10 de julio de 1796: nace María Josefa García-Granados y Zavala, la «Pepita»

Nace la poetisa, periodista e influyente política María Josefa Garcia Granados y Zavala en Cádiz, España

10julio1796
La brillante escritora, periodista y poetisa María Josefa García-Granados y Zavala, hermana y suegra del general Miguel García Granados, quien se casó con su hija Cristina. Miniatura de Francisco Cabrera tomada de la Revista Conservadora del pensamiento centroamericano.

María María Josefa García Granados y Zavala, conocida como «Pepa» o «Pepita» por sus amigos, fue una literata, periodista y poetisa guatemalteca, de origen español, considerada como una de las mayores exponentes intelectuales de la época en que se independizó Guatemala. Puede decirse que fue una feminista adelantada a su tiempo ya que con su carácter fuerte y dominante se impuso en la sociedad guatemalteca de la época. Era la hermana mayor del general Miguel García Granados y de Adelaida García Granados, esposa de Luis Batres Juarros y quien fue tutora de Petrona Álvarez, esposa del general Rafael Carrera, presidente conservador vitalicio de Guatemala.1 En sus memorias, Miguel García Granados la describe como «mujer de genio independiente, despreocupada, de mucho ingenio y travesura; con gran facilidad para versificar, y mucho chiste en sus sátiras; era lo que puede llamarse un ente original, y de trato peligroso2

Se casó con Ramón Saborío de la Villa en 1818.  Durante la Guerra Civil Centroamericana y el posterior triunfo de Francisco Morazán en 1829, la familia García Granados corrió la misma suerte que los miembros del Clan Aycinena: le fue confiscada la tercera parte de todos sus bienes.  En esa época, con su esposo en el exilio, Pepita se tuvo que ir a vivir a la casa de sus padres y empezó a escribir poemas de sátira sangrienta con los que atacaba a los jefes liberales, a sus esposas y familias, en especial al general Francisco Morazán.2 Por esos ataques fue perseguida y tuvo que huir a Chiapas a refugiarse junto con una amiga en Ciudad Real.Nota,3

Ya establecida en Chiapas, empezó nuevamente a escribir contra los criollos liberales y sus esposas.  He aquí un ejemplo de un verso dirigido al doctor Pedro Molina, jefe de estado de Guatemala:3

Pues que es tiempo
de que hablemos
empecemos
Por el Jefe del Estado;
Este verso no es usado,
Pero lo entiende la gente,
Y le llama vulgamente,
pie quebrado.3

En 1830 su hermano llegó a vivir con ella a Chiapas y se dió cuenta de que Pepita padecía de ataques de histeria y de que el clima frío y húmedo de la región le había provocado una grave enfermedad respiratoria. Decidieron retornar a Guatemala, y tuvieron que hacerlo a pie y bajo la lluvia en caminos en estado calamitoso, que no contribuyeron a que Pepita se recuperara.  Finalmente llegaron a Guatemala, en donde fue atendida por el doctor liberal Pedro Molina, a quien no le importaron las duras críticas que ella le hiciera.  Desafornamente, la poetisa perdió un pulmón debido a estas penosas condiciones.4

Como data curioso, su hermano Miguel también fue su yerno, pues era la costumbre entre las familias aristocráticas de la época los matrimonios endogámicos, y Miguel se casó con Cristina, hija de María Josefa. De esta forma, Pepita era abuela y tía al mismo tiempo de María García Granados y Saborío, la famosa «Niña de Guatemala«.

En su época las mujeres eran relegadas a las labores de su hogar, pero Pepita no se adaptó a este molde en lo absoluto.  Utilizando el seudónimo «Juan de las Viñas» fundó dos periódicos y varios boletines en los que daba muestra de su gran ingenio crítico y satírico. Además participaba de las tertulias de las principales figuras políticas del país, sin importar el partido al que pertenecían: así pues, frecuentaba la residencia tanto de Mariano Rivera y Paz como la del general Rafael Carrera.  Fue también una gran amiga y colaboradora del poeta José Batres Montúfar.5,6

Su obra más conocida en su época fue el «Sermón para José María Castilla«, escrito en verso junto con Batres Montúfar y dedicado al canónigo José María Castilla, el cual era un duro ataque a los excesos del clero secular y de la Iglesia Católica, derivado de las ideas anticlericales de la primera mitad del siglo XIX.  El «Sermón» ataca con fiereza las costumbres y los vicios de la iglesia de su época, en especial el celibato, y está escrito en forma burlona, con lenguaje erótico y a veces vulgar, remedando a los sermones ofrecidos por los religiosos en las misas.7

También junto con Batres Montúfar escribieron el periódico conservador «Cien veces una» que rebatía las ideas del periódico liberal «Diez veces diez«.  Cuenta una leyenda que Pepita dejó de escribir porque los dos poetas pactaron que el primero que se muriera regresaría a contarle al otro si existía el infierno; así que cuando Batres murió en 1844, regresó y le dijo «¡Sí hay infierno, Pepa!«6

Pepita murió en 1848, y fue sepultada en el cementerio de San Juan de Dios, que se encontraba donde en el siglo XIX se encuentran estacionamientos al sur del Hospital General; cuando se construyó el Cementerio General en 1883, este pasó a conocerse como «el cementerio viejo». Desafortunadamente, la tumba de la célebre poetisa fue destruida por los terremotos de 1917-18 y sus restos se perdieron para siempre8, aunque su recuerdo pesiste y ha sido presentada en obras de teatro escritas por José Arzú y Manuel Galich.9

De ella dijo lo siguiente el poeta y héroe cubano José Martí: «Hubo, ¡también muerta!, una poetisa en Guatemala, amiga de Batres, famosa decidora, que no dejó suceso sin comentario, hombre sin gracioso mote, defecto sin epigrama, conversación sin gracia.  Talento penetrante, alma ardiente, rima facilísima, espíritu entusiasta, carácter batallador, fue María Josefa García-Granados, por mucho tiempo animación y para siempre gala de la literatura guatemalteca«.10


NOTAS:

BIBLIOGRAFIA:

  1. Woodward, Ralph Lee, Jr. (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.
  2. García Granados, Miguel (1894). Memorias del general Don Miguel García Granados. Tomo 2. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 18
  3. Ibid., p. 19.
  4. Ibid., pp. 22-23.
  5. Toledo, Aída (Abril 2002). Josefa García Granados y el arte de sobrevivir a pesar de todo. En: La Cuerda. 5, (44).
  6. Escobedo Mendoza, Juan Carlos (2006). Página de la Literatura Guatemalteca.  Guatemala.
  7. Móbil J. (2011). Personajes Históricos de Guatemala. Guatemala: Serviprensa, S.A.
  8. Batres Jáuregui, Antonio (1949). La América Central ante la Historia. Memorias de un siglo 1821-1921 III. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 375.
  9. Villacorta C., Jorge Luis (1971). María Jose García Granados: su vida, su obra, su correspondencia, sus papeles, en la leyenda, en el teatro. Guatemala: José de Pineda e Ibarra.
  10. Zavala Urtecho, Joaquín (1970). «Huellas de una familia vasca-centroamericana en cinco siglos de historia». Revista conservadora del pensamiento centroamericano (Managua, Nicaragua) XXIII (111). p. 185.

Subir

28 de mayo de 1872: convierten en ejido de Palencia una hacienda expropiada a los dominicos

El encargado de la presidencia, teniente general J. Rufino Barrios, otorga a los pobladores de Palencia una hacienda expropiada a los dominicos

28mayo1872
Iglesia de Santo Domingo en la ciudad de guatemala a principios del siglo XX.  Fotografía de Adolfo Biener.  En el recuadro: retrato oficial del presidente J. Rufino Barrios que se conserva en el Museo Nacional de Historia.  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

La relación entre Miguel García-Granados y Zavala y J. Rufino Barrios ha sido idealizada en los libros de los historiadores liberales, que a su vez han sido la base de los libros de historia que se utilizan en la actualidad en la educación histórica guatemalteca.  En dichos libros se dice que ambos eran colaboradores y que el traspaso de poder de uno al otro fue totalmente planificado y sin problemas; pero no hay nada más lejos de la realidad.

García-Granados era originario de España y tenía muchos lazos de parentesco con los miembros de la familia Aycinena, recién derrocada por la Revolución Liberal de 1871. Por su parte, J. Rufino Barrios era oriundo de San Marcos, es decir, del Estado de Los Altos (que incluía desde Soconusco hasta Suchitepéquez y Sololá) y por ende, era un liberal de la nueva guardia que aborrecía a los conservadores.  Una vez que éstos fueron derrocados, García Granados empezó una política de acercamiento para iniciar cambios graduales, a los que se oponían Barrios y sus adláteres rotundamente.

De acuerdo al político liberal Francisco Lainfiesta, uno de los principales colaboradores de Barrios y uno de los principales beneficiados económicamente de sus políticas liberales, los conservadores estaban satisfechos con el gobierno que había emprendido García Granados, pues iban a visitar al presidente a su casa, que siempre estaba abierta  desde las doce del medio día hasta la media noche.  Y García Granados y su esposa simplemente se quedaban descansando en su cama hasta el medio día, y luego se entretenían en recibir a sus visitas discutiendo los asuntos de gobierno entre los tertulianos, que incluían hombres, mujeres y niños en busca de puestos en el gobierno.1

Pero los liberales radicales, con Barrios a la cabeza, no miraban esta situación con agrado. Algunos periódicos empezaron a llamar al presidente provisorio «Huevo Tibio» por haber dejado salir al exilio a antiguos colaborades del régimen del mariscal Vicente Cerna, entre ellos al escritor y político José Milla y Vidaurre.  Pero el asunto que preocupó más a Barrios fue el hecho de que los hermanos Manuel, Luis y Rafael Batres estuvieran influyendo en el gobierno de García-Granados, ya que eran hijos de Luis Batres Juarros, quien fuera estrecho colaborador del gobierno del capitán general Rafael Carrera, y reconocidos aristócratas, a pesar de que ahora se decían liberales.2

Tras unas cuantas semanas en la ciudad de Guatemala tras el triunfo de la Revolución, Barrios fue nombrado comandante general de Los Altos lo que lo dejaba al mando de la mitad más liberal del país con 800 mil habitantes. Y allí empezó a ejercer su autoridad por encima de la ley, sin pedirle permiso a García-Granados en lo absoluto.  Sus órdenes no se discutían y se obedecían sin chistar, e incluso obligó a los principales capitalistas de la región a contribuir para la compra de 1000 rifles Remington para la defensa de la región, pues pensaba que iba a tener que volver a alzarse en armas por la debilidad del carácter de García-Granados.3  Ante aquellas demostraciones de poder, el país pronto se dió cuenta de que el verdadero gobernante era Barrios.

En 1872, el oriente del país se levantó en armas contra el gobierno liberal, bajo el grito de «¡Viva la religión!» y García-Granados tuvo que salir a hacerle frente, llamando a Barrios a la capital para que se hiciera cargo del gobierno durante su ausencia.  Aquello fue aprovechado por Barrios para empezar a realizar su política anticlerical y anticonservadora, y uno de sus primeros actos fue ordenar que le dieran de palos a Rafael Batres, por haber ondeado una bandera del gobierno conservador el año anterior. 4 Luego, cambió la administración pública a su antojo y expropió los conventos de las órdenes regulares que se encontraban en el país, entre otras: San Francisco, Santo Domingo, La Merced, La Recolección y Belén, pasando algunas de las propiedades de los conventos a servicio de las oficinas públicas,5 y otra a la propiedad privada de sus colaboradores, entre quienes se encontraba el mismo Lainfiesta que se quedó con la Escuela de Cristo.6 Por cierto,  que solamente Guatemala durante el gobierno de Rafael Carrera había permitido a las órdenes regulares nuevamente en su territorio en toda Centroamérica, y fue el único estado que les permitió tener posesiones materiales; de esta cuenta, para 1871, las  órdenes que habían regresado al país eran poseedoras no solo de grandes monasterios sino que también lo eran de grandes extensiones de tierra.

Otro de los cambios drásticos que hizo Barrios mientras estaba encargado de la presidencia fue la expropiación de las haciendas e ingenios de las órdenes regulares, entre ellas una de las haciendas que tenían los frailes dominicos en Palencia, la cual había pertenecido al general Rafael Carrera, pero que éste había vendido al Estado en 1848 para que, a su vez, éste se la donara a los dominicos cuando tuvo que salir temporalmente exiliado hacia México. La donación se la hizo al Estado a la orden religiosa para el «fomento y adelanto» de la región, y Carrera incluyó en la venta al Estado las tierras de Agua Caliente, Plan Grande, Los Cubes, El Cangrejito y Lo de Silva. Carrera solicitó a los Dominicos que las tierras no fueran comprometidas en ningún sentido y que se reuniera a los habitantes sin violencia y que se les educara. Los frailes se dedicaron a cultivar grandes extensiones de tierra con caña de azúcar, particularmente en Santa Rosa Grande, Canalitos y El Aceituno, contratando gente de El Salvador y utilizando además algunos negros escendientes de los antiguos esclavos.7

El 28 de mayo de 1872, Barrios emitió el decreto en que la finca de Palencia se otorga a los pobladores de la región:

«Habiendo la comunidad de Santo Domingo devuelto al Gobierno la posesión de la hacienda de Palencia; y

Considerando:

Que los habitantes de este lugar carecen de tierras para hacer sus sementeras; que es conveniente formar centros de población y un deber del Gobierno proporcionarles los medios de que subsistan y progresen;

El teniente General, Encargado de la Presidencia del Gobierno Provisorio, oídas las solicitudes que la Municipalidad y los vecinos de Palencia le han elevado, pidiendo el amparo del gobierno contra los malos tratamientos de que eran víctimas como arrendantes de esa hacienda, ha tenido a bien acordar:

1º. Se concede el ejido al pueblo de Palencia la legua cuadrada que señala la ley, en las tierras que componen la hacienda del mismo nombre, debiendo todos los habitantes de ésta reducirse a poblado dentro del menor término posible y

2º. Se comisiona al agrimensor don Félix Vega para que haga la medida del mencionado ejido, aprobada la cual, se darán al pueblo de Palencia los títulos que corresponden.

Comuníquese

J. Rufino Barrios».7

García-Granados estaba muy molesto cuando regresó a hacerse cargo del gobierno y vió todo lo que había hecho Barrios en su ausencia, pero simplemente se limitó a decir: «¡Ya saben que así es Rufino!«.  Y como aquella situación era insostenible, los liberales finalmente obligaron a García-Granados a entregarle la presidencia a Barrios en 1873.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Lainfiesta, Francisco (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala: Período de veinte años corridos del 14 de abril de 1865 al 5 de abril de 1885. Guatemala: José de Pineda e Ibarra. p. 84.
  2. Ibid., p. 85.
  3. Ibid., pp. 86-90.
  4. Ibid., pp. 117-118.
  5. Ibid., pp. 120-123.
  6. Miller, Hubert J. (1976) La Iglesia y el Estado en tiempo de Justo Rufino Barrios. p. 115.
  7. Martínez Gallardo, Libia Elina (2005). El Municipio de Palencia. Tesis. Guatemala: Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Archivado desde el original el 24 de enero de 2014.

Subir

22 de mayo de 1872: fundan la Escuela Politécnica

El presidente interino J. Rufino Barrios funda la Escuela Politécnica mientras el presidente provisiorio Miguel García Granados estaba al frente de tropas en la guerra contra Honduras

22mayo1872
Ejercicio militares en el antiguo Convento de la Recolección. Imagen tomada de «Revista Militar«.

La educación fue una de las principales reformas que impusieron los criollos liberales cuando alcanzaron el poder en Guatemala en 1871, ya que hasta entonces había estado bajo el control de la Iglesia Católica, de acuerdo al Concordato establecido por el gobierno de Rafael Carrera en 1852.  A los liberales les interasaba eliminar todo lo relacionado con la religión de los programas educativos e instituir una educación laica; además, instituyeron un colegio militar en donde no solamente se enseñara el arte de la Guerra, sino también ingeniería y agrimensura.1-14

Acababa de iniciar un conflicto bélico contra Honduras, y el presidente de facto provisorio Miguel García-Granados y Zavala se puso al frente de las tropas guatemaltecas y se fue hacia la frontera dejando al teniente general J. Rufino Barrios como presidente interino.  Fue en este período que Barrios dictó el siguiente acuerdo:1-4

Palacio de Gobierno: Guatemala, mayo 22 de 1872.

Siendo necesario el establecimiento de un colegio militar donde se eduquen jóvenes que sirvan de base para la organización de las milicias de la Repúbica, y habiéndose pedido con tal objeto el correspondiente cuerpo de oficiales, el señor Teniente General, encargado de la presidencia del Gobierno, ha tenido a bien acordar la creación de aquel establecimiento, designado para local el edificio del Campamento y encargándose los Ministros de los respectivos ramos, de su repación y demás obras que su destino exija. 

Comuníquese y publíquese. 

        • Barrios1

bernardogarridoagustino1873

La Escuela no se fundó en el Campamento indicado en el decreto (y que se encontraba en los campos que conlindaban con lo que luego sería la Penitenciaría Central), sino que cuando regresó García Granados, éste redactó el reglamento definitivo que estableció el colegio militar en los extensos campos y anexos del extinguido convento de La Recolección, en lo que en el siglo XXI son casas en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala.5

Los primeros profesores y directores de la Escuela Politécnica fueron militares españoles y la institución era para estudiantes de nivel medio y no universitario como es en el siglo XXI.6  Tras el atentado de los cadetes en 1908 en contra de Manuel Estrada Cabrera las instalaciones fueron demolidas hasta sus cimientos, los campos divididos en parcelas y las autoridades pasadas por las armas, acusadas de traición (cargo del que eran completamente inocentes).7

La Escuela Politécnica fue restablecida hasta el 4 de mayo de 1920 por el licenciado José A. Betera, ministro de la Guerra del presidente Carlos Herrera, en sustitución de la Academia Militar que Estrada Cabrera creó en lugar de la original, y que estaba ubicada en las instalaciones del Cuartel de Artillería situado en la Avenida de La Reforma.7


BIBLIOGRAFIA:

  1. García Aguilar, Adolfo (1 de septiembre de 1899). «Don Bernardo Garrido y Agustino». Revista Militar: órgano de los intereses del Ejército (Guatemala) I (19): 329.
  2. González, Miguel Rómulo (1 de septiembre de 1899). «Escuela Politécnica». Revista Militar: órgano de los intereses del Ejército (Guatemala) I (19).
  3. Revista Militar (15 de febrero de 1899). «Escuela Politécnica». Revista Militar (Guatemala) I (2).
  4. — (15 de junio de 1899). «Escuela Politécnica». Revista Militar (Guatemala) I (14).
  5. Barrios Vital, Jenny Ivette (2006). Restauración y revitalización del complejo arquitectónico de la Recolección. Guatemala: Tesis de la Universidad de San Carlos de Guatemala.
  6. Moré Cueto (15 de octubre de 1895). «Adolfo Vendrell». El Educacionista: órgano del Ministerio de Instrucción Pública (Guatemala: Tipografía Nacional). Tomo II (15).
  7. Arévalo Martínez, Rafael (1945). ¡Ecce Pericles!. Guatemala: Tipografía Nacional.

Subir

21 de abril de 1877: Martí conoce a la Niña de Guatemala

Durante su exilio en Guatemala, el héroe y poeta cubano José Martí conoce a María García-Granados y Saborío, «La Niña de Guatemala».

21abril1877
La 8a. avenida de la Ciudad de Guatemala en la época en que José Martí era profesor de la Escuela Normal para Varones y catedrático de la Escuela de Derecho y Notariado.  En los recuadros: el poeta en 1876 y la joven María García Granados y Zavala, «La Niña de Guatemala».  Imágenes tomadas de Wikimedia Commons.

El poeta y prócer cubano José Martí llegó a Guatemala invitado por el profesor José  María Izaguirre y atraído por el tinte liberal del gobierno del general J. Rufino Barrios. El recién llegado fue invitado a las tertulias de las familias más acomodadas del país y en una de ellas conoció a María García Granados, el 21 de abril de 1877: una hermosa adolescente, siete años menor que él. El padre de ella, el general Miguel García Granados, había sido presidente provisorio entre 1871 y 1873, tras el triunfo de la Revolución Liberal que él mismo encabezó.1

Debido a su carácter diplomático, y a sus estrechos lazos con muchos de los conservadores, los criollos liberales apoyaron inicialmente a García Granandos, pero cuando se dieron cuenta de que se estaba tomando mucho tiempo para emprender las reformas agrarias y económicas que tanto ansiaban, lo obligaron a aceptar a que J. Rufino Barrios se hiciera cargo del gobierno, logrando que Barrios ascendiera al poder en 1873. A pesar de ello, el anciano general García Granados gozaba de mucho prestigio en la sociedad guatemalteca del gobierno de Barrios y su tertulia era de las más concurridas por los líderes liberales.2

El poeta cubano José Martí llegó a Guatemala exiliado, por recomendación de su coterráneo José María Izaguirre, quien consiguió para él el puesto de profesor en la entonces prestigiosa y exclusiva Escuela Normal Central para Varones, y el de catedrático en la Escuela Facultativa de Derecho y Notariado. Gracias al prestigio de Izaguirre, Martí pronto se hizo pronto amigo del general García Granados, quien lo invitaba a su residencia a jugar al ajedrez con frecuencia, y tras conocer a María, aprovechaba las visitas para charlar con ella.3,4

Desafortunadamente, Martí estaba comprometido para casarse con Carmen Zayas Bazán y no pudo corresponder a la hija del expresidente como hubiera querido; de hecho, en noviembre se fue a México, en donde se casó con Carmen el 20 de diciembre, y tras algunos días de descanso, finalmente regresó a Guatemala el 15 de enero de 1878 a dar clases a la Escuela Normal, tras un largo y penoso viaje.2

Al enterarse de su retorno, María envió la siguiente nota al recién llegado:

«Hace seis días que llegaste a Guatemala, y no has venido a verme. ¿Por qué eludes tu visita? Yo no tengo resentimiento contigo, porque tú siempre me hablaste con sinceridad respecto a tu situación moral de compromiso de matrimonio con la señorita Zayas Bazán. Te suplico que vengas pronto.

—Tu Niña3

Pero Martí ya no regresó a ver a María debido a los celos de su nueva esposa, aunque debe decirse que la bella joven guatemalteca era lo menos que le preocupaba a Martí en esos momentos pues la situación política en Guatemala y en Cuba había cambiado mucho durante su viaje.2

Tras descubrir la Conspiración Kopesky el 1 de noviembre, y de fusilar a los conjurados (y a más de alguno que no lo era) el 5 y el 7 de ese mismo mes, el presidente Barrios se había convertido en un auténtico tirano paranoico, viendo enemigos hasta en sus antiguos aliados y aprovechando la circunstancia para salir de todos los que le incomodaban.2 Y, por si no eso no bastara, Martí quedó muy decepcionado cuando se enteró del final de guerra civil independentista en Cuba el 11 de febrero de 1878, que había causado casi cincuenta mil fallecidos desde 1868 y que había terminado con el Tratado del Zanjón en el que España daba amnistía a los rebeldes, pero obligaba a Cuba, que ya tenía sus ingenios azucareros destruidos por la guerra, a pagarle a España una indemnización millonaria que la dejó en quiebra.2

La situación económica del recién casado Martí se vió muy afectada cuando perdió su cátedra en la Escuela de Derecho y Notariado debido al ambiente político imperante y además, cuando tras el Tratado del Zanjón quedó truncado su proyecto de publicar su «Revista Guatemalteca» en el que planeaba no solo contar sus experiencias en Guatemala sino promocionar la revolución cubana.2 Finalmente, en marzo de 1878, su amigo protector Izaguirre fue obligado a renunciar como director de la Escuela Normal cuando el presidente Barrios empezó a desconfiar de él, y Martí decidió renunciar a su puesto como profesor, en solidaridad a su amigo lo que lo dejó en una situación por demás precaria.5

Sorpresivamente, el 10 de mayo de 1878 falleció María de una tuberculosis fulminante, agravada tras una excursión de recreo y por la tristeza y depresión por el silencio del poeta; siendo la hija del expresidente García-Granados, su sepelio fue multitudinario y un devastado Martí asistió junto con José Joaquín Palma y José María Izaguirre (aunque sin su esposa), quedándose hasta el final de la ceremonia para despedir a la bella joven.2,5

El héroe cubano abandonó Guatemala, pero esta romántica historia quedó inmortalizada en el poema «La Niña de Guatemala», que escribió años después cuando consiguió publicar los Versos Sencillos, en 1891, ya cuando su esposa Carmen lo había abandonado embarcando hacia La Habana con la colaboración de las autoridades españolas y llevándose a su hijo Ismael para siempre. Martí le escribió a un amigo acerca de su terrible experiencia matrimonial y remató dicendo: «Y pensar que sacrifiqué a la pobrecita, a María, por Carmen, que ha subido las escaleras del consulado español para pedir protección de mí«.​1

He aquí el poema de «La Niña de Guatemala»:6

Poema IX

Quiero, a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor:
la niña de Guatemala,
la que se murió de amor.

Eran de lirios los ramos;
y las orlas de reseda
y de jazmín; la enterramos
en una caja de seda…

Ella dio al desmemoriado
una almohadilla de olor;
él volvió, volvió casado;
ella se murió de amor.

Iban cargándola en andas
obispos y embajadores;
detrás iba el pueblo en tandas,
todo cargado de flores…

Ella, por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador;
él volvió con su mujer,
ella se murió de amor.

Como de bronce candente,
al beso de despedida,
era su frente -¡la frente
que más he amado en mi vida!…

Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor;
dicen que murió de frío,
yo sé que murió de amor.

Allí, en la bóveda helada,
la pusieron en dos bancos:
besé su mano afilada,
besé sus zapatos blancos.

Callado, al oscurecer,
me llamó el enterrador;
nunca más he vuelto a ver
a la que murió de amor.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Martínez, M.B. (s.f.). «Viejos datos reverdecen la leyenda: Martí y la Niña». La Jiribilla. Archivado desde el original el 14 de julio de 2014.
  2. López, Alfred J. (2014): «José Martí: A revolutionary life» (en inglés). Latin America and Latino Art and Culture. Austin: University of Texas.
  3. Ripoll, C. (s.f.). La Niña de Guatemala, la vida íntima y secreta de José Martí. Nueva York: Dos Ríos. Archivado desde el original el 16 de julio de 2001.
  4. CubaMinRex (2013). «Embajada de Cuba en Guatemala rinde tributo a María García Granados». Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba. Cuba. Archivado desde el original el 4 de enero de 2015.
  5. Izaguirre, José María (1953). «Homenaje a José Martí en el Centenario de su Nacimiento». Revista Cubana (La Habana, Cuba: Publicaciones del Ministerio de Educación, Dirección General de Cultura). Archivado desde el original el 15 de julio de 2014.
  6. Martí, José (2010). «La América Central». Obras completas 13 (La Habana: Centro de Estudios Martianos).

Subir