24 de enero de 1918: se produce el tercero de los fuertes terremotos de 1917-18 que destruyeron la Ciudad de Guatemala

24enero1918
Ruinas del Cerrito del Carmen.  En los recuadros: las ruinas del Cementerio General y el campamento de la Cruz Roja “Manuel Estrada Cabrera”.  Todas las fotografías fueron publicadas en la revista National Geographic en 1919; es de notar que la del Cerrito del Carmen fue tomada por el fotógrafo guatemalteco Alberto G. Valdeavellano.

Luego de los fuertes sismos registrados entre el 25 de diciembre de 1917 y el 3 de enero de 1918, llegaron a la Ciudad de Guatemala varios geólogos, entre quienes estuvieron Herbert Spinden de la “National Geographic Magazine” y Marshal Saville. Ambos estaban en la ciudad cuando ocurrió el fuerte sismo del 24 de enero de 1918 y reportaron su experiencia con lujo de detalles.

Reproducimos a continuación lo relatado por Spinden:

“Fui lo suficientemente afortunado para llegar a la Ciudad de Guatemala veinte minutos antes del terremoto del 24 de enero de 1918. […] Otros sismos habían destruido la ciudad y albergues temporales en chozas habían sido construidos en los parques. Todos los hoteles estaban destruidos, y conseguí una habitación en el nuevo Hotel Roma, que estaba construido con las puertas del derruido hotel original en el antiguo patio de carruajes frente a la estación del ferrocarril.”

“El sol se acababa de ocultar y una luna llena estaba saliendo en un cielo completamente despejado. No percibí nada, a diferencia de otras ocasiones en que había sentido las vibraciones por un breve instante, como cuando uno percibe que se aproxima una tormenta. En eso, los platos de la mesa empezaron a saltar y las paredes y techo de lámina a crujir y a oscilar. Nos abalanzamos por las paredes hacia la calle, tropezando y cayendo. Desde cerca y lejos llegaba el rugido de paredes que se derrumbaban. Un polvo amarillento se elevó, oscureciendo la luna. Y luego el temblor empezó a ceder y finalmente terminó, pero el polvo se mantuvo en el ambiente sobre la dañada ciudad.”

“Estos últimos sismos aparentemente se centraron en la Ciudad de Guatemala, con un radio de destrucción de treinta millas. Se temía que la tierra cediera por los sismos y que surgiera un nuevo volcán en la misma ciudad. Las enormes fisuras que aparecieron en la línea férrea hacia Puerto Barrios se rellenaron una y otra vez, y solamente una labor incansable permitió que el tren operara por períodos lo suficientemente largos para traer suministros a la ciudad.

No solamente las casas fueron arruinadas, sino que las tuberías de agua se rompieron y la gente se vio expuesta a las potenciales enfermedades que surgen cuando se utiliza agua que nace por las fisuras de la calles. En los cementerios los esqueletos fueron expulsados de sus tumbas y muchos restos humanos tuvieron que ser cremados posteriormente. La pérdida de vidas humanas en la Ciudad de Guatemala probablemente no pasó de los doscientos.”

Por su parte, Marshal Saville había salido en tren por la línea del Ferrocarril del Norte hacia Quiriguá y se encontraba en su travesía de retorno cuando se produjo el sismo. He aquí su relato:

“El […] gran sismo llegó con la luna llena en la noche del 24 de enero. Estaba viajando de Quiriguá a Guatemala por tren, y este se había retrasado en Agua Caliente debido a un pequeño derrumbe. Así pues, en lugar de llegar a la ciudad a las 6:30 p.m. estaba atrasado más de una hora. Exactamente a las 7:20 p.m., cuando estábamos a unas cinco millas de llegar y estabamos saliendo de un profundo barranco entre las montañas, una piedra del tamaño de una pelota de béisbol cayó desde lo alto de una montaña y se estrelló contra el marco de la ventana donde yo iba sentado. Al instante se escuchó un gran estruendo, acompañado de un fuerte halón hacia el lado sur del tren. Y esto fue inmediatamente seguido de un fuerte temblor en el otro lado. El tren iba avanzando muy lentamente, quizá a tres kilómetros por hora, así que el maquinista lo pudo detener en cuestión de cinco metros”.

“Mi primera impresión, debido a la piedra que había chocado contra la ventana, fue que había ocurrido un alud de una montaña y que las enormes rocas habían golpeado al tren. Pero cuando nos dimos cuenta que el tren estaba intacto, todos supimos lo que había ocurrido. Pocos minutos después empezamos a sentir los temblores de tierra, y desde ese momento hasta las 4:30 a. m. la tierra no se estuvo quieta. Sentíamos los sismos de cuando en cuando, y posteriormente supimos que se habían registrado cuarenta y tres temblores diferentes esa noche”.

“El tren continuó su marcha lentamente, pero se tuvo que detener en tres ocasiones para que limpiaran los derrumbes que le interrumpían el paso. Por fin llegamos al último y más grande de los pasos entre las montañas; pero este estaba totalmente bloqueado y se tardaron una semana en limpiarlo porque tan pronto como removían parte de la tierra se producían nuevos aludes. Nosotros pasamos la noche del 24 de enero en el tren y terminamos nuestro viaje a pie a la mañana siguiente. El camino estaba bloqueado en muchos lugares, y especialmente en donde la vía férrea descendía por el barranco más próximo a la ciudad. Durante la caminata yo conté aproximadamente doscientas grietas, con dirección aproximada de sur a norte, aunque vi algunas perpendiculares a estas. La dirección de las grietas puede ser relevante, pues parecían provenir del volcán de Pacaya. Que las grietas van de la región del volcán hacia el norte, y no de norte a sur quedó demostrado por una gran grieta que ví que provenía del sur y que después se separaba en cuatro grietas más pequeñas hacia el norte.

Como los terremotos del 25 de diciembre y del 24 de enero ocurrieron en noche de luna llena, la población se alarmó por lo que podría ocurrir en la siguiente. En efecto, supimos que el 26 de febrero el servicio telegráfico se interrumpió por un fuerte sismo.”


BIBLIOGRAFIA:


5 de julio de 1920: el presidente Carlos Herrera compra en cincuenta mil dólares la renuncia del Ministro de Hacienda Adrián Vidaurre, un importante líder cabrerista

5julio1920
Principales colaboradores del presidente Carlos Herrera en 1920; el licenciado Adrián Vidaurre aparece en primera fila la derecha del presidente.  En el recuadro, uno de los recibos que firmara Vidaurre por cincuenta mil dólares sin especificar justificación alguna.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons y Nuestro Diario.

Adrián Vidaurre, ex-Auditor de Guerra y presidente de la Asamblea Legislativa, fue el principal líder del cabrerismo que negoció con los conservadores del Partido Unionista la caída del presidente liberal Manuel Estrada Cabrera en 1920 y dejar en su lugar al ciudadano Carlos Herrera, un rico productor de azúcar que hasta entonces había tenido un papel mínimo en la política nacional, aunque había diputado por Santa Lucía Cotzumalguapa, por muchos años. A cambio de su colaboración, a Vidaurre le fue entregado el puesto de Ministerio de Hacienda, además de otros tres ministerios para diputados cabreristas.

Ya en el gobierno, Herrera mostraba por Vidaurre una deferencia especial, considerando que éste tenía mucho estadista, dado que había sido uno de los principales colaboradores del licenciado Estrada Cabrera durante su largo gobierno.  Y esto lo aprovechó Vidaurre para estar todo el tiempo posible con el nuevo presidente, y evitar así que los “cachurecos” conservadores del Partido Unionista lo controlaran.

Los unionistas se dieron cuenta pero no podían hacer nada.  Pero el 5 de julio de 1920 la situación cambió. Durante una manifestación unionista en la que se exigía justicia pronta contra ex-cabreristas, los ánimos se exaltaron a tal punto, que el ministro de la Guerra, el unionista conservador Emilio Escamilla Hegel, tuvo que dar vuelta a unas ametralladoras para que no atacaran a los manifetantes cuando éstos vociferaban frente a la casa presidencial.  Tras esto, Escamilla y el líder unionista José Azmitia convencieron a los manifestantes a reunirse en la casa del partido y allí, tras varias horas el elemento obrero pidió a gritos que saliera Vidaurre del gobierno. Entonces, una comisión de los unionistas fue a visitar al presidente a solicitarle que le pidiera la renuncia al ministro de Hacienda, pero el presidente se negó en repetidas ocasiones.

Mientras estaba todavía la delegación unionista, llegó Vidaurre junto con el Presidente del Poder Judicial, José Beteta, ambos en estados de ebriedad, y al enterarse del motivo de la reunión montó en cólera. Vidaurre, borracho como estaba, empezó a insultar al presidente, a los unionistas y al Ministro de la Guerra, Emilio Escamilla, con todo tipo de improperios, sin importarle que estuvieran también presentes el ministro de Relaciones Exteriores, el subsecretario de Relaciones, el Ministro de México, el primer Designado y el periodista Federico Hernández de León.

De acuerdo a Escamilla, Vidaurre exclamó colérico y entre insultos soeces: “No, yo no volveré al ministerio si usted no me llama por un acuerdo gubernativo en el que, además, se me darán todas las satisfacciones del caso por las ofensas recibidas. Ya no hay principio de autoridad.  Ya el pueblo hace lo que le da la gana. Atenta contra altos funcionarios del gobierno sin castigo alguno.  Por allí andaba huyendo el Presidente del Poder Judicial por los cercos de chichicaste.  Y cuando el jefe de la Plana Mayor, en cumplimiento de su deber, les quiera parar los pies, el propio ministro de la Guerra les quita las ametralladoras.  No, yo no vuelvo si no me llaman por un acuerdo dándome todas las satisfacciones del caso.”

Todos los asistentes guardaban un profundo silencio.  El presidente solamente atinó a pasarse el índice por el ojo derecho, murmurando algunas palabras.  Nadie entendía cómo una persona tan odiada e impopular como Vidaurre pretendía imponerse de aquella manera al presidente de la República.

Aquel fue el final de la reunión, pero más tarde, ese mismo día, Vidaurre regresó más calmado a la casa presidencial a pedir a Herrera que le diera una concesión por cien mil árboles de caoba en El Petén a cambio de su renuncia.  Cuando Herrera se negó, le pidió entonces cien mil dólares a cambio de la mencionada renuncia.  Finalmente, tras regatear un poco, Herrera accedió a darle cincuenta mil dólares al ahora exministro, sin saber exactamente de donde sacarlos.

Al día siguiente, Herrera llamó de urgencia al ministro Escamilla y le leyó la carta en que aceptaba la renuncia de Vidaurre, en forma corta y clara.  Tras leerla a Escamilla, éste estuvo de acuerdo pues el presidente Herrera todavía no había sido electo oficialmente y solamente servía en calidad de presidente interino. Poco después, Vidaurre fue enviado a Cuba como ministro plenipotenciario, con todos los gastos de viaje pagados y un sueldo de 1000 dólares mensuales.

No era la primera vez que Vidaurre recibía cincuenta mil dólares del gobierno de Herrera.  El 11 de abril de 1920, cuando ya era presidente Herrera pero todavía estaba peleando desde “La Palma” el licenciado Estrada Cabrera, Vidaurre firmó un recibo al licenciado Alberto Mencos, ministro de Fomento en ese momento, en los siguientes términos y sin detallar el motivo de la entrega:

He recibido del Sr. Ministro de Fomento, don Alberto Mencos, 48,000 cuarenta y ocho mil dólares, y 40,000 moneda nacional.

Guatemala, 11 de abril de 1920

(f.) A. Vidaurre


BIBLIOGRAFIA:

  • Asturias Morales, A. (29 de julio de 1930) “La Lámpara de Aladino” Guatemala: Nuestro Diario
  • Escamilla, Emilio (27 de agosto de 1930) “Una carta del señor Emilio Escamilla”. Guatemala: Nuestro Diario
  • Hernández de León, Federico (19 de julio de 1930) “La actuación política de don Carlos Herrera”. VI Guatemala: Nuestro Diario.
  • Montúfar, Rafael (1923) “Caída de una tiranía“. Guatemala: Sánchez y de Guise.

29 de diciembre de 1918: ocurre el segundo terremoto de 1917-18, esta vez a las 2:00 pm

29diciembre1917
Campamento establecido en las faldas del Castillo de San José (hoy Teatro Nacional).  Este fue uno de los primeros asentamientos que se formaron el ciudad de Guatemala y fue retirado hasta en 1927, cuando el gobierno del general Lázaro Chacón construyó el Barrio “El Gallito” para los daminificados por los terremotos de 1917-18.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Después del sismo del 25 de diciembre, la población ya no durmió en sus casas sino que se refugió como pudo en las plazas y parques, lo que contribuyó a que los siguientes sismos no produjeran un gran número de víctimas mortales.

El 29 de diciembre de 1917 a las 2:00 PM, ocurrió el primer sismo fuerte a la luz del día; muchas personas sufrieron desmayos por el terror y hubo una víctima mortal, el Dr. Manuel del Valle, quien murió sepultado junto con su caballo por una casa que se derrumbó mientras revisaba a los heridos mientras trabajaba en una comisión por la Cruz Roja.

Aquel sería el último sismo fuerte por unos días y los pobladores aprovecharon para armar campamentos provisionales en los parques y plazuelas de las iglesias (las que también quedaron por los suelos).​ Estos refugios temporales se construyeron con lo que se pudo conseguir: carruajes, mantas, muebles y demás enseres; afortunadamente, como solamente la ciudad de Guatemala fue afectada por los sismos, el resto del país envió suficientes provisiones por lo que no se desató una hambruna.

Pero fue en el cementerio general de la Ciudad de Guatemala en donde se apreció la devastación en toda su magnitud: el lugar quedó totalmente destruido por el terremoto y se contaba que unos ochenta mil muertos habían salido literalmente de sus tumbas, quedando expuestos y poniendo en peligro la ciudad por una posible peste. Fueron quemados en una pira gigantesca, pero las tumbas quedaron en ruinas.

Aunque en los días siguientes continuaron las réplicas, las personas se encontraban en refugios temporales pues muchos habían perdido sus hogares, y poco a poco se fueron acostumbrando a los sismos, hasta que llegó el terremoto del 3 de enero de 1918, a las 10:40 PM, que fue un terremoto aún más fuerte que los anteriores.


BIBLIOGRAFIA:

 

 


20 de diciembre de 1898: el gobierno de Estrada Cabrera renegocia los términos de la Deuda Inglesa

20diciembre1898.jpg
La Ciudad de Guatemala en la época en que se renegoció la Deuda Inglesa, vista desde las faldas del Cerrito del Carmen.  La Iglesia que se observa es La Merced.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Al morir asesinado en febrero de 1898, el general José María Reina Barrios dejó un país económicamente en ruinas, debido al colapso del precio internacional del café.  Su sucesor, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, asumió como presidente interino y tuvo que enfrentar la crítica situación que encontró.

El principal problema del nuevo gobernante era la onerosa deuda que Reina Barrios había contraído con bancos ingleses para mejorar la estructura del país y completar el Ferrocarril del Norte.  Como la crisis de 1897 dejó al ferrocarril inconcluso y una Exposición Centroamericana a medias, Reina Barrios había obtenido autorización de la Asamblea Legislativa para hacer un préstamo todavía mayor y que no sirvió para salir del problema financiero que afrontaba Guatemala.

Así pues, el 20 de diciembre de 1898, el gobierno del licenciado Estrada Cabrera se vió obligado a renegociar la Deuda Inglesa, de forma de poder cumplir parcialmente con los pagos que tenían que efectuarse, dado que la situació económica de Guatemala todavía era difícil.

Para que el lector se de una idea de cual era la situación del país en ese momento, se reproduce a continuación el decreto de autorización y el convenio firmado con los bancos ingleses:

DECRETO NÚM. 592.

Manuel Estrada Cabrera
Presidente Constitucional de la República de Guatemala

Considerando:

Que reducido el impuesto sobre exportación de café, el producto que hoy se obtiene no es suficiente para atender al servicio de la deuda exterior del 4%;

Que las especiales circunstancias del Tesoro no permiten distraer parte de sus demás rentas para continuar atendiendo esta deuda en la forma estipulada;

Que la Secretaría de Hacienda propuso á los Tenedores de Bonos la suspensión de la amortización por tres años y el pago de intereses por mitad durante ese
término;

Que los Tenedores de Bonos han aceptado tal proposición, subscribiendo un convenio con fecha 18 de noviembre último, cuyas condiciones y estipulaciones se consideran aceptables y prestan facilidad para su cumplimiento;

Por tanto,

En uso de las facultades concedidas al Poder Ejecutivo por el Decreto Legislativo Núm. 409 de 12 de mayo último,

Decreto:

Artículo único. — Se aprueba el convenio que, compuesto de nueve artículos, fué firmado en Londres por los Tenedores de Bonos de la deuda exterior del 4%, el Comisionado del Gobierno y el Ministro Plenipotenciario de Guatemala en Francia é Inglaterra, el 18 de noviembre próximo pasado.

Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo : en Guatemala, á veinte de diciembre de mil ochocientos noventa y ocho,

  • (f.) Manuel Estrada C.
  • (f.)El Secretario de Estado en el Despacho de Hacienda y Crédito Público, Rafael Salazar.

Y he aquí el convenio completo:

CONVENIO

HECHO ENTRE EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA, QUE ACTÚA, EN ESTE PARTICULAR, POR MEDIO DE LOS INFRASCRITOS, DEBIDAMENTE AUTORIZADOS PARA OBRAR A
SU NOMBRE, POR UNA PARTE : Y LA CORPORACIÓN DE TENEDORES DE TÍTULOS DE DEUDAS EXTRANJERAS, LA CUAL ACTÚA EN UNIÓN DEL COMITÉ DE TENEDORES DE TÍTULOS DE LA DEUDA DE GUATEMALA Y EN REPRESENTACIÓN DE LOS TENEDORES DE TÍTULOS DE LA DEUDA EXTERIOR DE GUATEMALA, POR LA OTRA PARTE.

Por la presente se conviene como sigue :

  1. Los seis cupones pagaderos desde el 30 de diciembre de 1898 hasta el 30 de junio de 1901, ambos inclusive, sobre los Títulos de la Deuda exterior de Guatemala, serán pagados la mitad en efectivo y por la otra mitad se emitirán certificados, canjeables por títulos de la deuda del Gobierno, después del 30 de junio de 1901, en la forma en que en este documento se dispone. Los cupones pagaderos el 30 de diciembre de 1901 y todos los cupones subsiguientes serán pagados en efectivo á razón del 4% completo por año, de acuerdo con lo que expresan.
  2. La suma necesaria para pagar la parte en efectivo de los dichos seis cupones, estará en manos del “Deutsche Bank,” de Londres, quince días antes de la fecha en que se deba pagar y el dicho pago será garantizado por una Casa Bancaria, que ha de ser aceptada por el Comité de Tenedores de Bonos, por todo el tiempo en que queden en manos del Sindicado Alemán, encargado en la actualidad de ello, las ventas de los Bonos que representan el actual impuesto sobre el café de un peso de plata por quintal, durante estos tres años.
  3. Los dichos certificados, á su presentación, serán cambiados por títulos definitivos del Gobierno, desde el 1 de julio de 1901. Dichos títulos serán semejantes á los títulos existentes de la deuda exterior y serán garantizados de igual modo que ellos y devengarán interés á igual premio de 4% por año, desde el 30 de junio de 1901, y llevarán adheridos cincuenta cupones.
  4. La amortización de la deuda exterior, según el convenio existente de 11 de julio de 1895, será suspendida por tres_ años, que terminarán el 30 de junio de 1901. Durante los siete años que comenzarán el l 9 de junio de 1901 y terminarán el 30 de junio de 1908, el fondo de amortización será á razón de £6,000 por año. Después del 30 de julio de 1908 se volverá al pleno fondo de amortización de £15,000 anuales.
  5. El dicho fondo de amortización será aplicado semestralmente de la manera dispuesta en dicho convenio de 11 de julio de 1895, en primer lugar á la amortización del principal de los títulos emitidos en virtud del artículo 3.°
  6. La emisión y canje de certificados por títulos definitivos, será llevada á cabo por la Corporación. Los nuevos títulos, firmados en debida forma á nombre del Gobierno, serán entregados a la Corporación el 30 de junio de 1901 ó antes de esa fecha.
  7. Con excepción de lo que temporalmente varíen por el presente documento los derechos de los tenedores conferidos por el dicho convenio de 11 de julio de
    1895, quedarán en pleno vigor.
  8. El Gobierno costeará los gastos relacionados con la negociación y llevada á cabo de este arreglo y la emisión de nuevos títulos y los derechos de timbre del Gobierno inglés sobre ellos.
  9. Este convenio queda sujeto á ratificación, mediante Decreto Ejecutivo del Gobierno.

Hecho por duplicado, en Londres, á 18 de noviembre de 1898.

A nombre del Gobierno de la República de Guatemala.

(f.) Fernando Cruz.
(f.) D. Mugdan.

A nombre de la Corporación de Tenedores de títulos extranjeros y del Comité de Tenedores de Títulos de Guatemala,

(f.) W. Siderdale, Presidente del Consejo.

RESOLUCIÓN

VOTADA EN LA REUNIÓN GENERAL DE TENEDORES DE TÍTULOS DE GUATEMALA HABIDA EN LAS OFICINAS DEL CONSEJO DE TENEDORES DE TÍTULOS EXTRANJEROS, EL MARTES 15 DE NOVIEMBRE DE 1898

Que esta Junta General de Tenedores de Títulos de la deuda exterior de Guatemala, del cuatro por ciento, aprueba las bases del arreglo presentadas hoy a ella y suplica al Consejo de Tenedores de Títulos extranjeros que dé los pasos necesarios para llevarlo á efecto.

Es copia fiel.

( f.) James E. Cooper

El lector familiarizado con crédito bancario comprenderá que esto no fue otra cosa que la extensión del plazo de la deuda, que se cubrió parcialmente con bonos del tesoro guatemalteco (es decir, contrayendo aún más deuda) y con mayores intereses incurridos por el mayor tiempo requerido para pagar el compromiso. Los intereses acumulados fueron considerables, si se toma en cuenta que esta deuda fue finalmente pagada en su totalidad por el gobierno del general Jorge Ubico el 1 de julio de 1944, el día de su renuncia a la presidencia.


BIBLIOGRAFIA:


15 de diciembre de 1921: tras el golpe de estado contra Carlos Herrera, el general José María Orellana es declarado presidente provisorio

15diciembre1921
El general José María Orellana (sentado, segundo de izquierda a derecha) en el Palacio de Cartón, durante una recepción a una delegación estadounidense en 1922.  En el recuadro: el retrato del general Orellana que aparece en el billete de un quetzal. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El gobierno de Carlos Herrera llegó a un abrupto final tras escasamente año y medio de estar en el poder y de haber intentado reemplazar la constitución de 1879 con la que se emitió en 1921.  El golpe de estado patrocinado por la United Fruit Company  (UFCO) y dirigido por los militares, colocó a los generales  José María Orellana, José María Lima y Miguel Larrave, como triunviros al frente del gobierno el 5 de diciembre, con el objetivo de frenar la creciente organización laboral en las empresas afiliadas a la UFCO en (especial la International Railways of Central America -IRCA-) y en sus propias instalaciones en Bananera, en el departamento de Izabal.

El triunvirato desconoció a la Asamblea Legislativa, argumentado que había sido instalada irregularmente y le dieron posesión nuevamente a la que había estado en funciones al momento del derrocamiento de licenciado Manuel Estrada Cabrera el 8 de abril de 1920;  luego desconocieron la constitución de 1921 y restituyeron la de 1879, con algunas modificaciones hechas a la medida de los militares.  También nombraron como Ministro de la Guerra al general Jorge Ubico el 11 de diciembre, por su activa participación en el golpe de estado y, finalmente, desconocieron al primer designado del derrocado presidente Herrera, José Ernesto Zelaya, y el 15 de diciembre fue nombrado como Primer Designado y Presidente Provisorio el general José María Orellana.

Aquel gobierno, siguiendo las directrices de sus patrocinadores, ahogó las protestas civiles y obreras contra los intereses estadounidenses, ya que puso al ejército a disposición de la frutera para reprimir cualquier huelga y organización obrera. Atacaron cualquier foco de organizaciór popular, y cuando la Universidad Nacional intentó unirse a estar protestas en 1924, fue clausurada por Orellana, y no fue reabierta sino hasta en enero de 1928, ya durante el gobierno del general Lázaro Chacón, casi dos años después de la misteriosa muerte del general Orellana en Antigua Guatemala en 1926.

Como dato curioso, es importante destacar que aunque el gobierno de Orellana fue un retorno al estilo y partido de gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera (de quien Orellana había sido Jefe del Estado Mayor y guardaespaldas), el gobierno no liberó al expresidente, quien murió en prisión el 24 de septiembre de 1924.


BIBLIOGRAFIA:


13 de diciembre de 1894: el gobierno del general José María Reina Barrios autoriza los estatutos de “El Porvenir de los Obreros”

13diciembre1894
Los miembros del Partido Unionisto en “La Casa del Pueblo” en 1919.  Los miembros de la Liga Obrero tuvieron un papel importantísimo en los movimientos contra el presidente Manuel Estrada Cabrera.  En el recuadro, el líder sindical Silverio Ortiz. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Después de la Independencia de Centroamérica en 1821 fueron abolidos los gremios de obreros que existían en la época colonial junto con la legislación de indias, por lo que los artesanos y obreros quedaron sin protección gremial.  Hasta 1920, solamente florecieron las asociaciones de carácter mutualista, al amparo del derecho general de asociación.

Dichas asociaciones mutualistas de esa época tenían las siguientes características:

  1. Su composición era artesanal. Sus miembros eran eran trabajadores que laboraban por cuenta propia o en pequeños talleres.
  2. Los fines que se propusieron se limitaron al socorro y auxilio mutuo o al estudio.
  3. No perseguían fines reivindicativos, ni se planteaban la lucha de clases.
  4. Un sentimiento elemental de cooperación unió legalmente a gentes a las que el infortunio tenía de hecho unidas.
  5. Un sentimiento elemental de ayudarse mutuamente como gente pobre y nada más.

Entre esas asociaciones, todavía sobrevive una: “El Porvenir de los Obreros”.  Esta asociación fue fundada el 18 de octubre de 1892, y sus estatutos fueron aprobados por el presidente, general José María Reina Barrios el 13 de diciembre de 1894 de acuerdo al siguiente decreto:

Palacio del Poder Ejecutivo, 13 de diciembre de 1894

El Presidente de la República tienen a bien conceder su aprobación a los treinta y tres artículos de que constan los estatutos de la sociedad de artesanos denominada “El Porvenir de los Obreros” fundada en esta capital el 18 de octubre de 1892, los cuales fueron emitidos el 28 de septiembre último.

Comuníquese.

  • Reina Barrios
  • El Secretario en el Despacho de Gobernación y Justicia: Manuel Estrada C.

Esta asociación tuvo un papel muy importante para la posibilidad de acción del movimiento mutualista, ya que sus estatutos sirvieron de modelo para las organizaciones mutuales posteriores. El Porvenir estaba compuesto originalmente por zapateros, carpinteros, herreros, sastres, panaderos y otros trabajadores de talleres artesanales del barrio El Tuerto de la ciudad capital, actualmente Barrio Gerona, en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala.

En 1903 sus dirigentes firmaron un tratado de reciprocidad con los de la Sociedad de Artesanos Excélsior de San Salvador, con la finalidad de realizar actividades a favor de la unión de la clase obrera de Centroamérica. Y posteriormente, la mayoría de sus líderes, entre los que destaca Silvero Ortiz, formó la Liga Obrera en 1919, la cual tuvo un papel preponderante en la lucha de la población guatemalteca en contra del largo gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.

Tras el breve gobierno de Carlos Herrera, el golpe de estado de José María Orellana se encargó de neutralizar los logros obtenidos para las asociaciones mutualistas y las mismas sobrevivieron limitando sus actividades al ahorro, la ayuda mutua y la beneficencia gremial hasta que se reorganizaron nuevamente contra el gobierno del general Jorge Ubico en junio de 1944. Por cierto que el general Ubico mantuvo al líder Silverio Ortiz preso en la Penitenciaría Central para evitar la organización gremial contra su gobierno.


BIBLIOGRAFIA:


23 de julio de 1859: nace en Quetzaltenango el teniente coronel e ingeniero Francisco Vela, constructor del Mapa en Relieve

23julio1859
El Mapa en Relieve de la República de Guatemala, obra del teniente coronel e Ingeniero Francisco Vela, cuando fue inaugurado en 1905.  En el recuadro:  busto del Ingeniero Vela que está junto al Mapa en Relieve.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

Uno de los ingenieros más importantes que ha tenido Guatemala fue el teniente coronel Francisco Vela, quien nació en la ciudad de Quetzaltenango el 23 de julio de 1859. Hizo sus primeros estudios en su ciudad natal, y luego se trasladó a la Ciudad de Guatemala, en donde el 5 de abril de 1875 ingresó a la Escuela Politécnica, en donde su alto nivel académico y liderazgo le permitieron alcanzar el grado de Sargento Primero de la Compañía, graduándose con el grado de Subteniente de Ingenieros y Topógrafo a los 19 años el 23 de enero de 1882. Se destacó por el dominio de las Matemáticas, sus estudios del sistema métrico decimal y sus trabajos de la geografía nacional.

En su primer asignación retornó a Quetzaltenango a prestar sus servicios, profundizando sus estudios topográficos, además de impartir clases. Por esa época hizo estudios en la American School of Correspondence de Filadelfia, Estados Unidos, obteniendo el título de Ingeniero de Telégrafos y luego el de Administrador Municipal, y también ingresó como miembro de la Academia de Ciencias del Ateneo de Guatemala.

Fue el autor de libros referentes a los temas de matemáticas, topografía y geografía, y editor de la Revista “La Propaganda Científica“; su notable habilidad numérica lo inspiró para aprender el uso del ábaco chino, dedicándose a construir aparatos similares, con los que fuera posible realizar operaciones complejas y ecuaciones de diferentes grados.

Como docente, se dedicó a mejorar los niveles educativos de Guatemala y citando al historiador Zamora Castellanos: “[…] en el magisterio, que fue su profesión de todo agrado, el Ingeniero Vela hizo estudios de Pedagogía. Su entusiasmo por la Metodología Matemática fue tan grande, que en 1899, se dirigió a la autoridad escolar de Nueva York, proponiendo que, en vez de llevar a la exposición de París una colección de libros y aparatos que darían ideas incompletas de los adelantos pedagógicos en los Estados Unidos, era mejor llevar una pequeña escuela de alumnos de ambos sexos, para exhibir los métodos de enseñanza, y él mismo se ofreció gratuitamente como profesor, por oposición si era necesario“.

Fue director de la Escuela Politécnica entre 1889 y 1891, decano de la Escuela Facultativa de Ingeniería de 1898 a 1902, y durante el gobierno del presidente Manuel Lisandro Barillas fue electo diputado a la Asamblea Nacional Legislativa como representante de Quetzaltenango.

Pero, sin duda, su más extraordinaria obra fue la realización del Mapa en Relieve de Guatemala, el cual se puede apreciar en el Hipódromo del Norte en la ciudad de Guatemala. Este mapa fue inaugurado el 29 de octubre de 1905 y ha sido considerado como uno de los más valiosos bienes del patrimonio cultural guatemalteco. Durante 1888, realizando una de sus innumerables medidas del territorio nacional en la cima de Zunil, formalizó la idea de realizar un Mapa en Relieve de la República. En mayo de 1903, fue llamado por el presidente Manuel Estrada Cabrera, también quetzalteco, para que planeara los jardines del Hipódromo del Norte, lo que fue la oportunidad de Vela para realizar su proyecto. Cuando el presidente le pidió ser él quien colocara la primera piedra, el Coronel Vela le contestó: “Señor Presidente, ¡usted será quien coloque la última!” Estrada Cabrera se sorprendió con lo inusitado de la respuesta, pero quedó complacido con ella, puesto que significaba que el Coronel Vela se comprometía a terminar el proyecto.

El 19 de abril de 1904, se inició la colocación de los cimientos. El Mapa en Relieve quedó concluido en dieciocho meses, que abarcó no sólo la construcción en sí, sino también el recorrido previo, a lo largo y ancho del país, algunas veces en mula, otras a pie, por vía la vía férrea o en lancha por ríos navegables, que llevó a cabo Vela. Para ejecutar su obra buscó el apoyo del ingeniero Claudio Urrutia, quien había realizado una enorme recopilación de datos cuando fue jefe de la Comisión de Límites entre Guatemala y México. Y así, junto con Urrutia, el artista Antonio Doninelli, y un grupo de obreros muy dedicados crearon la representación geográfica de Guatemala, que tuvo un costo de 5 mil pesos oro.

Tras la construcción del Mapa en Relieve, Vela publicó la obra “Datos de la República de Guatemala “en 1908, pero desafortunadamente, contrajo malaria cuando estaba trabajando en la Comisión de Límites con Honduras, y falleció en Esquipulas, Chiquimula el 28 de febrero de 1909.


BIBLIOGRAFIA:


21 de noviembre de 1857: nace en Quetzaltenango el licenciado Manuel Estrada Cabrera, quien gobernó a Guatemala de 1898 a 1920

21noviembre1857

El padre de Manuel Estrada Cabrera era Pedro Estrada Monzón quien había sido hermano en el Convento de San Francisco hasta 1829, cuando el ejército del general liberal Francisco Morazán desterró de Centroamérica a los miembros de las órdenes regulares. Estrada Monzón no se fue de Guatemala, pero tuvo que renunciar a la vida monástica. Cuando nació su hijo Manuel, en Quetzaltenango en 1857, no quiso aceptar la paternidad que le exigía la madre, Joaquina Cabrera, pero llegó al acuerdo de ella tuviera la patria potestad del niño y que él los ayudara periódicamente.

Durante sus primeros años, la madre de Estrada Cabrera se dedicaba a vender dulces y alimentos en las casas de las familias acomodadas de Quetzaltenango, entre ellas la casa de la familia Aparicio, en donde tuvo un serio problema cuando fue acusada de robar unos cubiertos de plata y fue apresada, aunque fue luego absuelta. Este hecho causó una profunda impresión en Estrada Cabrera quien guardó rencor por los Aparicio y se vengó de ellos en 1897, cuando retrasó el telegrama de indulto que le perdonaría la vida a Juan Aparicio, hijo, luego de ser acusado de ser el líder de la Revolución Quetzalteca que había estallado contra el gobierno del general José María Reina Barrios, de quien Estrada Cabrera era Ministro de Gobernación.

Obtuvo una beca en el colegio de San José, que los jesuitas regenteaban en Quetzaltenango, en donde se distinguió por su inteligencia y caligrafía, aunque también sufrió la burla de sus compañeros que lo llamaban “bolitero” o “el hijo de la bolitera” por el trabajo de su madre. De hecho, de los jesuitas recibió la formación católica que lo caracterizaría en la presidencia, y de su madre el conocimiento de los ritos indígenas de la región occidental de Guatemala.

En 1872 ingresó al Instituto Nacional para Varones de Occidente de donde se graduó en 1874 a los 17 años obteniendo una felicitación personal del presidente J. Rufino Barrios, en su examen público de bachiller.​ En 1876,  Barrios creó la Escuela Facultativa de Derecho y Notariado de Occidente, en la que se inscribió Estrada Cabrera en 1877 y en donde estudió con grandes penurias económicas y para poder continuar su carrera ocupó una plaza en el juzgado segundo de primera instancia de Quetzaltenango, fue director de una escuela de primeras letras, dio clases particulares e incluso se dedicó a la carpintería.

Se recibió con el título de licenciado en Derecho, y su bufete fue la base para su futuro despacho presidencial: era una pieza con puerta a la calle amueblado únicamente por una mesa de pino, dos estantes con pocos libros y un par de sillas; precisamente encima de la recepción había otra habitación a la que se subía por una escalera y en la que permanecía el licenciado, oculto a los que solicitaban sus servicios. Un escribiente de su confianza atendía en la recepción y cuando este no podía responder a alguna pregunta, se escuchaban sobre el entarimado de arriba unos toques en clave con la respuesta de Estrada Cabrera. Cuando la clave no era suficiente, entonces subía el escribiente a una señal convenida a recibir la respuesta de viva voz.

Afiliado al Partido Liberal, entonces en el poder, sirvió como juez de Primera Instancia en Retalhuleu, el mismo puesto en Quetzaltenango y, por último, magistrado de la Sala Cuarta de la Corte de Apelaciones.​ Mientras estaba en la facultad conoció a Desideria Ocampo, pero el cortejo fue difícil porque el padre de la muchacha se oponía a la relación. Al fin, por su gran perseverancia consiguió la mano de Desideria, se casó con ella en 1884 y tuvo dos hijos: Diego y Francisco.​


BIBLIOGRAFIA:


17 de noviembre de 1917: con un sismo que destruye el poblado de Amatitlán se inicia el enjambre sísmico que culmina con los terremotos de 1917-18

17noviembre1917
Imágenes de edificios destruidos en la Ciudad de Guatemala tras los terremotos de 1917-18.  Tomadas de Wikimedia Commons.

Los pobladores de la Nueva Guatemala de la Asunción vivieron durante casi ciento cuarenta años con la falsa creencia de que el valle en donde se asentaba la capital del país era inmune a terremotos cataclísmicos como los que asolaron a la ciudad de Santiago de los Caballeros.  Esta creencia errada hizo que muchos edificios y casas se construyeran sin protección sísmica, incluyendo muchas de las edificaciones que hizo el gobierno del general José María Reina Barrios entre 1892 y 1898. Aunque sí se habían sentido fuertes temblores en la ciudad, como el 23 de abril de 1830 o el que destruyó a Quetzaltenango en 1902, no hubo mayores daños en la ciudad y eso reforzó la creencia de que la construcción con refuerzo antisísmico no era necesaria en la ciudad.

En 1916 un enjambre sísmico se desató en la ciudad, y aunque al principio causó alarma entre la población, lo continuo de los temblores hizo que los habitantes se acostumbraran a los mismos.   Y así, cuando un nuevo enjambre sísmico empezó el 17 de noviembre de 1917 con su epicentro en el área del lago de Amatitlán, los habitantes de la ciudad no se preocuparon demasiado al respecto, a pesar de que gran parte del poblado de Amatitlán se derrumbó y se produjeron entre diez a treinta temblores diarios.

Fue el día de Navidad de 1917 que la historia de la ciudad cambió: se produjo el primero de los cataclísmicos terremotos conocidos como “de 1917-18”, los cuales se extendieron hasta mayo de 1918 y derrumbaron a la mayoría de edificios públicos y religiosos, así como una gran cantidad de residencias.  Aquel fue el final de la “Tacita de Plata” (que era como se le conocía a la ciudad en ese entonces) y el inicio de los problemas urbanísticos de que adolece la capital guatemalteca.


BIBLIOGRAFIA:


19 de octubre de 1899: nace en la Ciudad de Guatemala el escritor Miguel Angel Asturias

19octubre1899
Miguel Angel Asturias en su época de estudiante.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Los guatemaltecos conocen a Miguel Angel Asturias como el escritor guatemalteco que ganó el Premio Nóbel de Literatura en 1967 por su novela “El señor Presidente“, que critica al gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera.  Y de hecho, desde que ganó ese prestigioso galardón, Asturias es el único referente del arte guatemalteco, ya que hasta al Teatro Nacional le cambiaron de nombre y lo bautizaron como “Centro Cultural Miguel Angel Asturias”.

Pero hay muchas cosas de Asturias que no nos han contado y muchos otros artistas y escritores de alto nivel que han quedado a la sombra del famoso “Moyas“.  He aquí algunos de los datos que no son muy conocidos del escritor guatemalteco:

  1. Estudió en el entonces prestigioso y exclusivo Instituto Nacional Central para Varones, en donde durante el bautizo que se acostumbraba le pusieron el apodo de “Chirimoyas” o “Moyas
  2. Participó en los movimientos estudiantiles que contribuyeron al derrocamiento del presidente Manuel Estrada Cabrera, cuando era estudiante de la Universidad “Estrada Cabrera
  3. Fue miembro del Honorable Comité de Huelga de Dolores y uno de los autores del canto de guerra “La Chalana“, de los estudiantes universitarios.
  4. Era parte del grupo de intelectuales guatemaltecos conocido como “la generación del 20“.  Desafortunadamente, de todos ellos solamente la memoria de Asturias se conserva.
  5. En su tesis de graduación, que versaba sobre los problemas que afrontan los indígenas guatemaltecos, escribió que una forma de mejorar el intelectual de los mismos era la de practicar un mestizaje con “razas más avanzadas“.
  6. Era alcohólico consetudinario, aduciendo que en Guatemala “sólo bolo se podía vivir“.  Su alcoholismo era tan grave que amanecía tirado en las calles.
  7. Durante el gobierno del general Jorge Ubico dirigió un programa radial llamada “Tribuna del Aire” desde el que adulaba al presidente.
  8. Tras el derrocamiento de Ubico escribió la llamada trilogía bananera, la cual es una obra en tres partes en las que critica tanto al gobierno guatemalteco, como a la sociedad y a la intervención de la compañía transnacional estadounidense “United Fruit Company”.  En el libro llama al general Ubico “La bestia del Guacamolón” en referencia al color del Palacio Nacional que hizo construir el presidente. Los tres volúmenes de la trilogía son:
    • “Viento Fuerte”
    • “El Papa Verde”
    • “Los Ojos de los Enterrados”
  9. Debido a su identificación con los indígenas guatemaltecos, la cual se manifiesta en mayor grado en su novela de realismo mágico ‘Hombres de Maíz“, sus contemporáneos lo despreciaban por “indio“.  (De hecho, la obra es sumamente difícil de leer para el lector común, ya que esté escrita desde la perspectiva de la cultura indígena guatemalteca.
  10. Por su colaboración con el gobierno del coronel Jacobo Arbenz Guzmán fue despojado de la ciudadanía guatemalteca tras el triunfo de la Operació PBSUCCESS que puso al coronel Carlos Castillo Armas al frente del gobierno guatemalteco.  Asturias tuvo que vivir en el exilio en Argentina y Chile durante esa época.
  11. De su estadía en Chile comentó que lo más le gustó fue “el vino y las tendaladas de bolos
  12. Siempre en el exilio se trasladó a Génova, Italia, en donde publicó la novela “Mulata de Tal” en 1963.
  13. Por la Trilogía Bananera la Unión Soviética le entregó el “Premio Lenín de la Paz“, ya que en la obra criticaba duramente el intervencionismo de los Estados Unidos en los asuntos internos de Guatemala.
  14. El Premio Nóbel le fue otorgado por las diez obras que había escrito hasta entonces y no solamente por el “El señor Presidente“.   De hecho, el premio le fue conferido “por sus logros literarios vivos, fuertemente arraigados en los rasgos nacionales y las tradiciones de los pueblos indígenas de América Latina
  15. Tras ganar el Premio Nóbel, el gobierno del licenciado Julio César Méndez Montenegro se vió obligado a reivindicar su figura en el país y le devolvió la ciudadanía guatemalteca, además de nombrarlo embajador de Guatemala en Francia, por lo que Asturias se mudó a Paris en donde vivió hasta su muerte.
  16. Su hijo Rodrigo Asturias adoptó el pseudónimo de “Gaspar Ilom” cuando se unió a los grupos guerrilleros guatemaltecos. Este era el personaje principal de la novela “Hombres de Maíz
  17. Debido a sus problemas económicos no había podido escribir más novelas hasta que recibió el Premio Nóbel.  Gracias a él pudo escribir la obra “Viernes de Dolores” en la que relata su participación en el Comité de Huelga de Dolores de 1922.
  18. La obra “El señor Presidente” fue convertida en una versión teatral y presentada en Guatemala en 1974, el año en que falleció.  Los esbirros de la policía judicial del gobierno del general Carlos Arana Osorio llegaron al teatro en el que se estaba presentando la obra con la intención de apresar a Asturias, sin saber que ya había fallecido.

BIBLIOGRAFIA: