Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto - [Respuesta(2023)] HoyHistoriaGT Hoy en la Historia de Guatemala

Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto

Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto
¿Para qué se usa? – La prueba de sensibilidad a los antibióticos se usa para encontrar el tratamiento más eficaz contra una infección bacteriana. También se puede usar para averiguar qué tratamiento dará mejor resultado contra ciertas infecciones por hongos,

¿Cuánto tiempo tarda en hacer reaccion un antibiótico?

¿Cómo se clasifican las reacciones alérgicas a los antibióticos? – Desde un punto vista práctico, y en función del tiempo transcurrido entre la toma del antibiótico y la aparición de los primeros síntomas, las reacciones alérgicas se clasifican en dos grandes grupos: inmediatas y no inmediatas.

  • Las reacciones alérgicas inmediatas aparecen en el plazo de una hora tras la administración del antibiótico, y sus manifestaciones clínicas más habituales son la urticaria —acompañada o no de angioedema—, y la anafilaxia, o choque alérgico generalizado.
  • Las reacciones alérgicas no inmediatas se desencadenan, como mínimo, una hora después de la administración del antibiótico; normalmente suelen aparecer a las 24-48 horas de iniciar el tratamiento, aunque también puede aparecer más tarde, incluso días después de iniciar un tratamiento.

En este tipo de reacciones es más difícil establecer una relación causal entre la toma del antibiótico y el desarrollo de la reacción. Los síntomas más frecuentes son los exantemas en la piel, aunque pueden aparecer reacciones cutáneas más graves, como las ampollosas, reacciones sistémicas o específicas de órgano, como la hepatitis medicamentosa.

¿Qué pasa después de tomar antibióticos?

Los antibióticos, también conocidos como medicamentos antibacterianos, destruyen o ralentizan el crecimiento de bacterias. Incluyen una variedad de medicamentos potentes y se utilizan para tratar enfermedades causadas por bacterias. Los antibióticos no pueden tratar infecciones virales, como el resfriado, la gripe, así como los diferentes tipos de tos. Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto Los antibióticos son un medicamento común que los médicos recetan para combatir las bacterias. Los antibióticos son medicamentos poderosos que combaten ciertas infecciones y pueden salvar vidas cuando se usan correctamente. Impiden que las bacterias se reproduzcan o las destruyen.

  1. Antes de que las bacterias puedan multiplicarse y provocar síntomas, el sistema inmunitario normalmente puede eliminarlas.
  2. Los glóbulos blancos (WBC, en inglés) atacan a las bacterias dañinas y el sistema inmunitario generalmente puede hacerles frente y combatir la infección, incluso si se presentan síntomas.

Sin embargo, en ocasiones la cantidad de bacterias dañinas es excesiva y el sistema inmunitario no puede combatirlas todas. Los antibióticos son útiles en este escenario. El primer antibiótico fue la penicilina. Los antibióticos a base de penicilina, como la ampicilina, amoxicilina y la penicilina G, siguen disponibles para tratar una variedad de infecciones y han existido durante mucho tiempo.

  • Hoy se cuenta con varios tipos de antibióticos modernos y, por lo general, solo están disponibles con receta en la mayoría de los países.
  • Los antibióticos tópicos vienen en presentaciones de cremas y ungüentos de venta libre (OTC).
  • A algunos profesionales de la salud les preocupa que las personas estén abusando de los antibióticos.

También creen que este uso excesivo contribuye al creciente número de infecciones bacterianas que se están volviendo resistentes a los medicamentos antibacterianos. Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), el uso excesivo de antibióticos en pacientes ambulatorios es especialmente problemático.

El uso de antibióticos parece ser mayor en algunas regiones, como el sureste. El uso de carbapenémicos, una clase importante de antibióticos de última línea, aumentó significativamente de 2007 a 2010. Alexander Fleming, en su discurso de aceptación del Premio Nobel en 1945, dijo: “Existe el peligro de que un hombre ignorante pueda fácilmente aplicarse una dosis insuficiente de antibiótico, y, al exponer a los microbios a una cantidad no letal del medicamento, los haga resistentes”.

Como predijo el hombre que descubrió el primer antibiótico hace casi 70 años, la resistencia a los medicamentos está comenzando a ser algo común. Hay diferentes tipos de antibióticos, que actúan de dos formas:

Un antibiótico bactericida, como la penicilina, mata las bacterias. Estos medicamentos suelen interferir con la formación de la pared celular bacteriana o su contenido celular.Un bacteriostático detiene la multiplicación de las bacterias.

Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto Los antibióticos no son eficaces contra los virus. Un médico receta antibióticos para el tratamiento de una infección bacteriana. No es eficaz contra los virus. Saber si una infección es bacteriana o viral ayuda a tratarla efectivamente. Los virus causan la mayoría de las infecciones del tracto respiratorio superior (URTI, en inglés), como el resfriado común y la gripe.

Los antibióticos no funcionan contra estos virus. Si se abusa de los antibióticos o se usan incorrectamente, las bacterias pueden volverse resistentes. Esto significa que el antibiótico se vuelve menos efectivo contra ese tipo de bacteria, ya que la bacteria ha podido mejorar sus defensas. Un médico puede recetar un antibiótico de amplio espectro para tratar una amplia gama de infecciones.

Un antibiótico de espectro reducido solo es eficaz contra unos cuantos tipos de bacterias. Algunos antibióticos atacan a las bacterias aerobias, mientras que otros actúan contra las bacterias anaerobias. Las bacterias aerobias necesitan oxígeno y las anaerobias no.

diarreanáuseavómitoserupciónmalestar estomacalcon ciertos antibióticos o un uso prolongado, infecciones micóticas de la boca, tracto digestivo y vagina

Los efectos secundarios menos comunes de los antibióticos incluyen:

formación de cálculos renales, al tomar sulfonamidascoagulación sanguínea anormal, cuando se toman algunas cefalosporinassensibilidad a la luz solar, cuando se toman tetraciclinastrastornos de la sangre, cuando se toma trimetoprimasordera, cuando se toma eritromicina y aminoglucósidos

Algunas personas, especialmente los adultos mayores, pueden experimentar inflamación intestinal, lo que puede provocar diarrea severa con sangre. En casos menos comunes, las penicilinas, cefalosporinas y la eritromicina también pueden causar inflamación intestinal.

Algunas personas pueden desarrollar una reacción alérgica a los antibióticos, especialmente a las penicilinas. Los efectos secundarios pueden incluir sarpullido, hinchazón de la lengua y la cara, y dificultad para respirar. Las reacciones alérgicas a los antibióticos pueden ser de hipersensibilidad inmediata o retardada.

Cualquiera que tenga una reacción alérgica a un antibiótico debe informar a su médico o farmacéutico. Las reacciones a los antibióticos pueden ser graves y, en ocasiones, mortales. Estas se llaman reacciones anafilácticas. Las personas con función hepática o renal reducida deben tener cuidado al usar antibióticos.

  1. Esto puede afectar los tipos de antibióticos que pueden usar o la dosis que reciben.
  2. De igual manera, las mujeres embarazadas o en período de lactancia deben hablar con un médico sobre los antibióticos que pueden tomar.
  3. Las personas que toman un antibiótico no deben tomar otros medicamentos o remedios a base de hierbas sin antes hablar con un médico.

Ciertos medicamentos de venta libre también pueden interactuar con los antibióticos. Algunos médicos sugieren que los antibióticos pueden reducir la eficacia de los anticonceptivos orales. Sin embargo, las investigaciones no suelen respaldar esto. No obstante, las personas que experimentan diarrea y vómitos o que no toman su anticonceptivo oral durante la enfermedad debido a un malestar estomacal, pueden encontrar que su eficacia se reduce. Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto Las personas no deben suspender el tratamiento con antibióticos. En caso de duda, pueden consultar a su médico. Es común que los antibióticos se tomen por vía oral. Sin embargo, los médicos pueden administrarlos por inyección o aplicarlos directamente en la parte del cuerpo infectada.

  1. La mayoría de los antibióticos comienzan a combatir las infecciones en unas pocas horas.
  2. Complete todo el ciclo de medicación para evitar la reaparición de la infección.
  3. Suspender el medicamento antes de que finalice el curso aumenta el riesgo de que las bacterias se vuelvan resistentes a futuros tratamientos.

Las bacterias que sobreviven habrán tenido alguna exposición al antibiótico y, en consecuencia, pueden desarrollar resistencia a él. Es necesario completar el curso del tratamiento con antibióticos incluso después de ver una mejora en los síntomas. No tomes algunos antibióticos con ciertos alimentos y bebidas.

  • Toma otros con el estómago vacío, aproximadamente una hora antes de las comidas o 2 horas después.
  • Sigue las instrucciones correctamente para que el medicamento sea efectivo.
  • Las personas que toman metronidazol no deben beber alcohol.
  • Evita los productos lácteos cuando tomes tetraciclinas, ya que pueden interrumpir la absorción del medicamento.

Leer el artículo en inglés

¿Que no se debe hacer cuando se toma antibióticos?

¿Qué hacer y qué no hacer cuando tomas antibióticos? Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto por Floratil | 23 febrero, 2021 | 0 comentarios Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto En ocasiones es imposible evitar el consumo de antibióticos. Aunque en la mayoría de los casos nuestro sistema inmunitario nos defiende ante la presencia amenazante de un agente infeccioso, a veces se desarrollan infecciones bacterianas que hacen necesaria la prescripción de medicamentos antibióticos.Hay que recordar que únicamente los médicos están facultados para prescribir tratamientos antibióticos en las dosis necesarias de acuerdo con cada caso, y que la automedicación conlleva más riesgos que beneficios.

Si ya es inminente que vas a tomar antibióticos para erradicar alguna infección diagnosticada por un médico, debes saber que, durante ese periodo, tu organismo responderá de manera diferente a ciertos factores o actividades que en la vida cotidiana resultarían inofensivos o pasarían desapercibidos.Aunque todos los medicamentos aprobados por las instancias gubernamentales de cada país cumplen con los rigurosos estándares de seguridad y eficacia exigidos para su comercialización, es conveniente saber que el consumo de medicamentos puede generar ciertas reacciones en el organismo.Con el objetivo de facilitar y favorecer tu tránsito por el tratamiento antibiótico, te ofrecemos una sencilla guía de los “sí” y los “no” cuando estés tomando este tipo de medicamentos:

Evita la automedicación. Sólo los médicos están capacitados para diagnosticar y tratar una infección bacteriana.Ante la presencia de infecciones virales (como la gripe), no consumas antibióticos. Estos medicamentos no combaten infecciones de origen viral ni otras como las producidas por hongos.Ten presente que los antibióticos combaten únicamente infecciones bacterianas. Si los consumes sin necesidad, también estarán atacando a las bacterias benéficas que habitan en tu organismo.Pregunta a tu médico acerca de las posibles interacciones que pudiera presentar el antibiótico prescrito, sobre todo si consumes otros medicamentos. Toma en cuenta que algunos alimentos también interfieren con el efecto de los antibióticos.Toma los antibióticos exactamente como te los recetaron: en los horarios y los días indicados por el profesional de la salud.Aunque sientas mejoría o disminución de los síntomas, completa siempre los días de tratamiento. Interrumpirlo sin causa o sin una indicación del médico podría generar resistencias bacterianas.Pregunta al médico sobre los posibles efectos secundarios que podrías presentar durante el tratamiento.Evita tomar bebidas alcohólicas durante el tratamiento. Algunas combinaciones pueden causar reacciones secundarias graves o limitar su eficacia. Incluso se dice que algunos antigripales y enjuagues bucales que contienen alcohol pueden producir un efecto desfavorable al combinarse con antibióticos.Algunos antibióticos pueden hacer que tu piel sea más sensible a la radiación solar, este efecto se conoce como “fotosensibilidad”. Infórmate al respecto y evita exponerte al sol si es el caso.Al tomar antibióticos, también mueren las bacterias buenas que habitan en tu, Siempre que te receten antibióticos solicita a tu médico que también te prescriba un probiótico con la finalidad de evitar que tu Microbiota Intestinal resulte afectada por su consumo, e incluso reducir el riesgo de desarrollar, condición que llega a presentarse hasta en el 30 por ciento de los pacientes bajo tratamiento antibiótico.Una clave importante para que cuide el equilibrio de tu microbiota y que no resulte afectado por la acción de los antibióticos, es que esté elaborado a base de levadura, ya que estos microorganismos resisten el ataque que los antibióticos ejercen sobre las bacterias (tanto las nocivas como las benéficas).

Con estas sencillas observaciones no sólo aligerarás los días de tratamiento antibiótico, sino que también optimizarás su efecto en tu organismo, haciéndolo favorable para tu salud en general. : ¿Qué hacer y qué no hacer cuando tomas antibióticos?

¿Cuánto tiempo dura el efecto del antibiótico en el cuerpo?

Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto ¿Qué debo tener en cuenta al tomar antibióticos? – No todas las bacterias son patógenas, ni mucho menos. Miles de diferentes tipos de bacterias viven sobre y dentro del cuerpo humano. La suma de todos estos microorganismos se denomina “microbiota”, siendo la parte más conocida la flora intestinal.

  1. El equilibrio de la microbiota es fundamental para el buen funcionamiento del organismo.
  2. Pero con el tratamiento con antibióticos, este equilibrio se rompe porque los antibióticos pueden debilitar y eliminar no solo los patógenos, sino también las bacterias beneficiosas.
  3. Por ejemplo, aquellas que nos ayudan a digerir nuestros alimentos, que producen sustancias antiinflamatorias, o que mantienen los efectos protectores de nuestra piel y mucosas.

Los efectos a largo plazo de tomar antibióticos aún no se conocen bien. Después del tratamiento con antibióticos, la microflora de la piel o los intestinos tarda de 3 a 6 meses en volver a la normalidad. Los antibióticos pueden tener efectos secundarios.

Los más comunes son problemas gastrointestinales, diarrea, náuseas, enrojecimiento de la piel o disfunción renal. Qué efectos secundarios ocurren y qué tan severos es muy individual. Los efectos secundarios también dependen de las diferentes clases de antibióticos y de si se toman otros medicamentos al mismo tiempo o si se consume alcohol.

Un estudio a gran escala en varios hospitales de los Estados Unidos ha demostrado que alrededor del 20 por ciento de las emergencias en las salas de niños se deben a los efectos secundarios de los antibióticos.

¿Qué pasa si tomo antibióticos por más de 7 días?

Tomar antibióticos demasiado a menudo o por un motivo equivocado puede cambiar tanto las bacterias que los antibióticos dejan de ser eficaces para combatirlas. Esto recibe el nombre de resistencia bacteriana o de resistencia a los antibióticos.

¿Qué pasa si me tomo el antibiótico antes de la hora?

Aclara todas tus dudas con una consulta en línea – ¿Necesitas el consejo de un especialista? Reserva una consulta en línea: recibirás todas las respuestas sin salir de casa. Mostrar especialistas ¿Cómo funciona? Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto Hola! Depende de qué medicamento hable. En general no pasará nada si adelanta su dosis, sin embargo si persiste con insomnio o algun otro trastorno del sueño entonces su tratamiento no es el correcto, o hace falta que se complemente con medidas no farmacológicas. Tome una cita con un psiquiatra actualizado, saludos!

¿Cómo saber si la amoxicilina está haciendo efecto?

Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a685001-es.html La amoxicilina se usa para tratar ciertas infecciones causadas por bacterias, como la neumonía, la bronquitis (infección de las vías respiratorias que van a los pulmones) y las infecciones de los oídos, la nariz, la garganta, las vías urinarias y la piel.

  1. También se usa en combinación con otros medicamentos para eliminar la H.
  2. Pylori, una bacteria que provoca úlceras.
  3. La amoxicilina pertenece a una clase de medicamentos llamados antibióticos similares a la penicilina.
  4. Su acción consiste en detener el crecimiento de las bacterias.
  5. Los antibióticos como la amoxicilina no actúan para combatir resfriados, influenza y otras infecciones virales.

Tomar antibióticos cuando no es necesario aumenta el riesgo de contraer una infección más adelante que se resista al tratamiento con antibióticos. La presentación de la amoxicilina es en tabletas, tableta masticable o suspensión (líquido) para tomar por vía oral.

Por lo general, se toma cada 12 horas (dos veces al día) o cada 8 horas (tres veces al día) con o sin alimentos. La duración de su tratamiento depende del tipo de infección que tenga. Tome la amoxicilina aproximadamente a las mismas horas todos los días. Siga atentamente las instrucciones de la etiqueta de su medicamento recetado, y pídale a su médico o a su farmacéutico que le explique cualquier cosa que no entienda.

Tome la amoxicilina exactamente como se lo indicaron. No tome una cantidad mayor ni menor del medicamento ni lo tome con más frecuencia de lo que indica la receta de su médico. Antes de usar la suspensión, agítela bien para mezclar el medicamento de forma uniforme.

  1. La suspensión puede colocarse directamente en la lengua del niño o añadirse a la fórmula, leche, zumo de frutas, agua, ginger ale o a otro líquido frío, y tomarse de inmediato.
  2. Debe triturar o masticar completamente las tabletas masticables antes de tragarlas.
  3. Trague las tabletas y cápsulas enteras con un vaso lleno de agua; no las mastique ni las triture.
You might be interested:  Conexion Como Instalar Un Termotanque Electrico

Deberá empezar a sentirse mejor durante los primeros días de tratamiento con amoxicilina. Si sus síntomas no mejoran, o empeoran, llame a su médico. Tome la amoxicilina hasta que termine la receta, incluso si se siente mejor. Si deja de tomar la amoxicilina demasiado pronto u omite algunas dosis, es posible que la infección no se trate por completo y que las bacterias se vuelvan resistentes a los antibióticos.

¿Por qué el antibiótico da sueño?

Cansancio – Habitualmente se afirma que los antibióticos pueden causar cansancio o somnolencia como sintomatología común al consumirlos, sin embargo, la causa directa no son los fármacos sino la infección que estamos tratando con ellos. Pero sí podría deberse a la destrucción de la microbiota intestinal, ya que evita que tu cuerpo pueda absorber ciertos nutrientes en el intestino.

¿Qué infecciones necesitan antibióticos y cuáles no?

¿Qué son los antibióticos? Son medicamentos que atacan a algunas bacterias y ayudan a combatir y curar las infecciones que causan. Actúan destruyendo las bacterias o impidiendo que se reproduzcan. Su buen uso puede salvar vidas. Pero pueden hacer más mal que bien cuando no se usan de la forma apropiada.

  1. En diversas partes de nuestro cuerpo (más en todo el aparato gastrointestinal, pero no sólo ahí) la presencia de una gran cantidad de bacterias y virus es normal y contribuyen de forma positiva al funcionamiento general del propio cuerpo.
  2. Bacterias, virus y nosotros mismos vivimos en un delicado equilibrio.

Cuando algún virus o bacteria ajena entra en nuestro cuerpo, nos infecta, altera ese equilibrio y puede producir enfermedad. Los antibióticos no solo actúan sobre los gérmenes causantes de la infección, pueden hacerlo, también, sobre los demás, dotándoles de nuevas capacidades como la de ser resistente al antibiótico.

  1. Por eso, antibióticos solo los justos, solo cuando son necesarios para curar una infección por bacterias sensibles al antibiótico.
  2. ¿Los antibióticos funcionan contra todas las infecciones? No.
  3. Tanto las bacterias como los virus causan infecciones, pero los antibióticos sólo funcionan contra las bacterias.

Los antibióticos no combaten las infecciones causadas por virus, como por ejemplo: resfriados, gripe, COVID-19 y la mayoría de las causas de tos y bronquitis, dolor de garganta y diarreas en general. Si un virus es la causa de una infección, tomar antibióticos es perjudicial.

Cada vez que una persona toma un antibiótico, aumenta las posibilidades de que las bacterias presentes en su cuerpo se hagan resistentes. Los antibióticos tomados por vía oral pueden modificar el equilibrio de la flora basteriana intestinal (una consecuencia potencialmente grave es la infección por Clostridium difficile, una bacteria ambiental que puede hacer mucho daño si crece en el tracto intestinal).

En el futuro, tal vez su hijo (o usted) podría contagiarse o diseminar una infección que ese antibiótico no pueda curar. ¿Qué puedo hacer en las infecciones por virus? No espere que los antibióticos curen estas enfermedades, ni siquiera que las mejoren, y tampoco que las prevengan.

Lo mejor que usted puede hacer es dejar que los resfriados y la gripe sigan su curso y solamente usar medicamentos para aliviar los síntomas intensos (por ejemplo, la fiebre y el malestar importantes). Un catarro puede durar de una a dos semanas sin que ello signifique que algo no va bien, es lo normal.

En el centro de salud pueden darle consejos sobre lo que usted puede hacer para aliviar sus síntomas mientras su cuerpo usa las defensas naturales contra el virus. A veces, la gripe o la COVID-19 se complican y presentan una infección bacteriana añadida que sí necesita antibióticos.

  1. Pero tomarlos antes, para tratar la gripe o la COVID-19, no solo no previene esta complicación, sino que puede dificultar su tratamiento.
  2. ¿Cuándo se necesitan antibióticos? La respuesta depende de qué es lo que está causando la infección.
  3. Su pediatra le indicará si debe tomar antibióticos.
  4. La tabla adjunta puede orientarle, pero haga sólo lo que le recomiende su pediatra.

No todas las infecciones causadas por bacterias se tratan con antibióticos (algunas se curan por sí mismas, de forma natural). Suelen necesitar antibióticos la infección de la garganta causada por el estreptococo A (pero no en la mayoría de los casos de dolor o infección de la garganta). ¿Qué efectos secundarios tienen los antibióticos? Los más importantes son las reacciones alérgicas y la facilitación de infecciones por bacterias resistentes. Esto para cualquier forma de administración del antibiótico. Cuando el antibiótico se toma por vía oral, además, puede causar trastornos gastrointestinales (diarrea, dolor de abdomen, etc.).

Usar bien los antibióticos ¿Puedo dejar de tomar el antibiótico cuando me siento mejor? No. Si su pediatra le receta un antibiótico a su hijo, asegúrese de que lo toma durante el tiempo que le ha indicado. Siga lo prescrito: dosis a tomar, número de veces al día y número de días, y si tiene alguna duda pregúntesela.

Esto disminuye la probabilidad de que queden bacterias en su cuerpo que podrían volverse resistentes a los antibióticos, Tampoco es conveniente alargar el tratamiento más allá del tiempo recomendado, ni siquiera con dosis más bajas de las prescritas.

Todo ello favorece el crecimiento de bacterias resistentes. Cada antibiótico necesita una pauta de uso concreta: unos necesitan ser tomados cada 8 o 12, otros funcionan con una toma al día. Los que se toman así, una vez al día, son más cómodos pero solo deben usarse cuando están indicados, y no sirven para la mayoría de las infecciones comunes (por favor, no los pida solo por su más cómoda forma de administración).

¿Qué más puedo hacer para evitar las infecciones? Usted también puede prevenir el contagio de infecciones por medio de una buena higiene. Se ha de lavar las manos con agua y jabón, sobre todo antes de comer o dar el pecho a un bebé, y después de ir al aseo o de ayudar a su hijo cuando va al aseo, después de cambiar el pañal, después de limpiar o sonarse la nariz o ayudar a su hijo a hacer esto mismo y después de tocar una mascota,

  1. Enseñe estos hábitos a sus hijos (el ejemplo es el mejor método),
  2. ¿Qué puede pasar si uso antibióticos por mi cuenta? Las bacterias pueden hacerse resistentes a los antibióticos cuando éstos se toman sin necesidad; esto ya está ocurriendo en nuestro medio.
  3. La presencia de bacterias resistentes es una amenaza real en todo el mundo (y en nuestro país de forma especial, pues el consumo indebido de antibióticos es elevado).

Debemos pensar que si nuestro hijo se ve afectado por bacterias resistentes sus posibilidades de curarse son menores; además existe un mayor riesgo de complicaciones. Esto puede llegar a ser un problema grave para algunas personas. ¿Qué se puede hacer para evitar la resistencia a los antibióticos?: utilizar bien los antibióticos,

Los antibióticos no son apropiados para cualquier tipo de infección; la mayoría de las infecciones infantiles se curan sin ellos. No pida que se le recete antibióticos si no los necesita, No tome antibióticos por su cuenta, sin la prescripción de un médico, No comparta los medicamentos con otras personas, no guarde medicamentos “sobrantes” para “otra ocasión” (en las farmacias puede depositar de forma segura los medicamentos sobrantes). Lavarse las manos es la mejor forma de evitar la trasmisión de muchas infecciones.

Si usted toma un antibiótico para combatir un virus: NO CURARÁ la infección, NO AYUDARÁ a que se sienta mejor, NO EVITARÁ que otros se contagien. ¿Dónde encontrar más información (en español) en Internet?

Decálogo del buen uso de los antibióticos, AEPap ( pdf descargable ) Fichas de información ciudadana sobre medicamentos, CEVIME Centro Vasco de Información de Medicamentos, (Puedes descargar en pdf: Antibióticos ) RECURSOS Familia y Salud : mira el vídeo: Antibióticos Medline Plus (Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.) Preguntas y respuestas sobre los antibióticos y sobre Lavado de las manos (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, EE.UU.)

¿Cómo levantar las defensas después de tomar antibióticos?

Una alimentación rica en vitaminas C, E y A, cítricos, jengibre. Además, llenar tu nevera y alacena de leche dorada y cúrcuma. Además de agua abundante, ejercicio y calma, mucha calma.

¿Qué pasa si me tomo el antibiótico 4 horas después?

Es de suma importancia respetar el horario de los medicamentos, ya que los fármacos deben administrarse en un intervalo determinado debido al tiempo que persisten en el organismo tras su toma. Debemos recordar que los efectos de un determinado medicamento dependen de la cantidad (concentración) que dicho fármaco alcanza en el organismo para su acción.

  1. ¿Qué pasa si tomamos una dosis antes o después de tiempo? Si tomas un fármaco cuando aún existen altas concentraciones del mismo en la sangre, evidentemente las concentraciones de esté aumentarán.
  2. Lo cual no se traduce en un aumento de los efectos beneficiosos, sino que podrían aparecer reacciones adversas.

Si por el contrario se administra el fármaco varias horas después de la hora indicada, se corre el riesgo de que durante el intervalo entre las dosis, los niveles que el fármaco alcanza en la sangre y en los tejidos sean inferiores a aquellos en los que ejerce su efecto beneficioso.

Desde los servicios médicos se han intensificado los esfuerzos por transmitir al paciente la importancia de que se responsabilice de su propio tratamiento farmacológico, consiguiendo de esta forma el máximo beneficio a la vez que se pueden disminuir los riesgos asociados (efectos secundarios, etc).

Para ello, es importante que la persona disponga de información suficiente y veraz que le permita tomar los fármacos prescritos correctamente.

¿Qué pasa si suspendo un antibiótico por un día?

Interrumpir el tratamiento con antibióticos produce resistencia y puede ser mortal. La resistencia hace que medicamento ya no tenga efectos en el paciente.

¿Qué es más fuerte la azitromicina o la amoxicilina?

Resultados el nivel de respuesta fue similar en ambos grupos terapéuticos, obteniéndose un porcentaje de curación o mejoría superior al 90 por ciento Azitromicina fue mejor tolerada y tuvo mejor cumplimiento que Amoxicilina/Ac clavulánico.

¿Cuántos días minimo se puede tomar antibióticos?

Disponible módulo formativo: Volumen 27 – Número 5. Saber más Puntos para una lectura rápida

• En los últimos años, la resistencia a los antibióticos se ha intensificado, y se ha convertido en una amenaza para la salud pública. • El consumo de antibióticos está directamente relacionado con el desarrollo de resistencias. • La presión selectiva de los antibióticos sobre las bacterias se incrementa a medida que se alarga la duración del tratamiento. • La duración de los tratamientos es uno de los aspectos que hay que tener en cuenta en la valoración de la idoneidad de la antibioticoterapia. • La disminución de la duración del tratamiento antibiótico es una de las estrategias clave de los programas de optimización del uso de antibióticos. • Los tratamientos cortos han demostrado ser eficaces, con menos efectos adversos y riesgo de selección de resistencias, además de ser más económicos y favorecer la adherencia al tratamiento. • El elevado consumo de antibióticos y el importante porcentaje de tratamientos inapropiados en la atención primaria ofrece una gran oportunidad para su optimización. • Gran parte de las infecciones atendidas a nivel de la atención primaria pueden ser tratadas con cursos de tratamientos antibióticos iguales o inferiores a 7 días. • Es necesario promover el cambio hacia la optimización de las duraciones de los tratamientos antibióticos lo más cortas posible, según la evidencia disponible. • Actualmente, no hay evidencia para indicar tratamientos cortos en pacientes con inmunosupresión, infecciones graves, infecciones quirúrgicas con mal control del foco o infecciones protésicas.

Palabras clave: Antibióticos Duración del tratamiento Resistencias Optimización del tratamiento. Texto completo Introducción Se estima que las infecciones causadas por bacterias resistentes arrojan un saldo de unas 33.000 muertes al año en Europa. En España, según los datos del Registro del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD), en el año 2016 murieron casi 3.000 personas como consecuencia de este tipo de infecciones 1,

La estimación según un reciente estudio español arroja cifras aún más alarmantes: las muertes atribuidas a infecciones por bacterias multirresistentes se calculan en 35.400 al año, cifra 30 veces superior a la de los accidentes de carretera 2, A esto se suma un coste añadido de 1.500 millones de euros anuales en la Unión Europea (UE), y alrededor de 150 millones de euros anuales a nivel español 1,

Son, además, infecciones más difíciles de tratar debido a la disminución o ausencia de antibióticos eficaces 3, Si se mantiene la tendencia y no se toman medidas urgentes al respecto, se prevé que la mortalidad anual alcanzará los 10.000.000 a nivel mundial y los 390.000 en Europa en el año 2050, colocándose por delante de las muertes atribuidas al cáncer 4,

Frente a este preocupante panorama han emergido una serie de estrategias encaminadas a luchar en contra de este fenómeno, entre las que se encuentra el desarrollo de los programas de optimización del uso de antimicrobianos (PROA, antibiotic stewardship programs en inglés), cuyo objetivo principal es mejorar los resultados clínicos de los pacientes con infecciones, minimizando los efectos adversos asociados a la utilización de antimicrobianos y garantizando la utilización de tratamientos coste-eficaces 5,

Una de las intervenciones clave de estos programas es promover la duración mínima indispensable de los tratamientos antibióticos para asegurar la resolución clínica con la menor carga de efectos indeseables, entre los que se cuentan la aparición y diseminación de resistencias y la diarrea por Clostridium difficile 5–7,

Consumo de antibióticos y desarrollo de resistencias El proceso natural de evolución de las bacterias contempla el desarrollo de mecanismos de resistencia que se ven incrementados por la presión selectiva que ejercen los antibióticos. La sobreutilización de los antibióticos se ha relacionado claramente con la aparición de resistencias, no solo a nivel global, sino también a nivel individual 8,

Una revisión sistemática y metaanálisis de estudios en pacientes de atención primaria mostró que el uso de antibióticos se asocia a la aparición de resistencias al menos durante los primeros 12 meses postratamiento, una relación que es más fuerte en los primeros 2 y 3 meses 9,

Actualmente, la aparición y evolución de las resistencias no es solo un problema a nivel hospitalario. Cada vez es más frecuente la detección de microorganismos resistentes en la comunidad y la identificación de personas sanas como reservorios de bacterias resistentes 10, España es uno de los países del mundo con mayor consumo de antibióticos a nivel mundial y europeo 11,12,

En 2017 se situaba como el segundo consumidor europeo a nivel comunitario, por detrás de Chipre, y en primer lugar si se incluyen datos de consumo hospitalario 12 ( fig.1 ). Este elevado consumo se acompaña de tasas de resistencia superiores en los países del sur y este de Europa con respecto a los países del norte 13 ( fig.2 ).

En el ámbito de la atención primaria se realizan del 80% al 90% de las prescripciones de antibióticos, y se estima que el 50% de estas son inapropiadas, bien sea por indicación, selección, dosis y/o duración del tratamiento 12,14, de manera que tenemos una gran oportunidad para optimizar los tratamientos.

En nuestro país, una de cada tres consultas a los médicos de familia está relacionada con posibles enfermedades infecciosas y el 75-85% de las prescripciones de antibióticos se utilizan en enfermedades respiratorias 15, La disminución de la exposición global a los antibióticos es una de las piedras angulares de la lucha en contra de las resistencias antimicrobianas.

A nivel de la atención sanitaria, las estrategias para conseguirlo pasan por evitar tratamientos innecesarios y acortar las duraciones de los tratamientos antibióticos, disminuyendo así la presión selectiva sobre las bacterias 5,6,16, Pero. ¿es posible acortar el tratamiento antibiótico? Curiosamente, las duraciones tradicionales de los tratamientos antibióticos se han fijado en 7 días o sus múltiplos –14, 28 días.–, no siempre basándose en la evidencia.

La elección de este período ha venido influenciada por los 7 días que dura 1 semana y que algún experto ha denominado “las unidades de Constantino”, en alusión al establecimiento de la duración de la semana de 7 días por el Emperador Constantino el Grande en el año 321 a.C.17,

La propuesta de reducción de las duraciones de los tratamientos antibióticos se basa, por un lado, en el rápido efecto de los antibióticos (clínicamente visible en los primeros 3-4 días y con una eficacia máxima a los 5-8 días del inicio) y, por otro, en el hecho de que la selección de mutantes resistentes comienza a partir de los 3-4 días del inicio del tratamiento y se incrementa a medida que aumenta el tiempo de exposición 6,

Actualmente hay suficiente evidencia que apoya el uso de tratamientos cortos en diferentes tipos de infecciones 6, La comparación de tratamientos antibióticos cortos frente a los tratamientos estándar en pacientes adultos hospitalizados arrojó porcentajes similares de curación clínica y microbiológica, mortalidad y recaída, con la ventaja de que los pacientes con tratamientos cortos presentaron un 9% menos de riesgo de desarrollar infecciones por microorganismos multirresistentes.

Las infecciones incluidas en esta revisión sistemática y metaanálisis fueron la neumonía adquirida en la comunidad, neumonía asociada a ventilación mecánica, infección del tracto urinario e infección intrabdominal 18, Los mismos resultados se observaron en la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), la otitis media aguda, la sinusitis bacteriana aguda, la cistitis y la pielonefritis en el ámbito de la atención primaria en una revisión de revisiones sistemáticas 19,

A igualdad de eficacia clínica, estos tratamientos presentan menos efectos adversos y riesgo de selección de resistencias, son más económicos y tienen el potencial de favorecer la adherencia al tratamiento 20, A continuación, comentaremos la duración reducida de antibióticos en las infecciones más prevalentes en atención primaria.

Faringoamigdalitis aguda (FA): en esta infección tiene una gran importancia, a la hora de decidir iniciar tratamiento antibiótico, diferenciar si la infección está causada por Streptococcus pyogenes o por virus. Esta decisión en ocasiones no debe estar basada solo en síntomas y signos clínicos que pueden ser poco discriminativos.

Las pruebas rápidas de detección de antígeno “point-of-care” tienen una sensibilidad y especificidad elevadas y son muy útiles en niños de más de 3 años con evidencia clínica de FA y ausencia de signos y síntomas de infección vírica 21, El antibiótico de elección es amoxicilina oral y en alérgicos, una cefalosporina de primera generación (reacción no anafiláctica) o clindamicina, claritromicina o azitromicina.

La duración del tratamiento de la FA se ha establecido en 10 días, para evitar la colonización persistente y el riesgo de complicaciones como la fiebre reumática, excepto para la azitromicina que se establece en 5 días 22,23, Sinusitis aguda: la sinusitis aguda es generalmente una complicación de una infección vírica de las vías respiratorias altas que se presenta en el 5-10% de los casos en niños pequeños y en el 1-2% de las que afectan a los adultos.

El tratamiento es amoxicilina a dosis altas, asociada o no a ácido clavulánico. La duración del tratamiento, si la evolución es correcta, se establece en 5 días en adultos y 10 días en niños 23–25, Otitis media aguda (OMA): la otitis media con exudado (OME) es una entidad que puede producirse después de un episodio de OMA o como consecuencia de una disfunción de la trompa de Eustaquio secundaria a una infección del tracto respiratorio superior.

  1. Así mismo, la OME puede predisponer al desarrollo de una OMA.
  2. Dado que la OME no requiere tratamiento antibiótico, es muy importante diferenciar clínicamente ambas entidades a la hora de evitar el uso inadecuado de los antibióticos.
  3. La OMA tiene una elevada tasa de curación espontánea y un riesgo muy bajo de complicaciones, por lo que en la mayoría de los niños con OMA leve, lo más adecuado es la visita diferida y únicamente tratar si los síntomas persisten o empeoran a las 48-72 horas.
You might be interested:  Como Calmar El Dolor De Vesícula En Casa

Está indicado el tratamiento antibiótico en niños menores de 2 años y especialmente en menores de 6 meses por el riesgo de complicaciones y recidiva, en OMA severa (fiebre ≥ 39 °C y/u otalgia intensa) y OMA con otorrea. El tratamiento de elección en los cuadros leves es amoxicilina y en los severos o en niños menores de 6 meses, amoxicilina-ácido clavulánico.

  1. Si fracasa el tratamiento anterior, el antibiótico de elección es ceftriaxona intramuscular durante 3 días.
  2. En casos de alergia a la penicilina sin reacción anafiláctica, el tratamiento es cefuroxima o si existe el antecedente de reacción anafiláctica (tipo 1): azitromicina o claritromicina.
  3. La duración del tratamiento se establece en 7-10 días en menores de 2 años, OMA severa o recurrencias y de 5 a 7 días en los mayores de 2 años y OMA leve-moderada 26,

Neumonía adquirida en la comunidad: una de las patologías en las que se debe reducir de forma sustancial el consumo de antibióticos es en la NAC. A menudo se tratan infecciones víricas con este pretexto y frecuentemente la duración de la antibioticoterapia en las que sí la requieren supera las recomendaciones establecidas.

Una revisión sistemática no mostró diferencias al comparar pautas cortas de 3-7 días con las superiores a los 7 días en el tratamiento de la NAC 27, En un ensayo clínico controlado y aleatorizado que incluía también neumonías graves se demostró que el tratamiento intravenoso con amoxicilina durante 3 días era tan eficaz como la pauta de 8 días 28,

Basándose en ello, las guías de la Infectious Diseases Society of America (IDSA) recomiendan una duración de 5 días si el paciente resta apirético desde 48 horas antes y estable hemodinámicamente 29, En definitiva, la NAC del adulto puede ser tratada durante 5 días en gran parte de los casos 20,

La presencia de neumonía bacteriémica por Staphylococcus aureus, empiema, absceso pulmonar, neumonía necrosante o Legionella puede requerir un tratamiento más prolongado. Exacerbación de la EPOC: el tratamiento antibiótico no está recomendado para todos los pacientes con exacerbación, ya que su etiología no está siempre relacionada con una infección bacteriana.

Es necesario valorar tanto la gravedad del episodio como las características de la presentación clínica que identifiquen síntomas y signos que sugieran la presencia de infección bacteriana 30, Clásicamente se han utilizado los criterios de Anthonisen 31 (disnea, incremento del volumen del esputo o de su purulencia) para decidir la instauración de la antibioticoterapia.

  • La presencia de estos tres síntomas cardinales son indicación de tratamiento antibiótico.
  • La duración de tratamiento antibiótico recomendada es entre 5 y 7 días.
  • Una revisión sistemática de 10 ensayos aleatorizados demostró que tratamientos de 7 días o menos, en comparación con mayor número de días, no provocó mayor fracaso terapéutico 32,

En el caso de infección por Pseudomonas aeruginosa, el tratamiento puede prolongarse hasta 10-14 días 30, Bacteriuria asintomática: a través de los PROA se ha detectado que el tratamiento de la bacteriuria asintomática contribuye de manera importante al uso inapropiado de los antimicrobianos 8,

  1. La evidencia muestra beneficio en el tratamiento de la bacteriuria asintomática en mujeres embarazadas (durante 4-7 días o con una dosis única de fosfomicina trometamol 3 g) y en pacientes sometidos a manipulación urológica con alto riesgo de sangrado de la mucosa, previo al procedimiento 8,33,34,
  2. Cistitis: a nivel global, la cistitis aguda no complicada es una de las causas más comunes de prescripción de antimicrobianos y es el tipo más frecuente de infección del tracto urinario (ITU) 35,

La eficacia de las pautas cortas de tratamiento ha sido ampliamente demostrada en cistitis aguda no complicada en mujeres, estableciéndose la recomendación de tratamiento entre 1 y 5 días, en función del antibiótico utilizado. La fosfomicina trometamol 3 g en dosis única o la nitrofurantoína durante 5 días son de elección 34–36,

Sin embargo, en presencia de factores que puedan complicar la infección (inmunosupresión, embarazo, ITU en hombres, alteraciones urológicas, evolución lenta) se recomienda tratamientos más largos, de al menos 7 días 33,34, En el caso de mujeres diabéticas controladas y sin alteraciones urológicas se podrían utilizar pautas cortas de infecciones no complicadas 35–37,

En el caso de este tipo de infección en hombres, sin otros factores de complicación, dos estudios observacionales recientes sugieren que tratamientos de más de 7 días no reducen el riesgo de recurrencia 7,38, Actualmente está en marcha un ensayo clínico aleatorizado con la intención de comparar el beneficio clínico de pautas de 7 días con las de 14 días, que arrojará una evidencia más sólida en este grupo poblacional 38,

Pielonefritis: la eficacia clínica y microbiológica de los tratamientos de 7 días o menos para la pielonefritis aguda (PNA), con o sin bacteriemia, fue comparable a la de los tratamientos de más de 7 días, excepto en el subgrupo de pacientes con alteraciones urogenitales, en los que la eficacia microbiológica fue ligeramente superior en los tratamientos más largos, según una revisión y metaanálisis de 8 ensayos clínicos aleatorizados 39,

En las guías, las duraciones de los tratamientos varían según el antibiótico utilizado: 5-7 días para quinolonas (levofloxacino, ciprofloxacino), 7-10 días para cefalosporinas y amoxicilina/clavulánico, 10-14 días para cotrimoxazol 33,34,40, No hay estudios controlados de cotrimoxazol con duraciones inferiores a 14 días, pero en la práctica clínica se ha visto que, en caso de respuesta clínica adecuada, 10 días serían suficientes 34,

Un ensayo clínico reciente mostró que, en pacientes hombres y mujeres no embarazadas ingresados por pielonefritis (excluyendo pacientes con sepsis, abscesos, prostatitis, ITU recurrente o asociada a sonda vesical u obstrucción del tracto urinario) y con evolución clínica favorable, el tratamiento durante 7 días resultó ser no inferior al de 14 días, con re-gímenes que no incluían fluorquinolonas 41,

En el caso de -infecciones complicadas graves y con lenta respuesta al tratamiento podrían ser necesarios tratamientos más prolongados, probablemente a nivel hospitalario 33,34, ITU asociada a sonda vesical: se recomienda una duración de 7 días en caso de resolución rápida de los síntomas y evolución favorable (o 5 días de levofloxacino).

En mujeres con ITU inferior tras la retirada de la sonda considerar solo 3 días de tratamiento o una dosis única de fosfomicina trometamol 3 g 34, Se debe recordar que la presencia de piuria aislada no es indicador de infección, y no debe ser criterio de inicio de tratamiento antibiótico. Tampoco la turbidez y el olor de la orina deben usarse para diferenciar entre bacteriuria asintomática e infección 33,

Prostatitis aguda: las guías europeas recomiendan una duración mínima de 2 semanas, que se alargarán hasta 4 semanas en función de la resolución de los síntomas. Las quinolonas y el cotrimoxazol son los antibióticos que presentan mejor perfil respecto a la penetración en la próstata, pero su uso empírico está limitado por las resistencias.

  • Se podría iniciar el tratamiento con cefuroxima, y en función del antibiograma del urocultivo cambiar a ciprofloxacino o cotrimoxazol 33,42,
  • Celulitis y erisipela: la duración de la terapia es otra fuente de preocupación en muchas infecciones relacionadas con tratamientos indebidamente prolongados.
  • El tratamiento en caso de celulitis o erisipela no complicadas deberá mantenerse durante 5 días.

En casos de formas graves o extensas deberá ampliarse la duración entre 14 y 21 días 43,44, Abscesos y forúnculo: el tratamiento de elección en el caso de los abscesos y furúnculos en las formas leves es la incisión y desbridamiento, sin requerir tratamiento antibiótico.

En el caso de los abscesos múltiples o recurrentes, edades extremas o signos de infección sistémica, se recomienda después de obtener material para cultivo, el inicio de tratamiento antibiótico durante 5-10 días 44, En la Tabla 1 se detalla la duración recomendada del tratamiento antibiótico y la pauta de elección para algunas de las infecciones más comunes en atención primaria.

Se debe tener en cuenta que, según la evidencia actual, hay situaciones en las que los tratamientos cortos pueden no ser adecuados: pacientes con inmunosupresión grave, infecciones graves o producidas por bacterias multirresistentes, control inadecuado del foco de la infección, pacientes con infección protésica, acceso inadecuado del antibiótico al lugar de la infección o en pacientes con una lenta evolución clínica 6,

Traslado de la evidencia a la práctica clínica La duración del tratamiento antibiótico es uno de los aspectos que determina su idoneidad. A pesar de la evidencia disponible y de la inclusión en las guías, la aplicación en la práctica clínica de tratamientos antibióticos reducidos sigue siendo un desafío.

Se han identificado diversas causas que no favorecen la implantación de las duraciones más cortas, entre las que se encuentran: a ) la creencia de que la prolongación de la terapia es más segura y actúa en contra de la aparición de resistencias 20,45 ; b ) la falta de formación para la promoción y seguimiento del uso de terapias más cortas 46 ; c ) la falta de conocimiento de las guías, sensación de que no se ajustan al cuidado individualizado del paciente y escepticismo respecto a algunas recomendaciones de las mismas 47 ; d ) el desconocimiento de los pacientes respecto a los antibióticos, y e ) el miedo de los prescriptores a ser culpado de los malos resultados clínicos 48,

Curiosamente, un estudio retrospectivo de cohortes mostró que los médicos de familia con más años en el ejercicio de la profesión prescriben tratamientos más largos, con la probable explicación de que se formaron en un momento en el que no había evidencia de tratamientos cortos y no se pensaba en el acuciante problema de las resistencias como una prioridad 49,

Existen diversas estrategias para promover duraciones de tratamiento efectivo lo más cortas posible. Se recomienda que la duración se especifique en las guías y/o protocolos utilizados en nuestro entorno y es imprescindible incluir su abordaje en las actividades formativas 50,

  • Se ha identificado que la recomendación de un rango de días (p.
  • Ej., 5-7 días), en lugar de la duración más baja posible correspondiente (5 días en este caso), favorece la elección por el prescriptor de un número intermedio o el mayor número del rango, lo que conlleva duraciones más largas 51,
  • Es imprescindible abordar la optimización de las duraciones de los tratamientos antibióticos en las actividades e intervenciones formativas, las cuales deben ir asociadas a asesorías/auditorías con feedback para aumentar su efectividad 50,

A nivel de la atención primaria es importante que la formación se dirija no solo a los médicos prescriptores, sino también a los pacientes, para poder trabajar con ellos de manera conjunta el conocimiento de la acción de los antibióticos y de la importancia de limitar su uso al estrictamente necesario 45,

A diferencia del ámbito hospitalario, a nivel de la atención primaria se dificulta el seguimiento de la duración de los tratamientos. De hecho, el Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN) incluye indicadores de consumo de antibióticos a nivel de la atención primaria, pero no incluye indicadores relacionados específicamente con la duración del tratamiento 52,

No obstante, una de las propuestas del PRAN 2019-2021 es revisar el formato actual de los envases de los antibióticos y fomentar el uso de los formatos que se adecúen a la duración mínima recomendada de tratamiento 1, Sería interesante disponer de programas automatizados de soporte a la decisión clínica, integrados en las estaciones de trabajo, que propusieran automáticamente la duración recomendada en función de la indicación y las características del paciente 50,

  1. También, como mejora en la calidad de la prescripción, se recomienda dejar constancia en la historia clínica del paciente de la indicación y duración prevista del tratamiento 53,
  2. ¿Hacia dónde vamos? La duración óptima de los tratamientos debería plantearse de manera individualizada en función de la evolución clínica del paciente, y no como un rango fijo y estricto de duración, aunque este enfoque se dificulte a nivel de atención primaria 45,

En los próximos años veremos aumentar la evidencia respecto a la duración del tratamiento antibiótico de diferentes infecciones, con diseños de estudios pensados específicamente para establecer la duración óptima en función de la respuesta del paciente 16,54,

  • Bibliografía Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN) 2019-2021,
  • Disponible en http://www.resistenciaantibioticos.es/es/publicaciones/plan-nacional-frente-la-resistencia-los-antibioticos-pran-2019-2021.
  • Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

Registro hospitalario de pacientes afectados por las resistencias bacterianas, Disponible en https://seimc.org/contenidos/noticias/2018/seimc-Registro_de_Pacientes_BMR.pdf Organización Mundial de la Salud OMS Resistencia a los antibióticos. Nota de prensa,

  1. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/resistencia-a-los-antibi%C3%B3ticos J. O’Neill.
  2. Review on Antimicrobial Resistance.
  3. Antimicrobial Resistance: Tackling a Crisis for the Health and Wealth of Nations.J.
  4. Rodriguez-Baño, J.R.
  5. Paño-Pardo, L.
  6. Álvarez-Rocha, Á.
  7. Asensio, E. Calbo, E.

Cercdenado, et al, Programas de optimización de uso de antimicrobianos (PROA) en hospitales españoles: documento de consenso GEIH-SEIMC. SEFH y SEMPSPH. Farm Hosp., 36 (2012), J. Pasquau, E.S. de Jesus, S. Sadyrbaeva, P. Aznarte, C. Hidalgo-Tenorio. The Reduction in Duration of Antibiotic Therapy as a Key Element of Antibiotic Stewardship Programs.

J Antimicro., 1 (2015), pp.1 D.M. Drekonja, T.S. Rector, A. Cutting, J.R. Johnson. Urinary tract infection in male veterans: treatment patterns and outcomes. JAMA Intern Med., 173 (2013), pp.62-68 L.E. Nicolle, K. Gupta, S.F. Bradley, R. Colgan, G.P. DeMuri, D. Drekonja, et al, Clinical Practice Guideline for the Management of Asymptomatic Bacteriuria: 2019 Update by the Infectious Diseases Society of America.

Clin Infect Dis., 68 (2019), pp. e83-e110 C. Costelloe, C. Metcalfe, A. Lovering, D. Mant, A.D. Hay. Effect of antibiotic prescribing in primary care on antimicrobial resistance in individual patients: systematic review and meta-analysis. BMJ., 340 (2010), pp.

C2096 Y. Mo, I. Seah, P.S.P. Lye, X.L.J. Kee, K.Y.M. Wong, K.K.K. Ko, et al, Relating knowledge, attitude and practice of antibiotic use to extended-spectrum beta-lactamase-producing Enterobacteriaceae carriage: results of a cross-sectional community survey. BMJ Open., 9 (2019), pp. e023859 The Center for Disease Dynamics Economics & Policy.

Resistance Map: Antibiotic use, Disponible en: https://resistancemap.cddep.org/AntibioticUse.php European Centre for Disease Prevention and Control. Antimicrobial consumption. En: ECDC. Annual epidemiological report for 2017. European Centre for Disease Prevention and Control.

Surveillance of antimicrobial resistance in Europe – Annual report of the European Antimicrobial Resistance Surveillance Network (EARS-Net) 2017. Antibiotic Prescribing and Use in Doctor’s Offices – CDC, Disponible en: https://www.cdc.gov/antibiotic-use/community/programs-measurement/measuring-antibiotic-prescribing.html Médicos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) expertos en enfermedades infecciosas, a favor de la implantación de programas de optimización de antimicrobianos (PROA) en Atención Primaria.

Nota de prensa L.B. Rice. The Maxwell Finland Lecture: for the duration-rational antibiotic administration in an era of antimicrobial resistance and clostridium difficile. Clin Infect Dis., 46 (2008), pp.491-496 B. Spellberg. The Maturing Antibiotic Mantra: “Shorter Is Still Better”.

  1. J Hosp Med., 13 (2018), pp.361-362 S.
  2. Royer, K.M.
  3. DeMerle, R.P.
  4. Dickson, H.C. Prescott.
  5. Shorter Versus Longer Courses of Antibiotics for Infection in Hospitalized Patients: A Systematic Review and Meta-Analysis.
  6. J Hosp Med., 13 (2018), pp.336-342 E.
  7. Dawson-Hahn, M.
  8. Sharon, I.
  9. Onakpoya, N.
  10. Roberts, M.
  11. Ronman, C.C.
You might be interested:  Como Compartir Un Video De Youtube En Instagram

Butler, et al, Short-course versus long-course oral antibiotic treatment for infections treated in outpatient settings: a review of systematic reviews. Fam Pract., 34 (2017), pp.511-519 A. Uranga, P.P. España, A. Bilbao, J.M. Quintana, I. Arriaga, M. Intxausti, et al,

  1. Duration of antibiotic treatment in community-acquired pneumonia: a multicenter randomized clinical trial.
  2. JAMA Internal Med, 176 (2016), pp.1257-1265 J.F. Cohen, R. Cohen, P. Bidet, A. Elbez, C.
  3. Levy, P.M.
  4. Bossuyt, et al,
  5. Efficiency of a clinical prediction model for selective rapid testing in children with pharyngitis: A prospective, multicenter study.

PLoS One., 12 (2017), pp. e0172871 S.T. Shulman, A.L. Bisno, H.W. Clegg, M.A. Gerber, E.L. Kaplan, G. Lee, et al, Clinical practice guideline for the diagnosis and management of group A streptococcal pharyngitis: 2012 update by the Infectious Diseases Society of America.

Clin Infect Dis., 55 (2012), pp. e86-e102 L. Zeng, L. Zhang, Z. Hu, E.A. Ehle, Y. Chen, L. Liu, et al, Systematic Review of Evidence-Based Guidelines on Medication Therapy for Upper Respiratory Tract Infection in Children with AGREE Instrument. PLoS One., 9 (2014), pp. e87711 A.W. Chow, M.S. Benninger, I. Brook, J.L.

Brozek, E.J.C. Goldstein, A. Lauri, et al, IDSA clinical practice guideline for acute bacterial rhinosinusitis in children and adults. Clin Infect Dis., 54 (2012), pp. e72-e112 M. Méndez, C. Rodrigo. Sinusitis aguda. Celulitis periorbitària. Aso-ciación Española de Pediatría, (2009), A.S.

  • Lieberthal, A.E.
  • Carroll, T.
  • Chonmaitree, T.G.
  • Ganiats, A.
  • Hoberman, M.A.
  • Jackson, et al,
  • The Diagnosis and Management of Acute Otitis Media.
  • Pediatrics., 131 (2013), pp.
  • E964-e999 J.Z. Li, L.G.
  • Winston, D.H. Moore, S. Bent.
  • Efficacy of short-course antibiotic regimens for community-acquired pneumonia: a meta-analysis.

Am J Med., 120 (2007), pp.783-790 R. El Moussaoui, C.A. de Borgie, P. van den Broeck, W.N. Hustinx, P. Bresser, G.E. van den Berk, et al, Effectiveness of discontinuing antibiotic treatment after three days versus eight days in mild to moderate-severe community-acquired pneumonia: randomised, double blind study.

BMJ., 332 (2006), pp.1355-1360 L.A. Mandell, R.G. Wunderink, A. Anzueto, J.G. Bartlett, G.D. Campbell, N.C. Dean, et al, Infectious Diseases Society of America/American Thoracic Society consensus guidelines on the management of community-acquired pneumonia in adults. Clin Infect Dis., 44 (2007), pp. S27-S72 J.

González Del Castillo, F.J. Candel, J. de la Fuente, F. Gordo, F.J. Martín-Sánchez, R. Menéndez, et al, Integral approach to the acute exacerbation of chronic obstructive pulmonary disease. Rev Esp Quimioter., 31 (2018), pp.461-484 N.R. Anthonisen, J. Manfreda, C.P.

  1. Warren, E.S.
  2. Hershfield, G.K.
  3. Harding, N.A. Nelson.
  4. Antibiotic therapy in exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease.
  5. Ann Intern Med., 106 (1987), pp.196-204 M.
  6. Stolbrink, J.
  7. Amiry, J.D. Blakey.
  8. Does antibiotic treatment duration affect the outcomes of exacerbations of asthma and COPD?.
  9. A systematic review.

Chron Respir Dis., 15 (2018), pp.225-240 R.R. Bonkat (Chair), F. Bartoletti, T. Bruyère, S.E. Cai, B. Geerlings, S. Köves, et al, Guidelines Associates: T. Mezei, A. Pilatz, B. Pradere, R. Veeratterapillay. Guidelines of European Association of Urology: Urological Infections.M.

De Cueto, L. Aliaga, J.I. Alós, A. Canut, I. Los-Arcos, J.A. Martínez, et al, Executive summary of the diagnosis and treatment of urinary tract infection: Guidelines of the Spanish Society of Clinical Microbiology and Infectious Diseases (SEIMC). Enferm Infecc Microbiol Clin., 35 (2017), pp.314-320 L. Grigoryan, B.

Trautner, K. Gupta. Diagnosis and management of urinary tract infections in the outpatient setting. JAMA., 312 (2014), pp.1677-1684 K. Gupta, T.M. Hooton, K.G. Naber, B. Wullt, R. Colgan, L.G. Miller, et al, International clinical practice guidelines for the treatment of acute uncomplicated cystitis and pyelonephritis in women: A 2010 Update by the Infectious Diseases Society of America and the European Society for Microbiology and Infectious Diseases.

  1. Clin Infect Dis., 52 (2011), pp.
  2. E103-e120 L.
  3. Grygorian, R.
  4. Zoorob, H. Wang, M.
  5. Horsfield, K.
  6. Gupta, B.W. Trautner.
  7. Less workup, longer treatment, but no clinical benefit observed in women with diabetes and acute cystitis.
  8. Diabetes Res Clin Pract., 129 (2017), pp.197-202 G.J.
  9. Germanos, B.W.
  10. Trautner, R.J.
  11. Zoorob, J.L.

Salemi, D. Drekonja, K. Gupta, et al, No Clinical Benefit to Treating Male Urinary Tract Infection Longer Than Seven Days: An Outpatient Database Study. Open Forum Infect Dis., 6 (2019), pp. ofz216 N. Eliakim-Raz, D. Yahav, M. Paul, L. Leibovici. Duration of antibiotic treatment for acute pyelonephritis and septic urinary tract infection– 7 days or less versus longer treatment: systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials.

  • J Antimicrob Chemother., 68 (2013), pp.2183-2191 NICE guideline (NG111).
  • Pyelonephritis (acute): antimicrobial prescribing,
  • Disponible en: https://www.nice.org.uk/guidance/ng111 P.
  • Rudrabhatla, S.
  • Deepanjali, J.
  • Mandal, R.P.
  • Swaminathan, T.
  • Adhiravan.
  • Stopping the effective non-fluoroquinolone antibiotics at day 7 vs continuing until day 14 in adults with acute pyelonephritis requiring hospitalization: A randomized non-inferiority trial.

PLoS One., 13 (2018), pp. e0197302 NICE guideline (NG110). Prostatitis (acute): antimicrobial prescribing, Disponible en: https://www.nice.org.uk/guidance/ng110 D.L. Stevens, A.L. Bisno, H.F. Chambers, E. Patchen Dellinger, E.J.C. Goldstein, S.L. Gorbach, et al,

  • Practice guidelines for the diagnosis and management of skin and soft tissue infections: 2014 update by the Infectious Diseases Society of America.
  • Clin Infect Dis., 59 (2014), pp.
  • E10-e52 Treatment guide for skin & soft tissue infections.
  • Spanish Chemotherapy Society, Spanish Internal Medicine Society.

Spanish Association of Surgeons. Rev Esp Quimioter., 19 (2006), pp.378-394 M.J. Llewelyn, J.M. Fitzpatrick, E. Darwin, S. Tonkin-Crine, C. Gorton, J. Paul, et al, The antibiotic course has had its day. BMJ., 358 (2017), pp. j3418 S. Posillico, B.T. Young, H.A. Ladhani, B.M.

  1. Zosa, J.A. Claridge.
  2. Current Evaluation of Antibiotic Usage in Complicated Intra-Abdominal Infection after the STOP IT Trial: Did We STOP IT?.
  3. Surg Infect., 20 (2019), pp.184-191 D.
  4. Livorsi, A.M.
  5. Comer, M.S.
  6. Matthias, E.N.
  7. Perencevich, M.J. Bair.
  8. Barriers to guideline-concordant antibiotic use among inpatient physicians: A case vignette qualitative study.

J Hosp Med., 11 (2016), pp.174-180 A. Zhuo, M. Labbate, J.M. Norris, G.L. Gilbert, M.P. Ward, B. Bajorek, et al, Opportunities and challenges to improving antibiotic prescribing practices through a One Health approach: results of a comparative survey of doctors, dentists and veterinarians in Australia.

BMJ Open., 8 (2018), pp. e020439 C.I. Fernandez-Lazaro, K.A. Brown, B.J. Langford, N. Daneman, G. Garver, K.L. Schwartz. Late-career Physicians Prescribe Longer Courses of Antibiotics. Clin Infect Dis., (2019), T.F. Barlam, S.E. Cosgrove, L.M. Abbo, C. MacDougall, A.N. Schuetz, E.J. Septimus, et al, Implementing an Antibiotic Stewardship Program: Guidelines by the Infectious Diseases Society of America and the Society for Healthcare Epidemiology of America.

Clin Infect Dis., 62 (2016), pp. e51-e77 G. Macheda, O.J. Dyar, A. Luc, B. Beovic, G. Béraud, B. Castan, et al, ESGAP and SPILF Are infection specialists recommending short antibiotic treatment durations? An ESCMID international cross-sectional survey. J Antimicrob Chemother., 73 (2018), pp.1084-1090 Indicadores de uso de antibióticos en Atención Primaria.

Línea estratégica I: Vigilancia / Salud Humana. Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), Disponible en: http://www.resistenciaantibioticos.es/es/system/files/content_images/indicadores_uso_antibioticos_ap.pdf H.L. Wilson, K. Daveson, C.B. Del Mar. Optimal antimicrobial duration for common bacterial infections.

Aust Prescr., 42 (2019), pp.5-9 K.B. Pouwels, M. Yin, C.C. Butler, B.S. Cooper, S. Wordsworth, A.S. Walker, et al, Optimising trial designs to identify appropriate antibiotic treatment durations. BMC Med., 17 (2019), pp.115 Guía de terapéutica antimicrobiana del Área Aljarafe.

¿Qué es más peligroso un virus o una bacteria?

Virus o bacteria, la competición por el puesto del más peligroso – Ahí afuera acechan todo tipo de organismos que no podemos ver y que están dispuestos a acabar con nosotros solo por su supervivencia. Pero no hace falta formar parte de los seres vivos para suponer una verdadera amenaza para nuestra salud.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿quién cuenta con las mejores armas para hacernos daños? ¿Los virus o las bacterias? ¿Qué es más peligroso? ¿Qué es un virus y qué una bacteria? Antes de continuar es imprescindible entender cuál es la diferencia entre ambos, ¿verdad? Como, si no, vamos a entenderlos.

Existe una diferencia fundamental entre estos dos conceptos: las bacterias forman parte de los seres vivos. Los virus no, Efectivamente, a pesar de su increíble capacidad de actuar, los virus no están vivos, ni tienen voluntad, por decirlo de alguna manera, de hacer lo que hacen.

  1. Los virus no son más que moléculas muy complejas programadas para hacer lo que hacen, y solo eso: reproducirse.
  2. Lo hacen no porque quieran, sino porque su forma química y física está diseñada para ello.
  3. No pueden hacer otra cosa.
  4. Por el contrario, las bacterias sí que están vivas: se reproducen, se alimentan y se relacionan con el medio.

Disponen de opciones para enfrentarse a los peligros y reaccionan ante los estímulos.

Los virus no son más que moléculas muy complejas programadas para hacer lo que hacen, y solo eso: reproducirse

A su rudimentaria manera, “deciden” cómo sobrevivir. Los virus no. Por otro lado, mientras que los virus son moléculas más o menos complejas, las bacterias son mucho, mucho más grandes, ya que están compuestas de manera celular (con miles de millones de moléculas). Como Saber Si Un Antibiótico Esta Haciendo Efecto ¿Por qué querrían los microorganismos o virus hacernos daño? En realidad, su virulencia solo es una consecuencia de sus limitaciones. Tantos los virus como las bacterias patógenas necesitan de algún componente esencial para poder reproducirse o sobrevivir.

  1. En realidad no “quieren” hacernos daño, pero necesitan, por ejemplo, nuestra maquinaria celular para poder reproducirse.
  2. Al secuestrar dicha maquinaria la célula deja de funcionar adecuadamente y muere.
  3. El proceso hace que aparezcan más “microbios” que, a su vez, secuestran más células.
  4. Este proceso provoca una serie muy compleja de reacciones que nosotros percibimos como un daño, una enfermedad.

Desde la reacción para controlar la infección al propio tejido que desaparece como consecuencia de la acción de los virus y las bacterias, el conjunto nos hace sentir dolor, fiebre, malestar o, si esto ocurre en un órgano, cosas aún peores. Nuestro cuerpo ha evolucionado a lo largo de los milenios para desarrollar un sistema de defensa capaz de identificar y contrarrestar a estos “microbios”.

Además, este sistema aprende de una infección para que no vuelva a ocurrir. Es lo que conocemos como sistema inmunitario, una de las maravillas más sofisticadas de la evolución. Pero este no es infalible, porque tanto virus como bacterias evolucionan a su vez, para continuar reproduciéndose. Los factores a tener en cuenta son.

Todavía no hemos abordado la pregunta: ¿qué es más peligroso, un virus o una bacteria? La respuesta depende de varios factores: su capacidad infectiva, su virulencia y su capacidad de transmisión. También es importante el hecho de tener, o no, cura, claro, y su letalidad.

Por último, aunque no lo vamos a tener en cuenta, depende del grupo de personas a quien afecte. Volviendo a los factores: la capacidad infectiva de un virus o una bacteria hace referencia a la cantidad de organismos o virus necesarios para producir una infección.10, 100 o 1000 no son lo mismo. Por ejemplo, algunas cepas de E.

coli necesitan solo a 100 individuos para producir una infección, mientras que existen virus cuya capacidad es terrorífica y solo necesitan unos pocos para comenzar la invasión. La respuesta depende de varios factores: su capacidad infectiva, su virulencia y su capacidad de transmisión.

También es importante el hecho de tener, o no, cura, claro, y su letalidad La virulencia hace referencia a la velocidad con la que se extiende la infección. El virus de la gripe es un buen ejemplo de virulencia, ya que es capaz de infectar y extenderse por todo el cuerpo en apenas un par de días. Por otra parte, también se extiende rápido, ya que su capacidad de transmisión es alta porque es por el aire, de persona a persona.

La letalidad indica la capacidad de producir la muerte en las personas. El virus de la gripe es infectivo, virulento y transmisible, pero no es muy letal. Si, además, no se encuentra una cura, la letalidad de virus y bacterias aumenta enormemente. Esto mismo es lo que está pasando con las peligrosas bacterias panresistentes, capaces de resistir nuestra tecnología más puntera en antibióticos. Si tenemos en cuenta la capacidad de expandirse, y su virulencia, además de la alta letalidad, los virus como el ébola son los que resultarían más peligrosos. Este, en particular, cuenta con tratamientos poco efectivos y se expande rápidamente, causando la muerte de muchos de los afectados.

  • Es cierto que las enfermedades nosocomiales, asociadas a los hospitales, y multirresistentes, son un problema importante ya que provocan infecciones persistentes y sin cura, pero están más localizadas y no son tan fácilmente transmisibles.
  • Los virus van ganando esta terrible batalla por ser los más peligrosos Por tanto, parece que los virus van ganando esta terrible batalla por ser los más peligrosos.

Pero recordemos que los virus no están vivos. Por tanto, ganar la medalla de más o menos peligrosos, poco les importará cuando sean lo único que quede sobre la superficie de la Tierra. Más sobre este tema: ¿Qué es más peligroso, un virus o una bacteria? Virus Bacterias

¿Qué tipo de bacteria mata la amoxicilina?

Propiedades farmacológicas – Penicilina semisintética con propiedades bactericidas. Como otras penicilinas, se une covalentemente a las proteínas fijadoras de penicilina y evita la transpeptidación, paso final en la síntesis de la pared bacteriana. Finalmente, las bacterias se lisan debido a la exposición de la membrana bacteriana a ambientes osmóticamente menos estables y a la actividad continua de las enzimas autolíticas de la pared (autolisina e hidrolasas de mureína).

  1. Su espectro útil, similar al de la ampicilina, incluye gérmenes grampositivos como Enterococcus, Staphylococcus, Streptococcus, incluido S.
  2. Pneumoniae, y algunos gramnegativos ( Neisseria, E. coli, H.
  3. Influenzae, H.
  4. Pylori, Proteus ).
  5. Su eficacia ha disminuido contra H.
  6. Influenzae, gramnegativos entéricos y demás gérmenes productores de betalactamasa.

Se administra por vía oral, tiene excelente biodisponibilidad, no guarda relación con comidas, y su concentración plasmática pico se presenta en 1 a 2 h. Se une parcialmente a proteínas del plasma. Se distribuye en la mayor parte de los líquidos corporales y hueso; poco en células, ojos y cerebro.

  • Alcanza concentraciones importantes en secreciones broncopulmonares, oído medio, faringe, senos maxilares, bilis y próstata.
  • Cruza la placenta y se secreta en la leche.
  • Se elimina por vía renal, 50 a 70% sin cambios.
  • Su vida media de eliminación en adultos con función renal normal es de 1 a 2 h.
  • De primera línea en otitis media aguda, sinusitis, faringoamigdalitis e infecciones causadas por gérmenes susceptibles en el tracto respiratorio, piel y tracto genitourinario.

Profilaxis de endocarditis bacteriana (previa a procedimientos dentales, abdominales o ginecológicos); como terapia combinada para erradicar Helicobacter pilori,

¿Cuando no se debe tomar amoxicilina?

¿En qué casos está contraindicado su uso? – No se pueden utilizar en todas aquellas personas con alergia conocida a las penicilinas o a las cefalosporinas. La amoxicilina se considera segura, en caso de ser necesaria su utilización, durante el embarazo y la lactancia. En casos de insuficiencia renal avanzada será necesario reducir la dosis o el intervalo de tiempo que transcurre entre cada toma.

¿Cuánto tiempo dejar pasar entre un antibiótico y otro?

El intervalo más habitual es cada 8 horas. Aunque sea 3 veces al día, es difícil cumplir el intervalo, si se hace coincidir la toma con el desayuno, comida y cena.

¿Qué pasa si me tomo el antibiótico 4 horas después?

Es de suma importancia respetar el horario de los medicamentos, ya que los fármacos deben administrarse en un intervalo determinado debido al tiempo que persisten en el organismo tras su toma. Debemos recordar que los efectos de un determinado medicamento dependen de la cantidad (concentración) que dicho fármaco alcanza en el organismo para su acción.

  1. ¿Qué pasa si tomamos una dosis antes o después de tiempo? Si tomas un fármaco cuando aún existen altas concentraciones del mismo en la sangre, evidentemente las concentraciones de esté aumentarán.
  2. Lo cual no se traduce en un aumento de los efectos beneficiosos, sino que podrían aparecer reacciones adversas.

Si por el contrario se administra el fármaco varias horas después de la hora indicada, se corre el riesgo de que durante el intervalo entre las dosis, los niveles que el fármaco alcanza en la sangre y en los tejidos sean inferiores a aquellos en los que ejerce su efecto beneficioso.

Desde los servicios médicos se han intensificado los esfuerzos por transmitir al paciente la importancia de que se responsabilice de su propio tratamiento farmacológico, consiguiendo de esta forma el máximo beneficio a la vez que se pueden disminuir los riesgos asociados (efectos secundarios, etc).

Para ello, es importante que la persona disponga de información suficiente y veraz que le permita tomar los fármacos prescritos correctamente.

¿Cuánto tarda en hacer efecto la amoxicilina en jarabe?

En general, la amoxicilina comienza a hacer efecto dentro de las primeras 24-48 horas después de la administración.

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto la amoxicilina con ácido clavulánico?

La amoxicilina y el ácido clavulánico actúan muy bien dentro del fluido pleural y alcanzan los niveles máximos a las cuatro y seis horas después de la administración oral, que se corresponde con 46-91% de los niveles en suero.

Adblock
detector