Que Significa Idealizar A Una Persona? - HoyHistoriaGT Hoy en la Historia de Guatemala

Que Significa Idealizar A Una Persona?

Que Significa Idealizar A Una Persona
Formarse una idea o concepto de un objeto o persona donde se exageran sus cualidades positivas y se tiende a obviar las negativas.

¿Qué es idealizar a una persona ejemplos?

¿En qué consiste la idealización? – Idealizar a alguien consiste en considerarlo un modelo de, exagerando las virtudes de esa persona y pasando por alto sus cualidades menos positivas. De esta forma generamos una imagen bastante alejada de la realidad que puede complicar nuestra relación con el individuo idealizado.

¿Qué significa idealizar a tu pareja?

¿Dónde radica el problema con idealizarla? – El problema al idealizar a la pareja es que no se llega a conocer realmente a la persona, queda el sentimiento de que algo falta siendo los aspectos negativos ignorados o justificados. Así, por ejemplo, si uno de ellos sufre de alcoholismo se le justifica sosteniendo que en el pasado era una persona sana.

¿Qué significa que te idealizar?

Elevar las cosas sobre la realidad sensible por medio de la inteligencia o la fantasía.

¿Cómo saber si estás idealizando a una persona?

¿Amor o idealización? Hemos querido contraponer el concepto de amor al de idealización, porque nos parece muy propio de San Valentín, donde parece que si no tienes pareja te la tienes que inventar, si la tienes y no te va bien parece que te tienes que alegrar, porque tener una mala relación de pareja es mejor que no tener relación, y porque debajo de muchas relaciones insanas hay una confusión con estos dos conceptos.

  1. ¿Qué es el amor? El amor es un sentimiento profundo de aceptación, respeto, admiración, cariño, alegría, y en definitiva, de atracción en el sentido más amplio de la palabra hacia una persona.
  2. Querer, significa eso, querer que una persona esté en nuestra vida, que forme parte de la nuestra y formar nosotras parte de la suya.

¿Qué es la idealización? Según la R.A.E. es el resultado de elevar las cosas sobre la realidad sensible por medio de la inteligencia o la fantasía. O dicho de otra manera, es “mejorar” lo real con nuestra fantasía. Que Significa Idealizar A Una Persona La idealización forma parte del enamoramiento, que en nuestra cultura actual es la base de las relaciones sentimentales. Además de ponernos taquicárdicas solo con ver a nuestra persona especial, de querer estar todo el tiempo posible con el/ella, de que nuestras prioridades hayan volado por los aires y ahora sean otras, de que solo nos fijemos en lo que tenemos en común, etc Idealizamos a la otra persona.

Todos los anhelos de pareja, (que son especialmente alimentados en las mujeres) son volcados en esta persona que estamos conociendo, y le atribuímos cualidades que para nosotras son deseables en una persona que vaya a ser nuestra pareja (como tiene la patita azul, seguro que es el Príncipe).En otro momento hablaremos de los mitos del amor romántico, entre ellos, el del amor verdadero predestinado y el de la entrega total, ambos relacionados con un supuesto Príncipe Azul que no existe (os lo adelantamos ya).El caso es que idealizamos a quien tenemos al lado y, así, establecemos un vínculo emocional con la otra persona, basado en el afecto, en la pasión y en unas expectativas sobre “el otro”, nosotras y la relación.

Pasado un tiempo (que varía para cada persona y para cada relación), esta idealización termina chocando con la realidad, algunas expectativas no se cumplen y aparecen tensiones en la relación. Se nos cae la venda de los ojos y empezamos a ver a la otra persona como realmente es.

  • Este suele ser un momento de crisis en la relación, porque es el momento de decidir si lo que veo, es decir, a la persona real que mi pareja es (no a la idealizada), me vale o no me vale como compañero/a.
  • Si esa persona, con sus cosas buenas y sus no-tan-buenas, no nos vale, lo dejaremos en este punto y cada uno/a por su camino.

Si nos vale, continuaremos la relación. Es la transición al amor, tal y como lo hemos definido al comienzo, ajustamos nuestras expectativas y profundizamos en una relación con la que nos sentiremos satisfechas y a gusto, la mayoría del tiempo. Pero ¿Y cuándo no ocurre así?.

  • Algunos mitos de los que hemos mencionado antes nos hacen creer que “el amor todo lo puede”, que esa persona está predestinada para nosotras y estamos “condenadas” a un final feliz, de manera que si mi Paco/Paca no es como a mí me gustaría que fuese, ¡lo será!.
  • ¿Qué ocurre entonces? Que no vemos a la otra persona de manera realista, minimizamos sus defectos o los negamos (aunque los vemos), pero los ignoramos.

Nos aferramos a nuestro ideal de Paco/Paca, a su azul reluciente, y seguimos adelante con la relación. Una relación que por otra parte no nos suele proporcionar las emociones positivas que buscábamos en una relación. Lo que nos aporta esas emociones positivas son nuestras ensoñaciones y fantasías con el Paco ideal.

De manera que “alimentamos” el vínculo con Paco, y pensamos que le queremos, pero a quien queremos de verdad es a nuestra idealización de Paco, por lo que generamos un vínculo ambivalente hacia esa persona. No nos hace bien estar con ella, pero “la queremos” y eso nos impulsa a continuar la relación.

Este mecanismo explica por qué algunas personas en algún momento han mantenido o mantienen relaciones sentimentales con personas que no les convienen o les dañan, relaciones de dependencia emocional, enganche, o violencia psicológica o física. ¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de que en una relación hay idealización y no amor?

¿Tu relación de pareja te hace sentir bienestar y tranquilidad la mayor parte del tiempo? Sentirse bien, es un sintoma de amor en la relación. Por el contrario sentir ansiedad, angustia, frustración, inseguridad, inestabilidad con frecuencia, ocurre cuando idealizamos a la persona y/o a la relación que mantenemos.

Observa tu “amor” cuando estás con tu pareja y cuándo no estás con ella. ¿Cuándo le “quieres” más o te sientes más unida a él/ella? ¿Cuando está presente físicamente o cuando piensas/fantaseas en vuestros encuentros?. Las fantasías e idealizaciones románticas son asequibles cuando la otra persona no está presente físicamente. Si estás “más enamorada” cuando la otra persona no está, y sin embargo cuando estáis juntos sientes frustración, decepción, dolor, tristeza, ansiedad o enfado, muy probablemente estás idealizando.

Si queréis compartir vuestras experiencias al respecto podéis dejarnos un comentario. Nos gustará leeros!

¿Qué pasa si Idealizas mucho a una persona?

¿Cuál es el peligro de esta “ceguera” de idealizar? – La idealización conlleva varios riesgos, como la dependencia emocional, una relación basada en mitos del amor romántico, obsesiones, falsas expectativas seguidas de desilusión y frustración. Que Significa Idealizar A Una Persona ¿Has estado cieg@ de amor?

  1. Si idealizaste mucho a una persona -estando “cieg@ de amor” enamorándote de alguien que no existe- y luego notaste que no era exactamente como pensabas, sabrás que la desilusión es grande.
  2. Pero lo cierto es que el amor y el/la otr@ no son como queremos que sean, y lo único que ha sucedido es que la persona se ha hecho REAL, humana.
You might be interested:  Que Significa La Lengua Blanca?

¿Cuál es el sinonimo de idealizar?

1 sobrevaloración, sublimación, exaltación, poetización.

¿Por qué las personas idealizan?

Las razones por las que idealizamos a esa persona que nos atrae

  • Amor, cariño, capricho, obsesión o simplemente seducción, son todos conceptos que destacan en el ámbito de las relaciones sentimentales ; universo que esconde una serie de interrogantes y que muchas veces impulsa a sus protagonistas a hacer locuras descabelladas o a perfeccionar de forma inexplicable a su “enamorado”.
  • Y en este mundo plagado de atracciones, tanto hombres como mujeres tienden a idealizar a su nueva pareja, al punto de ponerlos en un trono y admirarlos hasta más no poder.
  • Tal admiración surge al momento de conocer al otro, instante en que pensamos que esa persona reúne todas las cualidades y gloriosas virtudes que pueden hacer de nuestra vida un cuento cargado de felicidad.
  • Esta sensación que a veces ocurre responde a lo que llamamos idealización : proceso psíquico que lleva a la perfección las cualidades y el valor del objeto deseado, en este caso del enamorado.

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, habla de la idealización en el enamoramiento y dice: “el objeto (enamorado) es tratado como el propio yo del sujeto, que durante el enamoramiento traspasa al objeto una parte considerable de libido narcisista, donde se llega a evidenciar que el objeto sirve para substituir un ideal propio y no alcanzado del Yo”.

En otras palabras, esta idealización viene a cubrir nuestras propias necesidades, haciéndonos sentir que la otra persona es el “perfecto complemento” a la vida de uno. Mean Girls | Paramount Pictures “En sus ‘Contribuciones a la vida amorosa’ Freud dice que la elección de los objetos sentimentales que un sujeto realiza en el transcurso de su vida, están marcadas por un objeto de amor primero y fundamental: la madre.

Así cada elección será un intento por realizar aquellas aspiraciones infantiles inconscientes a las que el niño quedó fijado, que surgieron en relación a la madre como primer objeto de amor y que quedaron reprimidas por la barrera del incesto”, expresó Patricia Toledo, psicóloga, terapeuta de parejas y docente de la Universidad San Sebastián,

¿Pero en qué consiste idealizar a ese alguien que nos atrae? Según sostiene la profesional, idealizar a alguien contempla “atribuir a ese individuo cualidades que lo hacen más bello o agradable de lo que realmente es, alejando así de nuestra consciencia todo aquello que le entrega un aspecto negativo o malo”.

Cabe destacar que este estado de idealización se presenta en las etapas iniciales de una relación, lo que se supone que debería ir evolucionando a medida que se conoce y comparte más tiempo con el otro. Si esto se desarrolla bien, la relación pasa a un estado “normal” donde se acepta al otro con cualidades y defectos.

Tal proceso se da porque los vínculos no tienen un carácter estático, sino que van teniendo variaciones a través del tiempo, periodo en que es posible diferenciar dos momentos básicos en el compromiso: la idealización de la pareja (antes de la convivencia) y el re-conocimiento del otro (a partir de la convivencia).

Valentine’s Day | New Line Cinema Pero ¿qué tipo de persona es común que tienda a idealizar a su “posible enamorado (a)”? Plano en que la terapeuta de pareja indica que “cualquier individuo puede pasar por la etapa de la idealización, sin embargo, lo importante es cumplir con la idealización y re-conocimiento del otro, ya que si esto no sucede, podemos caer en lo que llamamos la ” dependencia emocional “, estado que puede traer consecuencias negativas asociadas a problemas de salud mental.

Asimismo, si una persona llega a un estado permanente de idealización, la relación deja de ser sana y pasa a un proceso de desequilibrio constante, donde le entregamos más poder, mayor peso o importancia a todo lo que dice y hace el otro. Con tal comportamiento es posible que se comience a perder el límite de nuestra persona, dejando que la pareja tome las decisiones por uno, llegando incluso a desencadenar una desvalorización de la persona, baja autoestima e inseguridad.

Para lidiar con este problema la clave está en que aceptemos al otro como un ser distinto, un individuo con aspectos positivos y negativos – ya que es lo normal en todos los seres humanos-. Con el fin de ser aceptados, muchas veces tendemos a ocultar lo que no nos agrada de nosotros mismos para no provocar rechazo de quien nos interesa sentimentalmente.

  1. Tras el periodo inicial de conquista, hay que tener la capacidad para diferenciar si esa persona es del total agrado o no, y lograr entender que -al igual que uno- posee rasgos que pueden generar más de un conflicto en la relación.
  2. Si no logramos mantener esta escucha y diálogo, en el momento que ese individuo se caiga del pedestal en que nosotros mismos lo posicionamos, el dolor y frustración que lleguemos a sentir por considerarlo perfecto pueden ser muy grandes, e incluso provocar un fuerte sentimiento de decepción.
  3. Para evitar caer en ese estado, es vital construir a diario las bases sólidas en la relación, las cuales solo se consiguen con el diálogo, una conversación que nos permita expresarnos con total libertad y sobre todo sacarnos las caretas y mostrarnos tal cual somos.

Asimismo, hay que tener en cuenta que si el otro nos eligió fue netamente por nuestra forma de ser, por lo que renunciar a dicha esencia no es la mejor forma de atrapar a nuestro enamorado (a). Más bien, el único método para seguir la conquista consiste en aceptarse tal cual y siempre destacando lo bueno, pero también lo malo del otro y de nosotros mismos.

¿Qué pasa cuando dejas de idealizar?

1. Identifica el patrón y toma una decisión – El paso inicial es tomar conciencia de que, tal vez, estás idealizando a tu pareja. Esto no es sencillo de percibir, ya que nos han hecho creer que en eso consiste el amor. Sin embargo, incluso si logras detectar este patrón en ti (pues generalmente la idealización se produce con múltiples parejas), todavía tendrás que tomar la decisión de cambiarlo.

Y es que dejar de idealizar a alguien no es sencillo. En un primer momento, perder esa imagen irreal y perfecta que teníamos del otro y abrir los ojos a sus defectos. Este nuevo estilo de amor y de vinculación puede sentirse carente al inicio (por ser menos intenso y apegado) pero es mucho más saludable.

Por ello, comienza por tomar la decisión de cambiar.

¿Cómo se le llama al amor idealizado?

En la actualidad, entendemos el amor platónico como un sentimiento de amor idealizado que, generalmente, es no correspondido o irrealizable.

¿Cómo puedo dejar de idealizar a una persona?

Una guía sencilla que te ayudará a tener un amor saludable (¡Contigo!) – El amor es uno de los términos más idealizados en el último siglo. No paramos de buscarlo, de anhelarlo, de intentar encontrarlo. Pero ¿sabemos qué es el amor? ¿O solo idealizamos lo que hemos aprendido que es? ¿O, tal vez, nos anclamos en un ideal contrario en el que las relaciones nos hacen esclavos? Cuando hablo de amor, hablo de relaciones.

Necesitamos la conexión social, la proximidad con otras personas y la intimidad compartida.

No nos viene tan bien como dicen estar solos. Las relaciones promueven la supervivencia y la seguridad percibida en un mundo peligroso. En aislamiento (entendiendo el aislamiento como ausencia de relaciones sociales) estos vínculos se empiezan a sustituir por otras soluciones menos saludables que nos ayuden a sentirnos mejor.

  1. Por ejemplo, la comida, la compra compulsiva, las drogas, obsesiones.
  2. No evolucionamos para ser humanos completamente autoregulados *, somos seres que dependen de la coregulación *,
  3. Necesitamos del otro para que nuestro sistema nervioso pueda enviarnos señales que nos hagan sentir seguros.
  4. Pero aquí vemos el primer problema.
You might be interested:  Que Significa Petite En La Ropa?

Vivimos en una época en la que se pone énfasis en la independencia, en el ser individual. Encontramos relaciones en las que una intimidad sexual está bien, pero no hay disponibilidad para abrirse a más. Todo esto crea mucha confusión. La apología a la independencia puede enmascarar la incapacidad para vincular, una conexión narcisista con nosotros mismos donde solo importan nuestras necesidades o una excusa para el libertinaje, y el egocentrismo.

Para poder amar, primero hemos de volver a conectar con nosotros mismos.

Para amar de forma saludable debemos ser autónomos. Sentirnos seguros estando solos sabiendo que podemos acceder a otros seguros si los necesitamos para regularnos. El autoconocimiento fomenta la autonomía. Ser conscientes de nuestros estados internos, de los recursos de los que disponemos, y de cuáles son nuestras necesidades son bases importantes para construir relaciones sanas.

  1. Tenemos que poder decirle al otro, estás seguro conmigo.
  2. Cuando nos sentimos seguros somos accesibles y podemos aproximarnos lo suficiente como para tener un contacto real con el otro y llegar a la intimidad compartida.
  3. Cuando tenemos confianza podemos tener acceso a la interdependencia saludable.
  4. No nos sentimos amenazados en compañía y nos sentimos bien estando solos.

No necesitamos al otro para estar bien y sentirnos completos. Escogemos estar con el otro de una forma libre, como forma de compartir nuestra intimidad, nuestro interior y nuestra vida. Así que, si quieres tener relaciones sanas aprende a cuidar de ti.

Las relaciones amorosas (o no) deben ser reciprocas.

El amor no es una vía de un solo sentido. Las relaciones reales y seguras son recíprocas. Me implico y te implicas de igual modo. Un intercambio de emociones auténticas. Así, generamos lazos sociales saludables donde hay una intención de proteger al otro, a la vez que nos sentimos genuinamente cuidados.

  • Ambos dan y reciben por igual.
  • Existe un equilibrio.
  • La reciprocidad implica correspondencia con la afectividad del otro dentro de nuestros recursos.
  • Está claro que las relaciones no son lineales, y que en determinados momentos uno dará más que el otro.
  • Pero en la globalidad de la relación sana hay reciprocidad.

No estamos en una relación para salvar al otro. Tampoco para que el otro nos salve. Si sientes que el afecto, la escucha, la comprensión, la libertad o el respeto que tu das no es correspondido; vives una relación en la que no hay equilibrio.

El amor implica generosidad y respeto

El respeto es el pilar sobre el que debería fundamentarse cualquier relación de intimidad. Somos seres distintos, y hemos de aceptar esas distinciones sin tratar de imponer nuestro criterio de cómo deberían ser las cosas. Rebajando las expectativas, poniendo en el otro lo que es del otro a la vez que nos hacemos cargo de lo que es nuestro.

Comprensión y aceptación son buenos comienzos para esto. Dirigirnos a una atención que incluya al otro y que también nos incluya a nosotros. Acercarnos a otro ser humano comprendiendo que todos tenemos el mismo deseo de ser felices. Esa persona que está frente a ti, también. Mindfulness utiliza la palabra Metta, traducido como amor benevolente o bondad amorosa.

Se refiere a la cualidad de amar a otro ser humano, desde la generosidad, la empatía, la tolerancia y la amabilidad. Sentirse conectado al otro viendo la persona que es y sin intentar cambiarlo.

Amar necesita límites y acuerdos

El concepto de amor incondicional a veces se confunde con el de amor en ausencia de límites. Necesitamos decirle al otro hasta dónde puede llegar. Lo que nosotros sentimos que son nuestras líneas rojas. Dónde se rebasa el respeto. También necesitamos ser conscientes de lo que daña al otro.

Solo así evitaremos entrar en conductas de abuso que puedan perjudicar la relación. Asimismo, el otro necesita saber qué es lo que nos daña; para así no rebasar esa línea. Cuando conocemos a alguien necesitamos ver si nuestros límites se ajustan en su mayoría. Esto es un proceso; pero es importante. En el concepto de amor romántico pensamos siempre en el inicio de la relación y en lo bonito que fue.

Pero esto era una relación en ausencia de límites y acuerdos. Era una relación sin estructura de relación, lo que llamamos enamoramiento, Pasada esa etapa es cuando realmente vamos construyendo nuestra identidad de pareja. Es cuando ponemos en marcha los puntos anteriores y vemos si el otro los pone en marcha de igual modo.

También es cuando establecemos acuerdos coherentes con nuestras necesidades y valores. Por ejemplo, acuerdos respecto a la convivencia, al sexo, a la fidelidad o a la idea de familia. Así poco a poco se forja la identidad, aquello que definirá quienes somos dentro de la relación. En esta parte es en la que se dan la mayor parte de juegos inconscientes y de manipulaciones.

Queremos que el otro cumpla nuestro ideal y entramos en lucha porque eso sea así. Obviando la generosidad, el amor benevolente, la reciprocidad y perdiéndonos a nosotros mismos. Si esto pasa la relación ya no es un lugar seguro y pasa a ser lugar de sufrimiento y frustración.

  1. Si estás en este punto da un paso atrás, busca ayuda.
  2. No te quedes en lo que fue y mira lo que ahora es.
  3. Poner límites es amor, por ti y por el otro.
  4. En ausencia de límites ninguno es feliz.
  5. Espero que estos puntos te ayuden a establecer relaciones sanas en adelante.
  6. A valorarte y valorar al otro de igual forma.

Recuerda algo: En el amor pueden transgredirse los límites a veces de forma accidental. Pero también desde el amor, usaremos el lenguaje para reparar: «Por favor» o «perdón» y «gracias». Cada transgresión de los límites debe convertirse en una oportunidad para la reparación sincera y también para el crecimiento de la relación.

  • Te recuerdo los ingredientes de las relaciones saludables: Intimidad compartida, conexión interna, reciprocidad, respeto y límites.
  • Búscalos y encontrarás amor saludable en tus relaciones.
  • Raquel Molero.
  • Directora y Psicóloga en ARA Psicologia.
  • Experta en estrés postraumático, trauma complejo y personalidad.

Mindfulness, EMDR y Somatic Experiencing.

¿Qué significa idealizar en psicologia?

Psicología – En psicología, la idealización se refiere a una persona que percibe que otra es mejor (o tiene atributos más deseables) de los realmente probados por la evidencia. Esto sucede a veces en los conflictos sobre la custodia de los hijos. Los hijos monoparentales frecuentemente pueden imaginar (“idealizar”) que el progenitor (ideal) ausente tiene las características de un padre/madre perfecto.

Pero para él, imaginar es preferible a la realidad. Al encontrarse con el verdadero progenitor, el hijo será feliz por un momento, pero se decepcionará más tarde cuando aprenda que no cuidó realmente de él como lo hizo el otro progenitor que actuó en su custodia. A pesar del éxito conseguido por las anteriormente mencionadas disciplinas científicas, la introducción del método de idealización no nos proporciona una idea o indicador de si otra disciplina va a alcanzar de ese modo la madurez.

Es más: no existe ningún algoritmo que nos pueda mostrar el efecto de la introducción de la idealización en una disciplina en la que previamente no se hubiera aplicado.

¿Qué significa idealizar a alguien es condenarlo a decepcionarte?

Idealizar a alguien, es condenarte a decepcionarte. Eliges idealizar porque te da miedo reconocer la realidad y empezar de nuevo. Sin expectativas: sin decepciones. Cuando idealizamos a alguien lo hacemos más por nuestras propias necesidades, que por las características de la otra persona.

¿Qué es la idealización en la filosofia?

Idealización – Acto mental, asociado a la formación de algunos objetos abstractos, irrealizables por principio en la experiencia y en la realidad. Los objetos idealizados constituyen casos extremos de unos u otros objetos reales y sirven de medio para su análisis científico y de base para construir la teoría de estos objetos reales y, por tanto, son, en definitiva, reflejos de los objetos, procesos y fenómenos objetivos.

  1. Pueden servir de ejemplo de objetos idealizados los conceptos tales como “punto”, “línea recta” e “infinidad actual” en matemáticas; “cuerpo absolutamente sólido”, “gas ideal” y “cuerpo absolutamente negro” en física; “disolución ideal” en química física.
  2. Lo mismo que la abstracción, con la que está enlazada estrechamente, la idealización constituye un importante medio de conocimiento de las leyes de la realidad.
You might be interested:  Los Principales Rasgos Culturales Mayas De Guatemala Que Conoces?

Diccionario de filosofía · 1984:222

¿Por qué la gente idealiza a las personas?

Las razones por las que idealizamos a esa persona que nos atrae

  • Amor, cariño, capricho, obsesión o simplemente seducción, son todos conceptos que destacan en el ámbito de las relaciones sentimentales ; universo que esconde una serie de interrogantes y que muchas veces impulsa a sus protagonistas a hacer locuras descabelladas o a perfeccionar de forma inexplicable a su “enamorado”.
  • Y en este mundo plagado de atracciones, tanto hombres como mujeres tienden a idealizar a su nueva pareja, al punto de ponerlos en un trono y admirarlos hasta más no poder.
  • Tal admiración surge al momento de conocer al otro, instante en que pensamos que esa persona reúne todas las cualidades y gloriosas virtudes que pueden hacer de nuestra vida un cuento cargado de felicidad.
  • Esta sensación que a veces ocurre responde a lo que llamamos idealización : proceso psíquico que lleva a la perfección las cualidades y el valor del objeto deseado, en este caso del enamorado.

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, habla de la idealización en el enamoramiento y dice: “el objeto (enamorado) es tratado como el propio yo del sujeto, que durante el enamoramiento traspasa al objeto una parte considerable de libido narcisista, donde se llega a evidenciar que el objeto sirve para substituir un ideal propio y no alcanzado del Yo”.

  1. En otras palabras, esta idealización viene a cubrir nuestras propias necesidades, haciéndonos sentir que la otra persona es el “perfecto complemento” a la vida de uno.
  2. Mean Girls | Paramount Pictures “En sus ‘Contribuciones a la vida amorosa’ Freud dice que la elección de los objetos sentimentales que un sujeto realiza en el transcurso de su vida, están marcadas por un objeto de amor primero y fundamental: la madre.

Así cada elección será un intento por realizar aquellas aspiraciones infantiles inconscientes a las que el niño quedó fijado, que surgieron en relación a la madre como primer objeto de amor y que quedaron reprimidas por la barrera del incesto”, expresó Patricia Toledo, psicóloga, terapeuta de parejas y docente de la Universidad San Sebastián,

¿Pero en qué consiste idealizar a ese alguien que nos atrae? Según sostiene la profesional, idealizar a alguien contempla “atribuir a ese individuo cualidades que lo hacen más bello o agradable de lo que realmente es, alejando así de nuestra consciencia todo aquello que le entrega un aspecto negativo o malo”.

Cabe destacar que este estado de idealización se presenta en las etapas iniciales de una relación, lo que se supone que debería ir evolucionando a medida que se conoce y comparte más tiempo con el otro. Si esto se desarrolla bien, la relación pasa a un estado “normal” donde se acepta al otro con cualidades y defectos.

Tal proceso se da porque los vínculos no tienen un carácter estático, sino que van teniendo variaciones a través del tiempo, periodo en que es posible diferenciar dos momentos básicos en el compromiso: la idealización de la pareja (antes de la convivencia) y el re-conocimiento del otro (a partir de la convivencia).

Valentine’s Day | New Line Cinema Pero ¿qué tipo de persona es común que tienda a idealizar a su “posible enamorado (a)”? Plano en que la terapeuta de pareja indica que “cualquier individuo puede pasar por la etapa de la idealización, sin embargo, lo importante es cumplir con la idealización y re-conocimiento del otro, ya que si esto no sucede, podemos caer en lo que llamamos la ” dependencia emocional “, estado que puede traer consecuencias negativas asociadas a problemas de salud mental.

Asimismo, si una persona llega a un estado permanente de idealización, la relación deja de ser sana y pasa a un proceso de desequilibrio constante, donde le entregamos más poder, mayor peso o importancia a todo lo que dice y hace el otro. Con tal comportamiento es posible que se comience a perder el límite de nuestra persona, dejando que la pareja tome las decisiones por uno, llegando incluso a desencadenar una desvalorización de la persona, baja autoestima e inseguridad.

Para lidiar con este problema la clave está en que aceptemos al otro como un ser distinto, un individuo con aspectos positivos y negativos – ya que es lo normal en todos los seres humanos-. Con el fin de ser aceptados, muchas veces tendemos a ocultar lo que no nos agrada de nosotros mismos para no provocar rechazo de quien nos interesa sentimentalmente.

  1. Tras el periodo inicial de conquista, hay que tener la capacidad para diferenciar si esa persona es del total agrado o no, y lograr entender que -al igual que uno- posee rasgos que pueden generar más de un conflicto en la relación.
  2. Si no logramos mantener esta escucha y diálogo, en el momento que ese individuo se caiga del pedestal en que nosotros mismos lo posicionamos, el dolor y frustración que lleguemos a sentir por considerarlo perfecto pueden ser muy grandes, e incluso provocar un fuerte sentimiento de decepción.
  3. Para evitar caer en ese estado, es vital construir a diario las bases sólidas en la relación, las cuales solo se consiguen con el diálogo, una conversación que nos permita expresarnos con total libertad y sobre todo sacarnos las caretas y mostrarnos tal cual somos.

Asimismo, hay que tener en cuenta que si el otro nos eligió fue netamente por nuestra forma de ser, por lo que renunciar a dicha esencia no es la mejor forma de atrapar a nuestro enamorado (a). Más bien, el único método para seguir la conquista consiste en aceptarse tal cual y siempre destacando lo bueno, pero también lo malo del otro y de nosotros mismos.

¿Qué significa idealizar en psicologia?

Psicología – En psicología, la idealización se refiere a una persona que percibe que otra es mejor (o tiene atributos más deseables) de los realmente probados por la evidencia. Esto sucede a veces en los conflictos sobre la custodia de los hijos. Los hijos monoparentales frecuentemente pueden imaginar (“idealizar”) que el progenitor (ideal) ausente tiene las características de un padre/madre perfecto.

  1. Pero para él, imaginar es preferible a la realidad.
  2. Al encontrarse con el verdadero progenitor, el hijo será feliz por un momento, pero se decepcionará más tarde cuando aprenda que no cuidó realmente de él como lo hizo el otro progenitor que actuó en su custodia.
  3. A pesar del éxito conseguido por las anteriormente mencionadas disciplinas científicas, la introducción del método de idealización no nos proporciona una idea o indicador de si otra disciplina va a alcanzar de ese modo la madurez.

Es más: no existe ningún algoritmo que nos pueda mostrar el efecto de la introducción de la idealización en una disciplina en la que previamente no se hubiera aplicado.

¿Cómo dejar de idealizar a la pareja?

Para dejar de idealizar a tu pareja es necesario hacer lo siguiente (a modo de ejemplo): Entender tu momento presente: cómo es tu vida ahora mismo y qué es lo que quieres de ella. Tratar de entender y describir bien tus necesidades y carencias afectivas. Hacer lo mismo que en el punto 2 para tu pareja.

Adblock
detector