Como Le Decian A Fernando Vii - [Solución] 2024: HoyHistoriaGT Hoy en la Historia de Guatemala

Como Le Decian A Fernando Vii

Como Le Decian A Fernando Vii Firma Escudo de Fernando VII de España

Fernando VII de España, llamado « el Deseado » y « el rey Felón » ​ ( San Lorenzo de El Escorial, 14 de octubre de 1784- Madrid, 29 de septiembre de 1833), fue rey de España entre 1808 y 1833, sin embargo, su reinado se vio opacado por la invasión napoleónica que colocó en el trono al hermano de Napoleón, José I Bonaparte, entre mayo de 1808 y diciembre de 1813.

Fernando VII es considerado el máximo exponente del absolutismo monárquico en España y el rey más deficiente que ha gobernado su país. Hijo de Carlos IV y María Luisa de Parma, accedió al trono tras el motín de Aranjuez en marzo de 1808, promovido por sus partidarios, que obligó a su padre a abdicar en él, siendo proclamado como rey con el título de Fernando VII.

Dos meses después, presionado por Napoleón, renunció en Bayona a sus derechos a la Corona española, devolviéndola a su padre, y este en favor del emperador francés, quien designó como nuevo rey de España a su hermano José Bonaparte, Quedó confinado en el castillo de Valençay donde pasó toda la guerra de Independencia,

A pesar de ello, Fernando continuó siendo reconocido como el legítimo rey de España por las diversas Juntas de Gobierno, la Junta Suprema Central y su sucesor el Consejo de Regencia, y las Cortes de Cádiz, Estas proclamaron que ostentaban la soberanía nacional y en virtud de este principio elaboraron y aprobaron la Constitución de 1812,

​ ​ ​ En este contexto se iniciaron las Guerras de independencia hispanoamericanas, Tras la derrota de los ejércitos napoleónicos y el abandono de España de José I Bonaparte, Napoleón lo reconoció como rey de España en el tratado de Valençay de diciembre de 1813.

  • A pesar de que el Tratado no fue ratificado por la Regencia ni por las Cortes, Napoleón le dejó marchar y Fernando VII, su hermano don Carlos y su tío don Antonio entraron en España 22 de marzo de 1814 por Gerona.
  • Tras pasar por Zaragoza, se dirigió a Valencia, donde planeó el golpe de Estado de mayo de 1814 que fue ejecutado en Madrid el 11 de mayo por las tropas del general Francisco de Eguía,

En el Manifiesto del 4 de mayo, también conocido como el Decreto de Valencia, abolió la Constitución de 1812 y toda la obra de las Cortes de Cádiz, restaurando el absolutismo y el Antiguo Régimen, Entró en Madrid el 13 de mayo, dos días después del triunfo del golpe.

En ese mismo año, en un postrer acto, Carlos volvería a abdicar sus derechos al trono español en su hijo Fernando VII, el 1 de octubre de 1814, firmando el convenio en Roma, donde permaneció exiliado. ​ Pronto, el Deseado se reveló como un soberano absolutista y, en particular, como uno de los que menos satisficieron los deseos de sus súbditos, que lo consideraban una persona sin escrúpulos, vengativa y traicionera.

Rodeado de una camarilla de aduladores, su política se orientó, en buena medida, hacia su propia supervivencia. ​ Tras seis años de guerra, el país y la Hacienda estaban devastados, y los sucesivos gobiernos fernandinos no lograron restablecer la situación.

  • En 1820 un pronunciamiento dio inicio al llamado trienio liberal, durante el cual se restablecieron la Constitución y los decretos de Cádiz, produciéndose una nueva desamortización,
  • Los liberales se dividieron en moderados y en exaltados y durante ese tiempo el rey, que aparentaba acatar el régimen constitucional, no dejó de conspirar para restablecer el absolutismo, lo que se logró tras la intervención de los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823.

La última fase de su reinado, la llamada Década Ominosa, se caracterizó por una feroz represión de los liberales, acompañada de una política absolutista moderada o incluso liberaldoctrinaria que provocó un profundo descontento en los círculos «ultrabsolutistas», que formaron partido en torno al hermano del rey, el infante Carlos María Isidro,

  • A ello se unió el problema sucesorio, para sentar las bases de la Primera Guerra Carlista, que estallaría tras la muerte de Fernando y el ascenso al trono de su hija Isabel II, de tres años de edad, no reconocida como reina por los «carlistas».
  • La Regencia la asumió la viuda del rey María Cristina de Borbón,

En palabras de un reciente biógrafo, Rafael Sánchez Mantero : Si en algo se caracteriza la imagen que Fernando VII ha dejado a la posteridad es en el unánime juicio negativo que ha merecido a los historiadores de ayer y de hoy que han estudiado su reinado (.) Resulta lógico entender que la historiografía liberal fuese inmisericorde con aquel que intentó acabar con los principios y leyes triunfantes en las Cortes gaditanas (.) La historiografía sobre Fernando VII ha ido evolucionando de tal manera que los estudios recientes han abandonado las diatribas decimonónicas para presentar un panorama más equilibrado (.) La Historia reciente.

considera a Fernando VII simplemente como un rey con muy escasa capacidad para enfrentarse a los tiempos en los que le tocó reinar. Con todo, resulta difícil encontrar algún estudio, ya sea del pasado o del presente, en el que la figura de este monarca genere la más mínima simpatía o atractivo. Sin duda, ha sido el monarca que peor trato ha recibido por parte de la historiografía en toda la Historia de España.

​ Según su más reciente biógrafo, Emilio La Parra López : ​ Desde 1814 hasta su muerte, salvo el intervalo constitucional de 1820-1823, su política consistió en el control personal del poder, valiéndose de la represión de toda disidencia y de unos servidores cuya única pauta de comportamiento fue la fidelidad ciega a su señor.

¿Por qué llamaban a Fernando VII el Deseado?

El 29 de septiembre de 1833 murió el rey Fernando VII de Borbón a los 48 años de edad, tras haber sufrido violentos ataques de gota, y su cuerpo fue depositado en el Panteón de Reyes del monasterio de El Escorial. Hijo de Carlos IV y de María Luisa de Parma, conspiró contra sus padres en octubre de 1807, parece ser que alentado por su preceptor, el canónigo Juan de Escoiquiz, que aborrecía al primer secretario Manuel Godoy y que admiraba a Napoleón,

El monarca perdonó a su hijo, pero éste volvió a conspirar y logró destronar a sus padres tras el motín de Aranjuez, el levantamiento ocurrido la noche del 17 al 18 de marzo de 1808 y que terminó con el encarcelamiento de Godoy. Fernando contó con el apoyo de las clases humildes, que le pusieron el sobrenombre de “El Deseado” por su actitud de resistencia frente al invasor francés.

Fue legitimado por la voluntad popular, pero en mayo de 1814 derogó la Constitución de 1812, reinstauró el absolutismo y persiguió a los liberales.

¿Cómo era llamado Fernando VII cuando regreso a España?

El regreso a España del rey Fernando VII, ‘el Deseado’ Fernando VII de España (1784-1833), un personaje tan extremo que fue llamado tanto “el Deseado” como “el Felón”, fue rey de España entre marzo y mayo de 1808 y, tras la expulsión de los invasores franceses y del “rey intruso” José I Bonaparte () y su vuelta al país, nuevamente desde mayo de 1814 hasta su muerte, si se exceptúa un breve intervalo en 1823 en que fue destituido.

Hijo, sucesor y usurpador de Carlos IV, que fue depuesto por sus partidarios en el Motín de Aranjuez (17-19 de marzo de 1808), pocos monarcas disfrutaron de tanta confianza y popularidad iniciales por parte del pueblo español. Y ello a pesar de que todos los historiadores coinciden en la actualidad en que fue un pésimo gobernante con una personalidad abyecta.

Baste recordar al respecto que, tras ser obligado a abdicar en Bayona por Napoleón Bonaparte y pasar toda la Guerra de Independencia preso en Valençay (Francia), le solicitó a su captor, el emperador francés, que lo adoptara, mediante la siguiente carta: “Mi mayor deseo es ser hijo adoptivo de S.M.

  1. El emperador nuestro soberano.
  2. Yo me creo merecedor de esta adopción que verdaderamente haría la felicidad de mi vida, tanto por mi amor y afecto a la sagrada persona de S.M., como por mi sumisión y entera obediencia a sus intenciones y deseos”.
  3. Como se ve, una persona de principios.
  4. A pesar de ello, continuaba siendo reconocido como el legítimo rey de España por las diversas Juntas de Gobierno, el Consejo de Regencia y las Cortes de Cádiz.

Nació así el mito de “el Deseado” y, tras la derrota de los ejércitos napoleónicos y la expulsión de José Bonaparte, le devolvió el trono de España mediante el Tratado de Valençay (11 de diciembre de 1813). A cambio, Fernando VII se comprometía a la paz con Francia, el desalojo de los británicos de la Península y su neutralidad en lo que quedaba de guerra.

También acordó conceder el perdón real a los afrancesados, los partidarios de José I. Así, Fernando fue liberado, se le concedió pasaporte el 7 de marzo de 1814 y al cabo de una semana, el 14 de ese mismo mes, partió de la ciudad de su cautiverio en dirección a España. El viaje fue accidentado pero, tras atravesar Toulouse y Perpiñán y cruzar la frontera, fue finalmente recibido el 22 de marzo por el general Copons en Figueras, Girona, donde una multitud lo aclamaría como el legítimo monarca de los españoles.

Sin embargo, poco iba a durar la alegría popular, simbolizada en el famoso grito “¡Vivan las cadenas!” acuñado por sus partidarios más acérrimos. Entre 1814 y 1820, Fernando VII restauró el absolutismo, derogó la y persiguió con saña a los liberales y afrancesados.

Tras seis años de guerra, el país y la Hacienda pública estaban devastados, pero los sucesivos gobiernos fernandinos no lograron restablecer la situación. “El Deseado” pronto se reveló como un indeseable, un soberano despótico, calculador y oportunista que sería uno de los que menos satisficieron los deseos de sus súbditos, que pasaron a considerarlo una persona sin escrúpulos, vengativa y traicionera.

Rodeado de una camarilla de aduladores, su política se orientó, en buena medida, hacia su propia supervivencia. : El regreso a España del rey Fernando VII, ‘el Deseado’

¿Qué fue lo más importante que hizo Fernando VII?

1814 Fernando VII regresa al poder Fernando VII de Borbón por Francisco Goya En 1813, Napoleón aceptó reconocer nuevamente a Fernando VII de Borbón como Rey de España. Lo había mantenido encarcelado en Francia desde su abdicación en 1808. Por lo tanto, regresó a España en 1814 después de haber pasado cinco años en cautiverio en Francia.

Sus primeras acciones fueron deshacer las reformas liberales del gobierno que se habían implementado durante su ausencia. Por ejemplo, anuló la Constitución de Cádiz, disolvió las Cortes y suprimió la prensa libre. Trató de abolir el constitucionalismo y restablecer el sistema monárquico absoluto que había dejado en 1808.

Las cosas habían cambiado en su ausencia y las Juntas se habían formado en España y en América del Sur. Las guerras de independencia estallaron en América. Durante este período, la diplomacia entre las diferentes Juntas en América del Sur y de hecho en países extranjeros, como Gran Bretaña y Estados Unidos, fue tan importante para el proceso de independencia como lo fueron las batallas.

En el podcast anterior, el Dr. Daniel Gutiérrez habla sobre la importancia de la diplomacia en el período de la independencia. Si bien los esfuerzos diplomáticos de la época tenían un papel importante que jugar en la lucha por la independencia, en el año 1815 se vería una nueva ola de confrontación militar cuando Fernando VII enviaría tropas realistas para recuperar el control de América del Sur.

A este período se le conoce a menudo como la restauración o la reconquista. En el siguient podcast, y en el banner de esta página, Natalia Sobrevilla Perea refelexiona sobre estos términos diferentes y considera los diversos matices de sus significados.

  1. Por ejemplo, Sobrevilla Perea se cuestiona si este período debería ser considerado en términos de una restauración del mandato español, o si debería ser considerado como una reconquista de los territorios.
  2. A pesar de la rápida derrota de la oposición revolucionaria en Nueva Granada, la restauración del gobierno monárquico no duró mucho.
You might be interested:  Como Sacar El Porcentaje De Descuento

El régimen colapsó nuevamente tres años después. Daniel Gutiérrez Ardila ha escrito extensamente sobre este tema. En su libro La restauración en la nueva granada (1815-1819), Gutiérrez Ardila explora una serie de interrogantes clave relacionadas con la breve restauración del gobierno monárquico en este período.

Él investiga cómo se obtuvo este resultado. Generalmente, esta época es narrada como un período en el que los realistas despiadados derrotaron a los criollos débiles, pero Gutiérrez Ardila propone una lectura diferente de esta época. Él observa la manera en que los revolucionarios crearon las estrategias para la supervivencia y la paz en esta era turbulenta.

Lectura adicional Gutiérrez Ardila, Daniel. Bogotá: Universidad Externado de Colombia and the Museo Nacional de Colombia, 2017. : 1814 Fernando VII regresa al poder

¿Quién derroto al rey Fernando VII?

Imagen relacionada – Retrato de Rafael del Riego (1784-1823). Encabezó la sublevación militar del 1 de enero de 1820 en Cabezas de San Juan (Cádiz) contra la monarquía absoluta de Fernando VII. Fuente: Biblioteca Nacional de España. Galería de imágenes Manifiesto del rey Fernando VII a los españoles, 10 de marzo de 1820. Fuente: Wikimedia Commons. Galería de imágenes

¿Quién destituyo al rey Fernando VII?

Fernando VII, junto a toda la familia real, fue atraído a Bayona por Napoleón Bonaparte, quien le forzó a renunciar a la Corona española en su favor. Napoleón nombró rey de España a su hermano José, quien reinó hasta 1814 con el nombre de José I, Durante la guerra de la Independencia, el Consejo de Regencia, reunió Cortes en Cádiz (1810) y se declaró “único y legítimo rey de la nación española a don Fernando VII de Borbón”, así como nula y sin efecto la cesión de la Corona a favor de Napoleón.

¿Quién fue el considerado como el rey traidor por el pueblo español?

Bayona, cuando se vendió España a Napoleón – Tras San Ildefonso, Fontainebleau y Aranjuez se sucedió en nuestro país la mayor traición que pudo cometer Fernando VII, entonces ya rey, a España. El calendario marcaba todavía 1808, y las cosas parecían pintar bien en un principio para el nuevo monarca quien -tras haber mandado a tomar por donde amargan los frutos de dureza extrema a su padre- se había congraciado con los franceses recibiéndoles cómo si de auténticos camaradas se tratasen en España.

  1. De hecho, sería bien conocida su orden de que el ejército español no se enfrentase a ellos pasara lo que pasase.
  2. Y no era para menos, pues la «Grande Armée» gabacha venía bien fogueada de sus cientos de batallas a lo largo y ancho de Europa.
  3. Fue precisamente amparándose en esa amistad que el nuevo líder quería tener con los invasores con la que Napoleón jugó para llevar a Fernando VII y Carlos IV hasta Bayona, una región ubicada al suroeste de Francia en la que el «Pequeño corso» pretendía ganar el trono para sí.

Joachim Murat -cuñado del Emperador y encargado de someter a España- fue el elegido para convencer a su novísima majestad de que acudiese a entrevistase con el «Empereur». Su persuasión funcionó. Napoleón compró a Carlos IV con una pensión y una residencia en Francia Lograr que Carlos IV acudiese a Bayona fue mucho más sencillo, pues el antiguo rey había solicitado con gimoteos (metafóricos, eso sí) una y otra vez a Napoleón que le devolviese al trono de España mediante las leyes, las armas, o lo que fuese.

  1. Por tanto, fue hasta allí encantado.
  2. Una vez con ambos en la ciudad, el francés se propuso obtener para sí el trono.
  3. La tarea era ardua, pues sabía que Fernando VII -ávido de poder- no se lo iba a otorgar a un extranjero.
  4. Por ello (y porque no reconocía al nuevo monarca como legítimo) fijó sus objetivos en el llorón de Carlos.

Si lograba que el hijo abdicase en su padre, podría ofrecer un buen retiro al viejo monarca a cambio de que le diese el poder. Su solución para este juego a tres bandas fue sencilla: comprar a Fernando, «El Emperador ofreció a Fernando la parte de Portugal destinada a la ex reina de Etruria,

  1. A cambio, Fernando tenía que renunciar al trono español.
  2. En principio, en un arranque de valentía extraño en él, Fernando se negó, pero a los pocos días entregó a su padre la corona », determina Oury.
  3. Todo ello fue salpicado con una pensión de unos cuantos millones de reales al año,
  4. Tras unas breves dudas, y sabiendo que Bonaparte estaba del lado de su padre, vendió a la misma España que le había alzado en el poder mediante el motín de Aranjuez a los franceses.

Aquel pacto quedó sellado mediante la siguiente carta que Fernando VII envió a Carlos IV: «Mi venerado padre y señor: Para dar a Vuestra Majestad una prueba de mi amor, de mi obediencia y de mi sumisión, y para acceder a los deseos de Vuestra Majestad me ha manifestado reiteradas veces, renuncio mi corona en favor de Vuestra Majestad, deseando que Vuestra Majestad pueda gozarlo por muchos años.

  1. Recomiendo a Vuestra Majestad las personas que me han servido desde el 19 de marzo».
  2. Posteriormente, Bonaparte ofreció cobijo en Francia al viejo rey (ahora reinstalado en el trono), a su mujer y a Godoy.
  3. También se comprometió a regar su cuenta corriente con una pensión de entre 30 y 40 millones de reales anuales.

Eso, a cambio de que dijesen «au revoir» a su poder y se lo cediesen a él. La realeza aceptó de buena gana y corroboró el pacto con esta carta: «Su Majestad el rey Carlos, que no ha tenido en toda su vida otra mira que la felicidad de sus vasallos ha resuelto ceder, como cede por el presente, todos sus derechos al trono de España y de las Indias a Su Majestad el emperador Napoleón, como el único que, en el estado a que han llegado las cosas, puede restablecer el orden; entendiéndose que dicha cesión sólo ha de tener efecto para hacer gozar a sus vasallos de las condiciones siguientes: 1º.

La integridad del reino será mantenida: el príncipe que el emperador Napoleón juzgue debe colocar en el trono de España será independiente y los límites de la España no sufrirán alteración alguna,2º. La religión católica, apostólica y romana será la única en España. No se tolerará en su territorio religión alguna reformada y mucho menos infiel, según el uso establecido actualmente».

Nuevamente se había vendido a nuestro país.

¿Quién dejo entrar a Napoleón en España?

Así pues, en cuanto el general Savary, enviado de Napoleón, anunció al rey la inminente entrada del emperador en territorio español, Fernando VII salió a su encuentro. El 10 de abril de 1808 partió de Madrid en dirección al norte, confiado en que no se demoraría su entrevista con Napoleón.

¿Qué pasó con Napoleon y Fernando VII?

En 1808 Napoleón Bonaparte invadió España y tomó cautivo al rey Fernando VII, poniendo en su lugar a José Bonaparte, conocido como “Pepe Botella”. Para resistir a los franceses fue organizada en España una Junta Central con asiento en Sevilla, posteriormente reemplazada por el “Consejo de Regencia”, que tenía entre sus funciones gobernar a las colonias americanas.

  • La reacción inmediata de la población chilena a las noticias de la Metrópoli fue de absoluta lealtad hacia el monarca preso.
  • Sin embargo, hacia 1809, el dilema de la legitimidad del gobierno del pueblo español sobre un territorio que tenía una vinculación directa con la persona del rey, había encontrado dos respuestas entre los habitantes de Chile.

Por un lado, estaban los realistas, quienes reconocían la soberanía de las instituciones españolas en reemplazo del rey y condenaban todo intento de formar un gobierno autónomo, aunque fuese en su nombre. Por otro lado, estaban los patriotas, quienes aún siendo fieles al monarca, creían en la retroversión hacia el pueblo de la soberanía regia, admitiendo la necesidad de formar una junta de gobierno propia.

Esta tensión llegó a su punto álgido durante el gobierno del despótico gobernador García Carrasco, quién decretó la injusta captura y exilio de tres connotados vecinos. El ambiente comenzaba a inquietarse, y el surgimiento de un opúsculo con el nombre de Catecismo Político-Cristiano que llamaba a los criollos a asumir el control de su propio futuro en razón de la ausencia del Rey, caldeó más aún los ánimos de la aristocracia local,

Las gestiones del Cabildo de Santiago y la intervención de la Real Audiencia, deseosa de evitar la concreción de los planes juntistas del Cabildo, consiguieron en julio de 1810, la dimisión de García Carrasco en favor del militar de más alta graduación, a la sazón, Mateo de Toro y Zambrano,

Antes de que llegara el nuevo gobernador, el Cabildo de Santiago consiguió autorización de su presidente para hacer un cabildo abierto, cursando la invitación correspondiente a los vecinos. El 18 de septiembre de 1810 a las nueve de la mañana, con la presencia de unos Cuatrocientos ciudadanos, comenzó el cabildo abierto.

Cada intervención, cada gesto dentro de esta jornada estuvo marcado por la lealtad de los cabildantes hacia Fernando VII, tal como lo muestran los discursos de José Gregorio Argomedo y José Miguel Infante, Los posibles miembros de la junta habían sido elegidos cuidadosamente por los integrantes del Cabildo de Santiago, con el fin de representar en la persona de cada uno de ellos a cada sector de la sociedad, asegurando así la mantención de un cierto equilibrio.

Todos ellos fueron aceptados por aclamación por los vecinos presentes. Mateo de Toro y Zambrano, presidente, representaba al rey; José Antonio Martínez de Aldunate, vicepresidente de la junta, obispo de Santiago, representaba a la Iglesia; Fernando Márquez de la Plata, Consejero de Indias, primer vocal de la junta, representaba a los europeos juntistas; Juan Martínez de Rozas segundo vocal, representaba a la aristocracia de Concepción ; Ignacio de la Carrera, tercer vocal, representaba a la aristocracia de Santiago.

La fusión entre tradición y reforma estuvo presente en este primer Cabildo, que fue el episodio que dio inicio al proceso de la Independencia ; aún cuando continuaba primando el deseo de los ciudadanos de conservar la soberanía del Rey. El Cabildo de 1810 fue la primera vez en que la aristocracia criolla tomaba el control de su propio país, experiencia que derivaría con el tiempo en una afirmación de sus propios derechos frente a la monarquía española.

¿Cuánto le mide a Fernando VII?

Uso de esta plantilla: }}} o }

table>

Fernando VII de España Rey de España Retrato con uniforme de capitán general, por Vicente López Portaña (c.1814 – 1815 ). Óleo sobre lienzo, 107,5 x 82,5 cm, Museo del Prado ( Madrid ). Rey de España 19 de marzo de 1808-6 de mayo de 1808 Predecesor Carlos IV Sucesor José I Bonaparte 4 de mayo de 1814-29 de septiembre de 1833 Predecesor José I Bonaparte Sucesor Isabel II
Otros títulos

/td> Información personal Nombre completo Fernando María Francisco de Paula Domingo Vicente Ferrer Antonio José Joaquín Pascual Diego Juan Nepomuceno Genaro Francisco Javier Rafael Miguel Gabriel Calixto Cayetano Fausto Luis Ramón Gregorio Lorenzo Jerónimo ​ Tratamiento Su Católica Majestad Abdicación devuelve el trono a Carlos IV en las Abdicaciones de Bayona Nacimiento 14 de octubre de 1784 Monasterio de El Escorial, San Lorenzo de El Escorial, España Fallecimiento 29 de septiembre de 1833 (48 años) Palacio Real, Madrid, España Sepultura Cripta Real del Monasterio de El Escorial Familia Casa real Borbón Padre Carlos IV de España Madre María Luisa de Parma Consorte Ver lista Hijos María Isabel Luisa de Borbón Isabel II de España María Luisa Fernanda de Borbón Información profesional Conflictos Ver lista

¿Quién fue el rey Fernando?

Fernando V de Castilla y II de Aragón, también llamado el Católico, nació el 10 de mayo de 1452 en Sos, Zaragoza. Hijo de Juan II de Aragón y de Juana Enríquez, fue proclamado rey de Sicilia (1468), rey de Aragón (1479-1516) y de Castilla (1474-1504).

¿Cuántas veces fue rey Fernando VII?

Fernando VII ejerció de monarca durante 19 años intermitentemente: primero reinó tres meses en 1808 y volvió a hacerlo en mayo de 1814 hasta su muerte en 1833.

¿Qué problema tenía Fernando VII?

Cobarde, vago, maleducado, antipático, insoportable, degenerado, desagradable. Fernando VII fue definido por sus súbditos con una multitud de adjetivos poco favorecedores que lo convirtieron en el peor rey que tuvo España, Con tamañas virtudes, a muchos les sorprende que Fernando VII llegara a tener cuatro esposas que tuvieron la desgracia de convivir con él, porque no era precisamente un “príncipe azul”.

Pero la urgencia de dar herederos a la Casa de Borbón lo obligó a casarse por razones políticas con dos sobrinas, una princesa alemana y una prima hermana, ninguna de las cuales lo amó y todas ellas sintieron verdadera repulsión por el que muchos apodaron “El Deseado”. Lo curioso es que solo de su último matrimonio tuvo hijos que lograron sobrevivir más de algunas horas y se cree que esto se debió al tamaño descomunal de su pene,

You might be interested:  Como Se Prepara La Leche En Polvo

El día que el rey Luis XIV puso de moda las cirugías anales en toda Francia Como Le Decian A Fernando Vii Fernando VII padecía macrofalosomía genital, un trastorno que le impedía mantener relaciones sexuales normales y que también sufrieron otros personajes de la historia, como Napoleón Bonaparte, el monje ruso Rasputin o el rey Carol II de Rumania. Según el célebre historiador francés Prosper Mérimée, el rey tenía un miembro “fino como una barra de lacre en su base, tan gordo como el puño en su extremidad; además, tan largo como un taco de billar”.

El rey padecía de macrofalosomía genital, un trastorno que le impedía mantener relaciones sexuales normales y que también sufrieron otros personajes de la historia, como Napoleón Bonaparte, el monje ruso Grigory Rasputin, quien influyó nocivamente en los últimos zares de Rusia, o el rey Carol II de Rumania.

“Un erudito profesor y urólogo de fama cuyas aserciones me merecen entero crédito, díjome que el Rey Fernando VII tenía el miembro viril de dimensiones mayores que de ordinario, a lo que atribuyóse el no haber tenido sucesión en sus tres primeras mujeres”, escribió Luis Comenge y Ferrer, médico e historiador de la medicina española.

¿Quién era el emperador francés que capturo a Fernando VII?

En vista de la usurpación de la corona española y el apresamiento del rey Fernando VII por Napoleón Bonaparte, se organiza en España una Junta Central que resiste la invasión francesa.

¿Dónde se exilio Fernando VII?

Los enigmas de Valençay. Fernando VII y la corte española en el exilio (1808-1814) \n Entre 1808 y 1814 los \u00abpr\u00edncipes espa\u00f1oles\u00bb (Fernando VII y los infantes don Carlos y don Antonio) vivieron como hu\u00e9spedes forzados en el castillo de Valen\u00e7ay, situado en el coraz\u00f3n de Francia. Lo sucedido durante estos seis a\u00f1os es casi un misterio que los libros de Historia de Espa\u00f1a resuelven como si fuera un par\u00e9ntesis en la trayectoria de los protagonistas. El hallazgo de documentaci\u00f3n in\u00e9dita hasta la fecha sobre la existencia cotidiana en el castillo ha permitido a Carlos Franco reconstruir en su complejidad los acontecimientos, las personas y las relaciones que se dieron cita en sus salones. La presente obra ofrece una nueva visi\u00f3n del horizonte vital y de las expectativas que guiaron a los prisioneros de Valen\u00e7ay durante el tiempo que estuvieron bajo los designios de Napole\u00f3n. “,”description_short”:””,”available_now”:””,”available_later”:””,”id”:2092,”id_product”:2092,”out_of_stock”:2,”new”:0,”id_product_attribute”:0,”quantity_wanted”:1,”extraContent”:,”allow_oosp”:0,”category”:”temas”,”category_name”:”Temas”,”link”:”https:\/\/puz.unizar.es\/2092-los-enigmas-de-valencay-fernando-vii-y-la-corte-espanola-en-el-exilio-1808-1814.html”,”attribute_price”:0,”price_tax_exc”:13.461538,”price_without_reduction”:14,”reduction”:0,”specific_prices”:,”quantity”:2997,”quantity_all_versions”:2997,”id_image”:”es-default”,”features”:,”attachments”:,”virtual”:0,”pack”:0,”packItems”:,”nopackprice”:0,”customization_required”:false,”rate”:4,”tax_name”:”IVA ES 4%”,”ecotax_rate”:0,”unit_price”:””,”customizations”:,”id_customization”:0,”is_customizable”:false,”show_quantities”:false,”quantity_label”:”Art\u00edculos”,”quantity_discounts”:,”customer_group_discount”:0,”images”:}],”cover”:,”small_default”:,”medium_default”:,”home_default”:,”large_default”: },”small”:,”medium”:,”large”:,”legend”:””,”cover”:”1″,”id_image”:”3550″,”position”:”1″,”associatedVariants”:},”has_discount”:false,”discount_type”:null,”discount_percentage”:null,”discount_percentage_absolute”:null,”discount_amount”:null,”discount_amount_to_display”:null,”price_amount”:14,”unit_price_full”:””,”show_availability”:true,”availability_date”:null,”availability_message”:””,”availability”:”available”} role=tabpanel> : Los enigmas de Valençay. Fernando VII y la corte española en el exilio (1808-1814)

¿Cuál ha sido el peor rey de España?

Fernando VII es tenido por el peor rey de la historia de España por su carácter y por su incapacidad para afrontar los avatares que vivió el país. ¿Qué clase de persona era?

¿Quién fue el primer rey español que fue a América?

Juan Carlos I: Un hito histórico como el primer monarca español en visitar América hace 47años, comenzando por República Dominicana “En un inolvidable viaje juvenil tuve la suerte de conocer la ciudad de Santo Domingo. Al volver a mirarla desde el aire quise verla reconociéndola y tuvieron que buscarla mis ojos”, dijo el rey Juan Carlos I.

En ocasión de cumplirse el 47 aniversario de la visita que marcó un hito en la historia, la llegada del rey Juan Carlos I, junto a su esposa la reina Sofía, de España, a América, la Zona Retro de hoy realiza un trabajo especial rememorando los acontecimientos de la visita que duró 30 horas y en la que realizó una serie de actividades trascendentales, no solo para los dos países, sino también, para toda América Latina. Recibimiento en 1976 Palabras iniciales del Rey Juan Carlos I en RD Propósito del viaje

Al descender de las escalerillas del avión jet 707 de Iberia alrededor de las 10:30 de la mañana, el rey Juan Carlos I y su esposa, la reina Sofía, fueron saludados por el Presidente de ese entonces, doctor Joaquín Balaguer.La pareja real y el gobernante dominicano se colocaron sobre una gran alfombra roja tendida sobre la pista del aeropuerto, frente a las tropas para presenciar la parada militar.

Juan Carlos se colocó a la derecha del Presidente y la reina a su izquierda. Mientras Balaguer vestía un traje blanco, el rey posaba el uniforme militar con las insignias de general de la marina de guerra española.La monarquía fue recibida por un batallón de 950 efectivos militares, comandados por el general de brigada Marcos Jorge Moreno, comandante de la primera brigada del Ejército, quienes rindieron honores militares de estilo a los monarcas al llegar al país.En adición a esto, un pelotón de cadetes, luciendo uniformes multicolores, muy vistosos, desfilaron ante la pareja real y el presidente Balaguer, portando banderas de los dos países.

Una batería del Ejército disparó una salva de 21 cañonazos mientras la banda de música del Ejército interpretó los himnos nacionales de la República Dominicana y España.Al finalizar la breve ceremonia militar, el Presidente se dirigió a un pódium, situado en medio de la pista, para pronunciar el discurso de salutación a la pareja real.Luego del discurso de Balaguer, el rey expresó que “en la Isla Española ocurrieron por primera vez cosas trascendentales en la historia del Nuevo Mundo”.Entre las cuales citó: el primer diálogo entre descubridores y nativos, la primera misa, el primer Ayuntamiento, la primera audiencia y la primera universidad.Además, enfatizó que fue la tierra donde se enseñaron las primeras palabras en castellano en el Nuevo Mundo y donde los españoles aprendieron las primeras palabras indígenas.”A este Santo Domingo, la reina y yo queremos darle las gracias.

Gracias por una fidelidad histórica que nos conmueve, y que alguna vez conoció amarguras que venían de la propia España. Gracias por vuestra hospitalidad que nos llena de emoción” expresó.Dirigiéndose al Presidente Balaguer, el monarca de 37 años manifestó:En vuestras manos dejo el mensaje de España a toda Hispanoamérica; un continente sin leyenda dorada y sin leyenda negra; tal como es de verdad, con sus bondades y sus males, con su herencia española, con su horizonte cuajado de dificultades pero también de certidumbres de triunfo final”.”Con nuestra situación optimista, agregó, nuestro agradecimiento profundo por haber hecho posible que España, hoy como ayer, se asome a América por las puertas abiertas de vuestra generosa acogida”.La ceremonia en el aeropuerto duró 40 minutos, concluyó con los saludos que presentaron a los reyes la comitiva oficial dominicana y los miembros del cuerpo diplomático acreditado en el país.Al reconocer el esfuerzo de Latinoamérica por consolidar su independencia, Juan Carlos respalda los esfuerzos que habían hecho por afianzar su independencia económica y política.El monarca afirmó que se sentía solidarizado hacia América Latina, lo que lo hacía vivir de cerca sus desafíos más urgentes, los que planteaban su independencia política y económica, su desarrollo, sus ansias de una mayor justicia social y sus ideales de libertad.

En esta línea, sostuvo que de querer alentar la esperanza de los hombres de la tierra y la de los hombres de habla hispana, era preciso actualizarla en una tarea común. También afirmó que la esperanza común hace la historia, impulsa su dinamismo y da sentido y unidad a los hechos.

  1. Recepción: de Balaguer a Juan Carlos En una recepción organizada en honor a los monarcas, el Presidente Balaguer le entregó al rey Juan Carlos, la Gran Cruz de la Orden de Duarte, Sánchez y Mella.Este reconocimiento es la principal distinción concedida por el Gobierno de la República Dominicana.
  2. Fue establecida el 24 de febrero de 1931, como: la Orden al Mérito Juan Pablo Duarte y se le cambió el nombre el 9 de septiembre de 1954, 22 años antes de la visita del monarca español.

“Recibo con verdadera emoción, señor Presidente, esta distinción, con la que acabáis de honrar a todos los españoles en mi persona” respondió el rey al Presidente. Como Le Decian A Fernando Vii Juan Carlos I, rey de España, proclamando su discurso de agradecimiento al país en el aeropuerto Las Américas, a su llegada con la reina Sofía, en junio de 1976. Final del recorrido por RD Al concluir su visita oficial de 30 horas a la República Dominicana, el rey Juan Carlos I dejó un mensaje de esperanza y optimismo para el futuro de España.

Expresó su deseo de que, gracias a las reformas “liberales” implementadas en el país desde su proclamación como rey, España pudiera ingresar al Mercado Común Europeo (MCE), en un corto período de tiempo. Esta posibilidad representaba un paso importante hacia la integración de España en la comunidad europea y abriría nuevas oportunidades económicas y comerciales para el país.Tras una emotiva ceremonia de despedida que duró 40 minutos, los reyes españoles abordaron un avión de Líneas Aéreas de España (IBERIA) con destino a Washington.

Este viaje marcaba el final de una visita histórica en la que Juan Carlos I había fortalecido los lazos entre España y la República Dominicana. La presencia del monarca español en suelo dominicano no solo resaltó la importancia histórica de la visita, sino que también reflejó el interés de España en su papel como actor internacional y su compromiso con el progreso y desarrollo de América Latina.

¿Cómo era la personalidad de Fernando VII?

Fernando VII, el tirano que logró engañar al pueblo Déspota, cruel, tirano, oportunista y mentiroso son apenas algunos de los calificativos que se han aplicado a Fernando VII (El Escorial, 1784-Madrid, 1833) por parte de los historiadores que han estudiado ese periodo.

  1. Asimismo, el imaginario popular asocia la trayectoria de aquel Borbón con una de las épocas más sangrientas y conflictivas de nuestra historia reciente.
  2. Pero, a pesar de la trascendencia de su reinado, la figura del que fue llamado “el deseado” ha sido poco estudiada y mucho menos divulgada para el gran público que se ha quedado en los tópicos.

Ahora, la biografía del profesor Emilio La Parra ( Fernando VII, un rey deseado y detestado), que acaba de ganar el premio Comillas de la editorial Tusquets, viene a cubrir ese vacío. El jurado de este galardón, el más prestigioso en el género biográfico en nuestro país, reconoció el trabajo de La Parra durante una década de investigación, estudio y escritura de este libro que aparecerá en marzo en las librerías.

Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Alicante, Emilio La Parra (Palomares, Cuenca, 1949) es un experto en la primera mitad del siglo XIX que ya publicó una biografía de referencia sobre Manuel Godoy. Tras subrayar, sin duda alguna, que Fernando VII puede ostentar el desgraciado título del peor rey de la Historia reciente de España (que ya es decir), el profesor explica las razones de la popularidad de aquel monarca a pesar de su carácter despótico y sus modos dictatoriales.

“Fernando VII”, argumenta, “fue incluso más que un rey absolutista en el sentido de que tuvo plena autoridad sobre sus súbditos, no observó ningún reparo en saltarse las leyes y vigiló hasta los más mínimos detalles de su acción de gobierno. A la hora de preguntarnos por los motivos de su ascendiente sobre el pueblo pese a su despotismo, habría que resaltar que fue un monarca muy hábil para beneficiarse siempre del odio hacia sus enemigos”.

  • El experto añade que “Fernando VII se rodeó de una camarilla de nobles y altos cargos que fueron muy astutos al presentar siempre al rey como la encarnación del bien frente al mal que representaban los otros.
  • Al principio, se erigió en adversario de Godoy, un gobernante muy impopular; más tarde figuró como el monarca que se oponía a Napoleón cuando en realidad fue un oportunista y un juguete en manos del emperador francés; y en tercer lugar tras la victoria en la guerra de la Independencia (1808-1814), gracias en buena medida a la resistencia de las clases populares, Fernando VII se atribuyó los méritos del triunfo.

En definitiva, podríamos afirmar, con términos de hoy, que Fernando VII y sus más fieles consejeros fueron unos pioneros del marketing político ya a comienzos del siglo XIX”. Traidor a su padre, Carlos IV; represor sin piedad de los liberales después de haber simulado su apoyo a la Constitución de Cádiz de 1812 con la ya famosa frase de “vayamos todos francamente y yo el primero por la senda constitucional”; y defensor a ultranza de los privilegios de la Iglesia y de la nobleza, Fernando VII fue desenmascarado por la mayoría del pueblo a partir de 1823 cuando imploró el apoyo de un ejército extranjero (los llamados 100.00 hijos de San Luis) para restaurar el absolutismo en España.

  1. No obstante, pudo mantener buena parte de su autoridad y de su carisma debido a su astucia para atraerse a sus enemigos.
  2. Sabía el monarca”, comenta su biógrafo, “llevar a los interlocutores a su terreno y siempre elegía actuar cuando las circunstancias políticas le favorecían.
  3. Así pues, se mostraba miedoso y sumiso con los poderosos, véase su entrega rastrera a Napoleón; pero actuaba como un déspota con los débiles y con todos aquellos que cuestionaron los modos de su reinado”.

Al mismo tiempo, aquel monarca poco agraciado físicamente, campechano hasta casi la ordinariez y amigo de lujos y placeres, se significó como un auténtico equilibrista político al aplicar una combinación de palo y zanahoria tanto hacia los liberales como hacia los ultraconservadores.

  • Y todo ello con el único objetivo de mantener el poder a toda costa.
  • De su sagacidad sin escrúpulos brinda el catedrático La Parra un ejemplo muy ilustrativo al recordar la actitud de Fernando VII frente a los afrancesados que, como Goya o Moratín, fueron considerados traidores y antipatriotas por amplios sectores populares durante la guerra de la Independencia.
You might be interested:  Como Saber Si Mi Obra Social Esta Activa

“Resulta muy curioso observar”, declara el profesor, “que a partir de 1823 permite el regreso de algunos afrancesados que habían marchado al exilio en la primera gran oleada de desterrados políticos de nuestra historia. Fernando VII no ignoraba la capacidad técnica y la talla intelectual de muchos afrancesados y les ofreció segundos escalones de poder en la Administración”.

  • Como muestra de esa actitud de atraer a los enemigos, el rey financió la edición de las obras de Leandro Fernández de Moratín, uno de los líderes del sector afrancesado y uno de los mejores escritores de su época.
  • Ahora bien, el poder de Fernando VII empezó a resquebrajarse en la denominada década ominosa (1823-1833) cuando su obsesión para que heredara el trono alguien de su sangre le llevó a promulgar la Pragmática Sanción, que permitía de nuevo que reinaran las mujeres, en este caso su hija Isabel, en perjuicio de Carlos, hermano del monarca.

Esta controvertida decisión del rey en 1833 estuvo en el origen de la primera guerra carlista. De cualquier manera, tanto Emilio La Parra como el resto de estudiosos de aquella primera mitad del XIX coinciden en señalar que el reinado del deseado-detestado Fernando VII puso en pie un Estado policial, generó una pérdida de capital humano por los sucesivos exilios de liberales, frenó el desarrollo económico e industrial del país y, en definitiva, retrasó el progreso de España.

  1. En esa línea, esta obra de referencia, ganadora del premio Comillas, reivindica la biografía como una forma de aproximarse a la Historia, un género denigrado durante mucho tiempo en España por muchos especialistas, a diferencia de otros países europeos.
  2. Por otro lado, el libro de La Parra sobre Fernando VII viene a sumarse a la biografía de Isabel II, escrita por la catedrática Isabel Burdiel, que obtuvo en 2011 el premio Nacional de Historia.

Tanto uno como otra han defendido siempre la utilidad de la biografía para estudiar y divulgar la Historia. Una tendencia que comienza a imponerse en España frente al academicismo de tantos expertos encastillados en sus eruditas investigaciones. “La biografía de un personaje clave sirve magníficamente como hilo conductor para explicar una época”, concluye Emilio La Parra.

¿Qué rey era el deseado?

Firma Escudo de Fernando VII de España

Fernando VII de España, llamado « el Deseado » y « el rey Felón » ​ ( San Lorenzo de El Escorial, 14 de octubre de 1784- Madrid, 29 de septiembre de 1833), fue rey de España entre 1808 y 1833, sin embargo, su reinado se vio opacado por la invasión napoleónica que colocó en el trono al hermano de Napoleón, José I Bonaparte, entre mayo de 1808 y diciembre de 1813.

Fernando VII es considerado el máximo exponente del absolutismo monárquico en España y el rey más deficiente que ha gobernado su país. Hijo de Carlos IV y María Luisa de Parma, accedió al trono tras el motín de Aranjuez en marzo de 1808, promovido por sus partidarios, que obligó a su padre a abdicar en él, siendo proclamado como rey con el título de Fernando VII.

Dos meses después, presionado por Napoleón, renunció en Bayona a sus derechos a la Corona española, devolviéndola a su padre, y este en favor del emperador francés, quien designó como nuevo rey de España a su hermano José Bonaparte, Quedó confinado en el castillo de Valençay donde pasó toda la guerra de Independencia,

  • A pesar de ello, Fernando continuó siendo reconocido como el legítimo rey de España por las diversas Juntas de Gobierno, la Junta Suprema Central y su sucesor el Consejo de Regencia, y las Cortes de Cádiz,
  • Estas proclamaron que ostentaban la soberanía nacional y en virtud de este principio elaboraron y aprobaron la Constitución de 1812,

​ ​ ​ En este contexto se iniciaron las Guerras de independencia hispanoamericanas, Tras la derrota de los ejércitos napoleónicos y el abandono de España de José I Bonaparte, Napoleón lo reconoció como rey de España en el tratado de Valençay de diciembre de 1813.

A pesar de que el Tratado no fue ratificado por la Regencia ni por las Cortes, Napoleón le dejó marchar y Fernando VII, su hermano don Carlos y su tío don Antonio entraron en España 22 de marzo de 1814 por Gerona. Tras pasar por Zaragoza, se dirigió a Valencia, donde planeó el golpe de Estado de mayo de 1814 que fue ejecutado en Madrid el 11 de mayo por las tropas del general Francisco de Eguía,

En el Manifiesto del 4 de mayo, también conocido como el Decreto de Valencia, abolió la Constitución de 1812 y toda la obra de las Cortes de Cádiz, restaurando el absolutismo y el Antiguo Régimen, Entró en Madrid el 13 de mayo, dos días después del triunfo del golpe.

  1. En ese mismo año, en un postrer acto, Carlos volvería a abdicar sus derechos al trono español en su hijo Fernando VII, el 1 de octubre de 1814, firmando el convenio en Roma, donde permaneció exiliado.
  2. ​ Pronto, el Deseado se reveló como un soberano absolutista y, en particular, como uno de los que menos satisficieron los deseos de sus súbditos, que lo consideraban una persona sin escrúpulos, vengativa y traicionera.

Rodeado de una camarilla de aduladores, su política se orientó, en buena medida, hacia su propia supervivencia. ​ Tras seis años de guerra, el país y la Hacienda estaban devastados, y los sucesivos gobiernos fernandinos no lograron restablecer la situación.

  • En 1820 un pronunciamiento dio inicio al llamado trienio liberal, durante el cual se restablecieron la Constitución y los decretos de Cádiz, produciéndose una nueva desamortización,
  • Los liberales se dividieron en moderados y en exaltados y durante ese tiempo el rey, que aparentaba acatar el régimen constitucional, no dejó de conspirar para restablecer el absolutismo, lo que se logró tras la intervención de los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823.

La última fase de su reinado, la llamada Década Ominosa, se caracterizó por una feroz represión de los liberales, acompañada de una política absolutista moderada o incluso liberaldoctrinaria que provocó un profundo descontento en los círculos «ultrabsolutistas», que formaron partido en torno al hermano del rey, el infante Carlos María Isidro,

A ello se unió el problema sucesorio, para sentar las bases de la Primera Guerra Carlista, que estallaría tras la muerte de Fernando y el ascenso al trono de su hija Isabel II, de tres años de edad, no reconocida como reina por los «carlistas». La Regencia la asumió la viuda del rey María Cristina de Borbón,

En palabras de un reciente biógrafo, Rafael Sánchez Mantero : Si en algo se caracteriza la imagen que Fernando VII ha dejado a la posteridad es en el unánime juicio negativo que ha merecido a los historiadores de ayer y de hoy que han estudiado su reinado (.) Resulta lógico entender que la historiografía liberal fuese inmisericorde con aquel que intentó acabar con los principios y leyes triunfantes en las Cortes gaditanas (.) La historiografía sobre Fernando VII ha ido evolucionando de tal manera que los estudios recientes han abandonado las diatribas decimonónicas para presentar un panorama más equilibrado (.) La Historia reciente.

  • Considera a Fernando VII simplemente como un rey con muy escasa capacidad para enfrentarse a los tiempos en los que le tocó reinar.
  • Con todo, resulta difícil encontrar algún estudio, ya sea del pasado o del presente, en el que la figura de este monarca genere la más mínima simpatía o atractivo.
  • Sin duda, ha sido el monarca que peor trato ha recibido por parte de la historiografía en toda la Historia de España.

​ Según su más reciente biógrafo, Emilio La Parra López : ​ Desde 1814 hasta su muerte, salvo el intervalo constitucional de 1820-1823, su política consistió en el control personal del poder, valiéndose de la represión de toda disidencia y de unos servidores cuya única pauta de comportamiento fue la fidelidad ciega a su señor.

¿Quién dejo entrar a Napoleón en España?

Así pues, en cuanto el general Savary, enviado de Napoleón, anunció al rey la inminente entrada del emperador en territorio español, Fernando VII salió a su encuentro. El 10 de abril de 1808 partió de Madrid en dirección al norte, confiado en que no se demoraría su entrevista con Napoleón.

¿Qué pasó con el rey Fernando VII en 1810?

Biblioteca del Congreso Nacional | Historia Política Primera Junta Nacional de Gobierno. Realizada el 18 de septiembre de 1810. Fuente: Wikimedia Commons. Pintura de Nicolás Guzmán, 1889.

  • Este período abarca desde el 18 de septiembre de 1810, fecha de instalación de la Primera Junta de Gobierno, hasta la instauración del primer Congreso Nacional, el 4 de julio de 1811.
  • El desarrollo político y legislativo tiene una estrecha vinculación al proceso de Independencia en Chile, que se explica históricamente por múltiples factores, de corto y largo plazo: el creciente espíritu independentista de una elite de criollos, la autoconsciencia de un sentimiento patriótico, el impacto de las reformas borbónicas del siglo XVIII, entre otros, son elementos que influyen en la formación de la república chilena.

Sin embargo, la influencia externa es mucho más decisiva a la hora de provocar la revolución de la Independencia. Los sucesos desarrollados en el mundo atlántico, como la independencia de los Estados Unidos (1776) y la Revolución Francesa (1789), aceleraron los acontecimientos políticos en las colonias españolas.

En mayo de 1808, la invasión francesa al territorio español, generó la imposición, por parte de Napoleón Bonaparte, de un reemplazante al rey español Fernando VII, quien tuvo que abdicar, quedando la plaza real en poder de su hermano José Bonaparte. Esta intervención extranjera, motivó a que se planteara un cuestionamiento a la soberanía del nuevo monarca sobre sus territorios y súbditos, entre los que se incluía América y ciertamente Chile.

En vista de la usurpación de la corona española y el apresamiento del rey Fernando VII por Napoleón Bonaparte, se organiza en España una Junta Central que resiste la invasión francesa. En Chile, la Junta Central española es reconocida, si bien ya comienzan las primeras divisiones entre españoles y criollos.

  • Estas diferencias se agudizan con la deposición del gobernador Francisco García Carrasco (1808-1810) y su reemplazo por el Conde de la Conquista Mateo de Toro y Zambrano, destacado representante de la aristocracia local, el 16 de julio de 1810.
  • El Cabildo de Santiago llama a un Cabildo Abierto para el día 18 de septiembre de 1810, del que emana la formación de la Primera Junta de Gobierno.

Y aunque sus miembros juran fidelidad y obediencia al soberano español, la instalación de esta corporación marca el inicio del proceso de independencia, pues desde entonces los sectores aristocráticos criollos ejercen en sus manos el poder político, lo que se considera una primera forma de autonomía política o de autogobierno respecto de España. Político y representante de la tendencia Patriota. Presidente de la Junta Nacional de Gobierno. Presidió también el Congreso Nacional durante las ceremonias de su instalación. Fuente: Wikimedia Commons. Galería nacional, o, Colección de biografías i retratos de hombres celebres de Chile, Narciso Desmadryl, 1854.

Debido a ello, muy pronto comienzan a aparecer diversas posturas o bandos políticos. El denominado partido radical o “exaltado”, aboga por la ruptura definitiva con la metrópoli española. Por otra parte el grupo mayoritario denominado moderado, busca una transacción entre las pretensiones independentistas y la lealtad hacia la corona española,

Y finalmente, aunque sin participación en la Junta de Gobierno, pero influyente y poderoso, el grupo o partido realista, defiende la autoridad del rey y el antiguo régimen. Durante su mandato, la Primera Junta de Gobierno efectúa una serie de iniciativas de gran trascendencia, tales como la redacción del primer reglamento electoral de nuestra historia, la declaración de libertad de comercio, y el llamado para elecciones de un primer Congreso Nacional que represente a las diversas provincias que conforman el territorio del entonces Reino de Chile.

  1. Finalmente, la convocatoria al primer Congreso Nacional, concretada el 15 de diciembre de 1810, representa un paso importante en la consolidación del autogobierno criollo.
  2. En este contexto, el 6 de mayo de 1811 se realizan las primeras elecciones parlamentarias, marcando un hito clave de la historia política legislativa chilena.

Manuel de Salas. Profesor y político, fundamental en el proceso de Independencia. Fuente: Wikimedia Commons. Galería nacional, o, Colección de biografías i retratos de hombres celebres de Chile, Narciso Desmadryl, 1854.

Barros Arana, Diego. Historia General de Chile” T. VIII, pp.219-220.

: Biblioteca del Congreso Nacional | Historia Política

Adblock
detector