Qué Significa Moisés Según La Biblia? - [Consejos] HoyHistoriaGT Hoy en la Historia de Guatemala

Qué Significa Moisés Según La Biblia?

Qué Significa Moisés Según La Biblia
Fue en este momento que la hija del faraón le dio al niño su nombre: Moisés, que significa: ‘de las aguas lo saqué.’

¿Cuál es la enseñanza que nos deja la historia de Moisés?

3. Moisés aprendió de Dios y luego enseñó a los demás – En Moisés 1–4 aprendemos que el Señor mostró a Moisés una visión de innumerables mundos y la creación del nuestro. Esto estableció un fundamento para que Moisés entendiera el Plan de Salvación de Dios mientras se preparaba para dirigir al pueblo.

¿Cuál es la debilidad de Moisés?

Moisés – Temor y Debilidad ¿De qué manera estás dejando que el miedo y la debilidad no te dejen hacer lo que Dios te está pidiendo hacer? “Y respondió Dios a Moisés: Yo Soy el que Soy” – Éxodo 3:14 “¿Cómo cambiaría nuestra vida si realmente creyéramos en lo más profundo que Dios nos ve y nos escucha? ¿De qué pecado nos alejaríamos? ¿Cómo aumentaría nuestra esperanza? ¿Cómo sería nuestra vida si confiáramos en que Dios guarda sus promesas? ¿Cómo podríamos atesorar la Palabra de Dios y Sus promesas? ¿Cómo nos aferramos a ellas, cuando las cosas están perdidas, tormentosas, desiertas u oscuras?” – Matt Chandler, Nuestra historia en Éxodo ¿Alguna vez has hecho una oración arriesgada de buena voluntad, ofreciéndole a Dios que si Él pudiera usar a alguien como tú – sea lo que sea a lo que Él te está llamando – lo harías? “Aquí estoy, Señor.

  • Úsame.” Quieres ser usada.
  • Has orado para que el Señor te use.
  • Es posible que hayas caminado por ese sendero que te indicaba que era el Espíritu Santo que te guiaba, y audazmente dijiste “sí” a hacer grandes cosas para Dios.
  • Excepto, claro está, que no quisiste decir cualquier cosa.
  • Y si eres como yo, quizás hayas imaginado el escenario perfecto del ministerio deseado.

Seguramente El Señor usará mis fortalezas más obvias, en mi ubicación más ideal, para impactar mi demografía preferida, y todo se unirá de la manera más eficiente y angelical hasta el último detalle, ¿verdad? Oh, y Dios tiene un sentido del humor. Enfrentarse a Goliat definitivamente no era la fortaleza de David, entrar en la cueva de los leones no fue el lugar que Daniel hubiese escogido, ir a la ciudad de Nínive no era el lugar escogido por Jonás, y cuarenta años en el desierto no era la ruta que los Israelitas esperaban.

Y hablar elocuentemente ante un líder nacional realmente intimidante y poderoso seguro que no estaba en la lista de las diez cosas más importantes para Moisés. ¿Regresar a Egipto y liberar a los israelitas de la esclavitud? Seguramente Dios estaba confundido. De hecho, Moisés no estaba pidiendo ser usado, y él definitivamente no se sentía equipado para esa tarea.

Desde la zarza ardiente había oído que el Señor llamaba su nombre. “Aquí estoy”, respondió Moisés, sin saber quién llamaba o qué estaba en juego. Pero después de oír la versión de Dios de su siguiente asignación, Moisés se oponía a Dios desde todos los ángulos y sus temores aparecieron, todos esos temores y sus debilidades, y el comenzaba a sentirse agobiado ¿Quién soy yo, Señor? En los primeros cuarenta años Moisés había sido alguien rescatado, protegido, favorecido, acomodado, el príncipe de Egipto y con mucha influencia.

  1. Pero una decisión le cambió la vida, lo envió corriendo y huyendo por su vida durante los siguientes cuarenta años.
  2. Moisés pasó de vivir en un palacio a cuidar las ovejas en el desierto, sin calificaciones, un “don nadie” en los ojos de los egipcios.
  3. Seguramente Dios se equivocó: ¿Cómo vas a usar a un hombre tan humilde para hacer grandes cosas para Ti? No puede ser.

Pero Dios respondió: Yo estaré contigo. Yo haré el trabajo. Mi fuerza te guiará. Yo te proveeré. Todo pasará y sabrás sin duda que YO SOY el que te ha enviado. Nadie escuchará a alguien como yo. El temor a los hombres comenzó a agobiar a Moisés. Él sabía que los egipcios eran personas muy duras, y su zona de comodidad había sido en los últimos cuarenta años en convencer ovejas de que lo siguieran, no personas.

Si su edad, su ocupación y su condición de extranjero no eran suficientes, volver a la escena de su crimen seguramente era el descalificador más convincente. “He perdido todo respeto de esta gente, Dios. No soy la persona que buscas.” Pero Dios respondió: “Mi poder estará contigo, Moisés. Te daré señales y milagros, no sólo uno, no dos sino tres, sólo para estar seguros de que te escucharán.

You might be interested:  Que Significa El Valor De La Justicia?

Esto -dijo el Señor- es para que crean que el Señor, el Dios de sus padres -el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob- se les ha aparecido”. Pero no tengo los talentos correctos. Cuando Moisés empezó a hacer exactamente lo que Dios le estaba pidiendo que hiciera, su mayor debilidad comenzó a mirarlo en la cara y a paralizarlo con miedo.

Moisés no tenía el don de hablar. De hecho, Dios quería llevar la mayor debilidad de Moisés a la vanguardia, ¡en lo que ya parecía una tarea imposible! Con tantas cartas ya apiladas contra él, Moisés sabía que no tenía ninguna oportunidad al abrir su boca. Señor, no puedo hablar – nunca podría, nunca lo haré.

Soy tan débil. Por favor No estoy preparado para esto. Pero Dios respondió: “Yo te hice. Te conozco. te quiero. Hablaré por ti. ¿Quién dio a los seres humanos su boca? ¿Quién los hace sordos o mudos? ¿Quién les da la vista o los hace ciegos? ¿No soy yo, el Señor? Ahora ve; Te ayudaré a hablar y te enseñaré qué decir.” Hay alguien más calificado.

  • Un Moisés exasperado objetó y rogó una vez más: “Perdona a tu siervo, Señor.
  • Por favor envía a alguien más.” No olvidemos que el Dios que milagrosamente se apareció a Moisés en la zarza ardiente, le ha prometido señales y maravillas, y pacientemente le ha recordado una y otra vez que Él es el Creador, el Sustentador, y el Todopoderoso, pero Moisés juega una última vez con el juego de la comparación, para tratar de zafarse: “Algunas personas están hechas para esto Señor.

Claramente, has cometido un error.” Ahora, antes de que comiences a criticar a Moisés, ¿no lo ves? Así somos nosotras. Al igual que Moisés, nos agarramos de los errores del pasado, las limitaciones de nuestro presente, y las imposibilidades de nuestro futuro.

Nos decimos que estamos quebrantados en vez de poner nuestros ojos en Jesús quien vino para redimirnos de nuestro pecado – pasado, presente y futuro – de una vez y para siempre. Nos llamamos ineptos en lugar de mirar a nuestro Padre Todopoderoso quien está deseoso y disponible a aplicar toda su fuerza en nuestra debilidad.

Llamamos a nuestra situación imposible a cambio de caminar en la Fe del Espíritu que desea hacer lo imposible por medio de vasijas rotas como nosotras. No se suponía que fuéramos lo suficientemente buenos. Estábamos destinados a llegar al fin de nosotros mismos para que pudiéramos ser rescatados y luego descansar en el gran YO SOY.

Hija de Dios, Él té llama escogida.Y Él no comete errores. Dios fue fiel con Moisés en el pasado, y no lo iba a abandonar ahoraY Él hará lo mismo contigo.

¿De qué manera estás dejando que el miedo y la debilidad no te dejen hacer lo que Dios te está pidiendo hacer? ¿De qué manera puedes descansar en la fidelidad de Dios hoy a medida que le dices “sí”? Desafío: Escribe una lista de las maneras en las que Dios ha sido fiel para contigo en el pasado.

¿Cuál fue el pecado de Moisés para no entrar a la tierra prometida?

A Moisés no se le permitió entrar en la Tierra Prometida debido a que golpeó dos veces la peña desobedeciendo la orden de Dios de que solamente le hablara a la misma.

¿Qué cosas hizo Moisés para dar testimonio a Dios?

Preparación –

  1. Con oración, estudie:
    • Éxodo 5:1–9 : Moisés y Aarón le piden a Faraón que libere a Israel.
    • Éxodo 7:1–3, 8–25 : Moisés le ha de trasmitir la palabra del Señor a Faraón; convierte una vara en una culebra y las aguas del río en sangre.
    • Éxodo 8:6–24 : El Señor envía plagas de ranas, de piojos y de moscas.
    • Éxodo 9:6, 10, 23 : El Señor destruye el ganado de los egipcios y envía plagas de úlceras y granizo.
    • Éxodo 10:14–15, 22 : El Señor envía plagas de langostas y de tinieblas.
    • Éxodo 11:5 : El Señor declara que morirá todo primogénito en la tierra de Egipto.
    • Éxodo 12:21–40 : El Señor instituye la Pascua.
    • Éxodo 13:3, 21–22 : El Señor proporciona una columna de nube y una columna de fuego para guiar a los israelitas.
    • Éxodo 14:5–31 : Los israelitas cruzan el Mar Rojo por tierra seca.

    Nota: En la Biblia, donde dice que el Señor endureció el corazón de Faraón, la Traducción de José Smith dice que Faraón endureció su propio corazón.

  2. Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.
  3. Materiales necesarios:
    1. Un ejemplar de la Biblia para cada niño.
    2. Un ejemplar de Doctrina y Convenios.
    3. La lámina 6–12: El cruce del Mar Rojo (62100).

¿Cuántos años tenía Moisés cuando Dios lo llamo?

Cuaresma, del latín tardío «quadragesima», significa 40 días, un número que no fue escogido al azar para este periodo de reflexión que se abre con el miércoles de ceniza y se prolonga hasta la Semana Santa. Cuarenta fueron los días que pasó Jesús en el desierto antes de iniciar su vida pública, pero ¿por qué precisamente 40? «La referencia básica en la Biblia al número cuarenta son los cuarenta años pasados en el desierto por el pueblo de Israel (no solo por Moisés).

  • También se habla de los cuarenta días que estuvo Elías en el monte Horeb.
  • Las tentaciones de Jesús aluden a los cuarenta días de éxodo», explica Santiago Guijarro, catedrático de Nuevo Testamento en la Facultad de teología de la Universidad Pontificia de Salamanca.
  • El número 40 aparece en más de cien ocasiones en la Biblia: -Cuando Dios envió el diluvio, «cuarenta días y cuarenta noches estuvo lloviendo sobre la tierra» ( Génesis 7,12 ) -«Isaac tenía 40 años cuando se casó con Rebeca» (Génesis 25,20).

También Esaú cuando contrajo matrimonio con Judit (Gén 26, 34) -Moisés guió al pueblo de Israel durante 40 años por el desierto hasta la Tierra Prometida y pasó 40 días de oración en el monte Sinaí antes de recibir las Tablas de la Ley (Deuteronomio 9, 9-11). Miércoles de ceniza – EFE -Los que cometían un exceso y eran castigados no debían recibir «en ningún caso» más de cuarenta azotes «para evitar que aquel compatriota sufra un castigo demasiado duro y se sienta humillado», según el Antiguo Testamento. ( Dt 25,3 ) Publicidad -Goliat desafió a los israelitas por espacio de 40 días ( 1 Sam 17,16 ) hasta que fue vencido por David -David reinó 40 años (1Re 2,11), el mismo tiempo que su antecesor Saúl (Hch 13, 21) y que su hijo Salomón (1Rey 11, 42) -El profeta Elías pasó 40 días en ayunas en el desierto hasta encontrarse con Dios en el monte Horeb (1Re 19,8) Publicidad -Jonás anunció que Nínive sería destruida a los 40 días s(Jon 3,4) -Jesús fue presentado en el Templo a los 40 días de su nacimiento (Lc 2, 22) tal como mandaba la Ley (Lv 12),Cuarenta días pasó Jesús en el desierto ( Mt 4,2 ) y tras su crucifixión, el tiempo en el que se apareció a sus discípulos fue precisamente de 40 días ( Hch 1,3 ) antes de la Transfiguración.

«Es por tanto un hecho evidente el tener en cuenta el sentido del número 40 que se halla en la base del Antiguo y del Nuevo Testamento. No se trata de un simbolismo secundario, sino constitutivo», afirmaba el salesiano José Aldazabal Larrañaga en su obra «Celebrar la Cuaresma». Publicidad «El sentido bíblico más antiguo es probablemente un tiempo en que Dios ejerce su fuerza amenazadora con vistas a la conversión,

Este sería el sentido principal de los 40 días del diluvio», según Aldazábal, quien señala que «es también el tiempo en que Dios pone a prueba a su pueblo cuando le dice: «Y tienes que acordarte de todo el camino que Jehová tu Dios te hizo andar estos cuarenta años en el desierto, a fin de humillarte, de ponerte a prueba para saber lo que estaba en tu corazón, en cuanto a si guardarías sus mandamientos o no».

  • «En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades », se explica en Aciprensa,
  • Para la Iglesia el número de 40 días siempre ha sido un tiempo de penitencia, marcado por el ayuno.
  • La Cuaresma se prolonga durante 6 semanas hasta el Sábado Santo.

Como los domingos no se ayuna, el número 40 se obtiene multiplicando las 6 semanas por los restantes 6 días de la semana (6×6=36) y se agregan cuatro días. De ahí que comience el miércoles de ceniza. «La duración de la Cuaresma tiene, sin duda, también su origen en los acontecimientos del éxodo», subraya Guijarro antes de relatar cómo «inicialmente reproducía el proceso de los catecúmenos hasta llegar al bautismo, un proceso en el que se reproducía la experiencia de encuentro con Dios vivida por el pueblo en aquellos momentos fundantes».

¿Qué edad tenía Moisés cuando Dios le hablo?

Éxodo 7:7 Moisés tenía ochenta años y Aarón ochenta y tres cuando hablaron a Faraón.

¿Cuántos años tenía Moisés cuando Dios lo llamo al ministerio?

Hechos 7:23-47 TLA – »Cuando Moisés tenía cuarenta años, decidió ir a visitar a los israelitas, porque eran de su propia nación. De pronto, vio que un egipcio maltrataba a un israelita. Sin pensarlo mucho, defendió al israelita y mató al egipcio. »Moisés pensó que los israelitas entenderían que Dios los libraría de la esclavitud por medio de él.

Pero ellos no pensaron lo mismo. Al día siguiente, Moisés vio que dos israelitas se estaban peleando. Trató de calmarlos y les dijo: “Ustedes son de la misma nación. ¿Por qué se pelean?” »Pero el que estaba maltratando al otro se dio vuelta, empujó a Moisés y le respondió: “¡Y a ti qué te importa! ¿Quién te ha dicho que tú eres nuestro jefe o nuestro juez? ¿Acaso piensas matarme como al egipcio?” »Al oír eso, Moisés huyó de Egipto tan pronto como pudo, y se fue a vivir a Madián.

En ese país vivió como extranjero, y allí nacieron dos de sus hijos. »Pasaron cuarenta años. Pero un día en que Moisés estaba en el desierto, cerca del monte Sinaí, un ángel se le apareció entre un arbusto que ardía en llamas. Moisés tuvo mucho miedo, pero se acercó para ver mejor lo que pasaba.

Entonces Dios, con voz muy fuerte le dijo: “Yo soy el Dios de tus antepasados. Soy el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.” »Moisés empezó a temblar, y ya no se atrevió a mirar más. Pero Dios le dijo: “Quítate las sandalias, porque estás en mi presencia. Yo sé muy bien que mi pueblo Israel sufre mucho, porque los egipcios lo han esclavizado.

También he escuchado sus gritos pidiéndome ayuda. Por eso he venido a librarlos del poder egipcio. Así que prepárate, pues voy a mandarte a Egipto.” »Los israelitas rechazaron a Moisés, y le dijeron: “¿Quién te ha dicho que tú eres nuestro jefe o nuestro juez?” Pero Dios mismo lo convirtió en jefe y libertador de su pueblo.

Esto lo hizo por medio del ángel que se le apareció a Moisés en el arbusto. »Con milagros y señales maravillosas, Moisés sacó de Egipto a su pueblo. Lo llevó a través del Mar de los Juncos, y durante cuarenta años lo guio por el desierto. Y fue Moisés mismo quien les anunció a los israelitas: “Dios elegirá a uno de nuestro pueblo, para que sea un profeta como yo.” »Moisés estuvo con nuestros antepasados en el desierto, y les comunicó todos los mensajes que el ángel de Dios le dio en el monte Sinaí.

Esos mensajes son palabras que dan vida. »Pero los israelitas fueron rebeldes. No quisieron obedecer a Moisés y, en cambio, deseaban volver a Egipto. »Un día, los israelitas le dijeron a Aarón, el hermano de Moisés: “Moisés nos sacó de Egipto, pero ahora no sabemos qué le sucedió.

  1. Es mejor que nos hagas un dios, para que sea nuestro guía y protector.” »Hicieron entonces una estatua con forma de toro, y sacrificaron animales para adorarla.
  2. Luego hicieron una gran fiesta en honor de la estatua, y estaban muy orgullosos de lo que habían hecho.
  3. Por eso Dios decidió olvidarse de ellos, pues se pusieron a adorar a las estrellas del cielo.

»En el libro del profeta Amós dice: “Pueblo de Israel, durante los cuarenta años que anduvieron por el desierto, ustedes nunca me presentaron ofrendas para adorarme. En cambio, llevaron en sus hombros la tienda con el altar del dios Moloc y la imagen de la estrella del dios Refán.

  1. Ustedes se hicieron esos ídolos y los adoraron.
  2. Por eso, yo haré que a ustedes se los lleven lejos, más allá de Babilonia.” »Allí, en el desierto, nuestros antepasados tenían el santuario del pacto, que Moisés construyó según el modelo que Dios le había mostrado.
  3. El santuario pasó de padres a hijos, hasta el tiempo en que Josué llegó a ser el nuevo jefe de Israel.

Entonces los israelitas llevaron consigo el santuario para ocupar el territorio que Dios estaba quitándoles a otros pueblos. Y el santuario estuvo allí hasta el tiempo del rey David. »Como Dios quería mucho a David, este le pidió permiso para construirle un templo donde el pueblo de Israel pudiera adorarlo.

Adblock
detector