11 de noviembre de 1827: el general Francisco Morazán triunfa en la Batalla de la Trinidad y se convierte en el principal caudillo de la República Federal de Centro América

Plaza de Armas de la Ciudad de Guatemala en la década de 1830.  ASí lucía la ciudad cuando Francisco Morazán era el presidente de la República Federal de Centro América. Imagen tomada de Colonisation du district de Santo-Thomas de Guatemala par la Communauté de l’Union, fondée par la Compagnie Belge de Colonisation. Collection de renseignements publiés ou recueillis par la Compagnie …

Francisco Morazán fue sin lugar a dudas el principal caudillo centroamericano de la década de 1820 y 1830.  Tras su triunfo en la Batalla de la Trinidad impuso su genio militar y su habilidad política invadiendo o gobernando todos y cada uno de los Estados que conformaban la Repúbica Federal de Centro América, y llegó a presidente de la misma.  Junto con él, el partido anticlerical de los criollos liberales domino a la region, en detrimento de los hasta entonces poderosos criollos conservadores y miembros del clero, tanto secular como regular.

Siendo Presidente de la Federación Centroamericana el general salvadoreño Manuel José de Arce y Fagoaga, ordenó al Teniente general José Justo Milla Pineda, ex vicejefe de Estado de Honduras, que derrocara el gobierno hondureño que presidía el Licenciado Dionisio de Herrera y el 19 de enero de 1827, Milla marchó al mando del Segundo Batallón Federal, traspasó las fronteras hondureñas y tras varias victorias instaló su cuartel en San Esteban, al suroeste de la capital hondureña.

Pero luego de varias batallas, se produjo el combate definitivo en el Valle de la Trinidad en donde las tropas federales de Milla fueron aplastadas por los hombres al mando del general Francisco Morazán. Vencido, el general Milla y algunos de sus oficiales que sobrevivieron huyeron del campo de batalla, dejando documentos, baúles y otros pertrechos.

Tras esta victoria, Morazán marchó a Tegucigalpa a tomarla el 12 de noviembre y el 26 de ese mismo mes llega a la capital Comayagua donde hizo su entrada triunfal y ocupó la jefatura del Estado de Honduras la cual presidía interinamente el señor Miguel Eusebio Bustamante.  A partir de ese momento, todo fue en ascenso para el ambicioso y hábil general liberal. .

El ocaso de Morazán llegaría de la mano de un personaje que reunía todas las características que el caudillo liberal despreciaba: el general campesino y mestizo Rafael Carrera, quien era un guatemalteco analfabeta que había sido educado por los miembros del clero secular con una profundal fé católica y quien había alcanzado el poder combatiendo al frente de las hordas de campesinos indígenas.   Carrera derrotó categoricamente a Morazán en la Ciudad de Guatemala en 1840, dando por terminada la carrera del caudillo liberal e iniciando la suya propia, que se extendió hasta 1865.

Como dato adicional, es importante mencionar que el General José Justo Milla, fue el padre del escritor guatemalteco José Milla y Vidaurre y fue hecho prisionero en mayo de 1829, enjuiciado fue sentenciado al destierro de la República Federal de Centroamérica de por vida, por lo que fijó su última residencia en México.

BIBLIOGRAFIA:

 

11 de mayo de 1827: el jefe del Estado de Guatemala, el líder conservador Mariano de Aycinena, manda a fusilar al mercenario francés José Pierzon quien se había aliado a los liberales y alzado en armas

 

Cementerio San Juan de Dios, ubicado junto al hospital del mismo nombre en la Nueva Guatemala de la Asunción.  Allí fue sepultado Pierzon tras su fusilamiento en 1827.  La mayoría de las tumbas de este cementerio fueron trasladadas al entonces Nuevo Cementerio General en la década de 1880. Fotografía de Eadweard Muybridge, tomada en 1875. .

 

José Pierzon era un ciudadano francés que llegó a Centroamérica en busca de aventuras y fortuna en 1825, huyendo del despotismo del reinado de Luis XVIII y su primer ministro Richelieu.  Al llegar, se puso a las órdenes del gobierno Federal de Centroamérica, entonces a cargo del presidente Manuel José Arce, quien lo nombró teniente coronel.

Arce envió al recién nombrado teniente coronel a vigilar la frontera de Soconusco y Chiapas (que ya para entonces había abandonado a Centroamérica y se había unido a México), situación que aprovechó Pierzon para buscar fortuna con los mexicanos.  Al enterarse de esto, el presidente federal envió al coronel Manuel Montúfar a sustituir a Pierzon, quien se resistió a entregar su puesto.

Pero, para variar, las constantes pugnas entre los criollos liberales y conservadores marcarían el rumbo de la historia:  las autoridades federales, apoyadas por la familia Aycinena entraron en conflicto con las autoridades del Estado guatemalteco, dirigido por liberales.  Las autoridades del estado salieron de la Nueva Guatemala de la Asunción y se fueron a San Martín Jilotepeque, a donde llegó Pierzon y se puso a las órdenes de los liberales; ya a las órdenes de sus nuevos jefes fue a Chimaltenango, a la Antigua Guatemala y a Quetzaltenango en donde enardeció los ánimos y reclutó a doscientos hombres dispuestos a derrocar a los aristócratas de la ciudad.

Las autoridades federales encarcelaron al jefe de Estado liberal Juan Barrundia, mientras que el vicejefe de Estado, el doctor Cirilo Flores fue linchado en Quetzaltenango por un conflicto con los  frailes franciscanos (férreos aliados de los conservadores).  Tras ese asesinato, Pierzon se enfrentó a las fuerzas federales conservadoras en Salcajá y en Malacatán, en donde su escasa preparación militar resultó en sendas derrotas.

Llegó entonces Mariano de Aycinena al poder del estado en Guatemala y emitió duros decretos que le permitían, entre otras cosas, ordenar el fusilamiento de cualquier instigador de rebelión y por ellos empezaron a perseguir a Pierzon, quien salió huyendo a Chiapas.   Pero los mexicanos lo devolvieron a Guatemala tras varias gestiones diplomáticas, y cuando Pierzon huyó de sus captores, le avisaron a las autoridades guatemaltecas del camino que seguía el prófugo.

Pierzon fue capturado y enviado engrilletado y encadenado a la Nueva Guatemala de la Asunción, a donde llegó el 10 de mayo de 1827.  Fue juzgado sumariamente y el jefe de Estado, decretó su fusilamiento inmediato.

Pierzon fue fusiliado el 11 de mayo, frente a los muros del hospital San Juan de Dios, luego de desfilar desde la Plaza de Armas y fumando un habano, como última gracia.  No permitió que le vendaran los ojos y él mismo ordenó fuego en su contra.

La Guerra Civil Centroamericana y la caída de los aristócratas guatemaltecos, apenas empezaba.

BIBLIOGRAFIA: