6 de octubre de 1982: muere Miguel Ydígoras Fuentes

Muere el general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes, presidente de Guatemala de 1958 a 1963.

8octubre1982
Retrato official del general e ingeniero Miguel Ydígoras Fuentes como presidente de la República de Guatemala. Imagen tomada de John F. Kennedy Library and Museum

Originario de Retalhuleu, el general Miguel Ydígoras Fuentes fue Jefe Político durante el gobierno del general Jorge Ubico, estuvo en el exilio tras el derrocamiento de Federico Ponce Vaides y luego intentó afanosamente conseguir patrocinio para derrocar el Gobierno del coronel Jacobo Árbenz Guzmán. Tras el triunfo del Movimiento de Liberación Nacional patrocinado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, la United Fruit Company, y la operación PBSUCCSS de la CIA en junio de 1954, Ydígoras Fuentes regresó a Guatemala y fundó el Partido Redención.1

Fue electo presidente por el sector de la sociedad que pretendía retornar a los gobiernos dictadoriales similares a los de Manuel Estrada Cabrera y de Jorge Ubico, y gobernó a Guatemala del 2 de marzo de 1958 hasta el 31 de marzo de 1963, cuando fue derrocado por un golpe de Estado.

Su gobierno fue significativo porque en 1960 se iniciaron los movimientos rebeldes en el país. Ya había habido antes muchas revoluciones en Guatemala, pero siempre habían sido entre las élites criollas disputándose el poder; esta sería la primera vez que un grupo de clase media iniciaría una revuelta con ideología marxista.  Entre el 11 y 12 de noviembre de ese año, un grupo de jóvenes oficiales, suboficiales y soldados del Ejército Nacional de Guatemala se concentraron en la Ciudad de Guatemala con el fin de derrocar al Gobierno de Ydígoras-Fuentes, fundamentándose por la difícil situación de las unidades militares en cuanto a maltrato y soporte logístico deficiente y por la corrupción y los malos manejos del Gobierno, en especial el entrenamiento de guerrilleros cubanos en la finca «Helvetia» de la familia Alejos en Retalhuleu.​2-3

Y es que en 1960, el gobierno de Ydígoras  había autorizado el entrenamiento en Guatemala de cinco mil  tropas cubanas anticastristas en Retalhuleu, a cambio de las promesas que el gobierno del presidente norteameriano John F. Kennedy de dinero  y un aumento de la cuota guatemalteca de azúcar en el mercado de los Estados Unidos. Ydígoras también puso a la disposición de los Estados Unidos las pistas aéreas en el área de Petén para facilitar la invasion de 1961 a la Bahía de Cochinos en Cuba.4-6

Inspirados y alentados por el triunfo de la Revolución Cubana, se rebelaron el 13 de noviembre pero por falta de coordinación y deserciones tuvieron huir hacia las bases militares de Zacapa y Puerto Barrios, donde fueron derrotados. Los principales líderes, teniente y especialista de inteligencia y el subteniente y ranger Marco Antonio Yon Sosa y Luis Augusto Turcios Lima, se tuvieron que esconder y exilar de Guatemala.​  El 7 de febrero de 1962, los oficiales rebeldes formaronn el «Movimiento Revolucionario 13 de noviembre» (MR-13) que en 1963 se convirtió en las «Fuerzas Armadas Rebeldes» (FAR), dando inicio así a la Guerra Civil de Guatemala.2-3

Tras una serie de fuertes protestas estudiantiles y civiles en 1962, su gobierno estaba en la cuerda floja, y para calmar los ánimos autorizó que el expresidente socialista Juan José Arévalo, regresara al país y fuera candidato para las elecciones de 1963. La cúpula del Ejército de Guatemala y las clases altas más conservadoras de la sociedad se opusieron rotundamente, temiendo la posibilidad de que se repitiera la experiencia de 1944-1954.  El 29 de marzo todos los periódicos del país dieron la noticia en sus portadas de que Juan José Arévalo estaba en Guatemala y en la madrugada del 30 de marzo de 1963 Ydígoras-Fuentes fue derrocado por su ministro de Defensa, el coronel Enrique Peralta Azurdia, quien inmediatamente declaró Estado de Sitio y, pensando en que el triunfo electoral de Juan José Arévalo era seguro e inevitable, anuló las elecciones de 1963 acusando a Ydígoras Fuentes de estar a punto de entregar el poder en las manos del enemigo y obligándolo a salir al exilio en Panamá.​6

Años después, estando en el exilio en 1974, Ydígoras-Fuentes afirmó que su derrocamiento fue una consecuencia del fracaso de la Invasión de Bahía de Cochinos en Cuba en 1961; según él, el presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy, lo habría utilizado a él como chivo expiatorio.

Ydígoras Fuentes vivió en la Ciudad de Guatemala hasta el día de su muerte, a los 86 años de edad, siendo uno de los presidentes de Guatemala más longevos, detrás de Guillermo Flores Avendaño, Enrique Peralta Azurdia y Efraín Ríos Mont. Falleció de una hemorragia cerebral el 6 de octubre de 1982 y​ fue sepultado en el Cementerio General de la ciudad.


BIBLIOGRAFIA:

  1. Gleijeses, Piero (1992). Shattered hope: the Guatemalan revolution and the United States, 1944-1954 (en inglés). Estados Unidos: Princeton University Press. ISBN 9780691025568.
  2. Batres Villagrán, Ariel (2013). «Somos los jóvenes rebeldes; memorias de un guerrillero». Monografías
  3. Rinze de León, R. Otto (2013). «Asonada del 13 de noviembre de 1960». elPeriódico (Guatemala). Archivado desde el original el 5 de octubre de 2013.
  4. Kornbluh, Peter (1 de agosto de 2011). «CIA obligada a liberar la larga historia oficial secreta de Bahía de Cochinos» (en inglés).
  5. — (1998) Bay of Pigs Declassified: The Secret CIA Report on the Invasion of Cuba. The New Press ISBN 1-56584-494-7 ISBN 978-1-56584-494-0
  6. Palmieri, Jorge (2007). «Autobiografía fotográfica». Blog de Jorge Palmieri. Archivado desde el original el 8 de julio de 2014.

1 de octubre de 1944: asesinato de Alejandro Córdova

El gobierno del presidente interino general Federico Ponce Vaides asesina al periodista Alejandro Córdova, fundador y director del periódico «El Imparcial»

1octubre1944
El famoso Muñequito de «El Imparcial», obra de Alfonso Campins Raymundo.  El logo con el quetzal estilizado fue obra de Carlos Mérida.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Entre 1840 y 1944, solamente durante el gobierno del general José María Reina Barrios (1892-1898) hubo verdadera libertad de prensa.  Todos los periódicos repetían la historia oficial y adulaban al presidente de turno, ya fuera conservador —como el general Rafael Carrera o el Mariscal — o liberal —como el general J. Rufino Barrios, el licenciado Manuel Estrada Cabrera y el general Jorge Ubico—.

E incluso durante el régimen de Reina Barrios se amordazó a la prensa cuando la economía se desplomó y el presidente dió un autogolpe de estado; esto quedó plasmado en las publicaciones de la revista «La Ilustración del Pacífico» de 1897-98, en la cual al principio se hace una dura crítica a las políticas económicas del gobierno de Reina Barrios, pero luego de la disolución de la Asamblea Legislativa el 31 de mayo de 1897, ya solamente se hace crítica literaria de poemas superficiales.  De hecho, la revista reportó muy vagamente las revoluciones de 1897 meses después de que ocurrieron y no hace mención alguna del magnicidio perpetrado contra el presidente el 8 de febrero de 1898.1,2

Durante el breve gobierno de Carlos Herrera hubo nuevamente libertad de expresión, pero esto duró solamente entre 1920 y 1921.  Luego, el gobierno de Lázaro Chacón toleró la libertad de prensa, pero todo terminó en diciembre de 1930, cuando tuvo que renunciar por un derrame cerebral luego de un tormentoso año en que la economía nacional se fue a pique como consecuencia del desplome del precio internacional del café luego de la quiebra de la Bolsa de Valores de Nueva York en 1929.3

Con la llegada al poder del general Jorge Ubico en 1931 con fuerte apoyo del gobierno de los Estados Unidos, 4 se regresó al sistema totalitario de su mentor, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, y toda la prensa pasó a repetir la versión oficial.  Entre los periódicos que se plegaron a esta nueva forma de periodismo estuvieron «Nuestro Diario» de Federico Hernández de León y «El Imparcial» de Alejandro Córdova. Incluso el mismo Miguel Angel Asturias se dedicó a adular al régimen desde su programa radial «Tribuna del Aire».5 Por cierto, que Hernández de León pasó de ser un perseguido y prisionero político de Estrada Cabrera, a ser uno de los principales aduladores del general Ubico, llegando incluso a escribir la serie de «Viajes Presidenciales» en las que relata las incidencias de las visitas departamentales que hacía Ubico, y a servir como secretario de la Asamblea Nacional Legislativa durante buena parte del régimen de 14 años del presidente.6

Tras la renuncia del general Ubico el 1 de julio de 1944, la prensa se sacudió un poco la mordaza y Alejandro Córdova adoptó un papel protagónico en el congreso pidiendo que se nombrada al doctor Carlos Federico Mora como presidente interino y luego criticando el régimen del presidente interino, general Federico Ponce Vaides.  Debido a esto, en la madrugada del 1 de octubre de 1944, cuando Córdova y el industrial Fredy Koenisberger —propietario de la ferretería «El Candado Dorado«— regresaban a su casa en la Villa de Guadalupe a eso de las 3 de la madrugada, fueron asesinados por agentes del gobierno.7

Los autores materiales del atentado —Federico Paiz Madrid, Luis Ochoa del Cid y José Manuel Herrera Muñoz— fueron capturados después de la revolución del 20 de octubre.  Madrid murió en el enfrentamiento con la policía, mientras que Ochoa y Herrera fueron condenados a largas penas de cárcel.  En cuanto a Córdova, éste pasó a la posteridad como un mártir de la Revolución de Octubre, a pesar de haber sido uno de los principales aduladores del régimen ubiquista.7


BIBLIOGRAFIA:

  1. Macías del Real, A. (1 de agosto de 1897). «Resumen Quincenal». La Ilustración del Pacífico (Guatemala: Siguere, Guirola y Cía) II (25).
  2. — (1 de agosto de 1897). «Resumen Quincenal». La Ilustración del Pacífico (Guatemala: Siguere, Guirola y Cía) II (27).
  3. Brooks, John. (1969). Once in Golconda: A True Drama of Wall Street 1920-1938. New York: Harper & Row. ISBN 0-393-01375-8.
  4. Department of State(1930) Guatemala. Revolution in Guatemala. (en inglés) En Foreign Relations III. Estados Unidos: Department of State. pp. 172-190.
  5. Pilón de Pacheco, Marta (1968). Miguel Angel Asturias: Semblanza para el estudio de su vida y obra. Guatemala: Cultural Centroamericana. OCLC 2779332.
  6. Méndez, Rosendo P. (1938) Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1935-1936.  LIV. Guatemala: Tipografía Nacional. pp. 248-249.
  7. Miguel, José (2009). «La muerte de Alejandro Córdova». El blog chapín. Guatemala. Archivado desde el original el 17 de abril de 2014.

Subir

20 de julio de 1945: restablecen municipios de San Marcos, San Pedro Sacatepéquez y San Cristóbal Cucho

San Cristóbal Cucho recupera la categoría de municipio tras haber sido adscrito a San Pedro Sacatepéquez como aldea por el gobierno de Jorge Ubico en 1936, luego de la separación de San Marcos y San Pedro Sacatepéquez

Palacio Maya, construido entre San Marcos y San Pedro Sacatepéquez antes de ser fusionados en el municipio de San Marcos La Unión. En el recuadro: el presidente Juan José Arévalo que separó a los municipios en 1945. Imágenes tomadas de Wikimedia Commons

El 9 de febrero de 1942, el gobierno del general Jorge Ubico autorizó la fusión de los municipios de San Marcos y de San Pedro Sacatepéquez en el departamento de San Marcos para evitar que continuara la rivalidad entre ambos, mediante el siguiente decreto:1

Casa del Gobierno: Guatemala, 9 de febrero de 1942

Estando terminado el edificio en donde se instalarán las autoridades de la nueva ciudad de La Unión, formada por la unificación de las ciudadades de San Marcos y San Pedro Sacatepéquez, el Presidente de la República, acuerda:

      1. Que el nuevo municipio que se forma por la fusión de los actuales se denomine San Marcos La Unión, cuya cabecera municipal será la ciudad de La Unión.
      2. Autorizar el traslado de las oficinas de la Jefatura Política, Juzgado de Primera Instancia, Intendencia Municipal y demás que sean necesarias a su nuevo edificio, el que deberá ser solemnemente inaugurado el 14 del mes en curso.  

Comuníquese.

        • Ubico
        • El Secretario de Estado en el Despacho de Gobernación y Justicia, Guillermo S. de Tejada1

Pero aquella medida no sólo no fue efectiva, sino que hasta contraproducente pues la rivalidad entre los poblados creció aún más. Así pues, San Marcos La Unión fue desmembrado y San Cristóbal Cucho recobró la categoría de municipio el 20 de julio de 1945, ya durante el gobierno del Dr. Juan José Arévalo Bermejo, por medio del siguiente acuerdo gubernativo:2

Palacio Nacional: Guatemala, 20 de julio de 1945

En vista de las reiteradas solicitudes relativas a que se derogue el acuerdo gubernativo que, con el laudable propósito de poner término a las rivalidades existentes entre dos pueblos, emitió el Gobierno el 9 de febrero de 1942 disponiendo la fusión de los municipios de San marcos y San Pedro Sacatepéquez para fundar el de San Marcos La Unión, cuya cabecera pasó a ser la del departamento de San Marcos; que las gestiones de los vecinos de San Pedro Sacatepéquez ponen de manifiesto que lejos de conseguir el objeto deseado, la medida resultó contraproducente porque la antigua división se ha acentuado; que el gobernador departamental, en el informe que se le pidió, manifiesta que en previsión de las consecuencias que podrá acarrear más tarde, es de parecer que se lleve a cabo la separación de esos municipios para tranquilidad de los vecinos de San Marcos; y que oída la municipalidad de San Marcos La Unión acordó que era conveniente la separación de los dos municipios para poner fin a los problemas surgidos con motivo de la fusión, proponiendo, al propio tiempo, las bases en que, a su juicio, el Gobierno debía disponerla,

Por tanto, el Presidente Constitucional de la República, tomando en consideración las razones expuestas, acuerda:

Primero: suprimir el municipio de San Marcos La Unión, del departamento de San Marcos.

Segundo: restablecer el de San Marcos y el de San Pedro Sacatepéquez que lo formaron en virtud del acuerdo gubernativo de 9 de febrero de 1942.

Tercero: restablecer el municipio de San Cristóbal Cucho, que formaba parte del de San Pedro Sacatepéquez, con la misma extensión, poblados y límites que tenía el 5 de marzo de 1936, en que, por acuerdo de esa fecha, se anexó al segundo de los municipios nombrados.

Cuarto: con la extensión, poblados y límites que tenía el 9 de febrero de 1942, se restablece el municipio de San marcos y su municipalidad tendrá bajo su exclusiva jurisdicción la zona en que está trazada la ciudad  La Unión correspondiéndole la conservación de sus calles, parques, alamedas, estadio y demás construcciones existentes o que en lo de adelante se vayan haciendo.

Quinto: el municipio de San Pedro Sacatepéquez se restablece con la extensión, poblados y límites que tenía antes del 5 de marzo de 1936, fecha en la que se le anexó el de San Cristóbal Cucho.

Sexto: en virtud de que el pueblo de San Pedro Sacatepéquez, por medio de sus representantes, renunció en favor del Gobierno la cantidad de dinero que aportó para la construcción del Palacio Maya, cédese a la municipalidad de San Marcos con el objeto para que disponga del mismo.

Séptimo: la empresa eléctrica municipal será propiedad de las dos municipalidades y la administrará un comité presidido por el gobernador departamental e integrado con los intendentes municipales de San Marcos y San Pedro Sacatepéquez, los síndicos primeros  de esas municipalidades y dos vecinos honorables de cada uno de los dos municipios, debiendo modificarse en tal sentido los estatuos y reglamento de la empresa, en los que, además, se establecerá la forma y época en que hayan de distribuirse utiliddes.

Octavo: los municipios de San Marcos, San Pedro Sacatepéquez y San Cristóbal Cucho, se inaugurarán el 15 de septiembre próximo, y para el efecto la municipalidad de San Marcos La Unión, llenado las formalidades legales, convocará a los vecinos para que el mes entrante procedan a elegir los miembros de sus juntas municipales, las que constarán del mismo número de síndicos y regidores que se requiren conforme a la ley.

Noveno: el gobernado del departamento de San Marcos dictará las medidas necesarias para el cumplimiento de esta disposición.

Queda derogado el punto primero del acuerdo gubernativo de 9 de febrero de 1942, y lo relativo a la anexión de San Cristóbal Cucho a San Pedro Sacatepéquez del punto primero del acuerdo de 5 de marzo de 1936.

Comuníquese.

      • Arévalo
      • El Ministro de Gobernación, C. Leonidas Acevedo2

BIBLIOGRAFIA:

  1. Méndez, Rosendo P. (1943) Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1941-1942. LX. Guatemala. Tipografía Nacional. pp. 347-348.
  2. Méndez, Rosendo P. (1947) Recopilación de las Leyes de la República de Guatemala, 1945-1946. LXIV. Guatemala. Tipografía Nacional. pp. 171-172.