Como Se Reproducen Las Estrellas De Mar - HoyHistoriaGT Hoy en la Historia de Guatemala

Como Se Reproducen Las Estrellas De Mar

Como Se Reproducen Las Estrellas De Mar
Sus ciclos de vida son complejos y pueden reproducirse tanto sexual como asexualmente. Si la reproducción es sexual, las estrellas de mar liberan los huevos y los espermatozoides en el mar, así que la fertilización es externa. En unas pocas especies se lleva a cabo la fertilización interna.

¿Qué reproducción asexual tienen las estrellas de mar?

Artículos Potencial regenerativo de la estrella de mar Linckia guildinguii Regenerative potential of the sea star Linckia guildinguii Rosa Idalia Hernández 2 Pablo San Martín del Angel 2 Eduardo Zarza Meza 1 Rodrigo Cuervo González 1 * 1 Laboratorio de Evolución y Embriología, Facultad de Ciencias Biológico y Agropecuarias, Universidad Veracruzana.

Carretera Tuxpan-Tampico Km 7.5 Tuxpan, Veracruz.92860, México.2 Laboratorio de Biotecnología Ambiental, Facultad de Ciencias Biológico y Agropecuarias, Universidad Veracruzana. Carretera Tuxpan-Tampico Km 7.5 Tuxpan, Veracruz.92860, México. Resumen: Los Asteroideos son una clase del filo Echinodermata que presenta una amplia capacidad de regeneración corporal.

Entre las especies con mayor capacidad de regeneración están las del género Linckia, que pueden reproducirse asexualmente a partir de fragmentos del brazo sin requerir de una porción del disco central, como ocurre con la mayoría de las estrellas de mar.

  1. En el presente trabajo caracterizamos a nivel morfológico e histológico el proceso de regeneración de los brazos de Linckia guildinguii e hicimos experimentos con fragmentos de diferentes longitudes y geometrías.
  2. Determinamos que la formación de una nueva estrella tarda aproximadamente 32 días, que los pequeños brazos de estas estrellas a su vez son capaces de regenerar una nueva estrella y que la regeneración es de tipo morfaláctica.

Por la facilidad para mantener a este organismo deuterostomado en cautiverio y por su amplio potencial regenerativo, consideramos que es un buen modelo para estudiar el fenómeno de la regeneración y entender procesos asociados al establecimiento de los ejes corporales.

Palabras claves: Linckia guildinguii ; morfalaxis; regeneración Abstract: Asteroidea is a class of Phylum Echinodermata with great capacity for body regeneration. The genera Linckia are among the species with higher capacity to regenerate and, in contrast to most sea stars, can reproduce asexually from arm fragments without portions of the central disc.

In this article, we characterized the regeneration of Linckia guildinguii at a morphological and histological level and aimed to understand its regenerative potential. We performed experiments with arm fragments of different size and shape. A star will regenerate anew in 32 days by morphallactic regeneration.

  1. We note that sea stars regenerated de novo are again able to regenerate a new sea star.
  2. The ease with which this deuterostomatous organism can be maintained in a confined state made L.
  3. Guildinguii a suitable animal to study the regenerative phenomenon and the processes associated with the establishment of body axes.

Key words: Linckia guildinguii ; morphallaxis; regeneration Introducción La regeneración es la restitución de alguna estructura corporal dañada o perdida por otra igual que logra recuperar la forma y funcionalidad de la original. También es una estrategia de reproducción asexual en diversos grupos taxonómicos.

La regeneración puede ocurrir por medio de dos mecanismos principales, epimorfosis y morfalaxis ( Agata et al,, 2007 ). La epimorfosis se caracteriza por la formación de un tejido indiferenciado que forma una estructura transitoria llamada blastema de regeneración y ha sido descrita en platelmintos, moluscos, anfibios y equinodermos (Ofiuroideos y Crinoideos).

La morfalaxis se refiere al tipo de regeneración en que la parte perdida es remplazada por remodelación del tejido adyacente sin la formación de blastema. Esta regeneración ocurre en organismos como las hidras, tunicados y equinodermos (Asteroideos). La autotomía es una estrategia de defensa común en muchos equinodermos y una forma de reproducción asexual ( Candia-Carnevali, 2006 ).

Por lo regular, en la clase Asteroidea la reproducción asexual ocurre mediante la fisión del organismo en dos partes que requieren porciones del disco central. Pocos géneros como Coscinasterias y Linckia se reproducen regularmente por autotomía de los brazos sin necesitar alguna parte del disco central ( Edmonson, 1935 ; González-Moran, 2001 ).L.

guildinguii (Gray, 1840) se distribuye en aguas tropicales poco profundas con excepción de la zona oriental del Pacífico y se caracteriza por tener un pequeño disco central con cinco brazos largos, cilíndricos y de punta roma. Esta especie se alimenta de partículas en suspensión y detritos y se reproduce asexualmente en etapa juvenil y sexual y asexualmente en etapa adulta ( Stropes, 2003 ).

Estas características hacen de L. guildinguii un modelo interesante para estudiar la regeneración como forma de reproducción asexual. En este estudio se aprovecharon estas ventajas para determinar experimentalmente la capacidad regenerativa de esta especie al igual que se ha hecho en otros organismos modelo más conocidos como la planaria y la hidra, en los cuales los primeros experimentos que se hicieron determinaron el tamaño mínimo de un fragmento capaz de regenerar y la relación de los ejes corporales con la regeneración.

Materiales y Métodos La recolecta de L. guildinguii se realizó en el arrecife En Medio que forma parte del Sistema Arrecifal Lobos-Tuxpan (SALT), localizado a 13.5 kilómetros de la desembocadura del Río Tuxpan en el Oeste del Golfo de México (21.45707 N 97.151938 O).

Se recolectaron 40 organismos de diferentes tamaños durante los meses de mayo, agosto y octubre del 2013 a una profundidad menor a un metro en la zona de pastos marinos o debajo de roca coralina. Estos organismos se mantuvieron en acuarios equipados con eliminador de proteínas, filtro biológico con piedra coralina y agua de la misma zona arrecifal, la cual se mantuvo a 35 ups pH 8.2 y 26 °C.

Dado que las estrellas sobreviven en cautiverio por más de 6 meses y no es necesario administrarles algún alimento en específico toda vez que se mantienen con los detritos y partículas en suspensión que circulan en el acuario, sólo fue importante realizar cambios parciales de agua al acuario semanalmente y suplementarla con fórmulas comerciales de calcio y magnesio para invertebrados marinos.

Para realizar la amputación de los brazos, las estrellas fueron colocadas en una caja petri con agua de mar y con una navaja desechable para micrótomo se cortaron los brazos transversalmente sujetando con firmeza el brazo a cortar. Los brazos y los discos centrales obtenidos fueron devueltos cuanto antes al acuario donde permanecieron libres.

Los brazos en regeneración fueron fijados con formaldehido a diferentes tiempos post-amputación para hacer el análisis histológico. Otro tipo de cortes rectangulares se llevaron a cabo, removiendo la parte proximal y distal del brazo y tomando en cuenta la longitud respecto a su anchura para mantener una relación 1:1 (cuadrados), 2:1, 3:1 4:1 etc.

( Tabla 1 ). Otros brazos fueron cortados en diagonal, en un ángulo de 45 o respecto al surco ambulacral. A algunos brazos amputados se les dejó una porción del disco central en forma triangular como rebanada de pastel. Finalmente otros cortes realizados fueron longitudinales, separando en dos mitades la parte distal de los brazos.

Para cada tipo de corte se realizaron al menos cinco repeticiones. Para el análisis histológico las muestras se fijaron con formaldehído al 4% en agua de mar durante 24 hrs, posteriormente se descalcificaron con ácido acético al 10% durante 24 hrs y después se lavaron con agua destilada por 1 hr, para después impregnarlas con una solución de sacarosa al 15% y al 30%.

A continuación se colocaron en gel para cortes en congelación durante 24 hrs a temperatura ambiente previo a la congelación para realizar los cortes. Estos se realizaron en un criostato (Microm HM 520) a -25 ºC y fueron de 10 mm de grosor. Los cortes fueron colectados en porta objetos previamente cubiertos con poli-L-lisina y procesados para la tinción tricrómica de Masson (Kit H-T15, Sigma-Aldrich).

Tabla 1 Capacidad regenerativa de diferentes regiones corporales de la estrella de mar Linkia guildingii. Resultados Se observó que estrellas de mar L. guildinguii de diferentes tamaños, desde 0.5 cm hasta 6.5 cm, tienen la capacidad de regenerar correctamente: el disco central regeneró los brazos amputados y cualquiera de los brazos regeneró una nueva estrella.

  • Por la forma que adquieren estos brazos en regeneración se les conoce como “cometas” ( Fig.1 a, b ) ( Tabla 1 ).
  • La capacidad para formar un nuevo organismo de forma asexual está presente en organismos muy pequeños aunque en este estudio, no determinamos lo que ocurre con organismos menores a 0.5 cm (ver Fig.1i ).

A partir de fragmentos del brazo de diferentes longitudes también se regeneró una nueva estrella ( Fig.1c ). Esta capacidad está presente a lo largo de todo el brazo, con excepción de la punta, pues fragmentos de la parte más distal, donde se adelgaza el brazo, no lograron regenerar y murieron. Figuras 1a-m Distintos tipos de cortes hechos para explorar el potencial regenerativo de L. guildinguii, a) “Cometas” provenientes de brazos de diferentes tamaños. b) Discos centrales en regeneración. c) Cometas de fragmentos de diferente longitud. d) Fragmentos rectangulares.

E) Fragmentos cuadrados, incapaces de regenerar. f) Cortes en forma triangular con un fragmento de disco central. g) Cortes diagonales regeneraron organismos orientados perpendicularmente. h) Cortes longitudinales que no formaron nuevos organismos. i) Estrella después de 40 días. j) Estrella separada del brazo original, la flecha señala un nuevo brazo.

k) Puntas en regeneración indicadas por flechas. l) Pequeños brazos regenerados de novo, m) Nueva estrella después de 32 días, la flecha indica la boca. Barra de escala: 2 cm. También se determinó lo que ocurría con fragmentos del brazo amputados distal y proximalmente.

  • Se observó que a partir de fragmentos rectangulares de diferentes longitudes, se regenera la punta faltante en el lado distal y una nueva estrella en el lado proximal ( Fig.1d ).
  • En ocasiones se observó que fragmentos rectangulares de un poco menos del doble de largo que de ancho, regeneraron en dos estrellas, una en cada extremo (15.3%, n=20) ( Fig.1d ) ( Tabla 1 ), pero en ningún caso se observó que regeneraran puntas en ambos extremos.

Sin embargo, los fragmentos cuadrados no lograron regenerar y aunque permanecieron vivos por algunos días, terminaron fragmentándose y muriendo ( Fig.1e ). Estos resultados nos indican que hay un tamaño mínimo del brazo, que debe ser de al menos el doble de largo que de ancho, capaz de regenerar correctamente un nuevo individuo sin que existan errores para interpretar el eje proximal-distal correctamente.

Se realizaron otros tipos de cortes para explorar cómo se interpreta en la regeneración el eje proximal-distal, encontrándose que los brazos amputados que incluían una porción del disco central en forma triangular y cuyo vértice era la boca original, logran regenerar una estrella en la parte distal faltante y la boca de la nueva estrella se posiciona justo tomando como referencia el inicio del surco ambulacral ( Fig.1f ).

En cambio los cortes en diagonal que no incluían parte del disco central, regeneraron en una nueva estrella perpendicular al eje proximal-distal, sin embargo la nueva boca también surge con referencia al surco ambulacral del brazo ( Fig.2g ). Además se realizaron cortes longitudinales a lo largo del surco ambulacral separados del disco central, sin embargo estas mitades no sobrevivieron más de tres días.

  • Por ello realizamos cortes longitudinales pero sin separarlos del disco, encontrando que estos casos no se formaron nuevas estrellas, sino que solamente ocurrió la regeneración de la mitad faltante ( Fig.1h ).
  • Con el estudio se determinó también que las nuevas estrellas que se forman en la parte distal de un brazo pueden sobrevivir si se les separa del mismo ( Fig.1i ).

En estos casos la pequeña estrella vuelve a regenerar un nuevo brazo en el sitio donde estaba el original ( Fig.1j ). Estas estrellas a su vez mantienen la capacidad de regenerar los brazos que se le amputan ( Fig.1k ), y los pequeños brazos ( Fig.1l ) a su vez son capaces de regenerar una nueva estrella aún más pequeña ( Fig.1m ) ( Tabla 1 ). Figuras 2a-f Apariencia externa del proceso de regeneración a lo largo de 32 días. a) Cavidad celómica expuesta. b) Contracción de la herida. c) Una semana después la contracción de la epidermis se ha recubierto la zona amputada. d) Hacia el día 14 se observa tejido nuevo de color claro arriba del surco ambulacral.

  • E) Tejido nuevo en el día 20; la flecha señala el nuevo disco central.
  • E) Nuevos brazos, señalados por flechas, son evidentes hacia el día 32.
  • Barra de escala: 2.5 mm.
  • Durante estos eventos de regeneración no se observó la formación de tejido indiferenciado o blastema de regeneración y para confirmarlo, hicimos un seguimiento más detallado del proceso de regeneración con cortes histológicos, observando lo siguiente: en el momento posterior a la amputación del brazo, se observa la cavidad celómica del mismo totalmente expuesta al agua de mar ( Fig.2a ).

Después de unas horas se aprecia la contracción de la epidermis y de la región alrededor de la herida ( Fig.2b ). Internamente esta contracción genera que las placas ambulacrales más cercanas a la herida entren en contacto con el techo de la cavidad celómica, que se caracteriza por tener una abundante acumulación de tejido conectivo, justo debajo de las placas carinales ( Fig.3a ).

  1. Este contacto limita la entrada de agua al interior del brazo.
  2. El proceso de cerrado de la herida es lento ( Fig.2c, 3d ) y hacia el día 14 el crecimiento de la epidermis sobre la herida es más notorio ( Fig.3d ).
  3. Para el día 20 la nueva epidermis cubre totalmente la herida y se aprecia una protuberancia de tejido nuevo de color más claro por encima del surco ambulacral ( Fig.3e ).

Dentro del organismo ocurre la elongación y ramificación del ciego pilórico desde el sitio de angostamiento (donde las placas ambulacrales contactaron el techo del celoma) en dirección hacia donde se están formando los nuevos brazos ( Fig.3b-c ). Hacia los días 22 a 26 este abultamiento de tejido nuevo adquiere un color marrón claro y aumenta de tamaño prefigurando el disco central de la nueva estrella ( Fig.3e ).

Alrededor del día 32 es que se observan las puntas de la nueva estrella proyectándose desde el nuevo disco central ( Fig.2f, 3f ). Después del día 35 hay un aumento de tamaño del estómago cardiaco y los ciegos pilóricos aparecen bien delimitados dentro de la cavidad celómica de cada brazo. El análisis de los cortes histológicos mostró que este tipo de regeneración es de tipo morfaláctica, puesto que en ningún momento del proceso se apreciaron células de tipo mesenquimático indiferenciadas formando un blastema.

Únicamente hay remodelación de los tejidos adyacentes, mismos que crecen lentamente formando el primordio del disco, a partir del cual en pocos días surgen los brazos de una nueva estrella. Figuras 3a-f Tinción tricrómica del proceso de regeneración en cortes longitudinales a lo largo del surco ambulacral, a, b, c o perpendiculares al surco ambulacral, d, e, f. a) Contracción de la herida y contacto de las placas ambulacrales con el techo de la cavidad celómica abundante en colágeno (flecha).

Barra de escala: 500 mm. b) Día 20, extensión de los nuevos ciegos pilóricos. c) Día 22, tejido nuevo que prefigura el disco central (flecha). Barra de escala: 250 mm. d) Día 14, herida epitelizada. e) Día 26, se aprecia el nuevo disco central indicado por las cabezas de flecha. La flecha señala al estómago cardiaco.

f) Día 32, los nuevos brazos están completamente formados. Barra de escala: 500 mm. En todas las imágenes la parte proximal esta hacia el lado derecho. Discusión El potencial para regenerar en los metazoarios ha sido explicado a través de un modelo de “barras y estrellas” en el que se ordenan diversos organismos dependiendo de su mayor o menor capacidad regenerativa ( Rinkevich y Rinkevich, 2013 ).

  1. Por el lado de las barras están los organismos que solamente pueden regenerar partes del soma y no la línea germinal y que además no tienen células adultas troncales totipotentes.
  2. Por el lado de las estrellas están los seres con capacidad para regenerar tanto el soma como la línea germinal, tienen la capacidad de restablecer los ejes corporales y presentan células troncales totipotentes adultas.

Los datos mostrados indican que L. guildinguii pertenece a este último grupo de organismos. Aunque la temperatura puede influir la velocidad de regeneración, en general las estrellas de mar se regeneran más lentamente comparadas con las ofiuras. Por ejemplo, para el caso de la ofiura Ophiothrix lineata (Lyman, 1860), la regeneración del brazo ocurre en poco menos de 10 días ( Alarcón et al,, 2013 ).

A pesar de que en ambas clases el desprendimiento de los brazos ocurre por autotomía, una diferencia importante es que las ofiuras presentan regeneración epimórfica y forman rápidamente un blastema de regeneración, sin embargo hasta el momento no se conoce alguna especie que a partir del brazo perdido, regenere un nuevo organismo como ocurre en los Asteroideos.

A pesar de la sorprendente capacidad de regeneración del género Linckia, no se había explorado en detalle la capacidad de regeneración en este organismo deuterostomado de simetría radial secundaria. Organismos protostomados como las planarias (bilaterales) e hidras (radiales), han sido modelos importantes para estudiar la regeneración y reproducción asexual.

Así, los primeros estudios hechos con estos organismos se enfocaron en entender cómo se restablecen los patrones corporales y en determinar cuál era el tamaño mínimo de un fragmento capaz de regenerar un organismo completo ( Lenhoff & Lenhoff, 1986 ; Reddien & Sánchez-Alvarado, 2004 ). Uno de los fenotipos más interesantes que observamos fue la regeneración de dos estrellas a partir de fragmentos rectangulares cortos.

Pudiéramos hacer una analogía de este tipo de regeneración con la conocida como “Janus heads” en planarias, en la que fragmentos cortos anteriores regeneran dos cabezas en ambos extremos ( Morgan,1898 ). Este tipo de alteración indica que se requiere de una longitud de al menos el doble de largo respecto a lo ancho para que se especifique correctamente la polaridad del las partes a regenerar.L.

guildinguii tiene una menor capacidad para regenerar que la planaria, pues no es capaz de formar nuevos organismos a partir de segmentos longitudinales del brazo. Aún así, pocos organismos presentan una capacidad de regeneración tan notable y esta especie además puede producir nuevamente un organismo a partir de pequeños brazos apenas diferenciados.

Durante la regeneración es necesario que solamente se regenere la parte que se perdió y que se mantenga la correcta identidad y disposición espacial original. En el caso de la regeneración que da origen a un nuevo organismo, deben redefinirse todos los ejes corporales.

  • La formación de los ejes corporales se ha estudiado principalmente durante el desarrollo embrionario pero poco se sabe de cómo ocurre post-embrionariamente ( Cuervo & Chimal-Monroy, 2013 ).
  • Un hallazgo importante del presente trabajo es que poco después de la amputación del brazo y de la contracción de la herida, las placas ambulacrales se juntan con el techo de la cavidad celómica generando un angostamiento en dirección oral-aboral justo en medio, sobre el surco ambulacral.
You might be interested:  Como Se Hace El Cafe Frio

En este momento la simetría del brazo es bilateral con un eje proximal-distal ( Ji et al,, 2012 ), sin embargo debe ocurrir en algún momento, previo a la regeneración, el restablecimiento de las señales moleculares y procesos que permitan redefinir un eje penta radial en ese sitio para poder dar inicio al nuevo organismo.

Nuestros resultados sugieren que este sitio de angostamiento, es el sitio clave donde debe ocurrir la redefinición de ejes para establecer el punto a partir del cual se formará la boca como centro de la simetría radial del nuevo individuo (ver Fig.3e ). Estudiar la formación de los ejes corporales a nivel molecular es factible con este modelo de regeneración comparando los extremos distal y proximal utilizando las nuevas tecnologías de secuenciación.

Con estrategias como ésta se empezaría a entender cómo es que se establecen los ejes corporales en este organismo de simetría radial secundaria, que en un inicio proviene de una larva bilateral. Agradecimientos RCG agradece el financiamiento obtenido mediante el programa “apoyo a profesores con perfil deseable 2014”, PRODEP DSA/103.5/14/7021 ID.

  • Solicitud: 144600.
  • También agradece a la SAGARPA por el permiso de pesca de fomento No.
  • PPF/DGOP-063/14.
  • Referencias Agata, K., Y.
  • Saito & E.
  • Nakajima.2007.
  • Unifying principles of regeneration I: Epimorphosis versus morphallaxis.
  • Development Growth and Differentition 49: 73-78.
  • Alarcón-Reyes, Y.E., E.
  • Zarza-Meza, P.

San Martín-Del Ángel, R.I. Hernández-Herrera & R. Cuervo.2013. Caracterización de la regeneración del brazo de la ofiura Ophiothrix lineate (Lyman, 1860). Investigación en Discapacidad 2 (3): 103-109. Candia-Carnevali, M.D.2006. Regeneration in Echinoderms: repair, regrowth, cloning.

  • Invertebrate Survival Journal 3 (1): 64-76.
  • Cuervo, R. & J.
  • Chimal-Monroy.2013.
  • Chemical activation of RARb induces post-embryonically bilateral limb duplication during Xenopus limb regeneration.
  • Scientific Reports 3 (1886): 1-5.
  • Edmonson, C.H.1935.
  • Autotomy and regeneration in Hawaiian starfishes.
  • Bernice P.

Bishop Museum Occasional Papers 11 (8): 3-20. González-Morán, M.G.2001. Capacidad regenerativa en el reino animal. ContactoS 40: 37-46. Ji, C., Wu, L., Zhao, W., Wang, S. & J. Ly.2012. Echinoderms have bilateral tendencies. Plos ONE 7 (1): 1-6. Lenhoff, S.G. & H.M.

Lenhoff.1986. Hydra and the Birth of Experimental Biology: Abraham Trembley’s Memoirs Concerning the Natural History of a Type of Freshwater Polyp with Arms Shaped like Horns, The Boxwood Press, Pacific Grove, CA.192 p. Morgan, T.H.1898. Experimental studies of the regeneration of Planaria maculata, Archiv für Entwicklungsmechanik der Organismen 7: 364-39.

Reddien, P.W. & S. Sánchez-Alvarado.2004. Fundamentals of planarian regeneration. Annual Review of Cell and Developmental Biology 20: 725-757. Rinkevich, B. & Y. Rinkevich.2013. The “Star and Stripes” metaphor for animal regeneration-elucidating two fundamental strategies along a continuum. Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons

¿Cómo se reproducen las estrellas de mar por fragmentacion?

Estrella de mar: reproducción. Pero ¿cómo lo hacen? – Dentro de las características de la estrella de mar, la reproducción es sin duda la más “bizarra”. Para empezar, no solo se pueden reproducir de una forma sino que tienen dos opciones: reproducción sexual y reproducción asexual,

Reproducción sexual, Es la más habitual en el género de los equinodermos, al que pertenecen. Para llevarla a cabo, en las épocas de celo las estrellas se desplazan siguiendo rastros hormonales (de otros especímenes) hasta formar grupos. En ellos, las estrellas se suben unas sobre otras y van liberando gametos : las hembras, ovarios, y los machos, espermatozoides. Así que ya lo sabes: si te preguntan sobre la estrella de mar y su reproducción, puedes asegurar que estos animales llegan a montar sus propias “orgías” Aunque también hay especies que copulan por parejas, a la vieja usanza, como la estrella de arena ( Archaster typicus ). Reproducción asexual, Es probablemente el método de reproducción más conocido de estos animales. De hecho, muchas personas piensan que las estrellas de mar se reproducen exclusivamente por el método de la partición. ¿En qué consiste? Pues es tal y como suena, en este tipo de reproducción los nuevos ejemplares se pueden generar a partir de un brazo (o parte del cuerpo) fragmentado de un individuo, Pero para que eso suceda, la parte separada debe conservar por lo menos una quinta parte del centro de la estrella. No todos los miembros de la familia asteroidea pueden reproducirse así; son solo algunas especies. No te pierdas este vídeo donde se registra todo el proceso: más fascinante, imposible

Curso de Técnico de Animales Exóticos

¿Cuánto tiempo puede vivir una estrella de mar?

¿Cuánto tiempo viven las estrellas de mar? – El tiempo de vida de la estrella de mar depende de la especie. Las de mayor tamaño suelen vivir más que las más pequeñas, pudiendo llegar a los 10 años (y alcanzar la madurez sexual en 2) o incluso alcanzando los 34 años de edad.

¿Cómo se reproduce?

Tipos de reproducción – Hay dos formas principales de reproducción: sexual y asexual,

¿Qué pasa si cortas una estrella de mar?

Los asteroideos (Asteroidea) son los equinodermos conocidos vulgarmente como estrellas de mar (también pero menos correcto estrellas del mar). Entre las principales características de las estrellas de mar se encuentran que presentan el cuerpo aplanado con forma pentagonal recubierto de numerosas espinas o tubérculos, cinco brazos triangulares o más. De la cara ventral de los brazos asoman los pies ambulacrales bien desarrollados, que al igual que ocurre con los demás equinodermos, tiene un sistema acuífero de canales ambulacrales (tubos llenos de agua), que les permiten además de una función circulatoria, también puede fijarse o ejercer la locomoción.

Además, en la cara ventral también se encuentra la boca de la estrella de mar. El tubo digestivo es corto, con un estómago muy desarrollado, y el intestino (que posee numeroso ciegos) concluye en el ano sobre la cara dorsal del cuerpo (fig.1) (algunas familias no disponen de él). Las estrellas de mar tienen una extraordinaria capacidad para regenerar cualquier parte seccionada; si se separa un brazo o parte de él, se regenera no solo la zona del cuerpo dañada, sino que la otra parte separada puede desarrollarse y regenerarse igualmente, convirtiéndose en un nuevo individuo.

Explicaremos este proceso más delante. Fig.1: Vista aboral y oral de Marthasterias glacialis La figura 1 presenta las partes más importantes de las estrellas marinas, cuales el madreporito, disco, ano, espinas, brazos boca y pies ambulacrales.

¿Cuál es la función de las estrellas de mar?

Artículos Estructura comunitaria y trófica de las estrellas de mar (Echinodermata: Asteroidea) en arrecifes rocosos de Loreto, Golfo de California, México Community and trophic structure of sea stars (Echinodermata: Asteroidea) in rocky reefs of Loreto, Gulf of California, Mexico Betsabé Montserrat Luna Salguero y Héctor Reyes Bonilla Universidad Autónoma de Baja California Sur.

Departamento de Biología Marina. Apartado postal 19–B, CP 23080 La Paz, B.C.S., México e–mail: [email protected], Recibido: 28 de octubre de 2009 Aceptado: 19 de julio de 2010 RESUMEN Las estrellas de mar (Asteroidea) son invertebrados de gran importancia en hábitats rocosos y coralinos al ocupar diversos niveles de las cadenas tróficas y al actuar muchas veces como depredadores tope en esos ecosistemas.

El conocimiento sobre este grupo en México es adecuado en los campos de la taxonomía y la biogeografía, pero existe muy poca información sobre la ecología y función de sus ensamblajes. El objetivo de este trabajo fue comparar la estructura comunitaria y trófica de los asteroideos de fondos rocosos en dos regiones del Golfo de California: Loreto y Ligüi (25.5° a 26.5°N).

Los individuos fueron censados dentro de transectos de banda de 25 × 2 m (N = 106, a profundidades de 3 a 12 m) y se estimó la abundancia, riqueza de especies, diversidad (H’), y uniformidad (J’), así como el número de estrellas por gremio trófico (carnívoros, herbívoros y detritívoros), y de gremios presentes en cada transecto.

Los resultados indican que las asociaciones de estrellas de mar de ambas zonas estuvieron dominadas por la especie Phataria unifascialis, y que la región de Loreto tuvo significativamente mayor riqueza, abundancia y diversidad de asteroideos que Ligüi, probablemente debido a que presenta mayor número de hábitat y recursos alimenticios.

  1. Con respecto a la composición trófica, en ambas localidades predominaron en número los herbívoros, luego los detritívoros y finalmente los carnívoros.
  2. La abundancia por transecto en cada uno de los niveles tróficos fue significativamente mayor en Loreto, y además se presentaron más grupos tróficos por transecto en esa localidad.

Palabras clave: Echinodermata, arrecifes rocosos, Parque Nacional Bahía de Loreto, índices ecológicos, gremios tróficos. ABSTRACT Sea stars (Asteroidea) are invertebrates with remarkable importance in rocky and coral habitats as they occupy several levels in trophic webs, and many times act as top predators in these ecosystems.

  1. The taxonomic and biogeographic knowledge about this group in México is adequate, but there is still limited information on the ecology and functioning of its assemblages.
  2. The objective of this study was to compare the community and trophic structure of rocky bottom asteroids in two regions of the Gulf of California: Loreto and Ligüi (25.5° to 26.5°N).

Individuals were censused in belt transects 25 × 2 m (N = 106, at depths from 3 to 12 m), abundance, species richness, diversity (H’) and evenness (J’) was estimated, as well as the number of seastars per trophic guild (carnivores, herbivores and detritivores), and of guilds present per transect.

The results indicate that starfish assemblages in both zones were dominated by the species Phataria unifascialis, and that Loreto had significantly higher richness, abundance and diversity of asteroids than Ligüi, probably as a consequence of higher number of habitats and food resources. In relation to the trophic composition, in both areas herbivores predominated, followed by detritivores and finally by carnivores.

Abundance in each trophic level was statistically higher in Loreto, and also there were more trophic groups per transect at that location. Key words: Echinodermata, rocky reefs, Bahía de Loreto National Park, ecological indices, trophic guilds. INTRODUCCIÓN Las estrellas de mar (Clase Asteroidea) son equinodermos que juegan papeles ecológicos de gran importancia, al aparecer en todas las franjas latitudinales, al ocupar diversos niveles de las cadenas tróficas y en especial actuar como depredadores tope en arrecifes rocosos y coralinos (Paulay, 1996).

El éxito ecológico del grupo se atribuye a varias de sus características morfológicas y de historia de vida, incluyendo su crecimiento indeterminado, la ocurrencia de digestión extra e intra oral (que les da la posibilidad de acceder a una dieta muy diversa), la rapidez de detección y respuesta ante la presa, y la capacidad de sujeción al sustrato gracias a los discos suctores de los pies ambulacrales (Menge, 1982; Blake, 1989).

El conocimiento de los asteroideos en el Pacífico de México es amplio desde la perspectiva taxonómica (Caso, 1994; Cintra–Buenrostro, 2005), pero también hay buena información faunística, incluyendo listados de especies para muchas localidades (Bautista–Romero et al., 1994; Chávez–Dagostino et al., 2000; Zamorano y Leyte–Morales, 2005; Herrero–Pérezrul et al., 2008) y regiones (Solís–Marín et al., 2005; Honey–Escandón et al., 2008), así como estudios biogeográficos que han confirmado que las estrellas de mar siguen los patrones provinciales típicos del Pacífico oriental (Maluf, 1988), y además que su distribución está ligada a aspectos oceanográficos que limitan la presencia de ciertas especies (Cintra–Buenrostro et al., 2005).

En años recientes, los aspectos de ecología comunitaria y trófica de este grupo han comenzado a recibir mayor atención; Reyes–Bonilla (1995) indicó que la abundancia de estrellas en las islas Socorro y San Benedicto (Archipiélago Revillagigedo, Colima; 18°N) era muy baja, y que los taxa más comunes fueron Mithrodia bradleyi Verrill, 1870 y Acanthaster planci (Linnaeus, 1758).

Posteriormente, Caso et al. (1996) mencionaron que en la Bahía de Mazatlán (23°N) las zonas de fondo rocoso presentaron menor riqueza y abundancia de estrellas de mar que las de fondo blando y que la comunidad estuvo dominada en número por las especies Pharia pyramidatus (Gray, 1840) y Phataria unifascialis (Gray, 1840).

  • Holguín–Quiñones et al.
  • 2000) registraron que las especies dominantes en la Bahía de Loreto (25°N), en la costa oeste del Golfo de California fueron P.
  • Unifascialis, M.
  • Bradleyi y A.
  • Planci, mientras que Reyes–Bonilla et al.
  • 2005) compararon la estructura comunitaria de asteroideos en cuatro zonas rocosas del oeste del golfo, indicando también que en Loreto se observó la mayor riqueza y abundancia de estrellas, y que P.

unifascialis y P. pyramidatus fueron dominantes a lo largo de la región estudiada. González–Medina et al. (2006) encontraron 8 especies de estrellas de mar en la Isla Espíritu Santo, al suroeste del Golfo de California (24°N), e indicaron que P. unifascialis fue la especie más abundante (típica de zonas con baja intensidad de oleaje y alta cobertura de coral), seguida por Pentaceraster cumingi (Gray, 1840).

  • Holguín Quiñones et al.
  • 2008) observaron que en la Isla San José (24°N), al norte de La Paz, P.
  • Unifascialis también era la especie más común y abundante, seguida por P.
  • Cumingi y P.
  • Pyramidatus.
  • Herrero–Pérezrul et al.
  • 2008) confirmaron que dichos taxa también fueron dominantes en Bahía de Los Ángeles (29°N) y denotaron que los asteroideos tienen diferencias de abundancia y riqueza entre localidades, pero no en diversidad ecológica o distintividad taxonómica (Δ+).

Finalmente, Ríos–Jara et al. (2008) mostraron que P. unifascialis y P. pyramidatus fueron también las estrellas más comunes en la Isla Isabel (20°N), seguidas por la corona de espinas A. planci, un famoso depredador coralino. La mayoría de trabajos sobre ecología comunitaria de asteroideos se ha concentrado en localidades individuales, y no se han descrito los ensamblajes desde una óptica funcional.

Por esa razón, el objetivo de este estudio fue comparar la estructura comunitaria y algunos aspectos de la ecología trófica de los asteroideos en hábitat rocosos de las secciones norte y sur de la Bahía de Loreto y sus alrededores, que es una de las regiones reconocidas como de mayor diversidad y abundancia de asteroideos en el Pacífico de México (Reyes–Bonilla et al., 2005).

Sobre esta zona aún hay poca información disponible y además de las obras de Reyes–Bonilla et al. (2005) y Holguín–Quiñones et al. (2000) citadas anteriormente, Morgan y Cowles (1996) mostraron que P. unifasci alis presentó tallas más pequeñas en Loreto que en Bahía de Los Ángeles (29°N), aunque en el primer sitio hay mayor presencia de juveniles; además los autores observaron que las bajas temperaturas (14 °C) generan estrés en este asteroideo, y sugieren que dicho factor regula su ocurrencia y abundancia en latitudes altas del golfo.

Finalmente, Arizpe y Riosmena–Rodríguez (2007) mencionan la presencia de solo tres especies de este grupo en Loreto: P. cumingi, M. bradleyi y Nidorellia armata (Gray, 1840). METODOLOGÍA El presente estudio se realizó en zonas rocosas situadas en las cercanías de la ciudad de Loreto en octubre de 2007.

Se efectuó un solo muestreo de alta intensidad en la época de otoño dado que estudios previos han indicado que las densidades poblacionales de los asteroideos son constantes e independientes de la temporada del año a lo largo del Golfo de California (Holguín–Quiñones et al., 2000, 2008; Reyes–Bonilla et al., 2005; Herrero Pérezrul et al., 2008), posiblemente debido a que son organismos de tiempo de vida largo y reclutamiento relativamente constante.

  • Se estableció un total de 18 sitios de muestreo, los cuales se arreglaron en dos localidades mayores: Loreto (10 sitios) y Ligüi (8 sitios; Fig.1 ).
  • La primera comprende el frente costero de San Nicolás hasta el área del Juncalito en su extremo sur, así como la Isla Coronados y la parte interior de Isla Carmen.

La segunda abarca desde Puerto Escondido hasta Puerto Agua Verde, incluyendo las islas Danzante, Monserrat, Santa Catalina y la parte exterior de la Isla Carmen. En cada sitio, empleando buceo autónomo se hicieron entre 5 y 6 censos de todos los asteroideos observados en transectos de banda de 25 × 2 m colocados en dirección paralela a la costa (50 m 2 de superficie en cada uno; N = 106; Loreto N = 61 y Ligüi N = 45). Los conteos se realizaron a profundidades de 3 a 12 m ya que ahí se encuentran las mayores abundancias de asteroideos en el Golfo de California (Reyes Bonilla et al., 2005). La identificación de las especies se hizo siguiendo los criterios de Brusca (1980), Caso (1992) y Hickman (1998), y apoyados por ilustraciones de Gotshall (1987) y Kerstitch y Bertsch (2007). Para el análisis comunitario, los datos de abundancia se analizaron en forma de número de individuos por transecto (equivalentes a ind/50 m 2 ), y para cada unidad de muestreo se cuantificó la riqueza total de las especies de estrellas de mar. A partir de ahí se calculó el índice de diversidad de Shannon–Wiener (H’ en base 10), y el de uniformidad o equidad de Pielou (J’) el cual expresa qué tan homogéneamente se encuentran distribuidos los individuos de las diferentes especies en cada muestreo (Clarke y Warwick, 2001). Los valores de los índices fueron revisados con las pruebas de Kolmogorov–Smirnoff y Levene para determinar si mostraban normalidad y homoscedasticidad. El índice de uniformidad fue el único que cumplió con estos términos, mientras que el resto no mostraron estas condiciones, para ello se hizo la prueba t de Student para varianzas iguales y desiguales (o prueba de Welch), respectivamente, con el fin de determinar diferencias de los índices ecológicos entre las localidades de Loreto y Ligüi (Zar, 2009). Posteriormente, se estimó el grado de semejanza entre las localidades de muestreo utilizando el índice de similitud de Bray–Curtis, el cual considera en conjunto la presencia y abundancia de las especies (Krebs, 1999). Luego, con base en la matriz se efectuó un análisis de ordenación con la técnica de escalamiento multidimensional no métrico (nMDS), la cual muestra los sitios de muestreo en un mapa de dos dimensiones y nos indica la distancia relativa entre dichos sitios. En el caso que nos atañe, para determinar la validez del arreglo se tomó en cuenta el nivel de stress de 0.10 (Mc. Cune et al., 2002). En adición, la matriz de Bray–Curtis se utilizó en un análisis de similitudes (ANOSIM; Warwick y Clarke, 2001), con el fin de denotar si la composición faunística de las estrellas de mar difería significativamente entre localidades. La última parte del estudio se enfocó al análisis funcional. Para ello se clasificó cada especie dependiendo de su gremio trófico (carnívoro, herbívoro o detritívoro), usando los criterios de Cintra–Buenrostro et al. (2005). Hecho esto, se compararon las abundancias de individuos entre localidades pertenecientes a cada gremio trófico, así como el número de grupos tróficos presentes por transecto. En todos los casos, las comparaciones estadísticas entre localidades se hicieron por medio de la prueba t de Student, o su versión para varianzas desiguales (prueba de Welch), dependiendo si los datos eran homoscedasticos y normales. RESULTADOS Estructura comunitaria. Se identificaron un total de 1740 especímenes en los 106 censos, pertenecientes a 9 especies de asteroideos, incluidas en 9 géneros y 6 familias. De ellas, P. unifascialis fue la especie más abundante (52% del total de individuos observados) seguida por P. cumingi (22%) y P. pyramidatus (17%). Caso contrario, para las especies Asteropsis carinifera Lamarck, 1816 y Narcisia gracilis Clark, 1916, las cuales fueron representadas en los transectos por un individuo y un par de ejemplares, respectivamente ( Tabla 1 ). Analizando los índices ecológicos, la riqueza promedio para ambas localidades de estudio en conjunto fue de 2.96 ± 0.13 especies por transecto, y hubo diferencias entre ellas ( t 2,102.6 = 4.84, p Fig.2a ). Por otro lado, la abundancia promedio general de los asteroideos fue de 16.42 ± 1.29 ind/transecto, y también se dieron diferencias significativas de los valores de abundancia entre localidades ( t 2,100 8 = 3.74, p Fig.2b ). En el análisis de diversidad (H’) se obtuvo un valor promedio general de 0.32 ± 0.01 decits/ind y hubo diferencias significativas entre localidades (t 2 102 6 = 3.1 1, p = 0.002), ya que la localidad de Loreto fue la que tuvo mayor diversidad ( Fig.2c ). Por último, la uniformidad (J’) tuvo un promedio general de 0.67 ± 0.03, pero en dicho índice no se encontraron diferencias significativas entre localidades ( t 2,104 = 0.13, p < 0.898); esto indica que la abundancia relativa de individuos encontrados por especie está distribuida de manera similar en toda el área de estudio ( Fig.2d ). El análisis de ordenación no evidenció una separación clara de grupos de estaciones de muestreo (stress = 0.15; Fig.3 ), y el ANOSIM tampoco fue significativo (R = 0.02; p = 0.356), todo lo cual corrobora la ausencia de separaciones entre las estaciones de muestreo y confirma que las asociaciones de asteroideos no presentaron diferencias cualitativas entre las dos localidades de estudio. Grupos Tróficos. Como se observa en la Figura 4, la abundancia de carnívoros, herbívoros y detritívoros fue mayor en la localidad de Loreto que en Ligüi. No obstante, en ambos sitios las estrellas de mar con hábitos herbívoros fueron los que predominaron (Loreto 71% y Ligüi 68% del total de la abundancia), seguidas de las detritívoras (Loreto 27% y Ligüi 26%) y finalmente las carnívoras (Loreto 5% y Ligüi 3%). El valor promedio de abundancia de carnívoros en ambas localidades fue de 0.75 ± 0.14 ind/transecto, y hubo diferencias significativas entre Loreto y Ligüi ( t 2,90.3 = 3.07, p = 0.002. Fig.4 ). Para los herbívoros la abundancia general fue de 11.26 ± 0.95 ind/transecto, y también se presentaron diferencias significativas (t 2,941 = 3.21, p < 0.001. Fig.4 ), mientras que el promedio para los detritívoros fue de 4.41 ± 0.78 ind/transecto y ambas localidades no difirieron entre sí (t 2,104 = 1.56, p < 0.122. Fig.4 ). Aunque, se encontró una clara diferencia en el número de grupos tróficos presentes por transecto (t 21038 = 6.07, p < 0.001), el cual fue mayor en Loreto (2.19 ± 0.09) que en Ligüi (1.42 ± 0.08). DISCUSIÓN La información presentada en el presente estudio exhibe por vez primera las tendencias de abundancia y ocurrencia de distintos gremios tróficos de asteroideos. Según Cintra–Buenrostro (2001) y Solís–Marín et al. (2005), en el Golfo de California existen 47 especies de estrellas de mar de aguas someras (menores a 200 m), pero en este trabajo sólo fueron encontradas 9 especies ( Tabla 1 ). La diferencia se explica porque más de la mitad de los asteroideos de este mar interior aparecen en fondos arenosos o limosos (Caso et al., 1993; Cintra–Buenrostro et al., 2005), mientras que los de zonas rocosas, algunos son endémicos del Alto Golfo y otros son específicos de la zona tropical del mismo (al sur de los 24°N; Hendrickx et al., 2005), de modo que no ocurren en Loreto. Asimismo, cabe señalar que Sagarin et al. (2008) enseñan que la riqueza y abundancia local de asteroideos y de equinodermos en general, ha disminuido sensiblemente en el golfo desde los 1940, posiblemente debido a efectos sinérgicos de menor calidad de hábitat y eventos de calentamiento oceánico (en especial El Niño y la fase cálida de la Oscilación Decadal del Pacífico). El hallazgo que P. unifascialis fue la especie más abundante (52 % del total de individuos observados) y frecuente (88% de los transectos) en Loreto y Ligüi ( Tabla 1 ), concuerda con lo descrito en los estudios de Morgan y Cowles (1996); Holguín–Quiñones et al. (2000) y González–Medina et al. (2006) para la Bahía de Loreto, y las observaciones y datos de Reyes–Bonilla et al. (2005) y Herrero–Pérezrul et al. (2008) para el resto del Golfo de California, por lo que se concluye que es el asteroideo dominante en aguas someras y arrecifales de este mar interior. Es posible que esta afirmación pueda extenderse al resto del Pacífico mexicano ya que Zamorano y Leyte–Morales (2005), Benítez–Vil la lobos (2008) y Ríos–Jara etal. (2008) coinciden en que P. unifascialis también es el asteroideo más numeroso en Nayarit (20°N) y Oaxaca (15°N). Respecto al orden de abundancia de las especies en Loreto, Holguín–Quiñones etal. (2000) indicaron que la estrella de mar corona de espinas, Acanthaster planci, estaba en los tres primeros lugares. La diferencia respecto a nuestros datos ( Tabla 1 ) puede ser evidencia de fluctuaciones en la abundancia de esta especie a escala local, pues censos recientes en Loreto (2008–2009) mostraron que A. planci ha tenido un repunte de abundancia en relación con lo observado entre 2004 y 2007 (Reyes–Bonilla etal.2005; presente trabajo). Los cambios de abundancia de esta especie han sido observados en el Pacífico central, y oeste, en el Océano Indico, y también en América Central (Uthicke et al., 2009), por lo que será interesante hacer un seguimiento a largo plazo de la población de este importante depredador en el Golfo de California. Por último, Brusca (1980) y Sagarin et al. (2008) indican que antes de la década de los 1980s, el asteroideo más común del Golfo de California era el carnívoro Heliaster kubiniji (Xantus, 1860), el cual tuvo una caída poblacional severa causada por un patógeno a principios de los 1980 (Dungan et al., 1982). Dicha especie sigue siendo escasa no sólo en Loreto sino en todo el golfo (Reyes–Bonilla et al., 2005; Herrero–Pérezrul et al., 2008), lo que muestra que su recuperación no ha sido exitosa. Comparando las localidades de estudio se observó que Loreto tuvo mayor riqueza, abundancia y diversidad de asteroideos que Ligüi ( Fig.2 ). Este resultado se explica porque la localidad de Loreto presenta gran variedad de hábitat (fondos rocosos, manglares, humedales, mantos de rodolitos; Arizpe y Riosmena–Rodríguez, 2007), los cuales ofrecen refugio y exportan carbono. Además, la parte norte de la bahía mantiene una mayor productividad oceánica debido a surgencias estacionales en la parte noreste de la Isla Carmen ( Fig.1 ). El aporte de energía hacia las comunidades bénticas de los arrecifes debe estar favoreciendo la biodiversidad en Loreto respecto a Ligüi. El único índice ecológico que no cambió significativamente entre localidades fue la uniformidad de Pielou (J'), un indicador de la homogeneidad en la distribución de la abundancia de las especies de un sitio, independientemente de su composición (Krebs, 1999). El resultado indica que la abundancia relativa de individuos encontrados por especie de estrella de mar está distribuida de manera similar tanto a escala local (Loreto y Ligüi; Fig.1 ) como regional (Bahía de Loreto y sus alrededores). Es importante remarcar que nuestros resultados no pudieron compararse directamente con los obtenidos por otros autores que aplicaron índices ecológicos debido principalmente a que no estimaron los valores para los asteroideos como tal, sino para invertebrados o equinodermos en general (Holguín–Quiñones et al., 2000; Benítez–Villalobos, 2001; Mille–Pagaza et al., 2002; Holguín Quiñones et al., 2008). Se sugiere que futuros trabajos traten de ofrecer información más detallada sobre cada taxón. En el análisis de ordenación ( Fig.3 ) no observamos separaciones entre los sitios de trabajo, y el stress del NMDS fue relativamente alto (0.15). Estas tendencias fueron confirmadas con el ANOSIM, y demuestran que las asociaciones de asteroideos no presentan diferencias cualitativas entre las dos localidades de estudio, sólo cuantitativas. Reyes–Bonilla et al. (2005) tampoco mostraron agrupaciones claras al revisar las asociaciones de asteroideos de arrecifes del oeste del Golfo de California, aun cuando la riqueza y abundancia fueron mayores en Loreto y Bahía de Los Ángeles que en las otras localidades estudiadas. Tomando en cuenta toda esta información, se sugiere que aunque haya marcadas diferencias en la abundancia de las estrellas de mar en el golfo a escalas locales o regionales (las cuales como se dijo, deben estar señalando aspectos de disponibilidad de alimento), la homogeneidad en el índice de uniformidad indica que la abundancia relativa de las especies dominantes (siempre P. unifascialis, P. pyramidatus y P. cumingi) es muy similar a escalas locales, lo que se traduce a escalas regionales. Además, estas especies pueden habitar diferentes tipos de sustratos (rocosos, coralinos, arenosos, etc.). El estudio de las tendencias tróficas de los asteroideos es importante dado que ellos pueden obtener alimento de muy diversas formas dependiendo la especie, y por ende el grupo representa una serie de eslabones importantes en los ecosistemas arrecifales. La clasificación empleada en este trabajo (Cintra Buenrostro et al., 2005; Tabla 1 ) se basó en una revisión sobre la dieta de las especies del golfo, donde se asignó cada especie a un gremio trófico con base en datos de literatura, observaciones de campo y en algunos casos, extrapolaciones de las características de especies afines. Este es el mismo método que se ha seguido desde hace ya varios años para revisar la condición de peces (Pauly et al., 1998) y moluscos (Valentine et al., 2002), por lo que se consideró que la clasificación es confiable. Según la Figura 4, el tipo de alimentación más común en las dos localidades estudiadas fue el herbivorismo, lo cual ocurre porque las dos especies dominantes pertenecen a este gremio ( Tabla 1 ). Este patrón puede tener su origen en la alta biomasa de algas frondosas y coralinas que caracteriza a Loreto (Arizpe & Riosmena–Rodríguez, 2008), y en general el Golfo de California (Brusca, 1980), y que son capaces de mantener cantidades importantes de peces e invertebrados. Además de esto, los números de los detritívoros y los carnívoros fueron más altos en la localidad de Loreto, quizá resultado de la alta productividad de la columna de agua en la bahía, que se manifiesta como carbono orgánico particulado que llega al fondo, y como energía transmitida dentro de la red trófica y que eventualmente alcanza el tercer nivel. Es factible que la mayor abundancia de elementos en todos los gremios tróficos sea la causa por la cual también en la localidad de Loreto se halló un mayor número de grupos tróficos por transecto que en Ligüi. Pero es interesante anotar que no obstante a ello, la proporción de la abundancia total de cada uno de los gremios se mantuvo independiente de la localidad. Esto puede indicar que la función de los asteroideos como unidad es similar en ambas localidades, y que sus números cambian solo en respuesta a la cantidad de recursos disponibles. En conclusión, nuestro trabajo muestra que la estructura comunitaria y trófica de los asteroideos residentes en zonas rocosas de la región de estudio difiere cuantitativamente, debido a que en la localidad de Loreto existe una mayor riqueza, abundancia y diversidad de asteroideos y mayor número de gremios tróficos por transecto. Esto puede deberse a que dicha localidad presenta ambientes muy variados con fondos rocosos y abundante alimento para los asteroideos. Sin embargo, la composición de especies se mantuvo constante, debido a que las especies dominantes (P. unifascialis, P. cumingi y P. pyramidatus) pueden colonizar diferentes tipos de hábitats. AGRADECIMIENTOS Esta investigación se realizó con fondos del programa PRODERS otorgados a las autoridades del Parque Nacional Bahía de Loreto (Yrvin Ramírez, Director del Parque), y la información de campo se obtuvo con la colaboración de Andrés González y Arturo Ayala (UABCS). Juan José Alvarado Barrientos (Universidad de Costa Rica) revisó versiones preliminares del manuscrito. Luis Drew (UABCS) y Leonardo Vázquez Vera (COBI A.C.) ayudaron en la edición de las figuras. Agradecemos a los dos árbitros anónimos y al editor que revisaron el documento y ofrecieron comentarios que mejoraron sensiblemente la versión final. REFERENCIAS Arizpe, O. & R. Riosmena Rodríguez.2007. Flora y fauna marina y costera. In: Ganster, P., O. Arizpe & A. Ivanova (Eds.). Loreto; el futuro de la primera capital de las Californias. San Diego State University Press, San Diego, pp.31–48. Bautista–Romero, J.J., H. Reyes–Bonilla, D. Lluch–Cota & S. Lluch–Cota.1994. Aspectos generales de la fauna marina, In: Ortega–Rubio, A. & A. Castellanos–Vera (Eds.). La Isla Socorro, Reserva de la Biosfera Archipiélago de Revillagigedo. CIBNOR, La Paz, pp.247–275. Benítez–Villalobos, F.2001. Comparación de la comunidad de equinodermos asociados a dos arrecifes, en dos localidades de las Bahías de Huatulco, Oaxaca, México. Ciencia y Mar 5 (13): 19–24. Benítez–Villalobos, F.2008. Listado taxonómico de los equinodemos (Echinodermata: Asteroidea y Echinoidea) de la costa de Oaxaca en el Pacífico sur mexicano. Revista de Biología Tropical 56 (3): 75–81. Blake, D.B.1989. Asteroidea: functional morphology, classification and phylogeny. In: Jangoux, M & J.M. Lawrence (Eds.). Echinoderm studies 3. Balkema, Amsterdam, pp.179–223. Brusca, R.C.1980. Common intertidal invertebrates of the Gulf of California.2nd Ed. University of Arizona Press, Tucson.320 p. Caso, M.E.1992. Los equinodermos (Asteroideos, Ofiuroideos y Equinoideos de la Bahía de Mazatlán, Sinaloa. Publicación Especial de los Anales del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología UNAM 11 (1): 1–214. Caso, M.E.1994. Estudio morfológico, taxonómico, ecológico y distribución geográfica de los asteroideos colectados durante las campañas oceanográficas Cortés 1, 2, 3. Publicación Especial de los Anales del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología UNAM 12 (1): 1–111. Caso, M.E., A. Laguafda–Figuefas, F.A. Solís–Marín, A. Ortega–Salas & A. de la Luz Dufán–González.1996. Contribución al conocimiento de la ecología de las comunidades de equinodermos de la Bahía de Mazatlán, Sinaloa, México. Anales del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología UNAM 22 (1): 101–119. Chávez–Dagostino R.M., A.C. Nepote–González, P. Medina– Rosas & F. Solís–Mafín.2000. Listado preliminar de echinoideos (sic) y asteroideos (Echinodermata: Echinoidea y Asteroidea) de las Islas Marietas, Nayarit, México. Mexicoa 2 (1): 69–72. Cintra–Buenrostro, C.E.2001. Los asteroideos (Echinodermata: Asteroidea) de aguas someras del Golfo de California, México. Oceánides 16 (1): 49–90. Cintra–Buenrostro, C.E., H. Reyes–Bonilla & M.D. Herrero–Pérezrul.2005. Oceanographic conditions and diversity of seastars (Echinodermata: Asteroidea) in the Gulf of California, Mexico. Revista de Biología Tropical 53 (3): 245–261. Clarke, K.R & R. M, Warwick.2001. Change in marine communities: an approach to statistical analysis and interpretation.2nd edition. PRIMER–E: Plymouth Marine Lab.171 p. Dungan, M.T., T.E. Miller & D.A. Thomson.1982. Catastrophic decline of a top carnivore in the Gulf of California rocky intertidal zone. Science 216 (4549): 989–991. González–Medina, F.J., O.E. Holguín–Quiñones & G. De la Cruz–Agüero.2006. Variación espacio temporal de algunos macroinvertebrados (Gastropoda, Bivalvia y Echinodermata) de fondos someros del Archipiélago Espíritu Santo, B.C.S., México. Ciencias Marinas 32 (1A): 33–44. Gotshall, D.W.1987. Marine animals of Baja California. Sea Challengers, Monterey.104 p. Herrero–Pérezrul, M.D., H. Reyes–Bonilla, A. González–Azcárraga, C.E. Cintfa–Buenfostfo & A. Rojas–Sierra.2008. Equinodermos. In: G.D. Danemann y E. Ezcurra (Eds.). Bahía de Los Ángeles: recursos naturales y comunidad: línea base 2007. SEMARNAT/INE/PRONATURA Noroeste, San Diego Natural History Museum, pp.339–357. Hendrickx, M.E., R.C. Brusca & L.T. Findley.2005. Listado y distribución de la macrofauna del Golfo de California, México. Parte 1, Invertebrados. Arizona–Sonora Desert Museum, Tucson.429 p. Hickman, C.P.1998. A field guide to sea stars and other echinoderms of Galápagos. Sugar Spring, Lexington.83 p. Holguín–Quiñones, O., H. Wright–López & F.A. Solís–Marín.2000. Asteroidea, Echinoidea y Holothuroidea en fondos someros de la Bahía de Loreto, Baja California Sur, México. Revista de Biología Tropical 48 (4): 749–757. Holguín–Quiñones, O., E., F.J. González–Medina, F. Solís–Marín & E. Félix–Pico.2008. Variación espacio–temporal de Scleractinia, Gorgonacea, Gastropoda, Bivalvia, Cephalopoda, Asteroidea, Echinoidea y Holothuroidea de fondos someros de Isla San José, Golfo de California. Revista de Biología Tropical 56 (3): 1189–1199. Honey–Escandón, M., F.A. Solís–Marín & A. Laguarda–Figueras.2008. Equinodermos (Echinodermata) del Pacífico mexicano. Revista de Biología Tropical 56 (3): 57–73. Kerstitch, A. & H. Bertsch.2007. Sea of Cortez marine invertebrates.2nd. ed. Sea Challengers, Monterey.106 p. Krebs, C.1999. Ecological methodology.2nd. Ed, Harper & Row. New York.620 p. Maluf, L.Y.1988. Biogeography of the central Eastern Pacific shelf echinoderms. In: Burke, R.D., P.V. Mladenov, P. Lambert & R.L. Parsley (Eds.). Echinoderm Biology. Balkema, Rotterdam, pp.389–398. McCune, B., J.B. Grace & D.L. Urban.2002. Analysis of ecological communities. MJM Software Desig.300 p. Menge, B.A.1982. Effects of feeding on the environment. In: Jangoux, M. & J.M. Lawrence (Eds.) Echinoderm nutrition. Balkema, Rotterdam, pp.521–551. Morgan, M.B. & D.L. Cowles.1996. The effects of temperature on the behavior and physiology of Phataria unifascialis (Gray, 1840) (Echinodermata, Asteroidea): implications for the species distribution in the Gulf of California, Mexico. Journal of Experimental Marine Biology and Ecology 208 (1): 13–27. Mille–Pagaza, S., J. Carrillo–Laguna, A. Pérez–Chi & M.E. S ánchez–Salazar.2002. Abundancia y diversidad de los invertebrados litorales de Isla Socorro, Archipiélago Revillagigedo, México. Revista de Biología Tropical 50 (1): 97–105. Paulay, G.1996. Diversity and distribution of reef organisms. In: C. Birkeland (ed.). Life and death in coral reefs. Academic Press, San Diego, pp.298–353. Pauly, D., V. Chfistensen, vf J. Dasgaafd, R. Ffoese & F. Torres.1998. Fishing down marine food webs. Science 279 (5352): 860–863. Solís–Marín, F.A., A. Laguarda–Figueras, A. Durán–González, C.G. Ahearn & J. Torres–Vega.2005. Equinodermos (Echinodermata) del Golfo de California, México. Revista de Biología Tropical 53 (3): 123–137. Reyes–Bonilla, H.1995. Asteroidea and Echinoidea (Echinodermata) from Isla San Benedicto, Revillagigedo Archipelago, México. Revista de Investigación Científica UABCS 6 (1): 29–38. Reyes–Bonilla, H., González–Azcárraga A & A. Rojas–Sierra A.2005. Estructura de las asociaciones de las estrellas de mar (Asteroidea) en arrecifes rocosos del Golfo de California, México. Revista de Biología Tropical 53 (3): 233–244. Ríos–Jara, E., C.M. Galván–Villa & F.A. Solís–Marín.2008. Equinodermos del Parque Nacional Isla Isabel, Nayarit, México. Revista Mexicana de Biodiversidad 79 (1): 131–141. Sagarin, R.D., W.F. Gilly, C.H. Baxter, N. Burnett & J. Christensen.2008. Remembering the gulf: changes to the marine communities of Sea of Cortez since the Steinbeck and Ricketts expedition of 1940. Frontiers in Ecology and the Environment 6 (7): 372–379. Uthicke, S., B. Schaffelke & M., Byrne.2009. A boom–bust phylum? Ecological and evolutionary consequences of density variations in echinoderms. Ecological Monographs 79 (1): 3–24. Valentine, J.W., K. Roy & D. Jablonski.2002. Carnivore & non carnivore ratios in northeastern Pacific marine gastropods. Marine Ecology Progress Series 228:153–163. Warwick, R.M. & K.R. Clarke.2001. Practical measures of marine biodiversity based on relatedness of species. Oceanography and Marine Biology Annual Review 39 (1): 207–231. Zamorano, P & G.E. Leyte–Morales.2005. Cambios en la diversidad de equinodermos asociados al arrecife coralino de La Entrega, Oaxaca, México. Ciencia y Mar 9 (27):19–28. Zar, J.H.2009. Biostatisticalanalysis.5th Ed. Prentice Hall, Upper Saddle River.944 p.

You might be interested:  Como Recuperar El Codigo Del Censo

¿Por qué se regeneran las estrellas de mar?

Esta condición, en donde las estrellas de mar regeneran la mayoría de sus órganos, les permite tener un alto potencial de supervivencia y éxito reproductivo, ya que la regeneración es un fenómeno esencial en el ciclo de vida (Candia- Carnevali 2006; Kondo y Akasaka, 2010).

¿Cuáles son los depredadores de las estrellas de mar?

Quién es el depredador de la estrella de mar – Como nota importante hemos de destacar que la mayoría de las especies de estrellas de mar no se encuentran en peligro de extinción. Existen un gran número de estas especies marinas por lo que es muy improbable que las estrellas de mar desaparezcan con el tiempo.

¿Cuánto tiempo tarda en nacer una estrella de mar?

Descubre el fascinante proceso de reproducción de las estrellas de mar – Las estrellas de mar son animales fascinantes que se reproducen de manera asexual y sexual, En el proceso sexual, los machos liberan esperma al agua y las hembras liberan huevos.

  1. Los huevos fertilizados se convierten en larvas que flotan libremente en el agua.
  2. Cuánto tarda en nacer una estrella de mar depende de diversos factores como la temperatura del agua y la especie de estrella de mar.
  3. En general, el proceso de desarrollo desde el huevo hasta la estrella de mar adulta puede tardar varios meses.

Durante este tiempo, las larvas se alimentan de plancton y se transforman en pequeñas estrellas de mar. El proceso asexual de reproducción de las estrellas de mar es igualmente interesante. Algunas especies pueden regenerar partes del cuerpo, lo que les permite crear clones de sí mismas.

You might be interested:  Como Se Llama La Fobia Al Mar

¿Qué necesita para vivir la estrella de mar?

¿Dónde viven las estrellas de mar? – ¿Sabes dónde viven las estrellas de mar? Se distribuyen en los océanos de todo el mundo, es decir, es posible encontrarlas en el Ártico, el Antártico, el Atlántico, el Índico y el Pacífico. En estos océanos, la mayoría de las especies prefiere vivir a 6.000 metros de profundidad, aunque algunas habitan el lecho arenoso que se encuentra en las costas.

Estas estrellas solo sobreviven en ambientes salados y salobres, por lo que no es posible encontrarlas en aguas dulces. En el océano, sus áreas predilectas se encuentra en torno a los arrecifes de corales, los bosques de algas marinas y cualquier lugar del fondo donde encuentre rocas o arenas fangosas.

Debido a sus hábitos nocturnos, pueden desempeñar su vida a la perfección en ambientes con poca luminosidad como el lecho de los océanos.

¿Cuál es el animal que más se reproduce?

“Cabezas nadadoras” – En otro logar del océano nada un gigante que era previamente reconocido por el libro de récords como el animal vertebrado más fecundo: el Pez Luna, Su nombre en latín, ” Mola mola “, significa “piedra de molino” y parece apropiado.

Estos peces grises redondos pueden medir tres metros de ancho y pesar hasta dos toneladas. Cariñosamente conocidos como “cabezas nadadoras”, debido a su gran tamaño y relativamente pequeñas aletas, se les suele encontrar disfrutando de la luz del sol cerca de la superficie del océano. El Pez Luna es campeón en poner huevos,

Las hembras pueden soltar hasta 300 millones en el agua en una sola puesta, Se cree que en aguas japonesas desovan de agosto a octubre, lo que sugiere que lo hacen múltiplemente. Fuente de la imagen, Thinkstock Pie de foto, Si todas las crías de este pez sobrevivieran, los océanos estarían inundados.

Los grandes peces luna maduros, viven de manera solitaria mar adentro, donde encontrar pareja es todo un reto, por lo que la producción en gran escala de huevos dispersados puede incrementar las probabilidades de fecundación por diferentes machos”, afirma el Dr. Davis Sims de la Asociación de Marina Biológica de Plymouth, en el Reino Unido.

Al igual que los corales, solo unos pocos huevos se desarrollarán hasta la adultez, De lo contrario, los océanos del mundo estarían llenos de una masa de peces luna aleteando, sin espacio para mucho más. “Creemos que producen tantos porque las posibilidades de fecundación y posterior supervivencia de la larva son tan bajas” dice Sims.

¿Que se reproducen por huevos?

Los animales ovíparos son aquellos que nacen de un huevo, por ejemplo: pollos, tortugas, gallinas, avestruces, pájaros, patos, cocodrilo, tiburón, guacamaya, pavorreal, peces, dinosaurios, sapos, insectos, cangrejos, serpientes, entre otros El huevo está formado por la yema, la clara, las membranas y el cascarón.

¿Cómo nacen crecen se reproducen?

995 palabras 5 páginas CICLO DE VIDA DE LOS SERES VIVOS. ¿Por qué varían los ciclos de vida en los seres vivos? Todos los seres vivos cumplen con un ciclo de vida: nacen, crecen, se reproducen y mueren. Este ciclo se desarrolla en ambientes o ecosistemas específicos, los cuales tienen gran influencia sobre los organismos que los habitan.

Los seres vivos se transforman en cada etapa que conforma el ciclo vital. La mayoría de los individuos de diferentes especies al nacer poseen características muy diferentes a las que van adquiriendo conforme crecen. En los animales el crecimiento está relacionado con las transformaciones que va sufriendo el cuerpo conforme pasa el tiempo, entre ellas, las que permitirán tener hijos o crías.

Estos cambios, los cuales son ver más Cambian el tamaño y el peso del cuerpo del cuerpo, la dentadura la forma de alimentarse, la cantidad y el color del cabello y el tono de la voz.Algunas características que no cambian en los seres humanos son la forma y el color de los ojos, la forma de las orejas y de las extremidades y el color de la piel.

Nacen: Todos los seres vivos proceden de otros seres vivos. Se alimentan: Todos los seres vivos necesitan tomar alimentos, aunque cada uno tome un tipo de alimento diferente. Crecen: Los seres vivos aumentan de tamaño a lo largo de su vida y a veces, cambian de aspecto. Se relacionan: Los seres vivos son capaces de captar lo que ocurre a su alrededor y reaccionar como corresponda.

Se reproducen: Los seres vivos pueden producir otros seres vivos parecidos a ellos. Mueren: Todos los seres vivos dejan de funcionar en algún momento y dejan, por tanto, de estar vivos. A estas características le llamamos el ciclo de vida. CONCLUSION.

¿Dónde están los ojos de las estrellas de mar?

¿Podemos salvar los arrecifes de coral? – Los animales de la clase asteroidea, es decir las e strellas de mar, son eslabones muy importantes en las cadenas tróficas de casi todos los ambientes marinos, principalmente en los fondos. En general, se consideraba que las estrellas de mar son seres que se guían principalmente por sus sentidos olfatorio s, pero estudios recientes han demostrado que algunas especies de aguas someras dependen únicamente de la visión para reconocer su hábitat y encontrar su alimento a distancias cortas.

Sus ojos compuestos se encuentran en la punta de cada brazo y varían poco entre las especies examinadas. Aún así, todavía se sabe muy poco sobre la visión en las especies que se encuentran en la zona afótica -aquellas a las que no llega la luz- de las profundidades marinas o si incluso tienen ojos. Los ojos compuestos de las estrellas de mar se encuentran en la punta de cada brazo En el estudio liderado por Marie Helene Birk, del departamento de Biología Marina de la Universidad de Copenhag e y publicado recientemente en la revista Procedings B de la Royal Society, se han estudiado 13 especies de estrellas del mar de Groenlandia, que cubren un rango distribución desde aguas poco profundas hasta profundidades marinas algo inferiores a los 1000 metros.

Las especies fueron examinadas para detectar la presencia de ojos y se utilizaron exámenes ópticos y morfológicos para estimar la calidad de su visión. Además, las especies que se encuentran en la zona afótica (profundidad en la cual no es posible el desarrollo de procesos fotosintéticos) por debajo de 320 metros analizaron también en aras de encontrar indicios de bioluminiscencia.

Muchas estrellas de mar usan sus ojos como mecasnismo principal de orientación De todas las especies estudiadas, excepto una de ellas conocida como Ctenodiscus crispatus, todas tenían ojos y dos fueron bioluminiscentes. Pero además, curiosamente, una de las especies encontradas en la zona afótica, Novodinia americana, poseía la resolución espacial más alta de todas las estrellas de mar bioluminiscentes conocidas.

Es por todo esto que los investigadores concluyen que muchas estrellas de mar usan sus ojos como mecasnismo principal de orientación, al contrario de lo que se creía con anterioridad. Birk y en referencia a Novodinia americana declara: “hipotetizamos que esta especie se comunica visualmente usando flashes bioluminiscentes supuestamente con fines reproductivos.

¿Cuántos brazos puede llegar a tener una estrella de mar?

Estrellas de mar
Rango temporal : Ordovícico – Holoceno PreЄ Є O S D C P T J K Pg N
Estrella de mar
Taxonomía
Dominio : Eukaryota
Reino : Animalia
Superfilo: Deuterostomia
Filo : Echinodermata
Subfilo: Eleutherozoa
Clase : Asteroidea De Blainville, 1830
Órdenes
  • Brisingida
  • Forcipulatida
  • Notomyotida
  • Paxillosida
  • Spinulosida
  • Valvatida
  • Velatida ​
  • Concentricycloidea (posición incierta)

Los asteroideos ( Asteroidea ) o estrellas de mar son una clase del filo Echinodermata (equinodermos) de simetría pentarradial, con cuerpo aplanado formado por un disco pentagonal con cinco brazos o más. ​ El nombre «estrella de mar» se refiere esencialmente a los miembros de la clase Asteroidea.

  • Sin embargo, en su uso común el nombre es a veces incorrectamente aplicado a los ofiuroideos,
  • La clase Asteroidea se compone de cerca de 1900 ​ especies existentes que se distribuyen en todos los océanos del mundo, incluyendo el Atlántico, Pacífico, Índico, Ártico y Antártico,
  • Estrellas de mar se producen en un amplio rango de profundidad, desde la zona intermareal hasta la abisal a profundidades mayores de 6000 m (metros).

Las estrellas de mar forman uno de los grupos de animales marinos más conocidos del fondo marino. Por lo general tienen un disco central y cinco brazos, aunque algunas especies pueden tener muchos brazos más. La superficie aboral o superior puede ser lisa, granular o espinosa, y está cubierta con placas superpuestas.

Muchas especies son de colores brillantes en varios tonos de rojo o naranja, mientras que otros son de color azul, gris, o marrón. Tienen pies ambulacrales operados por un sistema hidráulico y una boca en el centro de la superficie oral o inferior. Se alimentan de forma oportunista, depredando sobre todo a invertebrados bentónicos,

Varias especies tienen un comportamiento de alimentación especial, incluyendo alimentación por filtración y adaptaciones para alimentarse de presas específicas. Tienen ciclos de vida complejos y pueden reproducirse tanto sexual como asexualmente. La mayoría tiene la capacidad de regenerar brazos dañados o perdidos.

  1. Tienen varias funciones importantes en la ecología y la biología,
  2. Especies como Pisaster ochraceus llegaron a ser ampliamente conocidas como ejemplos del concepto de las especies claves en la ecología,
  3. La especie tropical Acanthaster planci es un depredador voraz de coral a lo largo de la región del Indo-Pacífico.

Otra especies de estrellas de mar, como los miembros de la familia Asterinidae, se utilizan con frecuencia en la biología del desarrollo,

¿Dónde está la boca de la estrella de mar?

Descripción – Esta estrella de mar mide entre 20 y 30 cm de tamaño, tiene por lo general 5 brazos largos y redondeados, aunque este número puede variar de 4 a 7. En el dorso, cada brazo tiene dos filas de pies con forma de tubo y ventosas que le permiten adherirse al fondo rocoso.

  1. El centro de la estrella presenta un disco pequeño donde se encuentra la boca.
  2. Por todo el cuerpo se observan pequeñas espinas, esta es una característica de los equinodermos, grupo al que también pertenecen, por ejemplo, los erizos.
  3. Estas púas de alrededor de 1,5 mm a su vez están cubiertas por una piel glandular.

El color varía entre rojo y rojo anaranjado y la punta de los brazos es un poco más oscura que el resto del cuerpo.

¿Cómo es el nacimiento de una estrella?

Las Estrellas para niños

Las Estrellas

Al observar el cielo por la noche descubriremos miles de estrellas. Aunque se ven muy pequeñas son en realidada mucho más grandes que nuestro Sol. Cada estrella es una gran bola de gases que arde en lo profundo del espacio.

Estrellas Jovenes Las estrellas, al igual que las personas, nacen, crecen y mueren. Nacen a partir de grandes nubes de gas y polvo que se encuentra en el espacio. Después de miles de años este polvo y gas se junta para formar una gran bola que gira. La bola se calienta tanto que comienza a brillar. Ha nacido una estrella. Una estrella típica se divide en núcleo, manto y atmósfera. En el núcleo es donde se producen las reacciones nucleares que generan su energía. El manto transporta dicha energía hacia la superficie y según cómo la transporte, por convección o por radiación, se dividirá en dos zonas: radiante y convectiva. Finalmente, la atmósfera es la parte más superficial de las estrellas y la única que es visible. Se divide en cromósfera, fotósfera y corona solar. La atmósfera estelar es la zona más fría de las estrellas y en ellas se producen los fenómenos de eyección de materia. Pero en la corona, supone una excepción a lo dicho ya que la temperatura vuelve a aumentar hasta llegar al millón de grados por lo menos. Pero es una temperatura engañosa. En realidad esta capa es muy poco densa y está formada por partículas ionizadas altamente aceleradas por el campo magnético de la estrella. Sus grandes velocidades les confieren a esas partículas altas temperaturas. A lo largo de su ciclo las estrellas experimentan cambios en el tamaño de las capas e incluso en el orden en que se disponen. En algunas la zona radiante se situará antes que la convectiva y en otras al revés, dependiendo tanto de la masa como de la fase de fusión en que se encuentre. Así mismo, el núcleo también puede modificar sus características y su tamaño a lo largo de la evolución de la estrella. La edad de la mayoría de las estrellas oscila entre 1000 y 10 000 millones de años; aunque algunas estrellas pueden ser incluso más viejas. La estrella observada más antigua, HE 1523-0901, tiene una edad estimada de 13 200 millones de años, muy cercana a la edad estimada para el Universo, de unos 13 700 millones de años.

table>

Las estrellas brillan por millones de años, luego gastan su combustible y llegan a morir. Las estrellas más grandes (mucho más grandes que el Sol) son las que más brillan, pero también las que menos duran. Cuando mueren se colapsan en segundos y ocurre una gigantesca explosión llamada Supernova. Algunas estrellas menos grandes dejan de brillar y se contraen poco a poco hasta que tienen una gravedad tan grande que la estrella forma un punto muy denso llamado Agujero negro o Black Hole. Los agujeros negros funcionan como si fueran remolinos espaciales, tragan todo lo que se encuentra cerca. Su fuerza es tal que ni siquiera la luz puede escapar. Agujeros negros Son cuerpos con un campo gravitatorio extraordinariamente grande. No puede escapar ninguna radiación electromagnética ni luminosa, por eso son negros. Están rodeados de una “frontera” esférica que permite que la luz entre pero no salga. Hay dos tipos de agujeros negros: cuerpos de alta densidad y poca masa concentrada en un espacio muy pequeño, y cuerpos de densidad baja pero masa muy grande, como pasa en los centros de las galaxias. Si la masa de una estrella es más de dos veces la del Sol, llega un momento en su ciclo en que ni tan solo los neutrones pueden soportar la gravedad. La estrella se colapsa y se convierte en agujero negro. Conos luminosos El científico británico Stephen W. Hawking ha dedicado buena parte de su trabajo al estudio de los agujeros negros. En su libro “Historia del Tiempo” explica cómo, en una estrella que se está colapsando, los conos luminosos que emite empiezan a curvarse en la superficie de la estrella. Al hacerse pequeña, el campo gravitatorio crece y los conos de luz se inclinan cada vez más, hasta que ya no pueden escapar. La luz se apaga y se vuelve negro.

table>

Constelaciones

table>

Desde la antiguedad el hombre al mirar las estrellas por la noche se imaginó que uniéndolas con lieas imaginarias podían formar ciertas figuras; estas se llaman Constelaciones. Tienen nombres de animales, seres de la mitogía y objetos. La mitología aymara es mucho más interesante de estudiar porque tenía las llamadas “constelaciones obscuras”; tomaban en cuenta los llamados “Sacos de Carbón” que son regiones obscuras en la Vía Láctea. Sabías que? Shurnarkabtishashutu es la estrella con el nombre más largo. Es una palabra en árabe que significa “bajo el cuerno al sur del toro”! La luz del Sol tarda en llegar a la Tierra 8 minutos. La luz de la estrella más cercana al sistema solar Alpha Centauri, tarda cuatro años en llegar hasta nosotros!

: Las Estrellas para niños

¿Qué habilidades tienen las estrellas de mar?

¿Qué hace únicas a las estrellas de mar? – Las estrellas de mar son animales marinos que tienen varias características que las hacen únicas. Una de sus principales habilidades es que pueden regenerar sus extremidades si se cortan, lo que significa que si pierden un brazo o una pierna, pueden volver a crecerlo en poco tiempo.

  • Además, las estrellas de mar tienen un sistema nervioso muy simple y primitivo, pero pueden detectar la luz y las sombras gracias a células sensibles a la luz ubicadas en sus extremidades.
  • Esto les permite encontrar alimentos y protegerse de los depredadores.
  • Otra habilidad asombrosa de las estrellas de mar es que pueden cambiar de color para camuflarse con su entorno y evitar ser detectadas.

Esto se debe a que tienen células especiales llamadas cromatóforos que contienen pigmentos de diferentes colores.

¿Qué género es la estrella de mar?

Pisaster es un género de equinodermos asteroideos de la familia Asteriidae.

¿Cuál es la reproducción de los equinodermos?

Los Equinodermos constituyen un phylum del reino Animalia, que agrupa las conocidos comunmente como estrellas de mar, estrellas con plumas, lirios de mar, ofiuros, erizos de mar y holoturias o cohombros de mar, Su nombre proviene del griego echinos (espina) y dermis (piel), y alude a su exclusivo exoesqueleto formado por osículos calcáreos,

Poseen simetría pentarradial secundaria, a excepción de las larvas, que poseen simetría bilateral. Exoesqueleto provisto de placas y espinas calcáreas, En los erizos de mar los osículos están fuertemente unidos entre sí y forman un caparazón rígido, mientras que en las holoturias los osículos son diminutos y se encuentran dispersos en la dermis carnosa. Poseen un sistema ambulacral, un conjunto de canales con unas proyecciones externas que les permiten el desplazamiento.

Los Equinodermos se reproducen sexualmente, aunque en algunas clases hay ejemplos de reproducción asexual, La reproducción sexual es externa, con fecundación en el agua, aunque muchas especies son incubadoras. La reproducción asexual, ya sea por fisión como por autotomía de una porción del cuerpo, sucede en Holoturoideos y Asteroideos ; y en algunas especies de Ofiuros,

En el caso de los carnívoros, son especies que se alimentan únicamente de otros animales como es el caso de las estrellas de mar que son depredadoras. Los herbívoros son los animales que se alimentan exclusivamente de materia vegetal, como por ejemplo los erizos de mar, estos se alimentan de algas en las rocas. Los suspensivoros se alimentan solamente de partículas en suspensión, con unos tentáculos especializados que poseen en la boca. Es el caso de las holoturias y los lirios de mar

Todos los Equinodermos son marinos, ya que son incapaces de sobrevivir en agua dulce o en tierra porque la concentración salina de su medio interno es igual a la del medio externo y carecen de estructuras respiratorias, órganos excretores y osmorreguladores.

Clase Asteroidea Clase Crinoidea Clase Echinoidea Clase Holothuroidea Clase Ophiuroidea Clase Stelleroidea

¿Qué tipo de reproducción asexual tienen las medusas?

La reproducción asexual generalmente es en forma de gemación. Las medusas también se forman a partir de yemas (gonóforos) sobre los pólipos, ya sea a partir de las paredes de los hidrantes comunes o en gonozoides especializados.

Adblock
detector