16 de abril de 1951: “¡Tinta en sangre tu hermosa bandera, de mortaja al audaz servirá!”; repatrian a Cuba los restos del poeta J.J. Palma, autor de la letra original del Himno Nacional de Guatemala

16bril1951
El sepelio del poeta cubano José Joaquín Palma Lasso en su natal Bayamón en 1951.  En el recuadro: el poeta en 1906.  Imágenes de tomadas de Wikimedia Commons.

La letra original del Himno Nacional de Guatemala era sumamente guerrerista, y por ello fue modificada en 1934 por el pedagogo y poeta José María Bonilla Ruano, por encargo del gobierno del general Jorge Ubico. Y es que en realidad el poeta cubano José Joaquín Palma Lasso, autor de la letra original, había escrito el himno inspirado más en la situación de su Cuba natal que en la de Guatemala en 1896;  de allí se originaron  estrofas como éstas:

Si mañana tu suelo sagrado
lo profana invasión extranjera,
tinta en sangre tu hermosa bandera
de mortaja al audaz servirá.

Que tus hijos valientes y altivos
ven con gozo en la ruda pelea,
el torrente de sangre que humea
del acero al vibrante chocar.1

Palma Lasso se exilió en Guatemala tras participar en los movimientos indepentistas en Cuba, y allí vivió el resto de su vida participando activamente en la docencia y los círculos intelectuales.

Por su carácter de héroe de la revolución independentista, en 1951 el gobierno cubano de Carlos Prío Socarrás, gestionó la repatriación de los restos de Palma Lasso (fallecido en 1911) ante el gobierno del coronel Jacobo Arbenz Guzmán. Una vez que la familia del extinto poeta estuvo de acuerdo, el Ministerio de Educación y la oficina de Protocolo de Relaciones Exteriores se encargaron de organizar la entrega de los restos.2

El 16 de abril de 1951, después de ser incinerado los restos de Palma, la urna cineraria fue colocada sobre un armón de artillería y conducida al Congreso, donde durante 24 horas montaron guardia de honor el gabinete en pleno, diputados, cuerpo diplomático, compañía de caballeros cadetes, delegaciones escolares, magisterio nacional, miembros de la Sociedad de Geografía e Historia, periodistas, e intelectuales. El director de cultura del Ministerio de Educación Pública de Cuba, el doctor Raúl Roa García, pronunció palabras de agradecimiento y el coro internormal interpretó los himnos de Cuba y Guatemala, además del “himno “José Joaquín Palma”. Y para finalizar, develaron una placa de bronce con la letra y la música del Himno de Guatemala, además de las firmas del compositor Rafael Álvarez Ovalle y del poeta Palma Lasso.2

Al día siguiente, martes 17 de abril, hubo una ceremonia en el Congreso, la que terminó con el discurso del diputado Marco Antonio Villamar Contreras, dando la despedida a los restos en nombre del pueblo de Guatemala. Inmediatamente después, la urna fue levantada del catafalco, por los ministros de Educación Pública de Cuba y Guatemala, doctor Sánchez Arango y licenciado Héctor Morgan García, respectivamente, por el presidente del congreso y el ministro de Relaciones Exteriores, licenciado Manuel Galich y el público reunido entonó el himno nacional de Guatemala, con su letra original.

La urna fue colocada en un armón de artillería tirado por un jeep del ejército escoltado por una sección motorizada de la Guardia de Honor y acompañado de un piquete de tropa con la insignia patria de luto. El cortejo fúnebre salió hacia el aeropuerto “La Aurora” en donde el licenciado Morgan García hizo entrega oficial de los restos a la delegación cubana.​ Los cinco aviones cubanos fueron despedidos con salvas de artillería y acordes de la banda marcial y una escuadrilla de aviones de Guatemala los escoltó hasta el Atlántico.2

Los restos de Palma fueron recibidos en el aeropuerto militar de “Rancho Boyeros”, por el presidente de Cuba, Carlos Prio Socarrás, ministros de Estado, cuerpo diplomático y consular, altos jefes militares, intelectuales, periodistas, escolares de todos los niveles, magisterio y público invitado. Miles de escolares portando banderas de Cuba y Guatemala, escoltaron la urna hasta ser colocada en el Salón de los Pasos Perdidos y el gobierno decretó días de duelo el 17 y 18 de abril. Palma recibió el título de “Hijo Predilecto de Bayamo“, su pueblo natal, y el de “Mayor general del Ejército Cubano“.2


BIBLIOGRAFIA: