16 de junio de 1855: William Walker y sus filibusteros desembarcan en Nicaragua para intentar convertirla en colonia estadounidense

La ciudad nicaragüense de León, en la época de la llegada de William Walker. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Desde la Independencia de Centroamérica el interés por un canal interoceánico en la region por parte de las potencias europeas del momento fue creciendo. Pero cuando después de que los Estados Unidos compraron Luisiana y se expandieron al oeste tras vencer a México en 1845, la necesidad de transporte hacia el oeste de Estados Unidos aumentó considerablemente.

El descubrimiento de oro en California hizo necesario buscar alternativas al transporte terrestre, y los Estados Unidos pensaron en la vía marítima, siendo una opción atravesar Centroamérica. Para entonces, Panamá era la ruta terrestre más popular por su corto recorrido, pero Nicaragua ofrecía más ventajas por el buen clima, precios de transporte más baratos. Además, existía la posibilidad de construir un canal interoceánico aprovechando las aguas de los lagos interiores y el río San Juan.

Esta oportunidad atrajo al multimillonario Cornelius Vanderbilt, “El Comodoro“, quien llegó a Nicaragua en 1849 para obtener los derechos exclusivos del transporte de pasajeros sobre el territorio mediante la empresa Accesory Transit Company. El 19 de abril de 1850 los Estados Unidos y Reino Unido, firmaron el tratado Clayton-Bulwer para neutralizar sus influencias e impedir que pudieran colonizar o controlar algún país de Centroamérica; en realidad, el tratado fue suscrito para que Vanderbilt pudiera realizar el transporte a través de Nicaragua, pues el empresario estadounidense enfrentaba el rechazo del poderoso Imperio Británico, el cual no veía con buenos ojos la presencia de estadounidenses en Centroamérica y de hecho controlaba la situación en la región, En 1851 se realizó el primer viaje desde Nueva York a California en 45 días por medio de una línea naviera de Vanderbilt y un año después el servicio se redujo a 25 días. .

Por su parte, William Walker se encontraba en San Francisco. se enteró de la situación ideal de Nicaragua como lugar para emprender una colonización, pues le informó del caos político del país, que se encontraba fragmentado por las facciones políticas criollas de “legitimistas” (conservadores aliados de la Igleisa Católica) y “democráticos” (liberales y aliados de los Estados Unidos).

Con un conglomerado que incluía a militares de carrera, vagabundos y antiguos camaradas de sus correrías en Sonora, México en 1853, William Walker reunió a 58 individuos que serían conocidos como «Los Inmortales” quienes zarparon el 4 de mayo de 1855 y llegaron a Nicaragua el 16 de junio desembarcando en el puerto de El Realejo. Posteriormente arribaron a la localidad de León, donde fueron bien recibidos por sus residentes.

Se iniciaba así la Guerra Nacional de Nicaragua, la cual se extendió a toda Centroamérica, cuando instigados por los ingleses todos los gobiernos de la region enviaron ejércitos para combater a Walker, sin importar el partido que goberanba en acada uno. En Guatemala. el presidente Rafael Carrera envió a su ejército comandado por el expresidente general Mariano Paredes y el coronel José Víctor Zavala.


BIBLIOGRAFIA:

18 de abril de 1855: muere el líder conservador Manuel Francisco Pavón y Aycinena

lamercedchurch1906
Iglesia de La Merced, en donde fue sepultado Pavón y Aycinena.  La foto es de 1906 y fue tomada de Wikimedia Commons.

Uno de los personajes del régimen conservador más desprestigiado por los historiadores liberales que reescribieron la historia de Guatemala luego de la Reforma Liberal de 1871, fue Manuel Francisco Pavón.

De él dice el historiador Federico Hernández de León:  “ha sido pararrayos de las iras liberales y sobre su figura, cuando yo era muchacho, tejí una leyenda en la que aparecía don Manuel Francisco con todas las características del Tenebroso de mis antepasados los quiches”

La figura de Pavón empezó a destacar cuando su primo, Mariano de Aycinena se convirtió en el gobernador del Estado de Guatemala.  Cuando Francisco Morazán y su ejército liberal invadió Guatemala y acabó con la familia Aycinena y el clero regular en el país, Pavón ideó establecer una dictadura para Morazán a fin de mantener la integridad de la Federación Centroamericana, algo que el invasor rechazó pues desconfiaba y aborrecía a los criollos conservadores guatemaltecos.  Dice Hernández de León al respecto:  “Morazán – hay que decirlo rotundamente – no tuvo una vision elevada y, desconfiado, rechazó la oferta. Aquella dictadura habría salvado la Federación, habría impuesto la paz y los destinos de la nacionalidad fueran muy otros”.

Una vez triunfaron los guerrilleros católicos al mando del general campesino Rafael Carrera en 1838, Pavón trabajó incansablemente para que su familia recuperara el poder que había tenido antes de que Morazán les embargara todos sus bienes y los expulsara de Centroamérica en 1829.  Cuando los criollos pensaron que Carrera no podría resolver el caos que se vivía en Guatemala por las bandas de forajidos en invasiones liberales desde Honduras y El Salvador, fue el propia Pavón el que le pidió la renuncia al general presidente.

Cuando Carrera regresó al país definitivamente en 1848, Pavón fue su principal aliado.  Era in trabajador incansable: fue ministro de Estado, diplomático y diputado, entre otras cosas.  Redactó varias leyes, entre ellas la Ley de Pavón de educación pública y colaboró con el Ministro Plenipotenciario Británico, Frederick Chatsfield, entonces de gran influencia en el gobierno guatemalteco.

Por este trabajo incansable, enfermó de gastritis y luego de unas vacaciones en Costa Rica con  Mr. Chatsfield, regresó a Guatemala con molestias estomacales de las que ya no se recuperó.  Falleció en la noche del 18 de abril de 1855 y por orden del presidente Carrera, fue sepultado en las bóvedas de la Iglesia de La Merced, entonces a cargo de los padres jesuitas que habían retornado a Guatemala en 1840.

BIBLIOGRAFIA: