8 de septiembre de 1878: fallece el expresidente general Miguel García Granados

8septiembre1878
El Cerrito del Carmen en 1875.  Así lucía este templo católica en la época en que falleció García Granados.  Fotografía de Eadweard Muybridge.

Uno de los personajes que más influyeron entre los exiliados liberales guatemaltecos durante el gobierno conservador de los 30 años fue el general Miguel García Granados, quien fue el único criollo aristócrata que abrazó la causa liberal.

García Granados nació en España, pero durante la época colonial su familia llegó a Guatemala huyendo de la caótica situación que vivía el reinado de Fernando VII en la península tras la invasión napoleónica. Ya en el Nuevo Continente, su aristocrática familia practicó matrimonios entre parientes cercanos para mantener un estricto control de sus bienes y se opuso férreamente a los primeros intentos independistas.  (El propio Miguel García Granandos se casó con su sobrina, la hija de la célebre periodista y escritora conservadora María Josefa García Granados).

Cuando la Independencia fue inetivable, los aristócratas negociaron con el Capitán General Gabino Gaínza la separación de España para evitar que el pueblo lo hiciera por su cuenta propia y, de esta forma, ellos mantuvieran el control de la situación y la misma estructura social que había imperado en la época colonial. Pero los criollos rurales estaban cansados del sistema político y, siguiendo el ejemplo de los liberales españoles que obligaron a Fernando VII a aceptar la Constitución de Cádiz en 1820,  desde el momento en que se firmó la Independencia empezaron sistemáticamente a atacar al régimen aristócrata. De entre estos dos grupos surgieron los partidos que desangraron a Centroamérica durante el siglo XIX: los criollos aristócratas formaron el partido conservador, mientras que los criollos rurales abrazaron la causa liberal.

La Guerra Civil Centroamericana que se inició en 1826 con el golpe de estado contra Juan Barrundia y que colocó como Jefe de Estado al conservador Mariano de Aycinena en Guatemala, terminó con la victoria de las fuerzas liberales de la mano de Francisco Morazán, quien invadió Guatemala y expulsó a los aristócratas y a los miembros de las órdenes regulares, luego de despojarlos de todos o la mayoría de sus bienes. García Granados peleó bajo las órdenes de los criollos aristócratas del gobiernos de Aycinena y fue hecho prisionero por los liberales. Su familia sufrió la expropiación de sus bienes, pero durante la época del gobierno liberal de Mariano Gálvez, García Granados mantuvo su presencia en el gobierno del país.

Cuando Gálvez fue derrocado por la revolución católico-campesina de Rafael Carrera, los conservadores retornaron a Guatemala y poco a poco fueron recuperando su antiguo poder. García Granados fue crítico del régimen de Carrera hasta que éste lo invitó a salir al exilio. Ya fuera del país, García Granados estrechó sus lazos de amistad con los gobiernos liberales de Centroamérica y poco fue identificándose con su causa.

Sabiendo que el cultivo de los productos tradicionales como la grana ya no era rentable, los liberales empezaron a pensar en la introducción del cultivo del café a gran escala pero se enfrentaban con el problema de que dicho cultivo requería de una gran cantidad de mano de obra para la recolección del grano.  García Granados, sabiendo de la enorme población indígena que había en Guatemala, insistió en que había que derrocar a Carrera para hacerse con las grandes extensiones de tierra que poseían las comunidades indígenas y eliminar las leyes que protegían la mano de obra indígena que había establecido Carrera y que los criollos conservadores habían tenido que aceptar para mantener sus privilegios.

Tras varios intentos fallidos, García Granados comprendió que había que esperar al momento oportuno para regresar al país y ese se produjo hasta cuando murió Rafael Carrera en 1865. Ya en Guatemala, aprovechando su lazos de consanguinidad con los aristócratas, empezó a trabajar en modificar al régimen para expropiar las tierras de las comunidades de indígenas, y en introducir la producción del café a gran escala lo que requeriría modificar las leyes laborales para aprovechar la mano de obra indígena. Tras sufrir persecución y cárcel, García Granados salió al exilio pero finalmente invadió a Guatemala desde México tras negociar con el presidente liberal mexicano Benito Juárez y conseguir financiamiento logístico y armamento para su causa.

Finalmente la Revolución Liberal derrocó al presidente Vicente Cerna el 30 de junio de 1871. Los rebeldes liberales habían desconocido al gobierno de Cerna el 3 de junio mediante el Acta de Patzicía, y nombrado a García Granados como presidente provisorio, por lo que se hizo cargo del gobierno a partir del triunfo de la revolución. Su gobierno fue de transición, pues intentó establecer pactos con los aristócratas tomándose el asunto con calma (se dice que llegaba al Palacio de gobierno pasado del medio día), pero sus aliados liderados por J. Rufino Barrios, no querían ningún tipo de negociación sino que pretendían que los cambios prometidos para cultivar café se hicieron lo antes posible, por lo que lo sustituyeron por Barrios el 4 de junio de 1873.

García Granados pasó a un retiro dorado y en sus últimos años conoció al poeta cubano José Martí, quien llegó a Guatemala en 1877 y visitaba su tertulia con frecuencia, para poder cortejar a la hija del general, María García Granados, quien pasaría a la historia como “La Niña de Guatemala“, del poema del propio Martí.

García Granados falleció el 8 de septiembre de 1878, pocos meses después de la muerte de su hija. Ese día. el gobierno del general J. Rufino Barrios emitió el siguiente decreto:

Decreto No. 221

J. Rufino Barrios, General de División y presidente de la República de Guatemala

Considerando:

Que el señor general de División don Miguel García Granados prestó a la República grandes servicios, contriubyendo poderosamente a realizar el cambio político de 1871.

Que su muerte, acaecida a las cuatro de la tarde de hoy, es un acontecimiento verdaderamente doloroso para la República y su Gobierno; y

Que la patria debe mostrarse agradecida con los hombres que en su servicio han sacrificado su bienestar;

Decreto:

  1. Los días 9 y 10 del corriente, estarán cerradas las oficinas públicas, en señal de duelo y enarbolado a media asta el pabellón nacional en los edificios públicos.
  2. La inhumación del cadáver se verificará el 10 del corriente a las diez de la mañana, en el Cementerio [San Juan de Dios], saliendo el acompañamiento de la casa mortuoria con los honores que corresponde por las leyes militares.
  3. Se guardará durante seis días luto oficial en la capital y en los departamentos a donde se comunicará por tlégrafo esta disposición.
  4. El Ministro de la Guerra queda encargado de la ejecución del presente decreto.

Dado en el Palacio Nacional de Guatemala, a ocho de septiembre de mil ochocientos setenta y ocho.

  • J. Rufino Barrios
  • El ministro de la Guerra, J. M. Barrundia

La tumba del general García Granados ha sido itinerante desde entonces. Primero estuvo en el Cementerio San Juan de Dios, y luego fue trasladada a un monumento en el Cementerio General por el gobierno de José María Reina Barrios, en donde estuvo hasta que las lluvias socavaron el cementerio y hubo que trasladar sus restos a una tumba común ya que su monumento se derrumbó en 2015.


BIBLIOGRAFIA:


 

10 de noviembre de 1878: nace en la Ciudad de Guatemala el general Jorge Ubico Castañeda, quien gobernó a Guatemala con mano de hierro de 1931 a 1944

Propaganda del general Ubico para las elecciones presidenciales de 1926 en las que perdió contra el general Lázaro Chacón. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

El general Jorge Ubico es, sin duda, uno de los presidentes más recordados por la población guatemalteca. Es recordado por su don de mando, el bienestar económico de que gozó cierta parte de la población y las obras de infraestructura que construyó.  Tambien es recordado por la aplicación de la Ley Fuga en contra de sus enemigos politicos y por mantener a la población guatemalteca sumisa y tranquila.

Pero lo que se recuerda poco son las duras leyes de vialidad y de vagancia con las que mantuvo un constante suministro de mano de obra prácticamente gratuita para las grandes fincas cafetalera, ya que obligaba a las poblaciones indígenas a trabajar como jornaleros en las plantaciones y en las carreteras que las comunicaban a las principales vías de comunicación.  Tampoco se mencionan sus fuertes vínculos con la empresa multinacional estadounidense United Fruit Company (UFCO), a la que le entregó en concesión el área de Tiquisate, en el departamento de Escuintla y a quien le mantuvo los monopolios del transporte del ferrocarril y del uso de los Puerto Barrios por intermedio de la International Railways of Central America y de la Great White Fleet, ambas subsidiarias de la UFCO.

Ubico nació en el seno de una familia muy prestigiosa en los círculos de poder durante los gobiernos liberales.  Su padre, el licenciado Arturo Ubico Urruela fue diputado durante el gobierno del general J. Rufino Barrios y el propio presidente fue su padrino.  Luego, durante el largo gobierno del licenciado Manuel Estrada Cabrera, Ubico Urruela fue el presidente de la Asamblea Legislativa y gracias a esto logró que la carrera militar y política de su hijo fuera meteórica.

El general Jorge Ubico ingresó a la Escuela Politécnica cuando ésta se encontraba en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala en las instalaciones del antiguo convento de la Iglesia de la Recolección, pero no terminó sus estudios debido a un desafortunado accidente que ocurrió durante su bautizo de estudiante de nuevo ingreso.  Esto, no obstante, no fue un impedimento para que su padre consiguiera que tuviera una carrera militar y llegara a ser Jefe Político de Retalhuleu y de la Verapaz durante el gobierno de Estrada Cabrera; incluso, hacia el final del gobierno cabrerista fue Ministro de gobierno.

Tras el derrocamiento de Estrada Cabrera, el general Ubico participó en el golpe de estado patrocinado por la UFCO en contra el presidente Carlos Herrera y dirigido por el general José María Orellana.  A la muerte de Orellana en 1926, Ubico se presentó como candidato presidencial en contra del también general Lázaro Chacón, pero perdió y se retiró a la vida privada.   Pero tras la renuncia del general Chacón en diciembre de 1930 debido a un derrame cerebral que lo dejó incapacitado, se sucedieron una serie de golpes de estado y gobiernos efímeros que prepararon el terreno para que Ubico fuera electo presidente en febrero de 1931 con la ayuda el embajador estadounidense y la UFCO.

A partir de entonces, el gobierno ubiquista fue una réplica del gobierno de Estrada Cabrera, con la gran diferencia de que el bienestar económico de la población de la ciudad y de las principales cabeceras departamentales fue notorio, ya que Ubico era un administrador muy meticuloso y eficiente que estaba al tanto del más mínimo detalle de su administración y su plan para recuperar la economía del país tras la caída de las bolsa de valores de Nueva York en 1929 fue un éxito.

El general Ubico dejó grandes obras de infraestructura que se mantienen en pie: el Palacio Nacional, el Palacio de Correos, el Palacio de la Policía (hoy ministerio de Gobernación), la Aduana Central, la Casa Presidencial y los salones de la Feria de Noviembre (que se celebraba en honor al cumpleaños del presidente y que hoy son utilizados como Museos en la zona 13), entre otros.  Tambien fue muy cuidadoso de las finanzas públicas, al punto que el día de su renuncia, el 1 de julio de 1944, pagó la deuda inglesa que habían adquirido los gobiernos de Rafael Carrera, J. Rufino Barrios y José María Reina Barrios, pues no confiaba que sus sucesores lo hicieran.

Ubico renunció y se retiró a su casa de la 14 calle de la zona 1, pero cuando ocurrió la Revolución de Octubre de 1944, se embarcó hacia Nueva Orleáns, Luisiana, en donde estaba la sede de la United Fruit Company y a donde iban todas las rutas de la Great White Fleet desde Puerto Barrios y allí vivió hasta su muerte en 1946.  Al despedirse en el Puerto dijo únicamente:  “Tengan cuidado con los Cachos y con los Comunistas“, refiriéndose a los criollos conservadores y al movimiento comunista que se estaba activando en el mundo.


BIBLIOGRAFIA:

  • Bucheli, Marcelo (2008). «Multinational Corporations, Totalitarian Regimes, and Economic Nationalism: United Fruit Company in Central America, 1899-1975». Business History (en inglés) 50 (4): 433-454. doi: 10.1080/00076790802106315.
  • — (2006). «The United Fruit Company in Latin America: Business Strategies in a Changing Environment». En Jones, Geoffrey; Wadhwani, R. Daniel. Entrepreneurship and Global Capitalism (en inglés) 2. Cheltenham (UK): Edward Elgar. pp. 342-383.
  • — (2003). «United Fruit Company in Latin America». En Moberg, Mark; Striffler, Steve. Banana Wars: Power, Production, and History in the Americas (en inglés). Durham: Duke University Press. ISBN 978-0-8223-3196-4.
  • Chapman, Peter (2007). Bananas: How the United Fruit Company Shaped the World (en inglés). Canongate Books Ltd. ISBN 1-84195-881-6.
  • Chávez, Carlos (25 de enero de 2009). «La cara alemana de Guatemala». La Prensa Gráfica (San Salvador). Archivado desde el original el 30 de junio de 2015.
  • Colby, Jason (2011). The Business of Empire: United Fruit, Race, and US Expansion in Central America (en inglés). Cornell University Press.
  • De los Ríos, Efraín (1948). Ombres contra Hombres. México: Fondo de la Cultura de la Universidad de México.
  • Gaitán, Héctor (1982). La calle donde tú vives I (edición rústica). Guatemala: Artemis y Edinter. ISBN 9788489452114.
  • Galeano, Eduardo (1978). Las venas abiertas de América Latina (PDF). Barcelona: Ediciones La Cueva. Archivado desde el original el 23 de abril de 2015.
  • La Ilustración Guatemalteca (1 de septiembre de 1896). «Notas ciclísticas: don Jorge Ubico». La Ilustración Guatemalteca (Guatemala: Síguere, Guirola y Cía.) I (3).
  • Montenegro, Gustavo Adolfo (2005). «Yo, el supremo». Revista Domingo de Prensa Libre. Archivado desde el original el 6 de octubre de 2014.
  • Nuestro Diario (1931). «General Ubico es electo presidente de la República». Nuestro Diario (Guatemala).
  • Palma, Claudia (15 de junio de 2015). «Jorge Ubico, el excéntrico “señor 25″». Prensa Libre. Archivado desde el original el 9 de junio de 2015
  • Prensa Libre (7 de noviembre de 2007). «Fascismo en Guatemala». (Guatemala). Archivado desde el original el 22 de enero de 2015.
  • Sabino, Carlos (2007). Guatemala, la historia silenciada (1944-1989) Tomo I: Revolución y Liberación. Guatemala: Fondo de Cultura Económica. ISBN 9789992248522.

14 de septiembre de 1878: el gobierno de J. Rufino Barrios decreta la ley contra la vagancia, para obtener mano de obra gratuita para la construcción de carreteras

14septiembre1878

Los gobiernos liberales introdujeron el cultivo del café a gran escala en 1871.  Para el efecto, era necesario disponer de cuatro cosas:  grandes extensiones de tierra, abundancia de mano de obra, convenientes vías de comunicación y ferrocarriles.  A fin de conseguir que el nuevo cultivo tuviera éxito, se emprendió una profunda reforma agraria por medio de la cual se expropiaron las haciendas de las órdenes religiosas y las tierras comunales de las comunidades indígenas;  el proceso se hizo mediante una subasta, pero fue manipulado de tal forma que dejó a los indígenas sin posibilidades de competir por sus propios terrenos.

El segundo punto se zanjó mediante el reglamento de Jornaleros, el cual fue establecido en 1875 y por él se obligó a comunidades indígenas completas a trasladarse de una hacienda cafetalera a otra como mozos colonos.  Y, finalmente, para la construcción de caminos y vías de acceso se promulgó la ley de vagancia el 14 de septiembre de 1878.

He aquí la transcripción íntegra de dicha ley, para que el lector juzgue por sí mismo el alcance que tuvo el mismo:

DECRETO NUM. 222

J. Rufino Barrios, General de División y Presidente de la República de Guatemala,

CONSIDERANDO:

Que es un deber de la autoridad dictar todas las providencias que conduzcan al sostenimiento de la moral pública y á reprimir oportunamente los vicios que, rebajando la dignidad personal y pervirtiendo los sentimientos de pundonor, producen por consecuencia necesaria, la relajación de las costumbres y determinan la perpetración de los delitos:

Que la vagancia, considerada como un hecho punible, ha sido comprendida como tal en la legislación de los pueblos civilizados:

Que el Código Penal de la República, dejó á las lejas de policía lo relativo á la reglamentación y á las penas con que aquella debe reprimirse y, finalmente:

Que así como no es debido imputar la responsabilidad del cargo de vagancia á los que justamente e impedidos de trabajar, tampoco debe permitirse que bajo protestos de
invalidez, se guarezca la impunidad de los vagos; en uso de las facultades de que estoy investido, he tenido á bien decretar y

DECRETO:

Art. 1. ° — Serán considerados como vagos: 

  1. Los que no tienen profesion, oficio, renta, sueldo, ocupación ó medios lícitos de que vivir.
  2. Los que teniendo oficio, profesión ó industria no trabajen habitualmente en ellos, y no se les conozca otros medios lícitos de adquirir la subsistencia.
  3. Los que teniendo renta, pero insuficiente para subsistir, no se dedican á una ocupación lícita, concurren ordinariamente a casas de juego ó tabernas.
  4. Los que sin ejercer habitualmente otra ocupación honesta emplean en la cuestación de limosnas para objetos piadosos.
  5. Los mendigos no patentados, mientras no acrediten en debida forma alguna de las causales que los hagan acreedores a la beneficencia pública.

Art. 2 : Se consideran circunstancias agravantes en todo juicio de vagancia:

  1. La embriagues consuetudinaria.
  2. Detenerse en las esquinas, en las calles, en los atrios ú otros lugares públicos, infiriendo molestia á los transeúntes.
  3. El hallarse en las lumias, tabernas ó billares á las lunas en que éstos establecimientos deben estar cerrados, conforme a las leyes de policía.
  4. Tener una condenatoria anterior por cualquier delito.
  5. Ejercer la mendicación con una patente falsificada o perteneciente a otro individuo.

Art. 3. °— Para los efectos de esta ley, los Jefes políticos abrirán un libro destinado esclusivamente al registro de las personas dé ambos sexos que, por impedimento físico o por decrepitud ostensible, se hallaren en la absoluta necesidad de ocurrir a la beneficencia pública para proveer á su subsistencia

Art. 4. °— Los que se encuentren en el caso de que habla el artículo anterior, se presentarán dentro de treinta días, contados desde la publicación de esta ley, a la Jefatura respectiva, con el objeto de inscribirse; y previo el examen de un facultativo, ó en su defecto de dos personas competentes, nombradas por el Jefe político, éste, encontrando justas las causales de invalidez, hará extender la inscripción que corresponde, haciendo constar en ella, no solo los impedimentos que la motivan, sino también el nombre, procedencia, edad que represente el peticionario, el oficio en que con anterioridad se haya ejercitado, si hubiese tenido alguno, y si sabe leer y escribir. En consecuencia, se expedirá á su favor una patente en que conste la partida de inscripción. Si por el contrario, no se estimase justificado el impedimentó alegado, el Jefe Político hará al solicitante un serio apercibimiento en que si no comprueba dentro de quince dias haberse dedicado á la ocupación honesta, serán denunciados como vagos a la autoridad competente, para que se proceda a lo que haya lugar.

Art. 5. °— Los que después de treinta días de la publicación de esta ley fueren encontrados en las calles y demás lugares públicos ejercitando la mendicación, sin llevar consigo la patente de invalidez, serán recogidos por la policía y puestos a disposición de la autoridad competente en en calidad de presuntos vagos; mas si al iniciarse el juicio de vagancia, comprobaren legítimo impedimento por los medios establecidos en el artículo que precede, el Juez de Paz ó Alcalde respectivo, los remitirá á la Jefatura política para que se haga el asiento de inscripción y sedé á los interesados el atestado que corresponde.

Art. 6. °— La patente de invalidez producirá los efectos legales de una excepción perentoria en el juicio de vagancia.

Art. 7. °— Los Jueces de paz ó en su defecto los alcaldes Municipales, después de recibir ó de tener informes de quienes son vagos, los llamarán y amonestarán seriamente para que, en un término no menor de ocho días ni mayor de quince, comprueben estar ya dedicados a alguna ocupación lícita. De dicha amonestación se dejará constancia en un libro que se llevará al efecto.

Art. 8. °— Si los que aparecen como vagos son hijos de familia o menores de edad, la amonestación prevenida en el artículo anterior, se hará tambien a los padres o encargados para que, en el término designado, cuiden de que se les dedique a alguna ocupación.

Art. 9. ° — La amonestación previa al juicio de vagancia solo tendrá lugar en favor de los simplemente vagos; mas ese requisito deberá excusarse respecto de los que lo fueren con algunas de las circunstancias agravantes enumeradas en el artículo 2. °

Art, 10. — Los simplemente vagos serán condenados por primera vez á la pena de cuarenta dias de trabajo en los talleres del Gobierno, en las casas de corrección, en servicio de hospitales, en la limpieza de plazas, paseos públicos, cuarteles u otros establecimientos, ó bien al trabajo de caminos, según las circunstancias de la persona y de cada lugar, cuidando de que el penado se mantenga en seguridad.

Art. 11. — Fuera de los casos de segunda reincidencia en que la pena será inconmutable, en los demás, á juicio del Juez y atendidas las circunstancias de la persona, podrá conmutarse en todo ó en parte á razón de dos reales diarios, siempre que una persona distinta del reo se presentare a solicitarlo, garantizando: que toma á su cargo y bajo su dirección á la persona del reo y que se obliga á suministrarle la subsistencia mientras que le proporciona ó busca trabajo ó colocación conveniente.

Art. 12. — Si la vagancia estuviere agravada con alguna de las circunstancias que se contienen en el artículo 2.° , la pena será, de sesenta días con el mismo destino que el de los penados por vagancia simple.

Art. 13. — Por cada reincidencia se aumentará la pena con la mitad de la sufrida en la condena anterior.

Art. 14.  —La cesantía en empleo, colocación, servicio ó trabajo, no son excusas legítimas del cargo de vagancia, sino durante el término de quince días contados desde que la persona fue retirada del destino o trabajo que desempeñaba.  Igual término se require para tener por consumada la reincidencia, contado desde el día en que el penado fue puesto en libertad.

Art. 15. Par acreditar que se ejerce algun oficio, no se admitirá como prueba la declaración del maestro o director, si se limita a decir que el sindicado de vagancia ha ocurrido al taller o al trabajo uno u otro día de la semana, sino que debe probarse la asistencia diaria, ya a un taller, ya a otro, o a cualquiera otra ocupación honesta.

Art. 16. — Los Jueces de paz ó alcaldes siempre serán competentes para conocer cualquier juicio de vagancia, aun cuando por razón de reiteradas reincidencias, hubiere que imponerse una pena mayor que la determinada para el procedimiento en juicio verbal.

Art. 17. —En el juicio de vagancia no es admisible la excepción de fuero privilegiado.

Art. 18. — Las conmutaciones pecuniarias tendrán el mismo destino que la ley señala a las multas impuestas en juicio verbal.

Art. 19.— Cuando el vago resulte reo de otro delito, la vagancia se estimará como circunstancia agravante y la causa se continuará por el juez a quien correspondiere el juzgado del delito principal.

Art. 20. — Los vagos pueden ser denunciados por cualquiera del pueblo y la causa seguirse de oficio sin necesidad de denuncia.

Art. 21. — Los Jefes políticos están obligados á denunciar ante los Jueces de paz o a los Alcaldes respectivos á loa vagos que existan en el territorio de su jurisdicción; y estos
deberán proceder á la secuela del procedimiento sin tardanza, bajo la pena de cinco á veinticinco pesos de multa, en caso de omisión culpable.

Art. ’22. — Los mismos Jefes políticos darán estrechas órdenes á la policía para que proceda á la captura de todos los que. sin permiso de autoridad competente y con pretexto piadoso, anduvieren colectando limosnas, y, obtenida aquella, darán cuenta á los Jueces de paz ó alcaldes respectivos para que procedan á lo que lia va lugar. Las darán, así mismo, para que la policía cuide de impedir que los ciegos y demás mendigos, molesten al público con incesantes oraciones e imprecaciones en alta voz.

Art. 23. — Los vagos que hayan cumplido sus condenas, quedarán sujetos á la vigilancia de la autoridad.

Art. 24. — Los juicios de vagancia se seguirán verbalmente por los Jueces de paz, ó Alcaldes municipales en la forma que dispone el Código de procedimientos criminales, y se otorgará el recurso de apelación en la manera que el mismo Código dispone.

Art. 25. — En todo juicio de vagancia en que no deba procederse sin previa amonestación, se hará constar la que aparezca consignada en el libro de que habla el artículo 7.  

Art. 26. Contra la sentencia dictada en 2a.  instancia solo habrá recurso de responsabilidad contra el Juez que hubiere dictado el fallo definitivo. De este recurso conocerá la Sala de Apelaciones respectiva.

Dado en el Palacio Nacional de Guatemala, a catorce de septiembre de mil ochocientos setenta y ocho.

J. Rufino Barrios.


BIBLIOGRAFIA: