23 de mayo de 1854: declaran presidente vitalicio de Guatemala al capitán general Rafael Carrera

 

carreravitalicio_2014-06-22_08-47
Acta que declara al capitán general Rafael Carrera como presidente vitalicio de Guatemala.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Aquel 23 de mayo de 1854, los representantes de todas las municipalidades del país prácticamente al unísono acordaron nombrar como presidente vitalicio al capitán general Rafael Carrera y Turcios.  Y también los principales miembros de su gobierno estuvieron de acuerdo con este nombramiento.

Era el gobierno del general Carrera muy particular, ya que estaba estructurado por dos grandes grupos de poder:  la familia Aycinena y los altos mandos del clero secular, encabezado por el arzobispo Francisco de Paula García Peláez.  Había incluso personajes que estaban en los dos grupos, tal el caso del marqués Juan José de Aycinena, quien no solamente era obsipo de Trajanópolis, sino que además era rector de la Pontificia Universidad de San Carlos y Ministro de Asuntos Eclesiásticos del gabinete de Carrera.

Aquel gobierno conservaba la influencia de la Iglesia Católica e incluso celebró un Concordato con la Santa Sede.  Solamente la fuerte personalidad del general Carrera y su gran habilidad militar evitó que las fuerzas de los criollos liberales centroamericanos invadieran el país, aunque lo intentaron varias veces.  México, por su parte, inmerso en su propia guerra de Reforma y luego en la guerra contra las fuerzas del emperador Maximiliano, no tuvo injerencia en Guatemala en ese tiempo.

Carrera gobernó hasta su muerte, acaecido el 14 de abril de 1865. El lector interesado puede darse una idea de como era la vida durante la larga presidencia del general Carrera leyendo la obra de José Milla y Vidaurre “Cuadros de Costumbres” y la de Ramón Salazar “El tiempo viejo: recuerdos de mi juventud”  las cuales describen ese período desde la perspectiva de los criollos conservadores, y la de los liberales, respectivamente.

BIBLIOGRAFIA:

22 de mayo de 1872: el presidente interino J. Rufino Barrios funda la Escuela Politécnica mientras el presidente provisiorio García Granados estaba al frente de tropas en la guerra contra Honduras

 

politecnicarecoleccion1899_02
Ejercicio militares en el antiguo Convento de la Recolección. Imagen tomada de “Revista Militar“.

La educación fue una de las principales reformas que impusieron los criollos liberales cuando alcanzaron el poder en Guatemala en 1871, ya que hasta entonces había estado bajo el control de la Iglesia Católica, de acuerdo al Concordato establecido por el gobierno de Rafael Carrera en 1854.  A los liberales les interasaba eliminar todo lo relacionado con la religión de los programas educativos e instituir una educación laica e instituyeron un colegio militar en donde no solamente se enseñara el arte de la Guerra, sino también ingeniería y agrimensura.

 

Acababa de iniciar un conflicto bélico contra Honduras y el presidente provisorio Miguel García Granados se puso al frente de las tropas guatemaltecas y se fue hacia la frontera dejando entonces al teniente general J. Rufino Barrios como presidente interino.  Fue en este período que Barrios dictó el siguiente acuerdo:

“Palacio de Gobierno: Guatemala, mayo 22 de 1872.

Siendo necesario el establecimiento de un colegio militar donde se eduquen jóvenes que sirvan de base para la organización de las milicias de la Repúbica, y habiéndose pedido con tal objeto el correspondiente cuerpo de oficiales, el señor Teniente General, encargado de la presidencia del Gobierno, ha tenido a bien acordar la creación de aquel establecimiento, designado para local el edificio del Campamento y encargándose los Ministros de los respectivos ramos, de su repación y demás obras que su destino exija.  Comuníquese y publíquese.  Barrios”

bernardogarridoagustino1873

La Escuela no se fundó en el Campamento, que se encontraba en los campos que conlindaban con lo que luego sería la Penitenciaría Central, sino que cuando regresó García Granados, éste redactó e reglamento definitivo que estableció el colegio militar en los extensos campos y anexos del extinguido convento de La Recolección, en lo que ahora es el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala.

Los primeros profesores y directores de la Escuela Politécnica fueron militares españoles y la institución era para estudiantes de nivel medio y no universitario como lo es ahora.  Tras el atentado de los cadetes en 1908 en contra de Manuel Estrada Cabrera las instalaciones fueron demolidas hasta sus cimientos, los campos divididos en parcelas y las autoridades pasadas por las armas, acusadas de traición (cargo del que eran completamente inocentes).

La Escuela fue restablecida hasta el 4 de mayo de 1920, por el licenciado José A. Betera, ministro de la Guerra del Sr. Carlos Herrera, pero ahora en las instalaciones del Cuartel de Artillería situado en la Avenida de La Reforma.

BIBLIOGRAFIA:

 

 

20 de mayo de 1907: la policía cerca a los autores del atentado de La Bomba contra el presidente Manuel Estrada Cabrera; ellos optan por suicidarse

 

callejonjudio2
Plano de la casa en donde se suicidaron los fugitivos tras el atentado de La Bomba.  Los símbolos P, P’, P” y P”’ representan el lugar en donde se encontraron los cadáveres.  Imagen de Enriqui Invernizio, tomada de “La Locomotora“.

El gobierno dictatorial del licenciado Manuel Estrada Cabrera tenía el control de los pobladores de la ciudad de Guatemala, y de las principales ciudades y poblados del país por medio de un sistema de delatores que hacían que todos se cuidaran muy bien de lo que decían ya que nadie quería terminar en las ergástulas de la Penitenciaría Central.    No había prensa independiente y la más mínima crítica al regimen cabrerista constituía base para que se iniciara una persecución despiadada.   El lector interesado puede ver como la mordaza a la prensa se fue incrementando en 1897, luego de las revoluciones contra el gobierno del general José María Reina Barrios (del que Estrada Cabrera fue ministro de gobernación):  la calidad de los artículos que se publicaban en “La Ilustración Guatemalteca” y su sucesora “La Ilustración del Pacífico” pasó de ser crítica al gobierno, a ser totalmente insípida e inofensiva.

Ahora bien, se debe aclarar que ese era el estilo de gobierno que prevalecía en Guatemala desde los tiempos del gobierno conservador de Rafael Carrera.  Los enemigos políticos en esos tiempos tenían tres opciones: encierro, destierro o entierro.  Y muchos intentaron invadir el país desde México, Honduras o El Salvador, con resultados variados.  La misma Reforma Liberal de 1871 se inició con apenas 45 hombres al mando de Barrios, que contaron con armamento sofisticado para la época proporcionado por el gobierno de Benito Juárez en México, y con las traiciones a granel de oficiales del gobierno conservador del mariscal Vicente Cerna y Cerna.

Los criollos tanto liberales como conservadores también se veían afectados, ya que el gobernante les proponía negocios lesivos para sus intereses, los cuales se veían obligados a aceptar so pena de ser perseguidos como enemigos personales del Señor Presidente.  Entre las familias afectadas, estuvo la de los conservadores Avila Echeverría, quienes no conformes con la situación, dispusieron vengarse del presidente, colocando bajo las calles que más frecuentaba sofisticados artefactos explosivos que consiguieron gracias a sus conexiones con la empresa que recién había terminado el Ferrocarril del Norte.

El 29 de abril de 1907 hicieron estallar la bomba al paso del Estrada Cabrera, quien sobrevivió milagrosamente ileso.  Los Avila Echeverría habían planeado el golpe muy bien: no solamente colocaron bombas en varios puntos subterráneos de calles de la Ciudad de Guatemala, sino que tenían a un cómplice listo para disparar al presidente en caso de que este sobreviviera a la deflagración.  Pero no contaron con que Estrada Cabrera iba a resultar ileso y que su cómplica se iba acobardar por completo.

La persecusión contra los atacanes fue implacable, al punto que fueron cercados dentro de la Ciudad de Guatemala y finalmente copados cuando ya estaban en las afueras de la misma el 20 de mayo de 1907.  Viéndose perdidos, los fugitivos decidieron suicidarse, antes que sufrir una horrible tortura en la Penitenciaría Central.

BIBLIOGRAFIA:

18 de mayo de 1936: el gobierno del general Jorge Ubico estable la Orden del Quetzal

orden_del_quetzal
Orden del Quetzal en el grado de “Gran Cruz”, máximo galardón que otorga la República de Guatemala. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El 18 de mayo de 1936 el gobierno del general Jorge Ubico instituyó la Orden del Quetzal, la cual ha sido el máximo galardón que otorga la República de Guatemala desde entonces.  En 1973, el gobierno del también general Carlos Arana Osorio estableció los seis grados en que se otorga la orden:

  • Gran Collar
  • Gran Cruz
  • Gran Oficial
  • Comendador
  • Oficial
  • Caballero

En su historia ha habido polémicas condecoraciones, ya que éstas se han otorgado a personajes que son del aprecio de los gobernantes de turno.  Por un lado, el presidente Ubico la otorgó a Benito Mussolini, el dictador italiano que gobernó a ese país europeo desde 1922 y que lo llevó a la hecatombe de la Segunda Guerra Mundial, aliado con la Alemania Nazi; por otro lado, el gobierno socialista de Alvaro Colom la otorgó al líder cubano comunista Fidel Castro.  Y también durante los gobiernos militares que gobernaron Guatemala entre 1954 y 1985, la condecoración fue otorgada a dictadores militares latinoamericanos como Juan Domingo Perón de Argentina, Alfredo Stroessner de Paraguay y Augusto Pinochet de  Chile.

Aparte de polémicas también hubo una instancia en que se sospechó que el anhelo de obtener la condecoración fue mortal para un presidente de facto de Guatemala.  Una de las teorías del asesinato del coronel Carlos A. Castillo Armas fue que no le dió la Orden del Quetzal al dictador dominicano, el generalísimo Rafael Leonidas Trujillo, que gobernó a la República Dominica desde 1930 hasta su asesinato en 1961 y quien tenía prácticamente toda las condecoraciones habidas y por haber.  La teoría assume que Trujillo apoyó la invasión liberacionista a Guatemala para derrocar al coronel Jacobo Arbenz en 1954 a cambio de que Castillo Armas le concediera la Orden del Quetzal, pero que cuando el president de facto no lo hizo, ordenó su asesinato.  Esta teoría nunca ha sido demostrada ni desmentida por completo.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Estuardo Torres (29 de octubre de 2010). «Orden del Quetzal a la Hemeroteca Nacional». Guatemala: Ministerio de Cultura y Deportes. Archivado desde el original el 17 de febrero de 2011
  2. Congreso de la República de Guatemala (1973). «Decreto 84-73». Guatemala: congreso.gob.gt
  3. Palma, Claudia (15 de abril de 2015). «Polémica Orden del Quetzal». Prensa Libre.
  4. Radio Rebelde. «Conceden a Fidel Castro La Orden del Quetzal de Guatemala». Radio Rebelde. 17 de febrero de 2009.
  5. Sandoval, Marta (2014). «Tres disparos en una noche lluviosa». Contrapoder. Guatemala. Archivado desde el original el 2 de febrero de 2014.
  6. Secretaría de la Paz (SEPAZ) (2009). «Alberto Fuentes Mohr». 
  7. «USAID Director Receives “Orden del Quetzal” – the Nation’s Highest Honor». usaid.gov. 6 de junio de 2006

17 de mayo de 1886: el general José María Reina Barrios contrae nupcias con la vedette estadounidense Algerie Benton en los Nueva Orleans, Luisiana

 

Retrato de la Primera Dama de Guatemala, Sra. Algerie Benton de Reina durante el gobierno del general José María Reina Barrios.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

 

La vida del general José María Reina Barrios y su familia fue una tragedia digna de ser relatada por un poeta de la talla de Homero o Virgilio ya que tiene todos los elementos que un autor de esa categoría podría desear para una magna obra literaria.  Por un lado, tenemos al respetado militar guatemalteco, sobrino del general y expresidente J. Rufino Barrios, masón de grado 33 y con estudios en Europa y Estados Unidos; por otro lado, tenemos a la señora Algerie Benton, quien provenía de una familia respetable de Virginia en los Estados Unidos y que contrajo matrimonio con el militar guatemalteco el 17 de mayo de 1886.  Ambos se convertirían en la pareja gobernante de Guatemala en 1892 aunque los primeros años de gobierno fueron de mucha bonanza y bienestar, el último año fue fatal para el Presidente y perturbador para la Primera Dama.

La carrera de Reina Barrios tuvo muchos altibajos durante el gobierno del general Manuel Lisandro Barillas, quien le tenía recelo por su jerarquía dentro del partido liberal guatemalteco, dado su parentesco con el extinto expresidente Barrios.  De esa cuenta, fue enviado a Europa como cónsul, pero al llegar se enteró que su nombramiento había sido revocado y tuvo que regresar a América, quedándose en los Estados Unidos.  Allí conoció a Benton y contrajo matrimonio con la bella dama, solamente para ser llamado a Guatemala y hecho prisionero por el gobierno de Barillas por su supuesta participación en unos levantamientos en Mataquescuintla.  Aunque posteriormente fue dejado en libertad, hubo un momento en que la Sra. Benton de Reina tuvo que rogar al ministro Antonio Batres Jáuregui para que le permitiera llevarle alimentos a su esposo.

Ya en el poder, como sucesor de Barillas, Reina Barrios se encontró con una economía muy pujante y en crecimiento gracia a que Brasil estaba inmerso en una guerra civil y por ello, el cultivo del café estaba siendo muy rentable para Guatemala.  Con esta situación, Reina emprendió una serie de programas educativos, construyó obras faraónicas y se preocupó por embellecer a la Ciudad de Guatemala.

Durante los años de prosperidad, la Sra. Benton de Reina era la envidia de la sociedad guatemalteca.  De hecho, el presidente construyó un nuevo Palacio de Gobierno en el patio del antiguo Palacio Colonial y lo inauguró  con gran pompa junto con su esposa.

Pero en 1897 todo cambió.  Brasil alcanzó la paz y empezó a producir café en grandes cantidades, haciendo que el precio del grano se desplomara estrepitósamente, dejando todos los proyectos de Reina Barrios a medias.  El gobierno pasó de la bonanza al endeudamiento interno y externo y las revoluciones no se hicieron esperar.

Todo desencadenó en el asesinato del presidente el 8 de febrero de 1898, con lo que su viuda perdió la razón.  Lo que ocurrió con la hija de la Sra. Benton, que algunos historiados aseguran que no era del presidente sino que del general Salvador Toledo, fue otra drama del que hablaremos en otra oportunidad.

BIBLIOGRAFIA:

 

16 de mayo de 1833: el Dr. Mariano Galvez presenta su renuncia a la jefatura del Estado de Guatemala cuando la Asamblea Legislativa pretende extender el período ordinario de sesiones ante la crisis secesionista en Centro América

 

retratogalvez_2014-06-22_11-25
Retrato oficial del Dr. Mariano Galvez durante su gestión como Jefe del Estado de Guatemala.  Museo Nacional de Historia.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Tras la invasión a Guatemala en 1829 y la expulsion de los criollos conservadores del clan Aycinena y los miembros de las órdenes regulares de la Iglesia Católica, el general Francisco Morazán y los criollos liberales quedaron al mando de la situación.  En septiembre de 1830 Morazán fue electo presidente de la federación.

 

En Guatemala fue electo como jefe del Estado el doctor Pedro Molina, líder liberal, pero por cuestiones políticas se retiró y en su lugar se hizo cargo de la jefatura Antonio Rivera Cabezas quien on su carácter enérgico mantuvo la tranquilidad del Estado.  Al terminar su período fue sustituido por José Francisco Barrundia, y cuando éste renunció fue sustituido por Gregorio Marquez. Todos ellos fueron crillos liberales.

En las elecciones del 24 de Agosto de 1831 fue popularmente electo el Dr. Mariano Gálvez. El nuevo jefe de Estado se metió de lleno a implementar muchas reformas, sobre todo de índole social, entre las que estuvo la publicación del Código de Livingston, la imposición del matrimonio civil, del divorcio y in Sistema de juicios de jurados, todos ellos novedosos y muy extraños a la población guatemalteca, especialmente la rural.

Pero en 1833 se empezaron a mostrar las fisuras en el seno de la Federación de Centroamérica y todos los estados se declararon autónomos ante la incapacidad del gobierno federal de garantizar su estabilidad política. En Guatemala la Asamblea no quiso acuerpar este movimiento secesionista y propuso que se extendiera el período ordinario de sesiones para emitir una posición cuando ya hubiera algo más claro en el ambiente político de la región.

El jefe de Estado present su renuncia ante la Asabmlea ante esta sutiación aduciendo que esa no era una actitud digna.  La Asamblea no aceptó su renuncia, pero quedó el precedente a pesar de que la Federación ya estaba prácticamente desmembrada. Gálvez continuaría al frente del Estado hasta que fue derrocado por el movimiento católico campesino dirigido por el clero secular y el general campesino Rafael Carrera en 1838.

BIBLIOGRAFIA:

 

 

 

 

 

15 de mayo de 1896: la revista cultural “La Ilustración Guatemalteca” publica las primeras fotografías jamás tomadas de la Isla de Flores, Petén

 

flores1897c
Fotografía del Ingeniero Claudio Urrutia, publicada en la revista “La Ilustración Guatemalteca” en 1896.

En 1896 la Comisión de Límites con México estaba terminando el trabajo para el que fue creada y que se inició luego de la firma del tratado Herrera-Mariscal en 1882 entre el gobierno del general J. Rufino Barrios en Guatemala y el gobierno del general Porfirio Díaz en México.  En otra oportunidad hablaremos con más detalle de lo desventajoso que resultó este tratado para Guatemala, no solo por la entrega del Soconusco sino porque representó una significativa pérdida de territorio para el país, de acuerdo al propio jefe de la Comisión, el ingeniero Claudio Urrutia.

Fue precisamente Urrutia quien al llegar a la entonces remota Isla de Flores, tomó varias fotografías que fueron enviadas a la revista “La Ilustración Guatemalteca” para que esta revista cultural las publicara.  Así pues, las fotografías aparecieron en la publicación del 15 de mayo de 1896, siendo la primera vez que los guatemaltecos de la ciudad pudieron ver cómo era el lago Petén Itzá y la Isla de Flores.

He aquí cómo describieron a la Isla en esa oportunidad los escritores liberales de “La Ilustración Guatemalteca“:

“La cabecera del Petén, la ciudad de Flores, está situada en una pintoresca isla de la laguna Itzá o del Petén: tiene forma bastante regular con un diámetro de unos 300 metros.  Está a una elevación sobre el nivel derl mar de 150 metros.  La plaza en que está la Jefatura y la Iglesia ocupa casi su centro que es bastante elevado respecto a la playa.  Toda ella está cubierta de casas, la mayor parte pajizas.  Fue en un tiempo una ciudad importante de los mayas.  Parece que no sólo la ocupaban por completo con su población sino también se extendía la ciudad en la península que está al norte de ella.  Más tarde fue presidio, en tiempo de la colonia.  Hoy es el único centro importante del Petén:  sus moradores lo pasan del miserable comercio que hacen con Belice y Tabasco, pero viven encariñados a ese peñasco como un molusco a su concha.  Allí se pasa una vida animada por continuas fiestas de iglesia, bailes, algun paseo por la pintoresca laguna, todo ello sazonado con una murmuración de que no se puedo formar idea sin estar en ella.”

BIBLIOGRAFIA: