12 de mayo de 1945: el gobierno del Dr. Juan José Arevalo restablece la Universidad Popular (UP) que había sido clausurada por el gobierno del general Jorge Ubico en 1932

12mayo1945
Frontispicio de la sede de la Universidad Popular en la Ciudad de Guatemala.  Imagen tomada del sitio oficial de la UP.

Una Universidad Popular es definida como una organización o institución educativa y cultural creada por grupos, asociaciones y organizaciones sociales para promover la educación popular de saberes teóricos y prácticos dirigida a toda la población, en especial a sectores populares  que no tienen acceso a la educación.

En Guatemala, bajo los principios de desanalfabetización, elevación del nivel educativo y fortalecimiento de la instrucción cívica que se postularon durante el gobierno de Carlos Herrera y Luna tras el derrocamiento del licenciado Manuel Estrada Cabrera en 1920, se creó la Universidad Popular en 1922, por una idea del poeta colombiano Porfirio Barba Jacob,. prominente intelectual quien residía en Guatemala y era el director de la llamada “generación del 10”,  y fue implmentada por un grupo de intelectuales de la llamada “Generación del 20” (entre ellos Epaminondas Quintana, Carlos Federico Mora, David Vela, Miguel Ángel Asturias y Carlos Fletes Saenz), quienes la fundaron el 20 de agosto de 1922. Se trataba de llevar a los sectores populares un tipo de instrucción que hasta entonces había sido propiedad exclusiva de las élites del país : el objetivo era tomar un nombre que aludía a una institución de carácter elitista, que monopolizaba el derecho al conocimiento y bajarlo a un nivel al que todas las personas pudieran tener acceso.

Los objetivos fundacionales de la Universidad Popular en Guatemala se centraban en los tres aspectos:

  1. Enseñar a leer y escribir.
  2. Enseñar el círculo de conocimientos generales en las clases sociales que no habíann podido adquirirlas.
  3. Difundir en el pueblo las nociones más importantes de higiene, de instrucción cívica y moral.

Luego del golpe de estado en contra del presidente Carlos Herrera en 1921, y las masacres de trabajadores de la United Fruit Company y de su subsidiaria la International Railways of Central America en 1924, hubo considerables protestas por parte de los universitarios, quienes acusaban al gobierno de facto del general José María Orellana de entreguismo a los intereses de la frutera transnacional, lo que llevó a un cierre temporal de las Escuelas Facultativas y, por ende, de la Universidad Popular.

En 1926, murió el general Orellana en circunstancias sospechosas en la Antigua Guatemala y fue sucedido por el también general Lázaro Chacón, quien tuvo un enfoque progresista. Ya con Chacón al frente del Gobierno, se reabrieron las Escuelas Facultativas y la Universidad Popular el 23 de septiembre de 1929, lo cual fue considerado como una de las acciones inmediatas más alabadas de su gobierno: sin embargo, el general Chacón sufrió un derrame cerebral el 12 de diciembre de 1930 y tras varios golpes de estado fue y presiones del embajador de los Estados Unidos, fue sucedido  por el general Jorge Ubico, el 14 de febrero de 1931, quien cerró la Universidad Popular en 1932, como parte de las medidas anti-comunistas que tomó para frenar el avance de tal movimiento en El Salvazdor.

Luego de la caída del gobierno del general Ubico el 1 de julio de 1944, y de la Revolución de Octubre, llegó a la presidencia el doctor Juan José Arevalo Bermejo, quien estudió su doctorado en educación en la Argentina.  El impulso por la educación popular fue considerable y una de sus primera acciones fue la restauración de la Universidad Popular, la cual se reabrió el 12 de mayo de 1945.


BIBLIOGRAFIA:


12 de mayo de 1840: tras aplastar a Francisco Morazán en Guatemala, el general Rafael Carrera impone un convenio a El Salvador por las reparaciones de guerra

12mayo1840
Mapa de oficial El Salvador de 1859, con una extensión muy similar a la que tenía en 1840.  Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Después de derrotar al general Francisco Morazán, líder de los criollos liberales centroamericanos, el 18 y de 19 de marzo de 1840 en la Cuidad de Guatemala, el general Rafael Carrera se fue al Estado Los Altos a pacificar a sangre y fuego la región,  en donde se habían recluído desde 1838 los liberales guatemaltecos, y a la que ya había advertido que no le iba a  tolerar ningun alzamiento luego de haberlos derrotado el 29 de enero de ese año. Luego, regresó a la Ciudad de Guatemala y después se fue a El Salvador, con toda la intención de pacificar a los vecinos, también comandados por liberales, ya que Morazán había sido el presidente salvadoreño hasta ese momento.1

A diferencia de la pacificación de Los Altos, Carrera utilizó un convenio para maniatar a El Salvador.  Hacía allá se dirigió en compañía del padre Joaquín Durán, secretario del Supremo Gobierno, y de doscientos soldados bien petrechados, entrando a la capital salvadoreña el 10 de mayo, sin ser molestado por el terror que inspiraba.1  Por su parte, Morazán había salido huyendo de la Ciudad Guatemala el 19 de marzo gritando vivas a Carrer y entonando la “Salve Regina“, y al verse a salvo se dirigió a San Salvador para reorganizar sus ejércitos y lanzarse de nuevo a la guerra; sin embargo, el estado salvadoreño lo rechazó y tuvo que salir huyendo hacia el Perú.2

Los gobernantes del vecino país, sabiendo de la reputación de Carrera, de lo aplastante de su victoria, le prepararon la mejor casa de la localidad, con servidumbre y una amplia cabelleriza para sus bestias.  Pero Carrera sabía que era él quien imponía sus condiciones y a la mañana siguiente se fue muy temprano a la caballeriza y en camiseta y pantalones arremangados se puso a cepillar a sus caballos.  En esas estaba cuando llegó el Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador y otros emisarios a quienes recibió en la misma caballeriza; como éstos le le tenían un gran terror al caudillo conservador guatemalteco apenas y pudieron expresarse en su presencia, y solalmente observaban cómo Carrera tranquilamente daba lecciones a un mozo a su servicio de cómo se cepillaba un caballo.  El padre Durán atendió entonces a los emisarios y los llevó a la sala, mientras Carrera los siguió ignorando y tranquilamente se fue a dar un paseo.1

El 12 de mayo, Carrera mandó a llamar al Ministro salvadoreño de Relaciones Exteriores y a sus ayudantes y con sequedad y sin mayor cortesía les dijo:  “No habrá mucho que hablar: ustedes son gentes ocupadas y yo también. Aquí tienen las bases del convenio que celebraremos y sépase de antemano que no atiendo a modificaciones de ninguna clase.  Sólo queda que saquen en limpio lo que dice allí y que firmemos.3

Y así se hizo. Al día siguiente los representantes de ambos países firmaron el siguiente convenio:4,5

“Convenio celebrado entre los señores Joaquín Durán, secretario del Supremo Gobierno y Teniente General Rafael Carrera, general en Jefe de las armas del Estado, comisionados por parte del Gobierno de Guatemala; y los Señores Manuel Barberena, secretario general del Supremo Gobierno y Juan Lacayo, Jefe Político del Departamento, comisionados por el de El Salvador.
Deseosos los gobiernos de Guatemala y El Salvador de afianzar la paz alterada entre ambos Estados por la conducta administrativa que observó el Gobierno [de Morazán] que acaba de desaparecer, respecto [al guatemalteco], y a los demás de la Unión, en el tiempo anterior y con el fin de que se organice pronto la República [salvadoreña] por medio de un convenio general: [los estados comisionarion a sus representantes] y reuinos con tan interesante fin, después de haber conferencia la materia, han convenido en los artículos siguientes:4

  1. Para la reoganización de El Salvador no se ocupará en los destinos públicos a ninguno de los funcionarios y militares que cooperaron con el General Morazán en la guerra que sostuvo contra los Estados para impedir que se reorganizaran como les conviniera y para impedir también la reorganización de la República [Federal]. […]
  2. Con el fin de asegurarse el Gobierno de Guatemala de los males que aún pudieran maquinar contra este Estado trascendentales a aquel, este Gobierno [de El Salvador] se obliga a entregarle las personas que constarán en una lista que presentarán sus comisiones, las cuales personas permanecerán en aquel Estado hasta la organización de este, en que de común consentimiento podrán volvar. […]
  3. No se consentirá por el Gobierno de El Salvador, que las personas que se asegura haber emigrado de la facción de Morazán, vuelvan a él, si no es de acuerdo y por consentimiento del de Guatemala. […]4
  4. De las tres piezas de artillería y seiscientos fusiles que el Gobierno de Guatemala reclama, como traídos de aquel Estado por el General Morazán en la última vez que fue como auxiliar; el de El Salvador se obligó a devolver en el acto las primeras, y cuatrocientos de los segundos, o su precio a justa tasación de peritos, dentro de seis meses por no existir ahora en sus almacenes ni aún los precisos para su guarnición, a causa de la pérdida de ellos, que el General Morazán hizo en diversas acciones y de que otros muchos están diseminados en los pueblos.5
  5. Estando convocada ya la Asamblea Constituyente de El Salvador, su gobierno ofrece que se ocupará de preferencia en el nombramiento de sus diputados a la Convención que debe organizar la República [Federal]. […]
  6. Conviene al Gobierno de El Salvador en que para custodia y seguridad de los archivos y demás enseres de la Federación; el de Guatemala así como el de los otros Estados, nombren personas de su confianza, a cargo de quienes permanezcan hasta la reunión de la Convención.
  7. Por consecuencia de este tratado, el Gobierno de Guatemala se ogliba a entregar a el de El Salvador, los prisiones de guerra hechos por este Estado, haciendo la entre en el Río de la Paz, inmediatamente después de llegados a la Capital de aquel Estado sus comisionados, previo aviso que dará a éste, aquel Gobierno.
  8. El presente convenio comienza a ser desde hoy una obligación de los Gobiernos de ambos Estados.

Fecho en San Salvador, en la casa del Gobierno de Estado, a trece de mayo de mil ochocientos cuarenta.

  • Joaquín Durán
  • Rafael Carrera
  • Manuel Barberena
  • J. Lacayo5

Apenas terminar de fimar, Cararera sacó de sus bolsillos una factura por diez mil pesos oro, la cual correspondía a la cantidad de dinero que Morazán extrajo del tesoro guatemalteco durante la ocupación de la Ciudad de Guatemala el 19 de marzo.  Sin vacilar ni un instante, Santiago Barberena devolvió a Carrera el dinero que se le pedía.2

Baste decir que Carrera regresó a Guatemala como triunfador de ese viaje, sintiendo que había vengado las humillaciones infringidas a este país por Morazán  en 1829, mientras que el gobierno salvadoreño había tenido que aceptar que era Morazán por su ambición quien había roto irremediablamente la República Federal de Centro América.2


 

BIBLIOGRAFIA:

  1. Hernández de León, Federico (1929). El libro de las efemérides: Capítulos de la Historia de la América Central. Tomo II. Guatemala: Tipografía Sánchez y de Guise. pp. 283-286
  2. Coronado Aguilar, Manuel (1975). Apuntamientos para la Historia de Guatemala. I Guatemala: Editorial del Ejército. p. 168.
  3. Ibid, p. 165.
  4. Ibid, p. 166.
  5. Ibid, p. 167.