Como Tratar A Una Persona Con Demencia Senil - HoyHistoriaGT Hoy en la Historia de Guatemala

Como Tratar A Una Persona Con Demencia Senil

Como Tratar A Una Persona Con Demencia Senil
La demencia es una pérdida de la función cognitiva que ocurre con ciertas enfermedades y que afecta la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Un ser querido con demencia necesitará apoyo en el hogar a medida que la enfermedad empeore. Usted puede ayudar tratando de entender cómo la persona con demencia percibe su mundo.

Ayudar a la persona a permanecer calmada y orientadaHacer que vestirse y asearse sea más fácilHablar con la personaAyudar con la pérdida de la memoriaManejar problemas de comportamiento y de sueño Promueva actividades que sean estimulantes y que pueda disfrutar

Los consejos para reducir la confusión en personas con demencia incluyen:

Tener personas y objetos familiares alrededor. Puede ser útil tener álbumes de fotos familiares.Mantener las luces encendidas por la noche.Brindar recordatorios, notas, listas de tareas rutinarias o instrucciones para las actividades diarias.Ceñirse a un horario de actividades simple.Hablar de eventos actuales

Tomar caminatas regulares con un cuidador puede ayudar a mejorar las habilidades de comunicación y evitar que la persona deambule. La música tranquilizante puede reducir la deambulación y la inquietud, aliviar la ansiedad y mejorar el sueño y el comportamiento.

Las personas con demencia deben hacerse revisar los ojos y los oídos. Si se encuentran problemas, es posible que se necesiten audífonos, gafas o cirugía de cataratas. Las personas con demencia también deben someterse a exámenes de manejo frecuentes. En algún punto, dejará de ser seguro que continúen conduciendo,

Esta puede no ser una conversación fácil. Busque la ayuda de su proveedor o de otro familiar. Las leyes estatales son distintas sobre cuándo debe dejar de manejar una persona con demencia. Las comidas supervisadas pueden ayudar con la alimentación. Las personas con demencia con frecuencia se olvidan de comer y beber y, en consecuencia, pueden deshidratarse.

Tener cuidado con el riesgo de ahogarse y qué hacer si se presenta ahogamientoCómo incrementar la seguridad en la casa Cómo prevenir caídasFormas para mejorar la seguridad en el baño

El Programa de Retorno Seguro (Safe Return Program), implementado por la Asociación para el Alzheimer (Alzheimer’s Association), exige que las personas con demencia lleven puesto un brazalete de identificación. Si ellas salen a deambular, el cuidador puede avisar a la policía y a la oficina del Programa de Retorno Seguro, donde la información acerca de ellas se guarda y se comparte a nivel nacional.

Finalmente, las personas con demencia pueden necesitar asistencia y vigilancia las 24 horas para brindar un ambiente seguro, controlar el comportamiento agresivo o agitado y satisfacer sus necesidades. CUIDADOS A LARGO PLAZO: Una persona con demencia puede necesitar vigilancia y ayuda en casa o en una institución.

Las posibles opciones incluyen:

Guardería para adultosAlberguesResidencias para adultos mayoresCuidado en el hogar

Muchas organizaciones están disponibles para ayudarle a cuidar a una persona con demencia. Estas incluyen:

Servicios de protección de adultosRecursos de la comunidadDepartamentos geriátricos gubernamentales a nivel local o estatalEnfermeras visitadoras o auxiliaresServicios de voluntarios

En algunas comunidades, puede haber disponibilidad de grupos de apoyo relacionados con la demencia. La asesoría a la familia puede ayudar a sus miembros a hacerle frente al cuidado en el hogar. Las instrucciones previas, un poder notarial y otras acciones legales pueden facilitar la toma de decisiones con relación al cuidado de la persona con demencia.

  1. Busque asesoría legal a tiempo, antes de que la persona sea incapaz de tomar tales decisiones.
  2. Existen grupos de apoyo que pueden proporcionar información y recursos para personas con mal de Alzheimer y sus cuidadores.
  3. Cuidar de alguien con demencia; Cuidado en el hogar para la demencia Basco MD, Gorgon EJ, Barredo R, Schulte OJ, Stephens J, Joyce A.

Aging, dementia, and disorders of cognition. In: Lazaro RT, Reina-Guerra SG, Quiben MU, eds. Umphred’s Neurological Rehabilitation,7th ed. St Louis, MO: Elsevier; 2020:chap 27. Budson AE, Solomon PR. Life adjustments for memory loss, Alzheimer’s disease, and dementia.

  • In: Budson AE, Solomon PR, eds.
  • Memory Loss, Alzheimer’s Disease, and Dementia,3rd ed.
  • Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 28.
  • Budson AE, Solomon PR.
  • Why diagnose and treat memory loss, Alzheimer’s disease, and dementia? In: Budson AE, Solomon PR, eds.
  • Memory Loss, Alzheimer’s Disease, and Dementia,3rd ed.

Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 1. Peterson RC, Graff-Radford J. Alzheimer disease and other dementias. In: Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, Newman NJ, eds. Bradley and Daroff’s Neurology in Clinical Practice,8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 95.

  1. Versión en inglés revisada por: Joseph V.
  2. Campellone, MD, Department of Neurology, Cooper Medical School at Rowan University, Camden, NJ.
  3. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
  4. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M.
  5. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

¿Cómo hablar con una persona que tiene demencia senil?

Habla claro, despacio y vocalizando. Evita gritar. El hecho de hablar más fuerte no implica que el mensaje llegue mejor. Usa lenguaje y frases sencillas para que le sea más fácil de procesar y encontrar una respuesta. Capta su atención, ya que tienden a distraerse con facilidad.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la demencia senil?

El tratamiento consiste en actuar sobre la causa que origina la demencia, cuando se conoce. El tratamiento depende del estadio en que se encuentre la enfermedad. El tratamiento, tanto el farmacológico como el no farmacológico, tiene como objetivo disminuir los síntomas y, en algunos pacientes, retrasar discretamente el deterioro.

  • Hay que saber, que cuando hay destrucción o deterioro de las células del cerebro estas no se pueden recuperar.
  • En el momento actual no existe ningún tratamiento que detenga el daño progresivo de las neuronas pero sí que permite estabilizar la enfermedad durante algún tiempo.
  • Es importante tratar otros síntomas a medida que estos vayan apareciendo: la depresión, la apatía, el insomnio y los trastornos de conducta.

En el tratamiento de la demencia interviene todo el equipo de profesionales que atienden esta patología, los profesionales médicos, los de enfermería, los trabajadores/as sociales y/o los psicólogos/as. Es un abordaje integral y dirigido tanto a los pacientes como a las familias con quien conviven.

  • El tratamiento farmacológico No existe ningún tratamiento que frene o modifique la evolución de la enfermedad.
  • Hay medicamentos que ayudan a paliar de forma temporal los síntomas.
  • Los medicamentos que tratan la enfermedad de origen y ayudan a enlentecer el deterioro cerebral son los inhibidores de la acetilcolinesterasa.

Actualmente se utilizan tres fármacos: rivastigmina, donepezilo y galantamina. Se utilizan en personas con la enfermedad de Alzheimer de grado ligero a moderado. En grados más avanzados de la enfermedad de Alzheimer se emplea otro medicamento, la memantina, sólo o junto con los anteriores.

  • Los efectos secundarios comunes a estos fármacos son gastrointestinales: náuseas, vómitos y diarrea.
  • Así mismo, se utilizan fármacos que alivian los síntomas que producen cambios en el comportamiento.
  • En función de los síntomas predominantes y la fase de la demencia, se emplearán distintos grupos de psicofármacos, como ansiolíticos, antidepresivos, neurolépticos y antiepilépticos.

El tratamiento no farmacológico Consiste en un conjunto de actividades que se realizan bien en grupo, en un ambiente de ocio, o de forma individual, mediante técnicas complementarias que trabajan las funciones cerebrales perdidas a la vez que intentan potenciar y conservar las que aún se mantienen.

Las técnicas se basan en ejercicios de memoria, de habilidad motora, de reconocimiento de actividades habituales, ejercicios del lenguaje, lectura, escritura, entre otros. Todo ello ayuda a controlar los síntomas y constituyen una parte fundamental del tratamiento de todos los pacientes con demencia.

Los objetivos del tratamiento no farmacológico son: – Estimular y mantener el mayor tiempo posible las capacidades mentales de las personas con demencia. – Evitar la desconexión del entorno y favorecer las relaciones sociales y la autonomía personal. – Estimular la propia identidad y la autoestima.

¿Cómo distraer a una persona con demencia?

Consejos para abordar cambios en la comunicación y la conducta de las personas con demencia – La comunicación puede ser difícil para las personas con Alzheimer y las demencias relacionadas, ya que tienen problemas para recordar las cosas. También se pueden poner ansiosas, agitadas o hasta enojadas.

  • En algunos tipos de demencia, las habilidades del lenguaje resultan afectadas, por lo que pueden tener dificultad para encontrar la palabra correcta o para hablar.
  • Usted podría sentirse frustrado o impaciente, pero es importante comprender que la enfermedad está causando este cambio en las habilidades de comunicación.

Para ayudar a facilitar la comunicación, usted puede:

Tranquilizar a la persona. Hable calmadamente. Escuche las preocupaciones y las frustraciones que tenga. Si la persona está enojada o temerosa, intente mostrarle que la comprende. Permita que la persona mantenga tanto control de su vida como sea posible. Respete su espacio personal. Además de las actividades, establezca momentos de silencio en el día. Mantenga en la casa fotografías y objetos familiares que la persona aprecie, para así ayudarla a sentirse más segura. Si la persona no sabe quién es usted, recuérdeselo, pero intente no decir: “¿no te acuerdas?” Fomente una conversación en la que ambos participen durante el mayor tiempo posible. Si está teniendo problemas para comunicarse, intente distraer a la persona con alguna actividad, como un libro o un álbum de fotografías que le sean familiares.

¿Cuál es el test de los 7 minutos?

El test de los 7 minutos es una de las pruebas más utilizadas para diferenciar el envejecimiento normal del que está producido por la demencia y más en concreto por el Alzheimer, gracias a que permite un rápido diagnóstico. El envejecimiento es algo inevitable y como todos sabemos conlleva que haya habilidades y destrezas cognitivas y también físicas que se van deteriorando como consecuencia del paso de los años.

Si nos centramos en ese deterioro cognitivo se hace necesario poder diferenciar cuándo se produce de una forma normal, es decir, provocado por el mero envejecimiento de la persona que lo sufre, o si está producido por la aparición de algún tipo de demencia. Si centramos el tema que nos ocupa en la aparición de demencias o de Alzheimer hay varios factores que debemos tener en cuenta para su detección y posterior tratamiento.

Resulta fundamental su detección y diagnóstico temprano, Esto nos va a permitir intervenir lo antes posible y como consecuencia, conseguiremos enlentecer los efectos de la demencia haciendo que la persona conserve sus capacidades cognitivas en mejor estado durante más tiempo.

Otro factor importante que debemos tener en cuenta para el diagnóstico de este tipo de trastornos es la necesidad de poder discernir si los déficits cognitivos que estamos observando en la persona son causados por algún tipo de demencia o por el contrario tienen su origen en los efectos normales que produce el envejecimiento,

Por último, y este factor ya más enfocado a la planificación de una intervención adecuada, es necesario, una vez que se determina la existencia de la demencia, especificar cuales son las áreas que se encuentran afectadas y en la medida de lo posible determinar también el grado de afectación de cada una de ellas.

  1. Teniendo en cuenta todos lo que hemos comentado anteriormente es necesario disponer de pruebas de diagnósticas lo más efectivas posibles que cumplan con los requisitos anteriormente comentados y que por tanto nos permitan obtener diagnósticos lo más fidedignos, rápidos y completos posibles.
  2. Es por este motivo que nos vamos a centrar en una de las pruebas o mejor dicho batería de pruebas, que se utiliza para diferenciar el envejecimiento normal del que está producido por la demencia y más en concreto del Alzheimer.
You might be interested:  Como Saber Si Estoy Inhabilitado Para Comprar Dólares Bcra

Una prueba que de forma rápida nos permite realizar un diagnóstico previo de la persona que ha sido evaluada. Nos referimos al test o prueba de los 7 minutos.

¿Qué pasa si una persona con demencia senil duerme mucho?

Exceso de sueño en enfermos de Alzheimer: causas – En primer lugar, ha de tener en cuenta que la que muchas personas pudieran pensar que es la principal causa de la falta de sueño no es la más relevante en quienes padecen Alzheimer. Los ciclos asociados al cansancio no tienen una repercusión relevante a la hora de desencadenar este problema.

De hecho, los episodios más llamativos de hipersomnia, el sueño profundo que se desarrolla en horario diurno, no tienen su origen en la carencia de sueño reparador durante la noche y tras el cansancio. Estos se dan por las alteraciones de las neuronas encargadas de regular los ritmos del sueño. Por eso, el sueño a deshora es consecuencia de la acumulación de las neuronas que se ocupan de mantener despierta a una persona.

Esta se genera por la disfunción relativa a la merma, en número y capacidad, de las hormonas que han de propiciar el sueño. Asimismo, quienes sufren el mal de Alzheimer son más propensos a no estimular la suficiente melatonina, que es la hormona reguladora del sueño. Como Tratar A Una Persona Con Demencia Senil

¿Cuál es la diferencia entre el Alzheimer y la demencia senil?

Similitudes y diferencias entre el Alzheimer y la Demencia La demencia se utiliza en general cuando se habla de un deterioro de la salud mental, mientras que la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad específica del cerebro. Se ha dicho que la enfermedad de Alzheimer es un «tipo» de demencia y una «causa» de demencia.

¿Cuánto tiempo puede vivir una persona con demencia senil?

El pronóstico de la demencia depende fundamentalmente de la causa que la genera, aunque puede variar en cada persona a tenor de la edad y su estado general de salud. Tanto es así que la esperanza de vida puede oscilar entre unos meses o 20 años.

¿Cuándo es el momento de ingresar en una residencia una persona con demencia?

Signos de que debemos plantearnos el ingresar a una persona con demencia en una residencia: –

Cuando la persona vaga sin motivo y de forma intempestiva, incrementando el riesgo de caídas. Cuando su conducta está es muy alterada y “rompe” de forma grave la r utina familiar. Cuando esa persona llega a agredir a otras personas

En situaciones o momentos como estos, o parecidos, debe ser la persona cuidadora y su entorno quien, haciendo un ejercicio de honestidad con uno mismo, se pregunten si el domicilio es un entorno seguro para la persona mayor y, por otro lado, si la persona con demencia supone un riesgo para sí misma.

¿Cuál es la etapa final de la demencia?

Una persona con Alzheimer en etapa final generalmente: Tiene dificultades para comer y tragar. Necesita asistencia para caminar y, finalmente, pierde la capacidad de caminar. Necesita ayuda a tiempo completo con atención personalizada.

¿Qué puede tomar un anciano con demencia para dormir?

Trastornos del sueño en el anciano y en las demencias Sleep disorders in the elderly and in dementias C. Echávarri 1, M.E. Erro 2 1. Clínica Psicogeriátrica Josefina Arregui. Alsasua. Navarra.2. Servicio de Neurología. Hospital de Navarra. Pamplona. Navarra.

  1. Dirección para correspondencia RESUMEN Los trastornos del sueño son muy frecuentes en los ancianos.
  2. Teniendo en cuenta el crecimiento de este grupo de población en las sociedades occidentales, tiene gran importancia el conocimiento de las enfermedades del sueño que les afectan y cuál debe ser su tratamiento.

Por otro lado, es en este grupo de edad donde nos encontramos la mayor parte de los pacientes con demencias. El manejo de los trastornos del sueño en estos pacientes es complejo. El adecuado control del insomnio y de la excesiva actividad nocturna que suelen producirse en las fases avanzadas de las demencias tiene una importante repercusión social.

En este capítulo se resumen las características peculiares de los trastornos del sueño en los ancianos así como el abordaje diagnóstico y terapéutico de los trastornos del sueño en los pacientes con demencia. Palabras clave. Síndrome del ocaso. Alucinaciones. Trastorno de conducta del sueño REM. Cuidador.

Enfermedad de Alzheimer. ABSTRACT Sleep disorders are very frequent in the elderly. Bearing in mind the growth of this population group in western societies, it is of great importance to understand the sleep diseases that affect them and what their treatment should be.

  • On the other hand, it is in this age group where we find the majority of patients with dementias.
  • The treatment of sleep disorders in these patients is complex.
  • An adequate control of insomnia and of the excessive nocturnal activity that usually occurs in the advanced phases of dementias has an important social repercussion.

This article summarises the peculiar characteristics of sleep disorders in the elderly as well as the diagnostic and therapeutic handling of sleep disorders in patients with dementias. Key words. Syndrome of decline. Hallucinations. Disorder of REM sleep behaviour.

Carer. Alzheimer’s disease. Trastornos del sueño en el anciano A lo largo de la vida, la estructura del sueño se modifica. Conforme el individuo envejece la cantidad total de tiempo que se invierte en el sueño lento se reduce y en consecuencia aumenta el tiempo de sueño ligero (fases 1 y 2). También sucede que el primer período de sueño REM se inicia con una latencia más prolongada y el tiempo total que se invierte en sueño REM se reduce.

En general los pacientes ancianos tardan más tiempo en dormirse y se despiertan más fácilmente, experimentan frecuentes despertares por la noche y a primera hora de la mañana lo que les hace más proclives a echar siestas durante el día. Los cambios en el ritmo circadiano también hacen que la conciliación del sueño sea más temprana en personas mayores 1,2,

  1. Todos estos cambios pueden conllevar menor nivel de alerta y vigilancia diurno, excesiva tendencia a dormir durante el día, cambios de humor y aumento del riesgo de caídas.
  2. Aunque son las mujeres las que presentan más quejas en referencia a su sueño, los estudios polisomnográficos han mostrado que la arquitectura del sueño en mujeres ancianas se preserva más que en los varones 3,

La historia clínica es fundamental en el abordaje de los trastornos del sueño en el anciano: se deben recoger datos sobre enfermedades médicas, consumo de tóxicos (cafeína, alcohol) o fármacos y preguntar sobre enfermedades psiquiátricas. La exploración física debe prestar atención al estado general, postura, exploración orofaríngea y exploración neurológica 4,

Las principales causas de los trastornos del sueño en los ancianos incluyen los cambios fisiológicos del sueño descritos anteriormente, las alteraciones del sueño relacionadas con otras enfermedades que afectan a este grupo de edad y sus correspondientes tratamientos, los trastornos primarios del sueño y la combinación de varios de estos factores 5,6,

Las enfermedades más frecuentes que pueden alterar el sueño porque sus síntomas fragmentan el sueño o impiden su conciliación son la úlcera péptica, el reflujo gastroesofágico, la insuficiencia cardiaca, la hiperplasia de próstata, la artritis reumatoide, etc. Los trastornos respiratorios del sueño aumentan su prevalencia con la edad y por lo tanto son frecuentes en edades avanzadas y afectan a 1 de cada 4 personas mayores. El síndrome de apneas-hipopneas del sueño (SAHS) cuya definición, manifestaciones clínicas y fisiopatología se describen ampliamente en otros capítulos es más frecuente en ancianos.

Así el 24% de los pacientes de más de 65 años experimentan 5 ó más apneas por hora de sueño. En edades medias de la vida la aparición de pausas de apnea durante el sueño es de 2 a 3 veces más común en hombres que en mujeres. Después de la menopausia, la incidencia de este cuadro aumenta de forma importante en las mujeres 3,7,

Los pacientes ancianos con grave SAHS tienen una supervivencia media menor. La hipoxemia crónica o repetida nocturna puede conllevar riesgo de complicaciones cardio y cerebrovasculares (como ya se ha expuesto detalladamente en otros capítulos). Los factores asociados a la edad que pueden determinar una mayor prevalencia y gravedad del SAHS incluyen la alteración de los reflejos respiratorios asociada a enfermedades neurológicas degenerativas, la obesidad y las anomalías de la vía aérea que aparecen con la edad 6,

  • La hipersomnia diurna se ha considerado un factor importante en la patogenia del deterioro cognitivo que puede aparecer en pacientes ancianos con SAHS.
  • De hecho el SAHS se ha postulado como uno de los diagnósticos diferenciales de las demencias reversibles 8-10,
  • El tratamiento de este trastorno se aborda con detalle en otros capítulos.

Los movimientos periódicos de las piernas durante el sueño y el síndrome de piernas inquietas también aumentan en incidencia con la edad. Se estima que hasta un 45% de pacientes ancianos pueden sufrir estos trastornos 3,4, Los movimientos periódicos de las piernas afectan al 35% de las personas a partir de los 65 años.

  • Son movimientos repetitivos, típicamente en las piernas, que ocurren cada 5 a 40 segundos, agrupados en episodios que duran a su vez desde varios minutos a horas.
  • El síndrome de las piernas inquietas consiste en una sensación desagradable como de hormigueo profundo en los músculos de los muslos o gemelos que obliga al paciente a revolverse en la cama o a levantarse para caminar y sentir alivio; puede reaparecer la misma sensación varias veces a lo largo de la noche 2-4,

El insomnio es el trastorno del sueño más frecuente en los ancianos. El 40% de las personas mayores de 60 años experimentan insomnio, despertares frecuentes y sueño fragmentado. Hay que tener en cuenta en este apartado la importante contribución causal de las enfermedades médicas, psiquiátricas y los fármacos.

  • Entre los fármacos que pueden producir insomnio destacamos algunos antidepresivos (fluoxetina, venlafaxina), los corticoesteroides, la cinetidina y la ranetidina, el propanolol, las anfetaminas, la levo-dopa y los agonistas dopaminérgicos y la tiroxina1.
  • Dentro de las anomalías del ciclo circadiano el síndrome de fase adelantada de sueño es el que con más frecuencia aparece en los ancianos.

Consiste en acostarse pronto por la noche y despertarse temprano. El tratamiento se basa en la exposición a luz intensa a altas horas de la tarde, así la fototerapia parece que retrasa la instauración del sueño. La melatonina, neuropéptido segregado por la glándula pineal sincroniza el ritmo interno circadiano y conforme los individuos envejecen se reduce su secreción.

  1. Por eso se ha postulado el tratamiento con melatonina para el síndrome de fase adelantada de sueño y para el insomnio en ancianos aunque la terapia con melatonina es controvertida ya que no se conocen las dosis óptimas y algunos datos sobre su seguridad 11,
  2. La parasomnia que afecta con más frecuencia a los ancianos es el trastorno de conducta del sueño REM (TCSR) que se caracteriza por la ausencia de atonía muscular que caracteriza a esta fase del sueño, los pacientes experimentan una intensa actividad motora durante el sueño REM que oscila de movimientos simples a cuasi-intencionados y violentos.

Esta parasomnia se asocia a diversas entidades clínicas como la demencia por cuerpos de Lewy y la enfermedad de Parkinson. También se ha visto en lesiones isquémicas del tegmento pontino 12,13, Trastornos del sueño en las demencias Los pacientes con demencia pueden tener insomnio, hipersomnia, hiperactividad motora nocturna y alucinaciones y otros trastornos del comportamiento.

  1. Estos trastornos aparecen sobre todo en las fases avanzadas de la demencia 14,
  2. El insomnio puede consistir en dificultad para iniciar el sueño o mantenerlo o en despertar precoz matutino.
  3. Se desconoce su incidencia y prevalencia exacta en los pacientes con demencia.
  4. Los cambios en la arquitectura del sueño son más graves cuanto más avanzada es la demencia.

La reducción del tiempo de sueño profundo que es el más restaurador conlleva más dificultad en mantenerse despierto y frecuentes despertares, con vagabundeo nocturno. Estos paseos nocturnos pueden ser un reflejo de la existencia de insomnio, pero también pueden ser efecto secundario de los tratamientos (los inhibidores de la acetilcolinesterasa pueden producir insomnio), o ser debido a estrés emocional, a la necesidad de encontrar el cuarto de baño, a sentir algún tipo de dolor o sufrir el síndrome de piernas inquietas.

Los pacientes con demencia tienen además dificultad para explicar por qué se levantan por las noches. En ellos es especialmente recomendable reducir el consumo de cafeína y hacer ejercicio moderado por las tardes 5,6, Respecto al síndrome de piernas inquietas, los pacientes con demencia suelen ser incapaces de relatar sus síntomas y como el diagnóstico de esta entidad es clínico resulta difícil determinar la incidencia exacta de este trastorno en las demencias.

Los agentes dopaminérgicos son eficaces pero pueden provocar insomnio y deben usarse con precaución en pacientes con síntomas psicóticos asociados a la demencia. Siempre es importante descartar un posible déficit de hierro en estos pacientes que a veces presentan déficits nutricionales 14,15,

  • La disrritmia circadiana en forma de fase adelantada de sueño puede aparecer en pacientes con demencia.
  • Los cambios degenerativos en el núcleo supraquiasmático del hipotálamo y la disminución de la secreción de melatonina pueden ser los factores que contribuyan a este trastorno del sueño 16,
  • La relación entre SAHS y la demencia no está claramente establecida aunque se piensa que el SAHS puede contribuir a la etiopatogenia de la demencia por los cambios de presión intracraneal y de perfusión cerebral que se producen en los episodios de apnea 7,
You might be interested:  Como Sacar Un Rayon Del Auto

Existe evidencia de que el SAHS no tratado conlleva cambios de carácter y deterioro cognitivo. Así, los estudios neuropsicológicos revelan que el SAHS produce inatención, inflexibilidad cognitiva, lentitud del lenguaje y pérdida de memoria 8, El síndrome crepuscular o del ocaso se caracteriza por delirio, confusión, pensamiento desorganizado, inatención, inquietud, hiperactividad, vagabundeo, agitación, insomnio, alucinaciones, ansiedad e ira que se desarrollan a última hora de la tarde o de la noche 17,

La agitación nocturna puede deberse también al dolor o incomodidad, estreñimiento, retención urinaria o infección. Los cuadros alucinatorios o confusionales nocturnos cursan con intensa agitación e impiden el descanso al presentarse inoportunamente cuando debe conciliarse el sueño. El proceso del adormecimiento implica una eliminación de la aferencia externa o privación sensorial relativa (aislamiento, oscuridad) lo que favorece la emergencia de una percepción alterada.

Se postula que las informaciones externa e interna son competitivas y excluyentes gracias a un mecanismo neuronal que permite atender al entorno e ignorar la información interna durante la vigilia y procura el proceso contrario durante el sueño. En condiciones de privación sensorial del entorno o desaferentización se producen diversas alucinaciones que podrían entenderse como atención simultáneamente interna y externa.

  • Conforme la demencia avanza la diferenciación entre los sueños, la disfunción visuoperceptiva y la realidad se dificulta, esto es particularmente evidente en la demencia por cuerpos de Lewy pero también puede ocurrir en otras demencias 15-17,
  • En la enfermedad de Alzheimer (EA), el sueño se caracteriza por un aumento de los despertares, tanto en duración como en frecuencia, y un aumento de las siestas diurnas, además de por una disminución del sueño lento profundo (fase 3-4 del sueño no-REM) y del sueño REM.

El insomnio es el síntoma más frecuente y puede existir en cualquiera de las etapas de esta enfermedad. El daño de las vías neuronales que inician y mantienen el sueño es el factor que puede explicar los trastornos del sueño en la EA, fundamentalmente la disminución de la función colinérgica dado el papel de la acetilcolina y de sus precursores en la inducción del sueño REM 14-15,

Por otro lado, la secreción de melatonina que disminuye con la edad, se ha encontrado grave y significativamente disminuida en el líquido cefalorraquídeo de pacientes con demencia tipo Alzheimer en comparación con controles de edad similar lo que puede determinar los trastornos o disrritmias circadianas que frecuentemente presentan los pacientes con EA 11,

El TCSR se caracteriza por movimientos simples o complejos de las extremidades, con vocalizaciones, a veces con violencia que puede dañar al compañero de cama. La frecuencia y gravedad de este trastorno es variable entre pacientes y en un mismo paciente de unas noches a otras.

Cuando se asocia a enfermedades degenerativas tiende a desaparecer conforme avanza la enfermedad. La asociación del TCSR a enfermedades degenerativas del sistema nervioso está bien establecida, sobre todo en la enfermedad de Parkinson, en la demencia por cuerpos de Lewy y en las atrofias multisistema (synucleopatías).

Precede en años o décadas a la enfermedad degenerativa. Los pacientes con demencia y TCSR tienen un perfil de trastorno neuropsicológico típico de la demencia por cuerpos de Lewy consistente en alteración de la función visuoespacial, fluencia verbal, atención, concentración, con relativa preservación del lenguaje y memoria 17-23,

Los trastornos del sueño también pueden encontrase en el contexto de una demencia vascular. Algunas lesiones vasculares cerebrales en determinados núcleos anatómicas pueden producir trastornos del sueño. En concreto, la lesión del núcleo dorsomedial talámico puede producir un cuadro caracterizado por somnolencia excesiva, apatía, pérdida de iniciativa, espontaneidad, bradipsiquia, perseveración y síndrome amnésico 24,

Además, y como se describe detalladamente en otro capítulo de este volumen, existe una relación entre el SAHS y la enfermedad vascular cerebral, e indirectamente por tanto con la demencia por infartos cerebrales múltiples 15, Sin embargo, existe discrepancia sobre si existe una asociación del SAHS con la demencia tipo EA 9, Tratamiento de los trastornos del sueño en las demencias Para el insomnio, vale la pena probar medidas higiénicas de hábitos de inducción al sueño, que incluyen restricción del sueño y el mantenimiento de los pacientes despiertos durante el día, como complemento al manejo farmacológico.

La medicación para tratar el insomnio se debe prescribir con precaución ya que puede agravar el deterioro cognitivo o un SAHS si existiese. Si es necesaria la medicación, los sedantes antidepresivos tales como trazodona, pueden ser efectivos para inducir el sueño en la EA, pero los hipnóticos anticolinérgicos deberían evitarse.

Alternativamente, los hipnóticos, sedantes no-benzodiazepínicos, tales como zolpidem o zaleplon, pueden ser de utilidad. El insomnio secundario al tratamiento con inhibidores de la acetilcolinesterasa puede tratar de modificarse administrando la dosis por la mañana, en el caso de donepezilo, o no dando la segunda dosis diaria más tarde de la cena, en el caso de rivastigmina y galantamina 14,

  • Los fármacos efectivos para el insomnio primario incluyen trazodona, melatonina y neurolépticos atípicos (quetiapina, olanzapina, clozapina, risperidona, zisapridona).
  • Entre los inhibidores de la recaptación de la serotonina, la fluoxetina puede agravar o precipitar el insomnio, mientras que la mirtazapina puede mejorarlo.

El tratamiento con CPAP del SAHS en los pacientes con demencia puede producir mejoría en los tests neuropsicológicos en algunos de ellos y la mayoría de ellos toleran bien el tratamiento. Como ya se ha comentado previamente, los hipnóticos pueden empeorar la hipoxemia nocturna.

  1. Agentes como el zolpidem que actúan sobre receptores selectivos de las benzodiacepinas tienen una acción muy corta y menos efectos secundarios 16,
  2. Para el síndrome crepuscular o la agitación nocturna es recomendable evitar la ingesta de cafeína, establecer hábitos de vida regulares, medidas higiénicas de sueño y se deben emplear técnicas psicológicas de modificación de comportamiento.

Los fármacos útiles son los neurolépticos, trazodona, benzodiacepinas (clonazepam) y antiepilépticos (valproato, carbamacepina). Las benzodiacepinas pueden tener un efecto paradójico, pueden producir hipersomnia diurna y empeorar el deterioro cognitivo por lo que deben reservarse para fases avanzadas 25,

  • Cuando las alucinaciones son leves y no asustan al paciente puede ser útil simplemente explicarle y tranquilizarle.
  • Si las alucinaciones provocan angustia o miedo entonces conviene instaurar un tratamiento, primero hay que descartar una enfermedad médica intercurrente como infecciones y eliminar los medicamentos que pueden producir alucinaciones como la levodopa, los agonistas dopaminérgicos, anticolinesterásicos, amantadine, selegilina.

Los inhibidores de la acetilcolinesterasa pueden ser eficaces en las alucinaciones y delirios, particularmente en la demencia por cuerpos de Lewy. Los neurolépticos atípicos como la risperidona y la olanzapina son útiles y producen poca rigidez y acinesia, aunque a veces empeora el parkinsonismo y se producen reacciones adversas a neurolépticos.

  1. La clozapina puede ser eficaz en revertir las alucinaciones pero por el efecto anticolinérgico débil que tiene puede producir confusión, además se debe monitorizar la aparición de agranulocitosis.
  2. La quetiapina no produce agranulocitosis y es muy eficaz en revertir las alucinaciones, delirios y alteraciones del comportamiento con pocos efectos secundarios 14-16,

En cuanto al TCSR, la principal recomendación para su manejo es que el entorno de la habitación donde duerme el paciente sea seguro para evitar lesiones. El clonacepam es efectivo a dosis de 0,25 a 1 mg/noche. Otros agentes que mejoran el TCSR son el triazolam, la clozapina y la quetiapina.

La influencia de los fármacos colinérgicos centrales en la regulación motora y vegetativa del sueño REM es un reto científico abierto. Observaciones preliminares indican que donepezilo, rivastigmina y galantamina aumentan la cantidad de sueño REM en voluntarios normales. Dada la importancia del sueño REM en procesos de aprendizaje y memoria, es previsible que estos fármacos inhibidores de las colinesterasas centrales promuevan procesos REM dependientes.

Los agentes dopaminérgicos no han demostrado eficacia. Los inhibidores de la recaptación de serotonina y antidepresivos tricíclicos pueden agravar el TCSR por lo tanto en pacientes con demencia tratados con uno de estos fármacos es importante realizar un seguimiento clínico de posibles trastornos durante el sueño 20-21,

Bibliografía 1. Ancoli-Israel S. A primary care guide to assessing 4 common sleep problems in geriatric patients. Geriatrics 2002; 59: 37-40.2. Phillips B, Ancoli-Israel S. Sleep disorders in the elderly. Sleep Med 2000; 2: 99-114.3. Barthlen M. Obstructive sleep apnea syndrome, restless legs syndrome, and insomnia in geriatric patients.

Geriatrics 2002; 57: 34-39.4. Avidan AY. Sleep changes and disorders in the elderly patient. Curr Neurol Neurosci Rep 2002; 2: 178-185.5. Chokroverty S. Sleep and degenerative neurologic disorders. Neurol Clin 1996; 14: 807-826.6. Bliwise DL. Review: Sleep in normal aging and dementia.

  1. Sleep 1993; 16: 40-81.7.
  2. Janssens JP, Pautex S, Hilleret H, Micel JP.
  3. Sleep disorder breathing in the elderly.
  4. Aging 2000; 12: 417-429.8.
  5. Grenberg G, Watson R, Deptula D.
  6. Neuropsychological dysfunction in sleep apnea.
  7. Sleep 1987; 10: 254-362.9.
  8. Bliwise D.
  9. Is sleep apnea a cause of reversible dementia in old age? J Am Geriatr Soc 1996; 44: 1407-1408.10.

Scheltens P, Visscher F, Van Keimpema A, Lindeboom J, Taphoorn MJ, Wolters EC. Sleep apnea syndrome presenting with cognitive impairment. Neurology 1991; 41: 155-156.11. Touitou Y. Human aging and melatonin. Clinical relevance. Exp Gerontol 2001; 36: 108-1100.12.

  • Schenck CH, Bundlie SR, Patterson AL, Mahowald MD.
  • Rapid eye movement disorder: a treatable parasomnia affecting older adults.
  • JAMA 1987; 257: 1786-1789.13.
  • Fantini L, Corona A, Clerici S, and Ferini-Strambi L.
  • Idiopathic REM sleep behaviour disorder: toward a better nosological definition.
  • Neurology 2005; 65:780-786.14.

Almenar C. Trastornos del sueño. En: López Pousa S, Turon A, Aguera LF, ed. Abordaje integral de las demencias en fases avanzadas. Science, Barcelona.2005: 171-184.15. Pareja Grande J. Alteraciones del sueño en las demencias. En: Alberca R, López Pousa S. eds.

Enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Panamericana.2006: 71-74.16. Boeve BF, Silber MH, Ferman TJ. Current management of sleep disturbances in dementia. Curr Neurol Neurosci Rep 2002; 2: 169-177.17. Vitiello M, Prinz P. Alzheimer’s disease and the sundown syndrome. Neurology 1992; 42: S83-S94.18. Fantini ML, Michaud M, Gosselin N, Lavigne G and Montplaisir J.

Periodic leg movements in REM sleep behaviour disorder and related autonomic and EEG activation. Neurology 2002; 59: 1889-1894.19. Turner S, D’Amato C, Chervin RD and Blaivas M. The pathology of REM sleep behaviour disorder with comorbid Lewy body dementia.

Neurology 2000; 55: 1730-1732.20. Ferman J, Boeve BF, Smith GE, Silber MH, Kokmen E, Petersen RC, Ivnik RJ. REM sleep behaviour disorder and dementia: cognitive differences when compared with AD. Neurology 1999; 52: 951-951.21. Boeve BF, Silber MH, Ferman TJ, Kokmen E, Smith GE, Ivnik RJ et al. REM sleep behaviour disorder and degenerative dementia: an association likely reflecting Lewy body disease.

Neurology 1998; 51: 363-370.22. Boeve BF, Silber MH, Parisi JE, Dickson DW, Ferman TJ, Benarroch E et al. Synucleinopathy pathology and REM sleep behaviour disorder plus dementia or parkinsonism. Neurology 2003; 61:40-45.23. Boeve BF, Silber MH, Ferman TJ, Lucas JA, Parisi JE.

  • Association of REM sleep behavior disorder and neurodegenerative disease may reflect an underlying synucleinopathy.
  • Mov Disord 2001; 16: 622-630.24.
  • Schmahmann JD.
  • Vascular syndromes of the thalamus.
  • Stroke 2003; 34: 2264-2278.25.
  • Mc Gaffigan S, Bliwise D.
  • The treatment of sundowning: a selective review of pharmacologic and nonpharmacologic studies.
You might be interested:  Como Se Hace Un Curriculum De Trabajo

Drug & Aging 1997; 10: 10-17. Dirección para correspondencia: Carmen Echávarri Zalba Clínica Josefina Arregui Travesía C/Zelai s/n 31800 Alsasua Navarra Tfno.948 563850 Fax 948 563961 E-mail: [email protected]

¿Qué pasa si una persona con demencia no duerme?

Poca luz puede aumentar las sombras, ocasionando confusión en lo que vea la persona. Puede experimentar alucinaciones y volverse más agitada. Darse cuenta de estrés o frustración en los que la rodean puede causar que la persona con demencia se vuelva estresada también.

¿Cómo comienza la demencia?

La demencia aparece primero generalmente como olvido. El deterioro cognitivo leve (DCL) es la fase entre el olvido normal debido al envejecimiento y la aparición de la demencia. Las personas con DCL tienen ligeros problemas con el pensamiento y la memoria que no interfieren con las actividades cotidianas.

¿Qué comportamiento tiene una persona con demencia?

Se altera, preocupa y enoja fácilmente. Actúa deprimido o tiene poco interés en las cosas. Esconde cosas o cree que otras personas le esconden las cosas. Se imagina cosas que no están ahí

¿Cómo se comporta la persona con demencia?

¿Qué es la demencia? Como Tratar A Una Persona Con Demencia Senil La demencia no es una enfermedad específica sino, más bien, un término general para referirse a una alteración de la capacidad para recordar, pensar o tomar decisiones, que interfiere en la realización de las actividades de la vida diaria. La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común de demencia.

Si bien la demencia afecta principalmente a los adultos mayores, no forma parte del envejecimiento normal. ¿Qué tan común es la demencia? Entre las personas que tienen por lo menos 65 años de edad, se estima que en el 2014 hubo 5.0 millones con demencia, y se proyecta que para el 2060 la cifra estará cerca de los 14 millones.

¿No es la demencia una parte común del envejecimiento? No, muchos adultos mayores viven su vida entera sin presentar demencia. El envejecimiento normal puede incluir el debilitamiento de los músculos y los huesos, el endurecimiento de las arterias y los vasos sanguíneos, y algunos cambios en la memoria relacionados con la edad que podrían manifestarse de la siguiente manera:

Perder las llaves del auto de vez en cuando Tener dificultad para encontrar una palabra, pero recordarla después Olvidarse del nombre de una persona conocida No acordarse de los hechos más recientes

Normalmente, los conocimientos y las experiencias que se adquirieron a lo largo de los años, los viejos recuerdos y el idioma se mantendrían intactos ¿Cuáles son los signos y síntomas de la demencia? Como demencia es un término general, sus síntomas pueden variar ampliamente de una persona a otra. Las personas con demencia tienen problemas con lo siguiente:

Memoria Atención Comunicación Razonamiento, criterio y resolución de problemas Percepción visual, más allá de los típicos cambios en la vista que están relacionados con la edad

Los signos que podrían indicar demencia incluyen:

Perderse en un vecindario conocido Usar palabras inusuales al mencionar objetos conocidos Olvidarse del nombre de un familiar o amigo cercano Olvidarse de viejos recuerdos No poder completar tareas de manera independiente

¿Qué aumenta el riesgo de demencia?

Edad El mayor factor de riesgo conocido de la demencia es el aumento de la edad; en la mayoría de los casos afecta a personas de 65 años o más. Antecedentes familiares Quienes tengan padres o hermanos con demencia tienen más probabilidad de presentar ellos mismos esta enfermedad. Raza/grupo étnico Las personas afroamericanas de mayor edad tienen el doble de probabilidad de presentar demencia que las personas de raza blanca. En las personas hispanas, la probabilidad es 1.5 veces mayor que en las personas de raza blanca. Salud deficiente del corazón La presión arterial alta, el colesterol alto y fumar aumentan el riesgo de demencia si no se tratan de forma adecuada. Lesión cerebral traumática Las lesiones en la cabeza pueden aumentar el riesgo de demencia, especialmente sin son graves o suceden en forma reiterada.

¿Cómo se diagnostica la demencia? Un proveedor de atención médica puede realizar pruebas de atención, memoria, habilidad para resolver problemas y otras capacidades cognitivas con el fin de determinar si hay algo preocupante. Un examen físico, los análisis de sangre y los estudios de imágenes cerebrales, como las tomografías computarizadas (TC o CT, por sus siglas en inglés) o las imágenes de resonancia magnética (IRM o MRI, por sus siglas en inglés), pueden ayudar a determinar la causa subyacente.

Enfermedad de Alzheimer. Esta es la causa más común de la demencia y a la cual se deben entre el 60 y el 80 por ciento de los casos. Es provocada por cambios específicos en el cerebro. El síntoma característico es tener dificultad para acordarse de hechos recientes, como una conversación ocurrida hace unos minutos o unas horas, mientras que la dificultad para acordarse de los recuerdos más lejanos ocurre más adelante en la enfermedad. Los otros motivos de preocupación, como la dificultad para caminar o hablar, o los cambios en la personalidad, también aparecen más tarde. Los antecedentes familiares son el factor de riesgo más importante. Tener un pariente de primer grado con la enfermedad de Alzheimer aumenta entre un 10 y un 30 por ciento el riesgo de presentarla. Demencia vascular. Aproximadamente el 10 por ciento de los casos de demencia están vinculados a accidentes cerebrovasculares u otros problemas relacionados con el flujo de sangre al cerebro. La diabetes, la presión arterial alta y el colesterol alto también son factores de riesgo. Los síntomas varían según sea el área del cerebro afectada y su tamaño. La evolución de la enfermedad se da en forma escalonada, lo cual significa que los síntomas empeorarán repentinamente a medida que la persona tenga más accidentes cerebrovasculares o accidentes isquémicos transitorios (pequeños accidentes cerebrovasculares). Demencia con cuerpos de Lewy. Además de los síntomas más típicos, como la pérdida de la memoria, las personas con esta forma de demencia pueden tener problemas de movimiento o equilibrio, como rigidez o temblores. Muchas personas también presentan cambios en su estado de alerta, como somnolencia durante el día, confusión o ausencias. También pueden tener dificultad para dormir a la noche o presentar alucinaciones visuales (ver personas, objetos o formas que en realidad no está allí).

Demencia frontotemporal. Este tipo de demencia con mayor frecuencia provoca cambios en la personalidad y el comportamiento debido a la parte del cerebro que afecta. Las personas que tienen esta afección pueden hacer cosas que los avergüencen o comportarse de un modo inadecuado. Por ejemplo, una persona que solía ser prudente podría hacer comentarios ofensivos y no cumplir con sus responsabilidades en casa o en el trabajo. También podría tener problemas con las destrezas del lenguaje, como hablar o comprender. Demencia mixta. A veces en el cerebro se presenta más de un tipo de demencia, especialmente en las personas de 80 años o más. Por ejemplo, una persona podría tener la enfermedad de Alzheimer y demencia vascular. No siempre es evidente que una persona tenga demencia mixta ya que los síntomas de uno de los tipos de demencia podrían notarse más o podrían coincidir con los síntomas del otro. La evolución de la enfermedad podría ser más rápida que cuando se tiene un solo tipo de demencia. Causas reversibles. Las personas con síntomas de demencia podrían tener una causa subyacente reversible, como el efecto secundario de un medicamento, una mayor presión en el cerebro, una deficiencia vitamínica o un desequilibrio de la hormona tiroidea. Los proveedores médicos deberían hacer pruebas de detección para determinar si hay causas reversibles en pacientes con síntomas de demencia.

¿Cómo se trata la demencia? El tratamiento de la demencia depende de la causa subyacente. Las demencias neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, no tienen cura, si bien hay medicamentos que pueden ayudar a proteger el cerebro o manejar los síntomas como la ansiedad o los cambios del comportamiento.

Las investigaciones para el desarrollo de más opciones de tratamiento están en curso. Llevar un estilo de vida saludable, que incluya hacer ejercicio con regularidad, alimentarse de manera saludable y mantener los contactos sociales, reduce las probabilidades de presentar enfermedades crónicas y podría reducir la cantidad de personas con demencia.

¿Qué hacer si un ser querido sospecha que tiene demencia?

Hable con su ser querido. Hablen acerca de consultar pronto a un proveedor médico sobre los cambios observados. Hablen sobre el tema de manejar y siempre llevar una identificación. Evaluación médica. Vaya a un proveedor con el que se sienta cómodo. Pregunte acerca del examen anual de bienestar de Medicare. Reunión familiar. Comience a planear y a reunir documentos, como las directivas para la atención médica, poder notarial para la atención médica, el plan de herencia.

: ¿Qué es la demencia?

¿Qué síntomas psicológicos presenta una persona diagnosticada con demencia?

Pero, ¿Qué son los SPCD? – Los SPCD se podrían definir como las alteraciones de la percepción, del contenido del pensamiento, del estado de ánimo o de la conducta que a menudo se presentan en los pacientes con demencia, Entre los síntomas psicológicos, cabe destacar la depresión, la ansiedad o la psicosis, y entre los conductuales, la agresividad, la hiperactividad motora y/o la desinhibición.

Estos síntomas generan sufrimiento, tanto en el cuidador/a como en el/la paciente, y representan una de las consecuencias más invalidantes de la enfermedad. Además, favorecen el empeoramiento del estado de deterioro de la persona que los padece, tanto desde un punto de vista cognitivo como funcional, así como el aumento de las sujeciones tanto físicas como psicológicas.

Éstos pueden aparecer en cualquier momento de la enfermedad y de una manera muy diferente según el caso. Pueden ser por influencia de factores psicológicos y ambientales, por lo que son susceptibles de tratarse y en muchos casos, de controlarse. El tratamiento tanto preventivo como una vez que aparecen, consiste, en líneas generales, en cubrir las necesidades básicas, aplicar el tratamiento de la comorbilidad médica y psiquiátrica, favorecer la adaptación del entorno, adoptar el tratamiento farmacológico específico y asesorar y apoyar al paciente y a sus cuidadores.

¿Que darle a una persona con demencia para que duerma?

La melatonina podría ayudar a mejorar el sueño y reducir la caída del sol en personas con demencia.

¿Qué pasa si una persona con demencia senil duerme mucho?

Exceso de sueño en enfermos de Alzheimer: causas – En primer lugar, ha de tener en cuenta que la que muchas personas pudieran pensar que es la principal causa de la falta de sueño no es la más relevante en quienes padecen Alzheimer. Los ciclos asociados al cansancio no tienen una repercusión relevante a la hora de desencadenar este problema.

De hecho, los episodios más llamativos de hipersomnia, el sueño profundo que se desarrolla en horario diurno, no tienen su origen en la carencia de sueño reparador durante la noche y tras el cansancio. Estos se dan por las alteraciones de las neuronas encargadas de regular los ritmos del sueño. Por eso, el sueño a deshora es consecuencia de la acumulación de las neuronas que se ocupan de mantener despierta a una persona.

Esta se genera por la disfunción relativa a la merma, en número y capacidad, de las hormonas que han de propiciar el sueño. Asimismo, quienes sufren el mal de Alzheimer son más propensos a no estimular la suficiente melatonina, que es la hormona reguladora del sueño. Como Tratar A Una Persona Con Demencia Senil

¿Cómo es el comportamiento de una persona con demencia?

Se altera, preocupa y enoja fácilmente. Actúa deprimido o tiene poco interés en las cosas. Esconde cosas o cree que otras personas le esconden las cosas. Se imagina cosas que no están ahí

Adblock
detector