15 de agosto de 1838: las huestes de Mita, al mando del general Rafael Carrera, aplastan a las fuerzas gubernamentales en los llanos de Jalapa

Vista del Arco de Santa Catalina en Antigua Guatemala en 1860, aproximadamente.  Así lucía la ciudad cuando las fuerzas de Rafael Carrera fueron derrotadas por el general salvadoreño Carlos Salazar en septiembre de 1838. Imagen tomada de An Ancient City of Central America, Supplement of Harper’s Weekly

A pesar de haber derrocado al gobierno del doctor Mariano Galvez, los conservadores no pudieron mantener el poder del Estado de Guatemala y lo perdieron a manos del presidente federal Francisco Morazán en marzo de 1838.  Este logró reducir al aguerrido general Carrera y confinarlo a las serranías de Mita retornado temporalmente la calma para los criollos guatemaltecos, tanto liberales como conservadores.

Pero Carrera no se quedó de brazos cruzados y ya en agosto de ese año se enconraba al mando de las “huestes de Mita”, como les llamaban en la ciudad de Guatemala a los campesinos alzados en armas que combatían al gobierno liberal.  Carrera derrotó a las fueras gubernamentales en los llanos de Jalapa de forma tan aplastante, que solamente un puñado de sobrevivientes pudo escapar.

Ante estos hechos, las filas de los campesinos se engrosaron con voluntarios hasta alcanzar los dos mil miembros. Cabe destacar que en esa época peleaban tanto hombres como mujeres, y existe evidencia histórica de que la esposa del general Rafael Carrera, comandante del ejército revolucionario, peleaba en primera fila junto con su esposo.  Tambien hay registro histórico de que los soldados gubernamentales le temían más a ella que al propio Carrera.

Las fueras revolucionarias se dirigieron entonces sobre la capital del Estado, enfrentándose nuevamente con el ejército a inmediaciones de Petapa.  Las fuerzas al mando del coronel Félix Fonseca iban solamente a hacer un reconocimiento, pero por un arranque de temeridad del coronel, atacaron a las fuerzas de Carrera, quienes los derrotaron fácilmente.

Carrera y sus soldados llegaron hasta la Antigua Guatemala, la cual tomaron sin ninguna resistencia el 7 de septiembre, preparándose para el as alto final a la ciudad.  Cupo la suerte para el gobierno liberal que gracias a una densa neblina fuerzas al mando del salvadoreño liberal Carlos Salazar atacaron por sorpresa a Carrera, infringiéndole una sangrienta derrota.   Por esta acción Salazar fue nombrado Jefe de Estado de Guatemala.

Pero esto solamente retrasó lo inevitable:  tras reagruparse y tomar fácillmente las ciudades salvadoreñas de Sonsonate, Ahuachapán y Santa Ana, las huestes de Mita regresaron a Guatemala, en donde se hicieron con el poder definitivo el 13 de abril de 1839, cuando tomaron la ciudad de Guatemala, obligando al jefe de estado interino Carlos Salazar a huir por los tejados de las casas.

BIBLIOGRAFIA:

3 de Agosto de 1853: se promulga en Guatemala el Concordato con la Santa Sede por medio del cual se le entrega a a Iglesia Católica la educación púbica del país

 

Portada de la edición oficial del Concordato entre Guatemala y la Santa Sede.  Tomado del documento digitalizado.

El Concordato fue un tratado entre el presidente, capitán general Rafael Carrera, y la Santa Sede, suscrito en 1852 por el cardena Jacobo Antonelli y por el embajador guatemalteco ante el Vaticano, Fernando Lorenzana.  El document fue promulgado en Guatemala el 3 de Agosto de 1853 y finalmente fue ratificado por ambas partes en 1854, con las firmas de Antonelli, quien era el Secretario de Estado del Vaticano, el general Carrera y Pedro de Aycinena, Ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala.

Por medio de este tratado, Guatemala le otorgó la educación del pueblo guatemalteco a las órdenes regulares de la Iglesia Católica, y se comprometió a respetar las propiedades y los monaterios eclesiásticos, autorizando el diezmo obligatorio y permitendo que los obispos censuraran lo que se publicaba en el país.  En la práctica, esto se tradujo en lo siguiente:

  1. Los jesuitas retornaron a Guatemala tras ser exiliados por la corona Española en 1767 y se hicieron cargo de la educación de la élite guatemalteca, ya que tuvieron a su cargo el Colegio y Seminario Tridentino
  2. Las grandes órdenes religiosas que retornaron al país, recuperaron parte de sus propiedades, incluyendo grandes haciendas e ingenious azucareros.  De esta forma, los frailes recuperaron el poder económico y político que perdieron en 1829.
  3. El diezmo obligatorio sirvió para afianzar el poder económico del clero secular a cargo del arzobispo.  Los curas párrocos tuvieron así una sólida fuente de ingresos, de la que otorgaban un porcentaje a la curia.
  4. Los religiosos censuraron toda la literature liberal anticlerical que era muy común en América Latina en esa época.

Por su parte, el Vaticano otorgó indulgencias a los miembros del ejército, permitió que quienes hubiesen adquirido las propiedades que los liberales habían expropiado a la Iglesia en 1829 las conservaran, autorizó a que el gobierno guatemalteco percibiera impuestos por lo generado por las propiedades de la Iglesia, y acordó que Guatemala tenía el derecho de juzgar con las leyes guatemaltecas a los eclesiásticos que perpetraran crímenes.  En la práctica, lo que ocurrió fue lo siguiente:

  1. El Vaticano perdonó de pecado mortal a todos los soldados guatemaltecos que mataran a soldados de gobiernos liberales, ya que éstos eran considerados herejes.
  2. Dado que muchos criollos compraron bienes embargados a los frailes por una fracción de su valor real luego de la expulsion de los religiosos en 1829, se logró negociar que estas propiedades no fueran retornadas a los frailes ya que significaría romper a estabilidad socioeconómica del país.
  3. El Vaticano cedió al respect de que los curas o frailes que infringieran a ley tendrían que pagar las consecuencias ante los tribunales civiles del país.

El Concordato mantuvo la relación estrecha entre Iglesia y Estado en Guatemala que caracterizó al gobierno conservador de los 30 años y estuvo vigente hasta la caída del gobierno conservador del mariscal Vicente Cerna y Cerna.

BIBLIOGRAFIA:

16 de julio de 1825: el Congreso Federal de Centro América autoriza la construcción del Gran Canal de Nicaragua

Mapa de Centroamérica de la Compañía Belga de Colonización que compró las fallidas colonias inglesas en Guatemala y trató de infructuosamente de hacerlas exitosas.  En negro: enclave inglés en Belice, y en azul las colonias belgas en 1844.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

La región centroamericana ha estado en la mira de las grandes potencias desde la época de la Independencia en 1821.  Apenas unos meses después de haberse independizado, la región se anexó al entonces enorme y poderoso Imperio Mexicano al mando de Agustín de Iturbide.  Cuando el imperio de Iturbide colapsó en 1823, la región proclamó su independencia definitiva y entonces los emergentes imperios marítimos de Inglaterra y de Holanda pusieron sus ojos en la región.

Desde entonces, la construcción de un canal que comunicara al Océano Atlántico con el Pacífico era visto como una necesidad por los europeos, pues eso significaría un enorme ahorro de tiempo para sus rutas comerciales.  Por medio de dádivas y sobornos, consiguieron que el congreso de la República Federal de Centro América autorizara la construcción del entonces estratégico canal en Nicaragua, lugar ideal para la construcción de semejante obra de ingeniería, ya que se aprovecharía la existencia del Gran Lago de Nicaragua.

Pero aun cuando los intereses de las naciones extranjeras han sido grandes y han estado siempre puestos en la región por su posición estratégica, las agrias rivalidades entre los grupos criollos han sido aún mayores.  Poco después de la autorización de la construcción del canal, los conservadores se hicieron del poder al cooptar al presidente Manuel José Arce, lo que dio lugar a la Guerra Civil Centroamericana que duró hasta 1829 y terminó con la expulsión de los conservadores y de las órdenes regulares de la Iglesia Católica (principal miembro del partido conservador) del territorio centroamericano.

Ya firmes en el poder, los liberales al mando de Francisco Morazán desde Guatemala, otorgaron la concesión de la construcción del canal a los holandeses, El que firmó por parte de Holanda fue el general Verveen, quien había sido el mediador entre liberales y conservadores cuando el gobierno federal fue derrocado el 1829.  Desafortunadamente para los europeos, una revolución en Holanda en 1831 dio por tierra con la construcción del canal.  El gobierno del estado de Nicaragua estuvo anuente a que se siguiera promoviendo el Canal, pero las guerras que se sucedieron y que resultaron en el desmembramiento de la Federación y en un considerable atraso en el desarrollo de todos los estados centroamericanos no permitió que se construyera.

En 1898, tras ganar la guerra contra España y quedarse con Cuba y Puerto Rico, el gobierno de los Estados Unidos se dio cuenta de la gran importancia militar de que hubiera un canal en Centroamérica y poder así trasladar los navíos de su marina de guerra desde los puertos del Pacífico hasta los del Atlántico, y viceversa.  El gobierno de Teddy Roosevelt exploró  sus opciones en Nicaragua y en Colombia (cuando Panamá todavía era parte de ese país sudameriano) y finalmente se decidió por Colombia.  Pero cuando los representantes colombianos aumentaron el precio para aprobar su decisión, el gobierno de Roosevelt se dio cuenta de que la mejor opción era apoyar la independencia de Panamá y construir el canal allí.  Y así ocurrió.

El gobierno de Nicaragua no pudo reiniciar la construcción del Canal por diferentes motivos: primero, porque la dinastía de los Somoza era incondicional de los estadounidenses, y luego porque tras la revolución sandinista las guerras civiles y los desastres naturales se han cebado sobre esa nación.  Hasta la década de 2010 hubo intereses que no fueron estadounidesnes en la construcción del Canal de Nicaragua, pero el trabajo ha quedado suspendido por, nuevamente, la inestabilidad política en el país.

BIBLIOGRAFIA:

  1. El Heraldo (14 de junio de 2013) «Congreso de Nicaragua adjudica a firma china la construcción de canal interoceánico». El Heraldo
  2. Lakhani, Nina (26 de octubre de 2014). «Giant canal threatens way of life on the banks of Lake Nicaragua». The Telegraph (en inglés). Londres: Telegraph Media Group
  3. — (3 de agosto de 2017). «Amnesty condemns ‘campaign of harassment’ against Nicaragua canal critics». The Guardian (en inglés). Londres: Guardian News and Media.
  4. Lee, Brianna (15 de agosto de 2014). «Nicaragua’s Canal Project Pushes Forward Despite Economic, Environmental Questions» (en inglés). International Business Times: Newsweek Media Group
  5. Marure, Alejandro (1844). Efemérides de los hechos notables acaecidos en la república de Centro América, desde el año de 1821 hasta el de 1842. Guatemala: Imprenta La Paz.
  6. Pianzola, Natalia (6 de mayo de 2014). «Las dudas ambientales sobre el proyecto chino del canal de Nicaragua». Londres: BBC
  7. Wallace, Arturo (23 de diciembre de 2014). «Nicaragua, un país dividido por un canal que aún no empieza a construirse». Londres: BBC

8 de julio de 1954: el coronel Carlos A. Castillo Armas asume el control de un triunvirato militar tras el derrocamiento del coronel Jacobo Arbenz

 

REtrato del coronel Castillo Armas cuando era presidente de Guatemala.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

 

En medio de la Guerra Fría y cuando el McCartismo estaba en su apogeo en el gobierno del general Dwight Eisenhower, el gobierno socialista del coronel Jacobo Arbenz Guzmán empredió varios proyectos de infraestructura y tenencia de tierra que afectaban directamente los intereses de los enclaves bananeros de la United Fruit Company en Ixabal y Escuintla.

Varios de los más importantes miembros de gabinete de Eisenhower eran accionistas de la United Fruit Company y no les pareció para nada que el gobierno guatemalteco pretendiera expropiar las tierras ociosas que tenían en este país centroamericano.  Entre los persones de Eisenhower estaba John Foster Dulles, Secretario de Estado, y su hermano Allen Dulles, el jefe de la CIA.  Ambos iniciaron una ofensiva contra el gobierno arbencista, utilizando para ellos las operaciones PBFORTUNE y PBSUCCESS acusando a Guatemala de comunista, al punto de lograr que en la X Conferencia de Cancilleres de la OEA en Caracas una sanción política contra Guatemala.  Irónicamente, en el siglo XXI se ha conseguido que la OEA otorgue una sanción política contra Venezuela acusada de ser un régimen totalitario que oprime a su pueblo.

La operación PBSUCCESS incluyó una invasión desde Honduras dirigida por el coronel Carlos Castillo Armas, al mando de un grupo de mercenarios y de exiliados guatemaltecos que se hicieron llamar el Movimiento de Liberación Nacional.  Esta invasión no logró ninguna victoria contundente, y más bien habría sido derrotada fácilmente si el Ejército de Guatemala hubiera permanecido fiel al presidente Arbenz.  Pero el Ejército estaba muy preocupado por la inestabilidad que se había generado entre el campesionado por la Reforma Agraria y el cambio radical en la tenencia de tierra y prefería regresar a un sistema como el que había existido durante los gobiernos liberales de Estrada Cabrera y Ubico, en el que había tranquilidad en el área rural a fuerza del Reglamento de Jornaleros o de las leyes de Vialidad y de Vagancia que obligaban a los campesinos indígenas a trabajar en las fincas cafetaleras y le otorgaban a los propietarios un poder prácticamente absoluto sobre los jornaleros.

Arbenz había emprendido reformas sociales asesorado por un reducido grupo de miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo, el partido comunista de Guatemala, de entre los que se destacaba José Manuel Fortuny, miembro de la Internacional Comunista.  Esto fue aprovechado por las autoridades estadounidenses para llevar a caba la operación PBSUCCESS que resultó en la súbita renuncia de Arbenz, a pesar de que la invasión liberacionista no constituyó nunca una amenaza real a su gobierno.  Es más, el 2 de agosto de 1954 los cadetes de la Escuela Politécnica atacaron a los soldados liberacionistas atrincherados en el recién construido Hospital Roosevelt y los vencioneron fácilmente; pero el embajador estadounidense John Puerifoy los obligó a deponer las armas y a reconocer el triunfo liberacionista amenazándolos con una invasión de Marines norteamericanos.

El gobierno de Castillo Armas eliminó la Reforma Agraria y con ellos la United Fruit Company recuperó sus tierras ociosas y el poder absoluto sobre los gobiernos en Guatemala.  Pero la empresa empezó a tener problemas económicos derivados de sus prácticas monopolistas en América Latina (en donde se conocía como Mamita Yunai o El Pulpo) y fue investigada por los gobiernos que siguieron a Eisenhower, al punto que tuvo que declarase en bancarrota en 1970, convirtiéndose en Chiquita Banana.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Cullather, Nick (1999). Secret History: The CIA’s classified account of its operations in Guatemala, 1952-1954. Stanford University Press. p. 90. isbn 0-8047-3311-2.
  2. Cullather, Nicholas (2006). Secret History: The CIA’s Classified Account of its Operations in Guatemala 1952-54 (en inglés) (2ª edición). Stanford University Press. ISBN 9780804754682.
  3. Gleijeses, Piero (1992). Shattered hope: the Guatemalan revolution and the United States, 1944-1954 (en inglés). Estados Unidos: Princeton University Press. ISBN 9780691025568.
  4. — (s.f.). «The Death of Francisco Arana: a turning point in the Guatemalan Revolution». Journal of Latin American Studies (en inglés) (Inglaterra) 22: 527-552.
  5. Immerman, Richard H. (1983). The CIA in Guatemala: The Foreign Policy of Intervention (en inglés). Estados Unidos: University of Texas Press. ISBN 9780292710832.
  6. Rabe, Stephen G. (s.f.). Eisenhower and Latin America: The Foreign Policy of Anticommunism (en inglés). Chapel Hill: University of North Carolina Press.
  7. Schlesinger, Stephen; Kinzer, Stephen (1982). «Bitter Fruit: The Untold Story of the American Coup in Guatemala». The David Rockefeller Center Series on Latin American Studies (en inglés) (Cambridge, EE. UU.: Harvard University Press): 1-331. ISBN 0-385-14861-5.
  8. Smith, Peter H. (2000). Talons of the Eagle: Dynamics of US-Latin American Relations (en inglés). Oxford, Inglaterra: Oxford University Press.
  9. Stanley, Diane (1994). For the Record: United Fruit Company’s Sixty-Six Years in Guatemala. Centro Impresor Piedra Santa. p. 179.
  10. Ward, Matthew. «Washington Unmakes Guatemala, 1954 Appendix A: Timeline of Events». Council on Hemispheric Affairs. Archivado desde el original el 11 de febrero de 2009.

29 de marzo de 1823: tras la caída del Imperio de Iturbide, Vicente Filísola convoca a elecciones para Asamblea Constituyente de Centro América

 

vicente_filisola
Vicente Filísola. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Luego de la caída del Imperio de Agustín de Iturbide, el representante del extinto imperio, el mexicano Vicente Filísola (entonces Jefe Superior de Guatemala) convocó a elecciones para para redactar la Constitución de la República Federal Centroamericana 29 de marzo de 1823 con delegados electos en los países que conformaban la República Federal.

 

Las sesiones de la Asamblea se inauguraron el 23 de junio de ese año en el Salón Mayor de la Pontificia Universidad de San Carlos en la Ciudad de Guatemala, y el 1 de julo se declara a Centroamérica independiente de España y de México.

Los conflictos se iniciaron casi de inmediato entre los representantes de los criollos liberales y los de los conservadores. Estos dos grupos estaban conformados por grupos con diferencias irreconciliables: por un lado, los liberales eran todos aquellos criollos que poseían haciendas en las áreas rurales de las provincias centroamericanas mientras que los conservadores residían en las principales ciudad (especialmente en la Nueva Guatemala de la Asunción) y habían colaborado estrechamente con las autoridades civiles, militares y comerciales de España durante la colonia. Adicionalmente, los conservadores eran los principales miembros de las órdenes regulares de la Iglesia Católica, que eran las organizaciones económicamente más fuertes desde la colonia.

Los liberales querían un cambio de gobierno, que les permitiera alcanzar el poder que no habían tenido durante la colonia, mientras que los conservadores se resitían a perderlo. Esto degeneraría en una guerra civil en la que los liberales estuvieron a punto de establecer la República Federal a su medida, si no hubiera sido por el surgimiento del caudillo conservador guatemalteco Rafael Carrera.

BIBLIOGRAFIA:

  • González Davison, Fernando (2008). La montaña infinita; Carrera, caudillo de Guatemala. Guatemala: Artemis y Edinter. ISBN 84-89452-81-4.
  • Hernández de León, Federico (1925). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. Tomo I. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise.
  • — (1930). El libro de las efemérides: capítulos de la historia de América Central. Tomo III. Sánchez y de Guise.
  • La Gaceta de Guatemala (1855). «Noticia biográfica del señor D. Manuel Francisco Pavón, Consejero de Estado y Ministro de lo Interior del gobierno de la República de Guatemala». La Gaceta de Guatemala (Guatemala: Imprenta La Paz, Palacio de Gobierno de Guatemala) VII (58-62).
  • López Vallecillos, Italo (1966). Gerardo Barrios y su tiempo. San Salvador, El Salvador: Dirección Nacional de Publicaciones del Ministerio de Educación.
  • Morazán, Francisco (1942) [1842]. Testamento y memorias. Honduras: Talleres tipográficos nacionales. p. 60. «Testamento y memorias del general Francisco Morazán: discursos y artículos relativos al héroe. Publicación conmemorativa del primer centenario de su muerte».
  • Pineda Mont, Manuel (1859). Recopilación de las leyes de Guatemala, compuesta y arreglada a virtud de orden especial del Gobierno Supremo de la República. Tomo I. Imprenta de la Paz.
  • Reyes, Rafael (1885). Nociones de Historia del Salvador. San Salvador, El Salvador: Imprenta Francisco Sagrin
  • Stephens, John Lloyd; Catherwood, Frederick (1854). Incidents of travel in Central America, Chiapas, and Yucatan (en inglés). Londres, Inglaterra: Arthur Hall, Virtue and Co.
  • Woodward, Ralph Lee, Jr. (2002). «Rafael Carrera y la creación de la República de Guatemala, 1821-1871». Serie monográfica (CIRMA y Plumsock Mesoamerican Studies) (12). ISBN 0-910443-19-X.
  • — (1993). Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala, 1821-1871 (Edición en línea) (en inglés). Athens, Georgia EE.UU.: University of Georgia Press.
  • Zavala Urtecho, Joaquín (1970). «Huellas de una familia vasca-centroamericana en cinco siglos de historia». Revista conservadora del pensamiento centroamericano (Managua, Nicaragua) 2 (112