Primera época conservadora

La Guerra Civil Centroamericana tuvo todos los matices de una guerra santa entre católicos y anticlericales.  Todo se inició por la acérrimo odio de los criollos hacendados que siempre vieron a los criollos aristócratas de la ciudad de Guatemala y a los miembros del clero como los privilegiados durante la época colonial.  De hecho, los criollos liberales llamaban «serviles» a los criollos aristócratas, y no sin razón, ya que éstos tenían estrechas relaciones con las autoridades españolas e incluso hasta ayudaron a éstas a combatir los primeros intentos independentistas.  Los criollos hacendados consideraban que los aristócratas los explotaban, ya que consideraban que mientras ellos trabajaban duro en sus grandes haciendas en las provincias del Reino de Guatemala, los aristócratas se encargaban del comercio con España y percibían grandes ganancias en perjuicio de los hacendados sin hacer mayor esfuerzo.Nota

La Independencia de Centroamérica ocurrió el 15 de septiembre de 1821 cuando los aristócratas y los religiosos se dieron cuenta de que ya era imposible seguir con el mismo sistema administrativo y negociaron con el capitán general provisorio Gabino Gaínza para que la región se declarara independiente.  De esta forma, Gaínza pasó a ser el jefe de la Junta Provisional Consultiva, que estaba integrada por el presbítero Juan José de Aycinena —marqués de Aycinena y líder aristócrata— y el intelectual José Cecilio del Valle, entre otros.  Esta Junta Consultiva anexó la región al Primer Imperio Mexicano el 5 de enero de 1822 en vez de llamar al Congreso que estaba estipulado en el acta del 15 de septiembre, ya que Gaínza era presionado fuertemente por el emperador Agustín de Iturbide.  Cuando aquel imperio se derrumbó por la ineptitud del Emperador, Centroamérica declaró su independencia absoluta el 1 de julio de 1823, y en uno de los artículos del acta de aquella fecha, indica que la región «no era propiedad exclusiva de una familia«, en alusión directa a los criollos aristócratas, y en otra dieron el nombre de Provincias Unidas del Centro de América al antiguo Reino de Guatemala.

Así se formaron entonces dos partidos: los liberales y los conservadores.  Los primeros eran los criollos hacendados, quienes abrazaron la bandera del liberalismo, del libre prensamiento y del anticlericalismo, como excusa para atacar los privilegios de la Iglesia y, eventualmente, hacerse de ellos; los segundos, eran los criollos aristócratas y los miembros de las entonces poderosas órdenes regulares de la Iglesia Católica.

Esta rivalidad hizo que los decretos que emitía la Asamblea Legislativa restringieran los privilegios de la Iglesia y de los criollos aristócratas en el Estado de Guatemala, entonces el más importante y poderoso de la región.  Cansados de las constantes restricciones a los beneficios a que estaban acostumbrados, los aristócratas y religiosos influyeron en el presidente de la República Federal de Centro América, el general Manuel José Arce, para que destituyera al Jefe de Estado de Guatemala, el criollo liberal Juan Barrundia.

Las autoridades federales y estatales convivían como podían en la Ciudad de Guatemala, y como Barrundia se resitió a ser destituido y levantó a las armas del estado contra las de la República, fue hecho prisionero por Arce el 5 de septiembre de 1826.  

El presidente Arce convocó entonces a un congreso extraordinario, pero el jefe de Estado de El Salvador, Mariano Prado, no lo secundó y convocó a un congreso a Ahuachapán a todos los representantes de Centroamérica, exceptuando a Guatemala. Prado estaba influenciado por los criollos liberales guatemaltecos exiliados en El Salvador, encabezados por el Dr. Pedro Molina, quienes acusaban a Arce de haberse aliado con el partido aristócrata, una idea que se había reforzado cuando en las elecciones convocadas para restablecer las autoridades del Estado de Guatemala resultó electo el líder aristócrata Mariano de Ayciena como nuevo Jefe de Estado en noviembre de 1826. La tensión aumentó cuando Prado envió sus fuerzas a la frontera con Guatemala, y cuando las fuerzas salvadoreñas invadieron el territorio guatemalteco estalló la Guerra Civil Centroamericana entre Guatemala, El Salvador y Honduras.


Efemérides:


NOTAS:

  • Por supuesto, los que realmente trabajaban duro eran los campesinos, a quienes se les daba una miserable compensación por su trabajo.