NOEL«. Pero como su trabajo era tan alta calidad, el también escritor y gran colaborador del gobernante, Ramón Salazar, develó el seudónimo de Górriz cuando ésta publicó un extraordinario trabajo en el que resumió el desarrollo femenino en la literatura y el arte durante el siglo XIX. Salazar, quien había sido director de la revista cultural «La Ilustración Guatemalteca» había quedado impresionado ante la extraordinaria exposición que Górriz había hecho a partir de la comparación de dos grabados sobre vestimenta de mujeres de 1800 y 1900, luego con la explicación de los grandes aportes en el mundo literario que hicieron las mujeres en Europa y Norte América, en la literatura y la pedagogía de Hispanoamérica y, finalmente, con la mención particular que hizo Górriz vda. de Morales sobre María Josefa García Granados y Zavala de Saborío (la «Pepa«), Sara María de Moreno, Vicenta Laparra de la Cerda, Dolores Montenegro, Luz Arrué de Miranda, Elisa Monje, Antonia Galindo, Lucila Guerrero y María Gómez – todas ellas desafortundamente casi olvidadas en la actualidad -.3

Natalia Górriz vda. de Morales siguió escribiendo en La República hasta 1904, año en el que publicó uno de sus textos más memorables: el “Compendio de geografía descriptiva”, el cual fue publicado por la Tipografía Nacional de Honduras dado que estaba dedicado a su difunto esposo. Dada la calidad de la investigación que contiene su libro de geografía fue admitida por unanimidad como socia corresponsal de la Real Sociedad Geográfica de Madrid. Aquella obra recibió numerosos premios, incluyendo la medalla de oro en la Exposición Nacional de Guatemala de 1904, y fue descrito como «un manual que se distanció de los manuales escolares geográficos de finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, más orientados a Centroamérica y Guatemala, ya que su pensamiento geográfico fue universal.» En ese año fundó también el Colegio Internacional de Señoritas, uno de los principales colegios privados de Centroamérica; y debido a su calidad docente, el gobierno de Estrada Cabrera empieza a publicar sus artículos en el diario oficial «El Guatemalteco» y es designada para visitar Cuba para estudiar los métodos y sistemas de enseñanza de esa isla caribeña.4

En 1912 publicó su primera obra formal en el ámbito de la educación titulada «Pedagogía«.   Además, el periódico semi-oficial «Diario de Centro América» publicó un reconocimiento a su labor docente y una página del “Libro Azul de Guatemala”, incluye un artículo titulado “Ilustre educacionista guatemalteca”, en él se hace una reseña de su vida y se destaca al Colegio Internacional de Señoritas.  Para entonces ya era reconocida en Guatemala por su trayectoria como historiadora, escritora y pedagoga.4,5

Entre 1918 y 1920, después de que los terremotos de 1917-18 destruyeran las instalaciones de su colegio y la obligaran a cerrarlo, Górriz vda. de Morales viajó a los Estados Unidos, pero cuando el gobierno de Estrada Cabrera fue derrocado el 14 de abril de 1920, fue nombrada Inspectora de Escuelas Primarias, normales, secundarias e industriales.  Tras el golpe de estado contra el gobierno de Carlos Herrera, la educadora publicó n 1924 publicó «El Amigo de los Niños» y en 1927 «Tópicos de Educación», los cuales están dirigidos a maestros de niños del nivel parvulario.  Y ya durante el régimen del general Lázaro Chacón, el cual impulsó grandemente la educación, fue parte del Consejo Nacional de  Educación como representante de la Academia Central de Maestros y el 15 de abril de 1929 fue nombrada como directora de la Escuela Normal de Maestras para Párvulos, en donde hizo hizo reformas al plan de estudios original y convirtió a la institución en una escuela superior, ya que para su ingreso requirió poseer el título de magisterio de educación primaria.6

En 1937, ya durante el gobierno del general Jorge Ubico, el apoyo a la educación disminuyó y la profesora Natalia Górriz vda. de Morales renunció a su puesto como directora de la Escuela Normal de Maestras para Párvulos, aunque dos años después la Secretaría de Instrucción Pública le autorizó a establecer su nuevo colegio para párvulos llamado «El Hogar«.7

Por último, poco antes de fallecer, publicó su obra «Luisa Xicontencatl, princesa de Tlaxcala«, dedicada a la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala y era la presidente la comisión de escritores, artistas e intelectuales guatemaltecos que preparaba el monumento para el célebre cronista guatemalteco Enrique Gómez Carrillo.  Desafortunadamente, el 20 de octubre de 1941 falleció a sus 75 años de edad, y su sepelio fue todo un acontecimiento por las personalidades que acompañaron el féretro y la gran cantidad de estudiantes que acompañaron su cortejo fúnebre.7


BIBLIOGRAFIA:

  1. La Ilustración Guatemalteca (15 de agosto de 1896). «Nuestros Grabados: Natalia Górriz de Morales»La Ilustración Guatemalteca (Guatemala: Síguere, Guirola y Cía.) I (2).
  2. Pineda C., Felipe (1902). Para la historia de Guatemala: datos sobre el gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera. México.
  3. Argueta Hernández, Bienvenido (2017) El pensamiento pedagógico de Natalia Górriz. En Revista Histórica de la Educación en Latinoamérica. 19 (29) p. 17.
  4. Ibid., p. 18.
  5. Bascom Jones, Máximo Soto Hall y William Scoullar, Libro Azul de Guatemala (Guatemala: Tipografía Nacional, 1915): 104, 133, 194.
  6. Argueta Hernández, El pensamiento pedagógico de Natalia Górriz, p. 19.
  7. Ibid., p. 20.

7 de octubre de 1930: reglamentan el Crédito Hipotecario Nacional

El gobierno del general Lázaro Chacón emite el reglamento del Crédito Hipotecario Nacional

7octubre1930
Murales del moderno edificio del Crédito Hipotecario Nacional, construido en 1969. En el recuadro: el presidente general Lázaro Chacón. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Entre 1924 y 1926, el gobierno del general José María Orellana llevó a cabo una reforma monetaria para acabar con el desorden existente en la emisión de dinero en Guatemala. Por esta razón, se creó la moneda única denominada «Quetzal» y se creó el Banco Central de Guatemala como única institución emisora. Este cambio estabilizó el tipo de cambio y propugnó por un sistema de crédito institucional organizado, de acuerdo a la naturaleza de las operaciones pasivas que los bancos estaban autorizados a efectuar.1

El nuevo Banco Central de Guatemala estuvo capitalizado por varios inversionistas, entre los que destacaba el presidente general José María Orellana, y por esta razón fue autorizado para cubrir funciones ajenas a las que son típicas de un banco central, entre ellas la de otorgar préstamos hipotecarios por medio de un departamento específicamente autorizado para tales operaciones.1

Tras la quiebra de la Bolsa de Valores de Nueva York en octubre de 1929, se desplomó el precio internacional del café, y una grave crisis económica se produjo en el país.3 Para intentar contrarrestar esto, el 4 de diciembre de 1929, se creó el Crédito Hipotecario Nacional, mediante el Decreto Gubernativo No. 1040-1929 del presidente general Lázaro Chacón y el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Samuel E. Franco.  Los estatutos de la institución fueron aprobados en el Decreto Legislativo 1647-1930 del 23 de mayo de 1930 y su Reglamento quedó aprobado por el Decreto Gubernativo 1098-1930, del 7 de octubre de 1930, denominado Ley Reglamentaria de la Institución.1,2

La nueva institución fue dotada con un capital de un millón y medio de quetzales, distribuidos en un millón de capital pagado y quinientos mil quetzales como fondo inicial de reserva. Contaba además con el producto de la colocación de sus bonos y con parte de las utilidades que obtuviera, para financiar sus operaciones activas.1,2 Esto siguió al fracasado intento de conseguir un préstamo de una empresa sueca a cambio de otorgarle el monopolio de la producción de fósforos.4

Desafortunadamente para el general Chacón, las medidas económicas que adoptó no ayudaron a salir de la crisis, la cual se agravaba a diario, al punto que los comerciantes preferían quemar sus negocios para cobrar el seguro contra incendios a seguir operando.5  Además, la inestabilidad económica se tradujo en inestabilidad social y el gobierno tuvo que enfrentar la renuncia completa del gabinete, además de huelgas y el cierre de la Universidad por parte de los estudiantes inconformes con la situación.6

La salud del general Chacón no soportó la tensión provocada por la grave crisis económica y sufrió un derrame cerebral que lo obligó a renunciar a la presidencia el 12 de diciembre de 1930.7 Tras varios golpes de estado y presidentes de facto no reconocidos por el gobierno de los Estados Unidos, se nombró presidente interino al licenciado José María Reyna Andrade, quien de inmediato convocó a elecciones, en donde resultó unánimamente electo el general Jorge Ubico, quien había perdido las elecciones de 1926 en contra del general Chacón.8

Irónicamente, el Crédito Hipotecario Nacional fue instrumental en los planes económicos del gobierno del general Ubico, el cual restableció la estabilidad en el país gracias a severas medidas de austeridad, leyes laborales que favorecían a los grandes caficultores (de los que él mismo era parte, pues poseía la Hacienda de San Agustín Las Minas9), y reducciones salariales en el sector público.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Molina Calderón, José (s.f.). Tres reformas de la banca de Guatemala. 1926, 1934 y 2002. Guatemala: Academia de Geografía e Historia de Guatemala.
  2. Crédito Hipotecario Nacional (2017) ¿Quiénes somos?. Guatemala: Crédito Hipotecario Nacional.
  3. Salsman, Richard M. “The Cause and Consequences of the Great Depression” in The Intellectual ActivistISSN 0730-2355.
  4. Hernández de León, Federico (14 de agosto de 1930). Sesiones Extraordinarias de la Asamblea Legislativa; décimoquinta de la tanda. Guatemala: Nuestro Diario, Muñoz Plaza & Cía. p. 1.
  5. Hernández de León, Federico (29 de noviembre de 1930). “Incendio de los Almacenes “Van der Henst”. Guatemala: Nuestro Diario, Muñoz Plaza & Cía.
  6. Asturias Morales, M. (29 de agosto de 1930) “El gabinete presentó su renuncia hoy” Guatemala: Nuestro Diario.
  7. Mora, Carlos F. et. al. (12 de diciembre de 1930) “Acta de los médicos en que se declara la imposibilidad del general Chacón para seguir en la presidencia de la República”. Guatemala: El Imparcial, Unión Tipográfica.
  8. Díaz Romeu, Guillermo (1996). «Del régimen de Carlos Herrera a la elección de Jorge Ubico»Historia general de Guatemala. 1993-1999 (Guatemala: Asociación de Amigos del País, Fundación para la Cultura y el Desarrollo) 5: 37-42. Archivado desde el original el 12 de enero de 2015.
  9. Estrada Paniagua, Felipe (1908). Recopilación de Las Leyes de la República de Guatemala, 1900-1901.  XIX. Guatemala: Arturo Siguere & Co. pp. 124-125.

6 de octubre de 1926: comisión para acabar con criaderos de langostas

Sale una comisión del ministerio de Agricultura para acabar con los criaderos de langostas o chapulines en las márgenes del Usumacinta

6octubre1926
Una langosta migratoria femenina sentada en una rama con un menor de edad a un lado. En Guatemala a este insecto se le conoce también como «chapulín». Imagen tomada de Wikimedia Commons.

En 1926 Guatemala se vió azotada por una plaga de langosta (o chapulín) la cual afectó considerablemente la cosecha de maíz, obligando al gobierno a importar ese grano básico desde el extranjero, y causando indirectamente una merma en la exportación de café dada la sequía que se produjo.  El gobierno del general José María Orellana en vez de enfrentar directamente el problema, se enfocó en distanciarse de la opinión pública y en promocionar su reelección, además de mantener a los miembros de su gabinete, en los que ya no confiaba la población y, para evitar toda crítica, en suspender las garantías constitucionales decretando estado de sitio el 25 de mayo de ese año.1

Cuando la muerte sorprendió al general Orellana el 26 de septiembre de ese año, su sucesor, el general Lázaro Chacón, restituyó las garantías mediante el decreto número 929 y de inmediato la prensa empezó a publicar sobre el problema de la plaga de langosta.  De esta forma, se informó que el 6 de octubre de ese año salió una expedición del Ministerio de Agricultura hacia los departamentos de Alta Verapaz, Quiché y Petén en busca de los criaderos de la langosta, la cual estaba presidida por Gustavo S. Muñoz (antiguo miembro de la comisión mexicana que se encargo de buscar y eliminar los criaderos de langosta), e integrada por Ignacio Aponte y José María Méndez.  La comisión estaba debidamente documentada y autorizada para recibir apoyo logístico en la gira que emprendieron para hacer las revisiones y mediciones de madera en los departamentos mencionados.2

El objetivo principal de la comisión era descrubir todos los criaderos de langosta que hubiera en las márgenes de los ríos Usumacinta, Negro o Salinas, y Pasión, entre otros, ya que se suponía que era allí en donde más abundaban.  Para el efecto, siguieron la siguiente ruta: de la Ciudad de Guatemala a Salamá, en donde se les unió el inspecto de agricultura Arturo Flores Chavarría, y allí se dividieron en dos: un grupo tomó por las riberas de río Negro o Chixoy hasta la confluencia de éste con el río La Pasión; el otro grupo siguió hacia Cobán, y de allí hasta el río La Pasión, para recorrer las márgenes del río buscando criaderos.  Para finalizar, ambas grupos se iban a reunir en la confluencia de La Pasión con el río Chixoy, y de allí iban a seguir por las riberas del río Usumacinta hasta llegar al territorio de los Lacandones.  En todo el trayecto se adentraron a ambos lados de los ríos para buscar más criaderos con la ayuda de los indígenas que habitaban aquellas inhóspitas regiones del país.2


BIBLIOGRAFIA:

  1. Padilla, Faustino (5 de junio de 1926). El licenciado Fuastino Padilla juzga la situación recién pasada). Guatemala: El Imparcial, Unión Tipográfica.
  2. Vela, David (7 de octubre de 1926). Sale otra expedición a El Petén. Guatemala: El Imparcial, Unión Tipográfica.

4 de octubre de 1926: Clemente Marroquín publica La Hora nuevamente

El periodista Clemente Marroquín Rojas empieza a publicar La Hora nuevamente, para evitar que Jorge Ubico llegue a la presidencia

4octubre1926
El Arco Chino, construido para celebrar el primer centenario de la Independencia de Guatemala, y que se ubicaba en donde ahora se encuentra el Palacio Nacional. En los recuadros: los generales Jorge Ubico y Lázaro Chacón, candidatos presidenciales en 1926. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El 4 de octubre de 1926, pocos días después de la muerte del general presidente José María Orellana,1 y aprovechando que el presidente provisorio, general Lázaro Chacón, había eliminado la restricción a la prensa escrita que tenía Orellana, el periodista Clemente Marroquín Rojas empezó nuevamente a publicar su periódico «La Hora«. En aquella oportunidad, Marroquín Rojas expresó en su titular: «Hace seis años, La Hora cumplió una misión en la política del país. Hoy en su segunda etapa, esperamos que cumpla también otra misión. Entonces combatimos un desbarajuste. Ahora combatiremos lo que se presente contrario a los intereses del país2 (Nota de HoyHistoriaGT: el desbarajuste a que se refería Marroquín Rojas, era la situación que vivía Guatemala tras la caída del gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera el 14 de abril de 1920 y el gobierno provisional de Carlos Herrera y Luna).3

Originalmente, el periódico fue creado para apoyar la candidatura presidencial del licenciado Baudilio Palma, quien era jalapeneco, paisano y mentor de Marroquín Rojas; pero pronto se dieron cuenta de que el candidato más fuerte era el general Lázaro Chacón, y «La Hora» se dedicó de lleno a impedir la llegada al poder del general Jorge Ubico Castañeda.2 Este último era hijo del licenciado Arturo Ubico Urruela (quien fue el presidente de la Asamblea Legislativa durante los veintidós años del gobierno cabrerista). Gracias a la influencia de su padre, Ubico tuvo una carrera meteórica en el ejército, llegando a ser Jefe Político de Retalhuleu y de Alta Verapaz, y Ministro de Estado de Estrada Cabrera; además, Ubico había sido Ministro de la Guerra del gobierno de facto de Orellana, y había participado en el golpe de estado que éste había perpetrado contra Herrera el 5 de diciembre de 1921.4

La campaña de Clemente Marroquín Rojas contra Ubico fue feroz; durante tres meses, publicaron 63 reportajes de la serie «Desnudando al Idolo» en donde se denunciaba la mala gestión del militar y los crímenes ocurridos contra la población cuando éste estaba en la Jefatura Política de Retalhuleu y de Alta Verapaz. Al final, la campaña surtió efecto, y cuando Chacón ganó las elecciones de 1926. La Hora publicó el titular «Ubico fue derrotado: La Hora lo mató«. Marroquín Rojas se dió por satisfecho y se fue a Europa, cerrando su periódico.2

En Europa, Marroquín Rojas visitó varios países y fue nombrado como secretario de la embajada de Guatemala en Barcelona por el presidente Chacón.2 Dejaba en Guatemala al general Ubico, que tras su derrota electoral se había retirado a la vida privada, encargándose los negocios familiares, que incluían la finca cafetalera «Hacienda San Agustín Las Minas» y la compañía de Agua de Las Minas, la cual surtía de agua a parte de la Ciudad de Guatemala, gracias al acueducto de Pinula.5 Pero ni Chacón ni Marroquín Rojas podían prever la debacle económica mundial que se inició tras las caída de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929,6 la cual arrastró consigo a Guatemala cuando el precio internacional del café se desplomó, provocando una aguda crisis, similar a la crisis afrontada por el gobierno del general presidente José María Reina Barrios en 1897.7

Marroquín Rojas tuvo que regresar a Guatemala, en donde ejerció el notariado,2 y el 12 de diciembre de 1930, en medio de la grave crisis económica y social, el presidente Chacón sufrió un derrame cerebral que lo dejó imposibilitado para seguir al frente del gobierno.8 Fue sucedido por el licenciado Baudilio Palma, segundo designado a la presidencia, pero éste fue derrocado pocos días después por un golpe militar, que dejó en el poder al general Manuel María Orellana Contreras, primo del expresidente José María Orellana. Cuando el gobierno de los Estados Unidos no aprobó al gobierno de Orellana Contreras, aduciendo que ya había dado el visto bueno al gobierno de Palma, lo obligaron a renunciar, y en su lugar colocaron al licenciado José María Reina Andrade, antiguo ministro de Estrada Cabrera, y quien ha sido el único ciudadano guatemalteco que ha sido presidente de los tres organismos del Estado.9 El papel de Reina Andrade era simple: convocar a elecciones lo antes posible, y hacer que se eligiera a como diera lugar el general Jorge Ubico, el cual contaba con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos y de la poderosa frutera estadounidense United Fruit Company. Marroquín Rojas para evitar problemas, se fue a su natal Jalapa donde fue electo alcalde, pero Ubico ya lo tenía en la mira, y cuando se descubrió un complot en contra de la vida del presidente en 1934, Marroquín Rojas fue acusado de ser uno de los cabecillas del atentado y tuvo que huir de Guatemala, manteniéndose en el exilio hasta que Ubico renunció a la presidencia el 1 de julio de 1944.10


BIBLIOGRAFIA:

  1. Rodríguez Cerna, José (26 de septiembre de 1926): “Ha muerto el jefe de la Nación general don José María Orellana”. Guatemala: Diario de Centro América
  2. Diario La Hora (3 de julio de 2020). Diario La Hora en su primera época; 100 años. Guatemala: Diario La Hora.
  3. Hernández De León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise.
  4. Pitti, Joseph A. (1975). Jorge Ubico and Guatemalan politics in the 1920s. (en inglés) Albuquerque: University of New Mexico. Tesis. 
  5. Estrada Paniagua, Felipe (1909). Recopilación de Las Leyes de la República de Guatemala, 1905-1906XX. Guatemala: Arturo Siguere & Co. pp. 4-6.
  6. Klein, Maury. (2001). Rainbow’s End: The Crash of 1929. New York: Oxford University Press. ISBN 0-19-513516-4.
  7. Luján Muñoz, J. (2003). Las Revoluciones de 1897, La Muerte de J. M. Reina Barrios y la Elección de M. Estrada Cabrera. Guatemala: Artemis y Edinter. ISBN 9788489766990.
  8. Mora, Carlos F. et. al. (12 de diciembre de 1930) “Acta de los médicos en que se declara la imposibilidad del general Chacón para seguir en la presidencia de la República”. Guatemala: El Imparcial, Unión Tipográfica.
  9. Time Magazine (1930). «Wrong horse No. 2»Time magazine (en inglés) (Estados Unidos).
  10. Monterrosa Cubías, Luis Gerardo (Agosto de 2020) ¡Por la democracia y libertad de Guatemala! Exiliados del ubiquismo en la frontera sur de México (1934-1938). En: Secuencia. (107).  México: Secuencia.

3 de septiembre de 1930: crisis en la Universidad

Se desata una crisis universitaria cuando los estudiantes exigen autonomía para las facultades y mejoramiento de docentes

3septiembre1930
Escuela de Ciencias Químicas y Farmacia, construida durante la administración del general Lázaro Chacón. En el recuadro: el presidente Chacón durante su gobierno. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

En septiembre de 1930 el gobierno del general Lázaro Chacón enfrentaba ya no solamente la crisis económica, sino que la anarquía que se estaba extendiendo en todo el país.  Tras el mal llamado levantamiento de Totonicapán que lo obligó a suspender las garantías constitucionales por unos días,1,2 se sumó el descontento de los estudiantes universitarios de la Facultad de Medicina y Cirugía y la de los estudiantes de la Facultad de Derecho y Notariado del Centro, los cuales empezaron a tomar medidas de hecho contra las autoridades de sus escuelas y de la Rectoría.3

Era 1930 y la situación universitaria era muy diferente a la que existe en el siglo XXI.  En ese entonces, las facultades funcionaban en edificios situados en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala, y solamente tenían estudiantes varones provenientes en su gran mayoría de las familias acomodadas del país y de algunos países vecinos.  Pero, lo más importante, es que la universidad no era autónoma y dependía directamente del Presidente de la República por medio del Ministerio de Instrucción Pública.

A principios de septiembre ya había habido muestras de descontento en la Facultad de Derecho, pero la situación se extendió a la Escuela Facultativa de Medicina y Cirugía el 3 de septiembre, cuando un grupo de estudiantes le exigió la renuncia al cargo de Secretario de la Facultad, doctor Ramiro Gálvez por incompetencia y por servir «de instrumento a un grupo de médicos enemigos de la juventud«, y éste, en represalia, solicitó al Decano que cerraran la Escuela para prevenir desórdenes.  Los estudiantes protestaron aquella medida, porque les dificultaba sus exámenes de grado y de inmediato entraron en contacto con el grupo de estudiantes de derecho que ya estaba en plena revolución en contra de sus autoridades.3

Las discusiones que siguieron entre los estudiantes giraron en torno a las divisiones que ya existían entre los que estaban a favor de tomar medidas de hecho y los que no; la diferencia era que en la Escuela de medicina nunca había llegado a haber un entendimiento entre los profesores y los alumnos, mientras que en la de Derecho los profesionales habían ayudado considerablemente a los cursantes y el problema de los estudiantes estaba enfocado en obtener la autonomía para la administración de la facultad y elección de autoridades, y en el mejoramiento del profesorado.3

Un estudiante resumió la posición de sus compañeros de la siguiente forma: «Es muy sencillo. Yo no estoy de acuerdo con las medidas violentas seguidas por mis compañeros, pues eso no es una buena labor de iniciación de trabajos universitarios.  La actitud violenta en contra del consejo no es justa, pues no se ha manifestado en forma hostil a nosotros en ninguna circunstancia.  El programa de los universitarios tiene cuatro puntos fundamentales y con ellos estamos acordes.  Tenemos el problema de la autonomía y del profesorado, que deben tener una solución.  El de la autonomía es el más grave, y ésta no puede conquistarse si no se cuenta con fondos; todo lo demás es música celestial.  También creemos, que el profesorado no cuenta con las facilidades que se tienen en otros países para su preparación técnica.  con treinta quetzales no vamos a conseguir catedrático capaz de perfeccionarse en la asignatura que desempeña«.3

La situación poco a poco se fue saliendo de control, pues de pedir la renuncia del Secretario de Medicina, pasaron a pedir la renunia de los decanos y a solicitar que se convocara a una asamblea de la universidad, a la que debían concurrir todos los profesionales de la República.3  Pero aquel movimiento estudiantil terminó junto con el gobierno del general Lázaro Chacón, que sufrió un derrame cerebral el 12 de diciembre de 1930, y quedó imposibilitado de seguir en su cargo como presidente.4,5  Luego de varios golpes de estado, y la injerencia del gobierno de los Estados Unidos y de la empresa estadounidense United Fruit Company, fue electo como presidente el general Jorge Ubico, quien tomó posesión el 14 de febrero de 1931, y de inmediato adoptó fuertes medidas de austeridad para enfrentar la crisis económica que asolaba al país, y entre ellas fue la de eliminar todo intento de dar autonomía a las escuelas facultativas.6


BIBLIOGRAFIA:

  1. Asturias Morales, M. (28 de julio de 1930) “Levantamiento de indígenas de Totonicapán“.  Guatemala: Nuestro Diario
  2. — (29 de julio de 1930) “El levantamiento de ayer en Totonicapán“.  Guatemala: Nuestro Diario
  3. — (5 de septiembre de 1930). «Las inquietudes universitarias«. Guatemala: Nuestro Diario, Muñoz Plaza y Cía.
  4. Mora, Carlos F. et. al. (12 de diciembre de 1930) “Acta de los médicos en que se declara la imposibilidad del general Chacón para seguir en la presidencia de la República”. Guatemala: El Imparcial, Unión Tipográfica.
  5. Nuestro Diario (14 de diciembre de 1930). «Informe de las autoridades de Medicina». Guatemala: Nuestro Diario, Muñoz Plaza y Cía.
  6. De los Ríos, Efraín (1948). Ombres contra Hombres. México: Fondo de la Cultura de la Universidad de México.